Montaña y seguridad

Los consejos esenciales para disfrutar de la montaña con seguridad

Autor

La Unidad de Intervención en Montaña de los Mossos d’Esquadra, expertos en seguridad e investigación de accidentes en la montaña
Vehículo en tareas de vigilancia - Foto de la UIM

Alcanzar una cima, atravesar un corredor, pasar por una cresta o ver una cascada, pueden ser algunos de los atractivos de hacer una ruta por la montaña. Disfrutarlo es posible, ya sea haciendo senderismo, BTT, raquetas de nieve u otra actividad, pero cualquier práctica deportiva en la montaña siempre debe ir acompañada de una buena seguridad. Prevenir accidentes es vital. Por este motivo, en Wikiloc hemos hablado con la UIM (Unidad de Intervención en Montaña) de los Mossos d’Esquadra (cuerpo de policía de Cataluña), una de las organizaciones miembros de la ICAR (International Commission for Alpine Rescue) formada por expertos en seguridad e investigación de accidentes en la montaña.

¿Repasamos los consejos esenciales para disfrutar de la montaña con seguridad?

1. Infórmate sobre la zona y adapta la actividad

La preparación de una salida a la montaña es imprescindible. Observar la distancia, el desnivel y la orografía son tres tareas que necesitas realizar para informarte bien sobre la zona donde quieres hacer tu actividad. También es importante que te asegures de que la dificultad de la ruta se adapta a tu condición física y a tus conocimientos. Si la salida es en grupo, asegúrate de que se ajuste al nivel y experiencia de todos los miembros. Por otro lado, siempre que puedas, busca y planifica rutas alternativas que permitan, a medio itinerario, volver de manera rápida al punto de inicio o a un lugar seguro.

2. Revisa la previsión meteorológica

Algunos de los elementos que hay que conocer para hacer una buena previsión meteorológica son: la probabilidad de tormentas, de precipitaciones en forma de nieve o de que se produzcan otros fenómenos meteorológicos y las previsiones de las temperaturas, de la velocidad del viento o de la visibilidad que habrá. Este pronóstico se debe ir consultando tanto a medida que se acerca el día y la hora de inicio, como durante la ruta, ya que en la montaña las condiciones meteorológicas pueden variar rápidamente. Si la previsión meteorológica no es favorable o la evolución empeora, es importante saber renunciar a la actividad prevista, aunque te encuentres a medio itinerario.  

3. Avisa a alguien sobre la ruta que harás y el tiempo que estarás

Ya sea a la familia, a los amigos, o al refugio donde pasas la noche, es fundamental comunicar a alguien qué itinerario harás y la aproximación del tiempo que estarás. De este modo, si no llegas al destino, siempre habrá alguien que podrá dar la señal de alerta para activar los servicios de búsqueda y rescate. El tiempo de margen entre la hora de llegada y el aviso se puede pactar previamente, pero tanto si se ha acordado como si no, se debe de ajustar según factores como la meteorología, la experiencia de la persona, el tipo de actividad realizada o la dificultad de la ruta.

Para estar localizado en todo momento, una buena opción es activar el Seguimiento en Vivo de Wikiloc. Podrás enviar un enlace a las personas que quieras para que puedan ver tu posición en tiempo real sobre un mapa, con el recorrido que has hecho hasta el momento y lo que te falta por hacer (en el caso de que estés siguiendo una ruta).

4. Lleva la equipación y el material adecuado

Usa el equipamiento más adecuado según la actividad que realices, las necesidades concretas de la ruta y la época del año. Se aconseja vestir de colores vivos, ya que facilitará las tareas de búsqueda en caso de necesidad, y llevar prendas suficientes teniendo en cuenta la distancia, el tiempo de la ruta y la previsión meteorológica. Aunque en un primer momento te puedan parecer innecesarias, una camiseta térmica, un forro polar, o una chaqueta impermeable te pueden llegar a salvar la vida. Hay que estar prevenido por si se produce un cambio de tiempo o un descenso de las temperaturas, sobre todo en la alta montaña. También se recomienda llevar un mapa de papel, una brújula y una linterna frontal por si por cualquier imprevisto se hace de noche. Por último, una gorra y unas gafas te ayudarán a protegerte del sol.

Entre el material necesario, uno de los elementos esenciales es un silbato (la mayoría de mochilas llevan uno de incorporado a la correa ajustable del pecho). El silbato puede ser una herramienta de gran ayuda, especialmente en zonas con poca visibilidad. Tres silbidos cortos, tres largos y tres cortos son la señal de emergencia internacional: SOS. Estos silbidos, con cierta frecuencia, pueden facilitar las tareas de los servicios de búsqueda y rescate.

Silbato incorporado a la correa ajustable del pecho de una mochila
Silbato incorporado a la correa de una mochila - Foto de Wikiloc

¿Qué debo hacer si estoy en la montaña y escucho un silbido? Desde la UIM se recomienda que mires de averiguar la zona de donde proviene el sonido para poder comprobar qué sucede. Si la zona no es accesible, antes de realizar un aviso a los servicios de seguridad, es necesario descartar falsas alarmas, como podría ser un grupo de niños utilizando inocentemente un silbato. Si crees que puede ser una situación de accidente o pérdida, lo más recomendable es hacer un aviso a los servicios de emergencia de la zona informando sobre la frecuencia del sonido del silbato y el lugar de origen aproximado.

El botiquín, un elemento imprescindible para cualquier actividad. El material que no deberíamos olvidar es: manta térmica, esparadrapo, venda compresiva, tijeras pequeñas, suero fisiológico o agua oxigenada para limpiar heridas, un par de gasas y tiritas, crema analgésica y antiinflamatoria, un encendedor y protección solar.  

Miembro de la UIM de los Mossos d’Esquadra haciendo tareas de vigilancia
Policía haciendo tareas de vigilancia - Foto de la UIM

5. Coge provisiones suficientes

La comida y el agua son esenciales para cualquier ruta. Ya sea en una excursión corta o larga, llevar alimentos y bebida puede evitar malas experiencias, como podría ser un mareo causado por una bajada de azúcar. Es necesario que adaptes la comida y la bebida según la distancia, el desnivel y otros factores como la temperatura. Las recomendaciones principales serían llevar comida energética como frutos secos, fruta fresca y agua o bebidas isotónicas con sales minerales.

6. Lleva un dispositivo GPS

Los sistemas tecnológicos con localización GPS incorporada permiten estar orientado en todo momento. Con la App de Wikiloc, puedes seguir rutas desde tu teléfono móvil con un indicador de rumbo, brújula y alertas sonoras. Además, ofrece mapas offline gratuitos que te permitirán seguir rutas sin Internet ni cobertura móvil y ahorrar batería. Si la jornada es larga, es muy recomendable llevar una batería de repuesto. Hay que tener en cuenta que en condiciones meteorológicas frías, las baterías tienen menos duración.

Wikiloc también permite la descarga del track desde la web o la app para importarlo a un dispositivo GPS externo y seguirlo desde allí.

7. Evita los peligros y respeta las señales

Toda actividad en la montaña puede tener riesgos, por lo que es importante siempre evaluar la situación y mantener el estado de alerta. Durante una ruta, además de respetar las señales de peligro, si percibes que la zona puede ser insegura, a fin de prevenir riesgos innecesarios, la mejor recomendación siempre es no seguir adelante. Si no tienes experiencia, se deben evitar los lugares abruptos y con riesgo de caída.

8. Busca puntos de referencia

Montañas con siluetas singulares, valles, barrancos, estanques, pueblos o el lugar de salida de un trayecto, pueden ser algunos de tus puntos de referencia. Mientras realizas la ruta, también ve tomando nuevas referencias y tenlas en todo momento ubicadas con el objetivo de evitar perder el sentido de la orientación con el paso del tiempo.

9. Si vais en grupo, no perdáis el contacto

Mantener el contacto visual o verbal con quien te acompaña hará que las posibilidades de pérdida se reduzcan drásticamente. Si tenéis que parar, hacedlo siempre en zonas seguras. Si la actividad se realiza en invierno y con nieve en el entorno, en el momento de deteneros, evitad las posibles líneas de trayectorias de aludes, como pueden ser los corredores de una montaña o una franja de bosque sin presencia de árboles. Si la climatología es extrema y la sensación térmica del grupo es de frío intenso, descartad las paradas y seguid siempre interactuando con los demás.

En caso de que hayáis perdido el contacto con parte del grupo, es importante mantener la tranquilidad. Si no hay visibilidad, utilizar el silbato os ayudará a ubicaros. Otra recomendación es acordar previamente diferentes puntos de encuentro a lo largo de la ruta, de esta manera en caso de pérdida os podréis dirigir todos hacia el mismo punto. Si no recuperáis el contacto pasado un margen de tiempo razonable y según la situación concreta, será necesario llamar al teléfono de emergencias. En la mayoría de países del mundo, los servicios de emergencia responden al 112 (utilizado en Europa y algunas partes de Asia) o al 911 (establecido en algunos países de América).

10. Vuelve antes de que oscurezca

Si no tienes un gran conocimiento de la zona, la mejor recomendación es volver antes de que anochezca. Aunque lleves una linterna frontal siempre debes prever estar en el lugar de destino con un margen de tiempo suficiente por si hay cualquier imprevisto. En caso de que la oscuridad te sorprenda (o la mala visibilidad), no abandones los caminos señalizados.

Si te quedas a dormir en la montaña, recuerda informarte bien de las zonas donde puedes hacerlo, de llevar el material adecuado según las condiciones meteorológicas previstas y de avisar a alguien del lugar donde pernoctarás.

Agentes de la UIM de los Mossos d’Esquadra sobre una moto de nieve en acto de servicio
Agentes de la UIM en acto de servicio - Foto de la UIM

¿Qué hacer en caso de accidente o pérdida?

En la montaña, en caso de accidente o pérdida, es imprescindible mantener la calma y protegerse para conservar una buena temperatura corporal. Una vez a salvo, primero identifica con la máxima exactitud el punto donde te encuentras (si es posible con un dispositivo con geolocalización), y entonces, da el aviso a los servicios de emergencia. Un aviso inmediato en el momento del accidente o de la pérdida puede ser decisivo. En esta llamada, la información más relevante que se debe dar es: El número de personas perdidas o accidentadas, la edad, la condición física y las patologías previas, la ubicación actual con la máxima precisión posible (como pueden ser las coordenadas), qué ha sucedido exactamente, cuál es la situación actual y cuáles son las condiciones meteorológicas en la zona, incluyendo la visibilidad. Con la llegada de los cuerpos de seguridad es importante seguir en todo momento sus indicaciones.

En el caso de no disponer de un dispositivo con geolocalización o de no poder dar el aviso a los servicios de búsqueda y rescate, el hecho de haber comunicado a otras personas la ruta que hacías permitirá activar el aviso a los servicios de emergencia, y el uso del silbato facilitará las tareas de las unidades de intervención en montaña.