Coordenadas 710

Fecha de subida 28 de marzo de 2018

Fecha de realización noviembre 2016

-
-
1.326 m
367 m
0
8,4
17
33,64 km

Vista 638 veces, descargada 5 veces

cerca de Quintanilla-Sopeña, Castilla y León (España)

Siguiendo los consejos de Luisma nos dirigimos desde su yeguada al lecho seco del río Cerneja para subir hasta Quintanilla Sopeña donde tomamos una senda paralela al río en dirección a Bercedo pasando bajo el puente de la CL-629, a la salida del pueblo pasamos bajo las vías del tren y luego vadeamos el río Cerneja en dirección a Agüera donde abrevaron los caballos antes de iniciar al ascenso a los Montes de Ordunte por la Sierra de Zalama para salvar los más de 600 metros de altitud que nos esperaban en los próximos 5 km de ruta. Traspasamos una portera e iniciamos la subida por los Carrasquíos hasta la Naviciada donde hicimos un ligero descanso admirando el valle que dejabamos a nuestra espalda, un grupo de buitres competía con nosotros tratando de ganar alturas, estabamos ya a 950 metros de altitud, ahora tocaba el último esfuerzo con los desniveles más fuertes, seguimos por La Calzada y Canto Blanco hasta coronar la cima del Pico Zalama a 1343 metos de altitud, las vistas eran espectaculares, a nuestros pies por el Norte el Valle de Carranza del Pais Vasco y al Sur el Valle de Mena en Burgos, seguimos por la cuerda de los Montes de Ordunte en dirección al Pico La Mana disfrutando del paisaje y de los potros y yeguas que por allí pastaban, al llegar al collado el tiempo cambio de repente, en unos minutos nos envolvió la niebla que ascendía por la ladera Norte, la senda era muy confusa pues el ganado que por allí pastaba tiene abiertos mil senderos, poco a poco fuimos bajando entre los grupos de vacas que nos miraban sorprendidas cuando la densa niebla nos dejaba verlas, llegamos a un camino bien marcado en Las Juncianas que seguimos en dirección al Pico del Mirón y Peñahorada donde paramos junto al abrevadero para tomar un bocado, el espectaculo era impresionante, grupos de vacas con sus terneros pastando por las laderas y grupos de caballos, yeguas y potros correteando por las colinas; iniciamos de nuevo la marcha sin perdida de tiempo pues apenas estabamos en el ecuador de la jornada, giramos hacia el Oeste por Arganeda hacia Peñalta entre grupos de potros y yeguas, atentos a las reacciones del semental, la niebla seguía obstinada en acompañarnos, cruzamos una portera y seguimos cresteando por el Campo del Pozo hacia Santipiñia, impresionados de la profunda depresión del Hoyo que se abría a nuestros ojos con fuertes pendientes por las que teniamos que salvar los 800 metros de desnivel hasta llegar a nuestro destino, serpenteando bajamos por buena pista bajo un frondoso bosque de hayas hasta Las Fuentucas, giramos en dirección Este hacia las Peñucas del Medio disfrutando de las cascadas de agua que se precipitaban hacia el valle en cada uno de los pliegues de la montaña, por Las Tolenas iniciamos la bajada hacia el río Peñaranda, por la pista que lo acompaña por la margen derecha recorrimos el último tramo de esta jornada que nos llevó hasta el minusculo pueblo de Lanzas Agudas en pleno corazón del Valle de Carrantza en el Pais Vasco, donde nuestros caballos disfrutaron de un jugoso pasto y nosotros de su rica gastronomía.
Yeguada Los Monteros
en el Zalama
Picos de La Mana y El Mirón
en El Valle de Carrantza

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta