Tiempo  2 horas 36 minutos

Coordenadas 509

Fecha de subida 22 de noviembre de 2015

Fecha de realización noviembre 2015

-
-
1.437 m
1.264 m
0
1,4
2,8
5,63 km

Vista 967 veces, descargada 37 veces

cerca de Las Dehesas, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 21 de noviembre de 2015 (… y por fin llegó el invierno)

Para este fin de semana en la la tele pronosticaban la llegada del mal tiempo, con notable desplome de la temperatura y viento muy fuerte del polo, con las primeras nevadas en el norte de la península y quizá en los sistemas montañosos del centro. Nosotros habíamos quedado con viejos amigos, y pese a esta negra predicción, no estábamos dispuestos a dejar de salir, aunque tan sólo fuera para dar un paseo, como resultó al final.

El tiempo está fresquito, sobre todo por la baja sensación térmica que produce el viento racheado, y de ahí que nuestro amigo Domingo, prefiera evitar las zonas altas, en las que por cierto se veían pasar las nubes “como almas que llevase el diablo”. Tras desayunar en la cafetería de la estación de Cercedilla, cogemos los coches y nos acercamos hasta una entrada de tierra que llega a la Vaqueriza, y que se encuentra a la derecha y nada más pasar el centro de información de Las Dehesas de Cercedilla. Comenzamos a andar siguiendo un camino poco frecuentado que arranca desde la parte norte de dicha caseta de Información de la CAM. El camino discurre bien protegido entre el pinar y se oye al viento rodar tropezando con las copas altas, pero sin apenas molestarnos aquí abajo. Las nubes, gordas, blancas, densas, saltan el puerto de la Fuenfría y galopan valle abajo, para irse disolviendo en la llanura madrileña. Dejamos atrás el albergue Juvenil de la Comunidad y llegamos enseguida a la fuente del III Retén. Remontamos la ladera de la izquierda, y por el camino que discurre por detrás del Cirilo llegamos al aparcamiento que hay a la entrada del parque multiaventura de las Berceas, curiosamente casi vacío en esta ocasión. Parece ser que cuando hace viento, tienen que parar los juegos de las tirolinas y puentes tibetanos que hay de árbol a árbol, como medida de seguridad, y en días como hoy el parque se queda sin clientela. Seguimos el camino hasta llegar al puente del Descalzo, donde comienzan a aflorar las viejas losas de la calzada romana, que en este puente forma también parte del camino borbónico. Al otro lado del puente vamos unos metros a la izquierda y casi en la orilla del arroyo de los Pícaros llegamos a la estela con una cruz, unas iniciales y el clásico R.I.P. labradas en la piedra, que ya hemos visto en tantas ocasiones en las zonas que coincidieron con el frente y los escenarios de la GCE. Aunque el tiempo se mantiene mucho mejor de lo pronosticado, y el sol asoma cuando puede entre las rápidas nubes, no está el día para permanecer sentados mucho tiempo. Por eso, volvemos a cruzar el puente, retrocediendo, y seguimos por la ladera de la derecha hasta el aparcamiento de Majavilán, donde tampoco hay apenas coches. Dejando la fuente de la Teja a la derecha, buscamos un senderillo poco evidente, por el que vamos a seguir hasta las praderas de las Dehesas, frente al restaurante Casa Cirilo. Las Dehesas están totalmente vacías, y todos coincidimos en no recordar haber visto estas praderas sin gente desde hace muchos años. Después pasamos por la trasera de la gigantesca residencia de Ingenieros de Montes, avanzamos unos metros por el arcén y cruzando al otro lado del asfalto, entramos por otro camino, por el que avanzaremos hasta llegar al camino viejo de Segovia. Seguimos ahora hacia el sur, tomamos un desvío a la izquierda y salimos a un portón franqueable ya a pocos metros del Sanatorio de la Fuenfria. Bajamos el último trecho de camino, en el que esta vez sí que coincidimos con algunos otros excursionistas que también bajan por aquí, salimos frente a la caseta de información y en un pispas estamos en los coches. Al final, un corto paseo apto para todos los públicos, sin lluvia ni por supuesto nieve, pero con la siempre grata compañía de estos grandes y viejos amigos con los que hace ya muchos años empezamos a descubrir lo que aporta un día en la montaña.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta