Descarga

Distancia

2,39 km

Desnivel positivo

25 m

Dificultad técnica

Fácil

Desnivel negativo

25 m

Altitud máxima

167 m

Trailrank

51

Altitud mínima

130 m

Tipo de ruta

Circular

Tiempo en movimiento

35 minutos

Tiempo

40 minutos

Coordenadas

402

Fecha de subida

17 de abril de 2021

Fecha de realización

abril 2021

Búsqueda por Zona de Paso

Encuentra rutas que empiecen o pasen por zonas concretas que tú elijas.

Pásate a Wikiloc Premium Pásate a Premium para eliminar los anuncios
Búsqueda por Zona de Paso Búsqueda por Zona de Paso
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
167 m
130 m
2,39 km

Vista 1012 veces, descargada 2 veces

cerca de Caspe, Aragón (España)

Esta ruta está basada en el plano "Caspe, 1937. Capital del Consejo de Aragón", que realizó un servidor junto a J.A. Pérez para la Comarca Bajo Aragón Caspe y que está disponible en la Oficina de Turismo de Caspe.

Caspe, donde ya desde julio de 1936 tuvieron lugar todo tipo de acontecimientos tras el golpe de Estado fallido y la Guerra Civil posterior, se convirtió en diciembre de 1936 en capital del Aragón republicano como ciudad escogida para albergar la sede del Consejo Regional de Defensa de Aragón (CRDA), el único gobierno anarquista en la historia de la humanidad cuya efímera existencia tuvo lugar entre octubre de 1936 y agosto de 1937. Todavía es posible encontrar en Caspe las huellas de aquella capitalidad tan excepcional.

A través de esta ruta urbana vamos a repasar buena parte de los hechos acontecidos en Caspe durante su etapa como capital del Aragón republicano, pero también en otros momentos de la guerra.
Monumento

Instituto de Segunda Enseñanza Joaquín Costa (hoy, edificio Franciscanos)

  • Foto de Instituto de Segunda Enseñanza Joaquín Costa (hoy, edificio Franciscanos)
  • Foto de Instituto de Segunda Enseñanza Joaquín Costa (hoy, edificio Franciscanos)
  • Foto de Instituto de Segunda Enseñanza Joaquín Costa (hoy, edificio Franciscanos)
En la imagen, el exconvento de San Agustín, conocido comúnmente en Caspe como Los Franciscanos en recuerdo de los frailes que ocuparon el lugar hasta el año 2015. En 1932 el Ayuntamiento de Caspe, al amparo del artículo 26 de la Constitución Española de 1931, ordenó el desalojo de las instalaciones conventuales a los frailes. Ese mismo año, se puso en marcha el primer instituto público de segunda enseñanza de la localidad, denominado Joaquín Costa. El centro educativo estuvo en activo durante el primer tramo de la guerra, hasta que en marzo de 1938 la ciudad de Caspe fue ocupada por las tropas sublevadas. De hecho, fue el único instituto del Aragón leal que contó con internado durante la guerra. Además de ello, el Joaquín Costa acogió durante diciembre de 1936 las sedes de varioas de los departamentos del Consejo de Aragón. Actualmente es de propiedad municipal y está siendo rehabilitado con el objetivo de destinarlo a usos culturales.
Foto

Sede administrativa del Consejo de Aragón (hoy, Colegio Compromiso)

  • Foto de Sede administrativa del Consejo de Aragón (hoy, Colegio Compromiso)
  • Foto de Sede administrativa del Consejo de Aragón (hoy, Colegio Compromiso)
PONGÁMONOS EN SITUACIÓN: Tras el golpe de Estado de julio de 1936, Aragón quedó dividido en dos. Los rebeldes se hicieron con el control de la parte occidental de la región, quedando las tres capitales de provincia dentro de la zona “nacional”. Las milicias armadas, mayoritariamente anarquistas, llegaron desde Cataluña y Valencia; su concurso fue fundamental para rechazar el alzamiento en localidades como Caspe, Alcañiz o Barbastro. Tras ello se hicieron con el control de la mitad oriental de Aragón, la cual había quedó a su suerte, sin instituciones provinciales ni autonómicas que la rigieran. Surgía así un nuevo Aragón revolucionario, colectivizado, donde los comités antifascistas en manos de las fuerzas de izquierda sustituían a los Ayuntamientos. En la práctica, las columnas, con la CNT catalana tras la mayor parte de ellas, controlaban la región sin contemplar la creación de órgano alguno para la autogestión del Aragón leal a la República. Como ejemplo, la mayoría de pueblos de la zona oriental de Aragón se veían sometidos a una continua requisa de bienes y alimentos. Además, la indisciplina en muchas de las columnas agravaba la situación. Por todo ello el Aragón republicano caminaba hacia el colapso económico. Así fue cómo el 6 de octubre de 1936, en Bujaraloz, el pleno de sindicatos de Aragón acordó la creación de un gobierno regional al que llamaron Consejo Regional de Defensa de Aragón. Por primera vez en la historia de la humanidad se constituía un gobierno anarquista. Tras un primer paso por Fraga, a finales de diciembre de 1936 el Consejo de Aragón escogió Caspe como sede oficial del gobierno regional. Dentro del territorio que permaneció leal a la República, Caspe era la ciudad con más número de habitantes. Era, además, un lugar de referencia por su prosperidad económica radicada mayoritariamente en el sector agropecuario y por sus numerosos servicios. A comienzos del invierno de 1936 se habían instalado en la ciudad buena parte de los comités provinciales y regionales de sindicatos y partidos políticos afines al Frente Popular. Todos estos motivos fueron determinantes para que el Consejo de Aragón decidiera trasladarse a Caspe. EL GRUPO ESCOLAR, SEDE DEL CONSEJO: El Grupo Escolar, inaugurado en 1929, era un edificio idóneo para instalar en su interior el aparato administrativo del Consejo. Además, disponía de su propio refugio antiaéreo, un antiguo pasadizo del convento. Consejeros, subsecretarios y funcionarios trabajaban en las antiguas clases y desde aquí se dictaban las disposiciones del Consejo, que luego se hacían públicas a través del Boletín Oficial. Tras la disolución del gobierno regional el edificio fue utilizado como hospital de sangre por los republicanos, y unos meses después los rebeldes le darían el mismo uso durante la Batalla del Ebro. En la fotografía que mostramos, tomada en el porche, aparecen algunos consejeros como Ángel Roig, de Izquierda Republicana y responsable de Obras Públicas, o los cenetistas Luis Montoliu, Miguel Chueca, y Francisco Ponzán.
Monumento

Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)

  • Foto de Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)
  • Foto de Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)
  • Foto de Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)
  • Foto de Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)
  • Foto de Prisión del Partido o Cárcel del Castillo (hoy, Castillo del Compromiso)
El edificio que muestran las imágenes es un histórico castillo datado, al menos, en el siglo X. dentro de sus muros se celebró el célebre Compromiso de Caspe (1412). Al comienzo de la guerra la parte norte del castillo era utilizada como Prisión del Partido (con carácter supracomarcal). Por él pasaron derechistas de Caspe y pueblos limítrofes durante la primera etapa de la guerra, destacados anarquistas como Adolfo Bayano o Francisco Foyos tras la "revolución thermidoriana" contra el Consejo en agosto de 1937 y, finalmente, cientos de presos republicanos tras la ocupación del Bajo Aragón por las tropas franquistas. En la imagen, la entrada a la cárcel a la cual se accede por el patio de armas. Todavía se conservan grafitis de los presos.
Foto

Escaleras, ayer y hoy

  • Foto de Escaleras, ayer y hoy
  • Foto de Escaleras, ayer y hoy
El mismo lugar en la actualidad y en marzo de 1938, cuando las tropas del Cuerpo de Ejército Marroquí bajaban del colegio, posiblemente tras pernoctar en él. La imagen en blanco y negro proviene de la Biblioteca Nacional y su autor fue Pepe Campúa. El aspecto de las escaleras no es el mismo debido a la restauración de las mismas.
Foto

Fachada Sur de la Iglesia, ayer y hoy

  • Foto de Fachada Sur de la Iglesia, ayer y hoy
  • Foto de Fachada Sur de la Iglesia, ayer y hoy
Fachada junto a la entrada del Caritatero, donde todavía se conservan las placas con los nombres de los caídos por el bando sublevado tras la sentencia judicial que anuló la decisión plenaria del Ayuntamiento de Caspe para su retirada. En la imagen en blanco y negro, las tropas franquistas bajando del Grupo Escolar. Proviene de la Biblioteca Nacional y su autor fue Pepe Campúa. Apreciese la inscripción de la pared "Batallón Tren", procedente del periodo republicano.
Monumento

Santa María la Mayor: de iglesia a garaje

  • Foto de Santa María la Mayor: de iglesia a garaje
  • Foto de Santa María la Mayor: de iglesia a garaje
  • Foto de Santa María la Mayor: de iglesia a garaje
El anticlericalismo en España, un fenómeno muy anterior a la Segunda República, se desató tras el golpe de Estado en la zona bajo control de la República o de columnas de sindicatos y partidos. Con la llegada de las columnas confederales, la Iglesia de Santa María fue incendiada, perdiéndose todos sus retablos, la imaginería interior, el órgano, las jocalias, los documentos. Días después se destruyó también lo que quedaba de la portada gótica (ya muy deteriorada antes del inicio de la guerra). Durante la etapa del Consejo de Aragón el edificio fue utilizado como garaje y taller de reparación de vehículos. No en vano, en la pared lateral una inscripción señalaba que era la sede del “Cuarto Batallón tren de la 5ª Compañía de camiones”. La fotografía del vehículo desvencijado corresponde a la capilla de la Vera Cruz (Biblioteca Nacional, autor Campúa). En la siguiente, captada en marzo de 1938, se aprecia la entrada principal tapiada y la destrucción parcial de la escalinata. La foto fue cedida por María Serrablo.
Foto

Talleres del periódico 'Nuevo Aragón'

  • Foto de Talleres del periódico 'Nuevo Aragón'
  • Foto de Talleres del periódico 'Nuevo Aragón'
Esta parada nos introduce en la batalla ideológica, la cual se libraba también en retaguardia. Fueron varios los canales manejados para mantener alta la moral de soldados y población civil. Uno de ellos fue la prensa. Además de boletines publicados por partidos y sindicatos, se editaron, al menos, ocho rotativos de unidades militares durante la guerra. Los periódicos más significativos fueron El Día, “Portavoz del Frente Popular en Aragón”, el Boletín del Consejo de Aragón y Nuevo Aragón. El Boletín era una suerte de Gaceta de la República que daba cuenta, principalmente, de las disposiciones oficiales del Consejo. El segundo era un diario generalista que, además de los comunicados del gobierno regional, contenía entrevistas, opinión, viñetas cómicas, noticias del frente e información nacional internacional. Se editaba en los bajos del edificio que vemos en la imagen, el nº 14 de la calle Mayor (aunque hoy es el nº 10).
Foto

La plaza de España ayer y hoy

  • Foto de La plaza de España ayer y hoy
  • Foto de La plaza de España ayer y hoy
La plaza siempre fue el escenario principal de la ciudad, ya durante los sucesos revolucionarios de julio de 1936 (ver foto de la introducción), en los actos del Homenaje a México el 1-5-1937, durante la disolución manu militari del Consejo de Aragón en agosto de 1937 o, ya en la etapa franquista, cuando acogió los actos de "homenaje a la bandera" el 2-5-1938 (ver foto de la introducción).
Monumento

La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo

  • Foto de La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo
  • Foto de La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo
  • Foto de La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo
  • Foto de La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo
  • Foto de La plaza: sede del Comité Revolucionario y de la Presidencia del Consejo
Tras la toma de la ciudad por las milicias anarquistas, el edificio del Ayuntamiento se convirtió en la sede del Comité Revolucionario compuesto por CNT, UGT e IR. En julio de 1936, en plena tormenta revolucionaria, varios de los rebeldes detenidos fueron sacados al balcón para ser "juzgados" por los vecinos concentrados en la plaza. En 1937 la Casa Consistorial era la residencia del Consejo Municipal (los Comités Revolucionarios fueron disueltos). Desde su sede el Consejo Municipal llevó a cabo cometidos especiales impuestos por la guerra, como el establecimiento de un comedor popular para refugiados, la comercialización productos de industrias expropiadas, el envió de ayuda a Madrid o la construcción de refugios antiaéreos y fortificaciones. También imprimió su propio papel moneda ante la falta de dinero en metálico. Junto al consistorio, el Palacio Piazuelo-Barberán. Ocupado en un principio por el Estado Mayor de la Columna Sur Ebro, en diciembre de 1936 el edificio quedó expedito para la presidencia del gobierno regional. En su interior, Joaquín Ascaso despachaba asuntos de importancia y recibía a las visitas más destacadas. Como ejemplo, durante los actos celebrados en el homenaje a México del 1 de mayo de 1937 doce oradores tomaron la palabra desde el balcón principal.
Foto

Companys y Ascaso pasan revista

  • Foto de Companys y Ascaso pasan revista
  • Foto de Companys y Ascaso pasan revista
La plaza de la República fue testigo de varias visitas de personalidades destacadas durante la guerra, como La Pasionaria (diciembre de 1936), el Ministro de Industria Joan Peiró (abril de 1937) o Lluís Companys, presidente de la Generalitat, quien estuvo en Caspe en julio de 1937. Como muestra la fotografía, pasó revista a las tropas junto al presidente Ascaso. Fotografía: CDMH, Archivo Centelles.
Foto

El Principal Cinema y el homenaje a México

  • Foto de El Principal Cinema y el homenaje a México
  • Foto de El Principal Cinema y el homenaje a México
Este edificio, hoy desaparecido, tuvo cierta relevancia durante la guerra. Como ejemplo, fue sede oficiosa de la UGT. Por su su interior pasó la Pasionaria en diciembre de 1936, pronunciando estas palabras: “Mujeres de Aragón: el espíritu de Agustina de Aragón os grita la necesidad de salir a la calle a defender la independencia de nuestro país, y que los mártires caídos por la libertad no tengan que avergonzarse de nuestra cobardía. Luchemos por una España grande y luchemos hasta vencer”. Vemos en la imagen en la que se ve al fondo el Principal, una gran pancarta como homenaje a México, puesto que la instantánea se tomó el 1 de mayo de 1937. El principal resultó gravemente dañado a consecuencia del bombardeo del 18 de octubre de 1937.
Foto

La plaza Heredia, ayer y hoy

  • Foto de La plaza Heredia, ayer y hoy
  • Foto de La plaza Heredia, ayer y hoy
La plaza Heredia, antesala de la plaza Mayor, recibe su hombre en memoria de Juan Fernández de Heredia, quien fue maestre de la Orden de San Juan del Hospital. Durante la Segunda República se le conoció como plaza de la Libertad, y popularmente se le conocía antaño como plaza del Rabal. Siempre ha sido un lugar muy vivo por su actividad comercial. La imagen en blanco y negro muestra la concentración de tropas en el lugar durante marzo de 1938 (imagen Biblioteca Nacional, autor Campúa).
Foto

La Casa de los Pellicer, ayer y hoy

  • Foto de La Casa de los Pellicer, ayer y hoy
  • Foto de La Casa de los Pellicer, ayer y hoy
Este edificio perteneció a José Pellicer, progresista, industrial aceitero, presidente de la Agrupación Republicana y mayor agraciado de la ciudad con el Gordo de Navidad de 1922. Fue también padre de Tomás Pellicer, consejero de Justicia del CRDA. En ella se celebraron los Consejos de Guerra que tuvieron lugar en Caspe en 1938 y posiblemente 1939. La segunda imagen proviene de la Biblioteca Nacional y su autor fue Campúa.
Ruinas

La Colectividad y el Círculo Católico (hoy parking municipal e iglesia Santa Lucía)

  • Foto de La Colectividad y el Círculo Católico (hoy parking municipal e iglesia Santa Lucía)
  • Foto de La Colectividad y el Círculo Católico (hoy parking municipal e iglesia Santa Lucía)
La Colectividad, auspiciada por los anarquistas, fue fundada en noviembre de 1936. Su denominación completa fue Colectividad Libre de Caspe CNT-UGT y reunió a herreros, albañiles, carpinteros, electricistas... aunque la ocupación principal de sus integrantes guardaba relación con el sector agropecuario. Como sede principal de la Colectividad y mercado de Abastos fue utilizada la iglesia de Santa Lucía. Las capillas funcionaron como pequeñas tiendas en las que los colectivistas podían proveerse de tejidos, mercería, confección y calzado, carnes, embutidos... Anexo a Santa Lucía se encontraba el edificio del Círculo Católico, un café muy frecuentado por los conservadores de la ciudad. En él se gestó el apoyo local al golpe de Estado de 1936. A partir del verano de 1936 fue requisada por la CNT local.
Ruinas

El Hotel Latorre

  • Foto de El Hotel Latorre
  • Foto de El Hotel Latorre
Ya solo queda la fachada principal del que fue el hotel más emblemático de la localidad. Fue totalmente reformado después de que sus propietarios, los Latorre, resultaran agraciados con el Gordo de Navidad de 1922. Francisca Blasco era la regente del establecimiento durante la guerra. Su hijo, José Latorre Blasco, había sido alcalde de Caspe entre 1933 y 1934. En agosto de 1935 fue asesinado: un crimen político como presagio de la Guerra Civil.
Foto

Plaza Soberanía Nacional: la barricada y los escudos humanos

  • Foto de Plaza Soberanía Nacional: la barricada y los escudos humanos
  • Foto de Plaza Soberanía Nacional: la barricada y los escudos humanos
  • Foto de Plaza Soberanía Nacional: la barricada y los escudos humanos
Esta plaza todavía se conoce coloquialmente como plaza de los Hoteles porque durante décadas albergó dos establecimientos hoteleros. Sus propietarios poseían perfiles bien distintos: en 1936 la antigua Fonda Oriental llevaba el nombre de su dueño, Hotel Pío Magallón, miembro de Falange y afecto al alzamiento. En la otra acera, el Hotel Latorre. El capitán de la Guardia Civil, José Negrete, abrazó el alzamiento y apoyado por derechistas y agentes de la Benemérita se hizo con el control de la comarca durante una semana. Pero el 24 de julio de 1936 las fuerzas anarcosindicalistas llegaron desde Cataluña e intentaron tomar la ciudad. Ante ello, la principal defensa de los insurrectos se instaló aquí, en esta plaza, mediante una barricada que cortaba el acceso por la calle Coso. Por orden de Negrete delante de la barricada fueron utilizados como escudos humanos varios izquierdistas junto a miembros de la familia Latorre, niños incluidos. Mientras, el Hotel Pío Magallón hizo las veces de hospital y cuartel provisional de los rebeldes. Negrete hizo caso omiso a quienes se opusieron a su cruenta decisión y ejecutó a varias personas, entre ellos a algunos de sus partidarios. Aunque Negrete fue abatido el día 24 de julio por un francotirador, los rebeldes consiguieron rechazar la embestida. Sin embargo, a la mañana siguiente las fuerzas milicianas, convenientemente reforzadas con la llegada de la columna Hilario-Zamora, tomaron Caspe.
Foto

Colegio Santa Ana

  • Foto de Colegio Santa Ana
  • Foto de Colegio Santa Ana
En la imagen, la entrada trasera al Colegio Santa Ana. En 1936 fue asaltado por los milicianos. De hecho, el combate principal se libró en la calle del Coso, donde se ubica el colegio. Así lo contó la religiosa Miriam Santana: "ya no se podía salir por la puerta de riego que comunicaba con la casa, a la cual se dirigían, pues estaba batidísima por el fuego enemigo [...] con una angustia infinita está el grupo de Hermanas". Posteriormente, la calle del Coso resultó muy afectada por los bombardeos aéreos franquistas de marzo de 1938, como se aprecia en la imagen en blanco y negro.
Foto

Casa Traid

  • Foto de Casa Traid
  • Foto de Casa Traid
Como todas las casas del lado izquierdo según se sube, este edificio, perteneciente a la familia Traid, fue asaltado y agujereados sus tabiques por las milicias con el objeto de llegar hasta la posición donde se encontraban los asaltantes, bien guarecidos calle arriba. En uno de los pisos superiores vivía el capitán Negrete. Durante la guerra, la parte alta de la casa fue requisada para instalar en ella una emisora de radio. Los Traid, familia conservadora de la ciudad, sufrieron gravemente las consecuencias de la guerra: Álvaro Traid, otrora concejal, fue ejecutado el 26 de julio, mientras que las hermanas de éste fueron represaliadas posteriormente. El padre de los tres había muerto en los combates del día 24. En la imagen en blanco y negro aparecen varios miembros de la familia.
Ruinas

Hospital Municipal (hoy, Santo Domingo)

  • Foto de Hospital Municipal (hoy, Santo Domingo)
A la izquierda de la imagen vemos un edificio de blanco, el antiguo Hospital Municipal. Fue el primer lugar tomado por las milicias el 24 de julio de 1936. Veinte meses después se libraron junto a él fuertes combates durante la ofensiva franquista de marzo de 1938. Fue durante toda la guerra hospital de campaña, si bien la máxima ocupación de este se produjo durante el transcurso de la Batalla del Ebro. Desde la estación anexa llegaban a menudo trenes con heridos del frente. Junto a él, en el centro de la imagen, las ruinas del Convento de Santo Domingo. El antiguo hospital ha sido rehabilitado como albergue (en desuso) y sede de la Escuela Taller.
Parada de tren

La Estación de Caspe

  • Foto de La Estación de Caspe
  • Foto de La Estación de Caspe
  • Foto de La Estación de Caspe
Dentro del territorio que permaneció leal a la República tras el Golpe de Estado, Caspe era la ciudad con un mayor número de habitantes. Era, además, un lugar de referencia por varios motivos. Uno de los principales era su estación de tren, amplia y conectada directamente con Barcelona. Tras su llegada, la Columna Ortiz ocupó parte de las instalaciones de la estación. No en vano, varios testimonios hablaban del "comité de la estación". Durante toda la guerra el tránsito de mercancías y viajeros fue notable; miles de soldados en su camino hacia el frente paraban en Caspe, como vemos en las imágenes tomadas de un documental.
Foto

Cuartel de la Guardia Civil y sede de la CNT (Plaza Ramón y Cajal)

  • Foto de Cuartel de la Guardia Civil y sede de la CNT (Plaza Ramón y Cajal)
  • Foto de Cuartel de la Guardia Civil y sede de la CNT (Plaza Ramón y Cajal)
  • Foto de Cuartel de la Guardia Civil y sede de la CNT (Plaza Ramón y Cajal)
  • Foto de Cuartel de la Guardia Civil y sede de la CNT (Plaza Ramón y Cajal)
En esta pequeña plaza se ubicaba el que fue cuartel de la Guardia Civil. A partir de abril de 1937 fue la sede de las efímeras fuerzas de Seguridad del Consejo de Aragón, una versión de los Guardias de Asalto estatales. Otra de las imágenes enfoca el que fue Bar Mompel, sede de la CNT local antes de la guerra. Años después de la guerra, en el centro de la plaza se erigió una gran cruz en memoria de los "héroes y mártires de la Cruzada", como vemos en la imagen. La inscripción fue eliminada cumpliendo las disposiciones de la Ley de la Memoria Histórica y la cruz se trasladó al cementerio.
Monumento

Teatro Cine Goya

  • Foto de Teatro Cine Goya
  • Foto de Teatro Cine Goya
  • Foto de Teatro Cine Goya
La Guerra Civil no interrumpió la vida cultural en Caspe. En el Teatro Cine Goya siguieron proyectándose películas y continuaron también las funciones teatrales. Pero la coyuntura bélica hizo que muchas de las veladas sirvieran no solo para entretener al público, sino también para adoctrinarlo; no en vano, el Departamento de Información y Propaganda estuvo detrás de buena parte de las sesiones. Además, en este espacioso local inaugurado en 1930 se llevaron a cabo otra serie de espectáculos como sesiones de boxeo con fines solidarios. Sin embargo, los actos más habituales fueron las conferencias, mítines y reuniones. Como ejemplo, el Goya fue la sede del Primer Congreso Extraordinario de Colectividades regional a mediados de febrero de 1937. También el homenaje a México se cerró aquí, siendo muy celebrada la intervención del poeta León Felipe recitando “La Insignia”. El edificio sería alcanzado por un bombardeo meses después, si bien solo resultó parcialmente dañado.
Foto

Café Unión y Caridad. Los bombardeos

  • Foto de Café Unión y Caridad. Los bombardeos
En este solar se ubicaba un concurrido local llamado Café Unión y Caridad, también conocido como «La Sociedad». En los años previos a la guerra las mujeres se reunían arriba, en el primer piso, mientras los hombres lo hacían en el salón principal, a ras de calle. No faltaban las vedettes ni las rifas para recaudar el jornal de las mismas. Tampoco escaseaban las tertulias políticas. Pero la guerra terminó para siempre con el Café Unión y Caridad. Seriamente afectada por los bombardeos de marzo del 38, la casa quedó en estado de ruina. En muchos aspectos la Guerra Civil fue un banco de ensayo de la Segunda Guerra Mundial. Uno de ellos fueron los ataques aéreos sobre la población civil, método utilizado, principalmente, por los sublevados. Tras los primeros bombardeos Nuevo Aragón publicó durante semanas una relación con 45 refugios a los que habría que añadir otros, bastante precarios, que también utilizados por la población y que no figuraban en la relación. La calle Rosario (entonces García Hernández) resultó especialmente dañada en una de las incursiones aéreas.
Monumento

Sede de la Brigada de la Muerte

  • Foto de Sede de la Brigada de la Muerte
Este edificio, perteneciente a la familia Ibarra, fue ocupado por la Brigada de la Muerte comandada por Pascual Fresquet. El grupo, también conocido como "los de la Calavera" por el emblema que lucían en su indumentaria y los vehículos que los transportaban, se dedicó a sembrar el terror por el Bajo Aragón y comarcas aledañas durante los primeros meses de la guerra. Al amparo de las columnas, solían presentarse sin previo aviso en pueblos de los alrededores para ejecutar a supuestos partidarios del alzamiento.
Foto

El Socorro Rojo y la Oficina de Propaganda del Consejo de Aragón.

  • Foto de El Socorro Rojo y la Oficina de Propaganda del Consejo de Aragón.
  • Foto de El Socorro Rojo y la Oficina de Propaganda del Consejo de Aragón.
  • Foto de El Socorro Rojo y la Oficina de Propaganda del Consejo de Aragón.
En el primer piso de este edificio se encontraba la sede del Socorro Rojo Internacional, además de la sede regional del Partido Comunista. El SRI local habilitó unos concurridos comedores a los que los más necesitados acudían a diario en búsqueda de un plato caliente. Formaban parte del Socorro Rojo, cuya filial en Caspe lleva por sobrenombre “Grupo Alejandro Blasco”. Los bajos, antes Banco de Aragón, fueron utilizados por el Consejo de Aragón como Delegación de Propaganda. Acabamos aquí el recorrido urbano. Como colofón a la ruta recomendamos la visita a las trincheras de la Plana del Pilón o al monumento a las Brigadas Internacionales del Vado (más info en la oficina de turismo).

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta