Coordenadas 168

Fecha de subida 2 de noviembre de 2015

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
32 m
7 m
0
1,4
2,7
5,42 km

Vista 5170 veces, descargada 422 veces

cerca de Barri Gòtic, Catalunya (España)

Barcelona. Paseo por el Gótico y el Modernismo
Iniciamos el recorrido en l estación de Metro de Catalunya, en Las Ramblas, junto a Plaça de Catalunya. Este paseo era un antiguo torrente que canalizaba el agua hasta el mar y el límite de la antigua ciudad medieval, ya que la muralla del siglo XIII pasaba por aquí.
Un siglo más tarde se amplió la ciudad, construyendo una nueva muralla más allá de la Rambla. Era todavía una zona de huertos, mercado y ferias. Su urbanización llegó con el derribo de las murallas medievales en el siglo XIX.
Continuamos nuestro itinerario bajando la Rambla hasta la calle de Portaferrissa, a mano izquierda.
Esta fue una de las puertas de entrada a la ciudad medieval amurallada, y su nombre se debe a la barra de hierro (ferro en catalán y de ahí ferrissa) que se usaba para medir si cabían los carros por la antigua puerta.
Una decoración cerámica sobre la fuente que hay al principio de la calle nos recuerda cómo fue la muralla y la puerta en la que nos encontramos en la Edad Media.
Tomamos la calle Petritxol hasta la Plaça del Pi, aquí encontrarás una preciosa iglesia gótica dedicada a la Virgen.
Haciendo esquina con esta se abre otra plaza, la de Sant Josep Oriol, en la siempre hay pintores y artistas callejeros.
Podemos visitar el interior de la Iglesia gótica de Santa Maria del Pi, coronada por un espectacular rosetón de 10 metros de diámetro. Incluso se accede a los miradores de los tejados (10 euros), pese a tratarse de un templo de una sola nave consigue la misma sensación de verticalidad y diafanidad que cualquier otra iglesia gótica.
Seguimos nuestro camino por la calle de la Palla, fíjate a tu paso en los restos de muralla romana del siglo IV.
Continuando la calle hasta el final llegamos a la Plaça Nova, el lugar en el que se ubica la Catedral de Barcelona.
Además de La Catedral, hay dos edificios más destacables en esta plaza: mirando a la Catedral a mano izquierda, La Pia Almoina del siglo XV, institución que ofrecía comida y ayuda a los pobres, hoy alberga el Museo Diocesano.
A mano derecha de la Sede, el Palacio Episcopal cuya fachada es posterior (neoclásica) pero que todavía conserva una galería del siglo XIII en la primera planta.
Por último, verás también en esta plaza vestigios de época romana, tocando a la calle del Bisbe (mirando a la Catedral, a mano derecha).
Fíjate que en el principio de esta callecita se conservan restos de una de las puertas de entrada y de la antigua muralla romana del siglo IV, y la reconstrucción de un arco de uno de los dos acueductos que había en la ciudad.

Continuamos ahora la calle del Bisbe. A mano izquierda, la calle de Santa Llúcia, que te muestra en su lado derecho la Capella de Santa Llúcia.
Es la única parte conservada de lo que fue la basílica románica de La Catedral de Barcelona, la parte más antigua de la Sede.
Podemos hacer la visita a Catedral accediendo por el Claustro, situado en la misma calle del Bisbe. Del templo destaca sin duda el claustro del siglo XV y su estructura arquitectónica gótica. En el claustro podrás ver las trece ocas que recuerdan la edad y martirios que sufrió Santa Eulàlia, a quien está dedicado el templo.
La Catedral es de estructura gótica y se comenzó a construir en 1298, aunque la portada data de finales del siglo XIX, se construyó siguiendo un antiguo dibujo del siglo XV, pero se trata de una construcción neogótica.
En cuanto a decoración los magníficos retablos de época gótica situados en las capillas, la sillería del Coro, y el sepulcro de Santa Eulàlia ubicado en la cripta.
Siguiendo por la misma calle del Bisbe, encontrarás El Palacio de La Generalitat, que conserva en este tramo su fachada original gótica, del siglo XV.

Hacia la mitad de la calle destaca un puente con un precioso balcón de inspiración gótica. En realidad es un arco neogótico (data de 1928) que une la sede del Gobierno (el Palau de la Generalitat) con un edificio de carácter religioso, la Casa dels Canonges.
Si retrocedemos hasta la entrada del claustro, tomamos la callecita situada justo en frente y que sigue hacia abajo, calle de Sant Sever,
llegaremos a uno de los rincones más bonitos de toda la ciudad: la plaça de Sant Felip Neri, se trata de una pequeña plaza con una fuente en el centro. Nos fijaremos en los restos de metralla en la parte baja de su fachada: son las huellas que dejó uno de los peores bombardeos aéreos de la Guerra Civil.
Junto a la iglesia se encuentra la casa del gremio de zapateros, hoy Museu del Calçat (del Calzado), un edificio trasladado en 1943 piedra a piedra desde su ubicación original, cerca de la Catedral. A su lado, la casa del gremio de caldereros, del siglo XVI, también trasladado cuando se estaba construyendo la Via Laietana en pleno siglo XIX.
Saldremos por la otra calle que da a la plaza, la calle de Montjuïc del Bisbe, llegarás otra vez a la calle del Bisbe. Síguela en dirección a la Catedral, y toma la calle de Santa Llúcia.
En su lado izquierdo La Casa de L'Ardiaca, antigua residencia noble del siglo XV. Es una de la primera de las residencias de miembros de distintas jerarquías religiosas
Su patio interior es uno de los rincones más bonitos de la zona, y al final del mismo verás parte de la muralla romana del siglo I a.C.. Sigue la calle y avanza rodeando la Sede, así podrás verla desde todos sus ángulos.
Pasado el primer tramo de la calle, a mano izquierda verás otra de esas residencias religiosas: la Casa dels Canonges, iniciada en el siglo XIV y terminada en el XVI y actual sede de la Vicepresidencia del Gobierno catalán.
Después de esta casa, tomamos la calle Paradís a mano derecha, aquí descubrirás las cuatro impresionantes columnas y el basamento de lo que fue el Templo de Augusto en época romana. Si volvemos a la calle Paradís y seguimos rodeando la Catedral, que queda a la izquierda, hasta la plaça de Sant Iu.

En frente de ella, el museo dedicado a la escultura, Museu Frederic Marés. Él fue uno de los grandes escultores catalanes del siglo XX, y un gran coleccionista de arte, fundamentalmente de piezas escultóricas, que constituyen la base de la colección del museo, ocupa parte del antiguo Palacio de los Condes de Barcelona, del que conserva su puerta principal en la entrada, muros laterales, y el patio rodeado de naranjos, no podemos perdernos esta gran belleza.
Dejamos atrás la plaza y seguimos hasta la calle Baixada de Santa Clara. Te encontrarás con la Plaça del Rei, esta plaza conserva bajo sus pies los restos de lo que fue la ciudad romana de Barcino, e impresionantes vestigios de la ciudad medieval en la parte superior. Fue el centro del poder real en la Barcelona medieval. Desde el centro de la plaza se puede ver:
El Palau Reial Major, o Palacio Real, de él destaca el Saló del Tinell, lo que fue la Sala del Trono y una maqueta en su interior te ayudará a entender cómo era la Barcelona medieval. A la derecha del palacio, la capilla real de Santa Àgata, construida en el siglo XIV por el rey Jaume II, sobre la antigua muralla romana. En el lado izquierdo del palacio, casi anexo a él: el Mirador del Rei Martí, una torre-mirador del siglo XVI desde la que los reyes podían ver el mar y sus dominios. A su lado el Palau del Lloctinent, palacio del siglo XVI debía ser la sede del virrey, y fue finalmente sede de la Inquisición, entre otras funciones. Hoy alberga el Archivo de la Corona de Aragón.
Desde aquí, toma la calle del Veguer hasta Llibreteria, coge esta última y síguela hasta la Plaça de Sant Jaume. Hoy es la sede del Ajuntament de Barcelona y del gobierno de la Generalitat de Catalunya. Fue el Fòrum o centro público y político en época romana, y por supuesto, en época medieval.
El Palacio de La Generalitat fue construido en estilo gótico, aunque la fachada principal que da a la plaza es de época renacentista, y fue proyectada por el maestro catalán Pere Blai. Conserva la fachada gótica, en la ya comentada calle del Bisbe.
Justo en frente, verás la fachada neoclásica del Ajuntament, obra del siglo XIX de Josep Mas i Vila. Como no, también conserva la fachada gótica original, situada en uno de sus laterales.
Continuamos por la calle Ciutat y de aquí a la la calle de Hèrcules, que te conduce directamente a la Plaza Sant Just i Pastor, que fueron unos hermanos mártires del siglo IV. Su fuente es la más antigua de la ciudad, y la plaza sobre la que se alza su iglesia del siglo XIII fue el antiguo cementerio de la parroquia. Es una de las iglesias más antiguas. Conserva capiteles bizantinos reutilizados como picas baptismales, que pertenecían a una basílica anterior, de época visigótica. Si te fijas bien, descubrirás en uno de ellos el anagrama de Barcelona en griego.

D aquí continuamos por la calle Dagueria, giramos a la derecha por la calle Jaume I y a la izquierda por la calle Tapineria, pasaremos por la Plaza de Ramon Berenguer, donde veremos los restos de muralla que dan la Plaça del Rei, continuamos hasta Via Layetana y de aquí hasta la calle Junqueras y la calle Palau de la Musica, nos encontramos con el Palau de la Música Catalana.
El Palau de la Música es una de las obras célebres del arquitecto catalán Lluís Doménech i Montaner, uno de los máximos representantes del Modernismo.
Su fachada constituye un verdadero elogio a las artes decorativas, de ella dicen que es la obra de arte más modernista del mundo.Sus decoraciones florales, el ladrillo rojizo de sus muros y sus piezas cerámicas coloristas te transportarán a esa espectacular explosión de arte modernista que sólo puedes encontrar en Barcelona.
Continuamos por la calle Sant Pere Més Alt hasta el final, verás la Iglesia de Sant Pere de les Puel·les en la Plaça de Sant Pere. El templo era parte de un antiguo monasterio benedictino del que sólo se conserva la iglesia hoy en día.
Desde la plaza baja hasta la calle Sant Pere Més Baix, que se convierte a mano izquierda en Rec Comtal. Esta calle te lleva al Portal Nou. Ésta era una de las puertas de entrada de la antigua muralla medieval de Barcelona, y tenía en esa época, como las demás puertas de la ciudad, derecho a horca.
Sigue por el Portal Nou hasta la Plaça de Sant Agustí Vell. Aquí había un convento dominico, que fue sustituido a mediados del siglo XIX por el mercado que hoy podemos ver: el Mercat de Santa Caterina. Este mercado fue remodelado a principios del siglo XX por Benedetta Tagliabue y Enric Miralles.
Además de restaurar el edificio, colocaron una llamativa cubierta ondulada que representa una impresionante explosión de vida y color.
Desde la Plaça de Sant Agustí Vell cogemos la calle Carders, otra de esas callecitas de la Ribera que mantiene el nombre de un antiguo gremio medieval (los laneros en este caso). Síguela, al final de la calle verás la Capella Marcús. Esta capilla es una de las más antiguas de Barcelona, y una de las pocas muestras intactas de románico en la ciudad, del siglo XII.
Seguimos nuestro recorrido por la calle Carders, hasta la calle Montcada, La calle debe su nombre a una de las familias más ricas e influyentes de Barcelona: Los Montcada, quienes recibieron los terrenos en el siglo XII por parte de los condes catalanes, por su apoyo en la conquista de la ciudad de Tortosa, hasta entonces en manos árabes. Ellos y otros nobles y mercaderes de Barcelona, enriquecidos gracias al comercio marítimo, construyeron sus fastuosas mansiones en esta calle.
Verás que todos estos palacios góticos se estructuran entorno a un patio central, desde el cual se accede a la planta noble a través de una escalinata señorial.
Estas antiguas residencias medievales se han reconvertido hoy en día en museos importantes de la ciudad. La calle es por tanto, un centro artístico importantísimo por la cantidad de galerias de arte y museos significativos que alberga.
Buena muestra de ello son el Palau Aguilar, el del Baró de Castellet, que albergan el Museu Picasso de Barcelona. También encontrarás palacios renacentistas, como el Palau Cervelló o el palacio barroco de Dalmases. La mayoría de ellos ocupan hoy museos importantes de la ciudad.
Así puedes visitar hoy en día el Museu d'Art Precolombí en el Palau Nadal, el Museu Tèxtil (hay un restaurante con mesas en el patio del antiguo palacio, en el que puedes comer bien), en el Palau del Marquès de Llió o la Galería Maeght en el Palau Cervelló.
Desde la calle Montcada hasta el final de la misma llegarás al conocido Passeig del Born, este era el lugar en el que estaba situada la antigua plaza en la que se celebraban torneos y justas populares en la Barcelona medieval.
Al final del paseo, la impresionante iglesia de Santa Maria del Mar, una de las iglesias góticas más significativas y más bonitas de Barcelona, su construcción corrió a cargo de Berenguer de Montagut. Se inició en 1329, y fue acabada en poco más de 50 años. En su precioso interior destacan la esbeltez y sobriedad decorativas, tan propias del gótico catalán. Fíjate en las bóvedas de crucería, y las magníficas llaves de bóveda de sus cubiertas. Al lado de la Basilica el Fossar de les Moreres es una plaza, construida sobre la fosa común perteneciente a la adyacente basílica de Santa María del Mar e iIntegra los elementos conmemorativos a los caídos durante el asedio de Barcelona de 1714, en el marco de la Guerra de Sucesión Española. El motivo de que en este sitio se recuerden los defensores caídos de la ciudad de Barcelona es que durante el sitio del 11 de septiembre de 1714, muchos de los defensores muertos en combate fueron enterrados precisamente en este sitio.
Continuamos por la calle Sombreres y ya hasta el paseo del Borne. Aquí se ubica el antiguo Mercat del Born, es una impresionante estructura de hierro y vidrio, obra Josep Fontseré, que guarda un secreto bajo sus pies, y es que debajo del mercado se encontraron recientemente restos de la ciudad medieval.
Fue en el año 2002, durante una reforma que tenía que convertir el mercado en biblioteca pública. Gracias a este descubrimiento arqueológico, hoy podemos ver en el subsuelo lo que fueron casas, comercios y antiguos talleres medievales del barrio que Felipe V arrasó al construir la Ciutadella militar, muy cerca del mercado.

Resulta impactante el contraste de materiales entre la moderna arquitectura del hierro y el metal con la antigua piedra de la ciudad medieval que descansaba, ajena a cualquier cambio, a sus pies. Continuamos hasta la calle Comerç, girando hacia la derecha, hasta la Avinguda Marquès de L'Argenteria, siempre en dirección al mar. En esta calle se encuentra la Estació de França. La estación fue inaugurada en junio de 1929 por el rey Alfonso XIII, con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona que tuvo lugar ese mismo año en la ciudad. Desde aquí salió la primera línea de tren: la línea que recorría el tramo Barcelona-Mataró. Obra del ingeniero Montaner Serra, de ella destaca su estructura metálica y decoración modernista, y su marquesina, al tener doble pórtico, es única en España.
Desde aquí continuamos por la avenida y la primera calle a la izquierda nos dejara en la boca de metro de Barceloneta.
fuente

Portaferrisa

Una de las puertas de entrada a la ciudad de Barcelona
Arquitectura religiosa

Basilica Santa Maria del Pi

Iglesia Gótica de Santa Maria del Pi
Arquitectura religiosa

Catedral de Barcelona

Catedral de Barcelona, se comenzó a construir en 1298, aunque la portada data de finales del siglo XIX
foto

Ajuntament de Barcelona

Ajuntament de Barcelona
foto

Generalitat de Catalunya

Generalitat de Catalunya
foto

Arc Neogotic

Arco Neogotico en la calle del Bisbe
fuente

Plaza San Felip Neri

Plaza San Felip Neri, fijarse en los restos de metralla, son las huellas de unos de los peores bombardeos aéreos de la Guerra Civil.
foto

Plaza del Rey

Plaza del Rey
foto

Templo de Augusto

Templo de Augusto de la época romana
foto

Palau de la Musica

Palau de la Musica obra celebre del arquitecto Lluis Domenech i Montaner
Waypoint

Museo Picaso

Waypoint

Fossar de les Moreres

Arquitectura religiosa

Basilica de Santa Maria del Mar

Basilica de Santa Maria del Mar, construida en 1329 durante 50 años.
Waypoint

Antic Born de Barcelona

Waypoint

Estación de Francia

2 comentarios

  • Foto de salva007

    salva007 25-nov-2017

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Bona ruta per conèixer una part del gòtic i amb una explicació molt detallada. Hi ha algun tram una miqueta enredat, però tot anant passejant, cap problema.

  • Foto de Edgar Harrington

    Edgar Harrington 23-jun-2018

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    gracias por compartir la ruta
    muy chua

Si quieres, puedes o esta ruta