Tiempo  una hora 5 minutos

Coordenadas 202

Fecha de subida 15 de agosto de 2015

Fecha de realización agosto 2015

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
711 m
574 m
0
0,5
1,1
2,17 km

Vista 1971 veces, descargada 26 veces

cerca de Delphi, Central Greece (Greece)

El santuario de Delfos se sitúa en la Grecia Central, a 177 kilómetros al norte de Atenas y a 10 kilómetros del golfo de Corinto, a los pies del monte Parnaso, en medio de un paisaje que alterna campos de almendros con bosques de pinos. Declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

En Delfos había caído el «ónfalos», la piedra que se había tragado Crono, padre de Zeus. Apolo fundó allí uno de sus principales santuarios, después de vencer a la serpiente Pitó, que allí vivía, para apoderarse de su sabiduría. Estableció su oráculo, al que acudían los griegos para preguntar a los dioses sobre todo tipo de cuestiones, haciendo que una sacerdotisa, llamada Pitia o Pitonisa, en memoria de la serpiente Pitó, transmitiera las respuestas. Delfos llegó a ser el centro religioso del mundo helénico.

El oráculo se celebraba sólo el día 7 de cada mes, día considerado como la fecha del nacimiento de Apolo. Después de ofrendar un sacrificio en el altar que había delante del templo y pagar las tasas correspondientes, el consultante se presentaba ante la Pitia o Pitonisa y hacía sus preguntas.
La sacerdotisa de Apolo descendía al adyton subterráneo situado detrás de la naos o cella donde brotaba agua de la fuente Casiótide y se custodiaba el «omphalos» u ombligo del mundo.
La Pitia bebía agua de la fuente Casiótide, masticaba hojas de laurel y aspiraba los vapores que salían de una hendidura abierta en la roca para llenarse del «pneuma» de Apolo, entraba en trance y pronunciaba sus oráculos sibilinos, siempre confusos y ambiguos que los sacerdotes interpretaban y comunicaban a los consultantes.

Los griegos tenían una fe ciega en el oráculo, si se equivocaba decían que no se había interpretado bien lo que había dicho.

El rey Creso de Lidia que había preguntado por la guerra contra los persas recibió la siguiente respuesta del oráculo: «Si Creso cruza el río Halys caerá un gran reino». Creso lo interpretó como la destrucción de Persia y al mando de su ejército cruzó el río. El reino que cayó fue el suyo, conquistado el 546 a.C. por Ciro II, el Grande.
El recinto del santuario o «témenos» tiene unas dimensiones de 190 por 135 metros. Estaba completamente rodeado por una cerca sagrada llamada «períbola».

Las pitonisas eran elegidas entre mujeres de vida y costumbres irreprochables. El nombramiento era vitalicio y se comprometía a vivir para siempre en el santuario. Durante los siglos de mayor apogeo del oráculo se nombraron hasta tres pitonisas para poder atender las innumerables consultas que se hacían.
La primera pitia o pitonisa que actuó en el oráculo de Delfos se llamaba Sibila y su nombre se utilizó como sinónimo de esta profesión.
Ruinas arqueológicas

AGORA

La Vía Sacra era la calle principal del «témenos», comenzaba en la parte suroriental y ascendía, montaña arriba, serpenteando y pasando por delante de pequeñas edificaciones llamadas «Tesoros», por delante del estadio y de diversos monumentos, hasta llegar al Templo de Apolo donde estaba el oráculo.
Ruinas arqueológicas

ONFALOS

En Delfos había caído el «ónfalos», la piedra que señalaba el centro del mundo.
Ruinas arqueológicas

EL TESORO DE LOS ATENIENSES

Está situado dentro del «Témenos» o recinto sagrado del Santuario en un recodo de la Vía Sacra. Este tesoro fue ofrecido en el siglo V a.C. por Atenas al Santuario de Delfos y, según Pausanias, se costeó con la décima parte del botín conseguido en la batalla de Maratón. El pequeño templo, construido con mármol de Paros, es de orden dórico con dos columnas in antis, es decir, con una prolongación de los muros de la naos hacía delante para formar el pórtico. Consta de una naos o cella y un pronaos. Fue restaurado por arqueólogos franceses entre 1903 y 1906. Los frontones y metopas presentaban una profusa decoración escultórica. Las metopas originales se conservan en el Museo de Delfos y representan hazañas de Heracles y de Teseo, el héroe ateniense, y una Amazonomaquia o guerra entre atenienses y amazonas. Las metopas que decoran el Tesoro son copias de las originales.
Ruinas arqueológicas

THE HALOS

Ruinas arqueológicas

TEMPLO DE APOLO

El templo de Apolo se alzaba en el centro geométrico del «témenos» o recinto sagrado, sobre una plataforma tan alta que era necesaria una rampa de acceso en el lado este. Los restos que podemos contemplar actualmente corresponden al último templo, construido entre 370-330 a. C. (siglo IV a. C.) sustituyendo a otros dos templos anteriores de los siglos VII y VI a.C. Sólo quedan los cimientos del templo y fragmentos de seis columnas dóricas de piedra porosa y piedra caliza. Este último templo era de orden dórico, períptero y hexástilo con 15 columnas en los lados largos y medía 60,32 por 28,32 metros. Constaba de pórtico o pronaos, naos o cella, opistódomos y un ádyton subterráneo.Templo de apolo
Ruinas arqueológicas

TEATRO

El teatro de Delfos es uno de los mejor conservados de todo el mundo griego. Se encuentra en las inmediaciones del templo de Apolo, apoyando su «koilon» o graderío en la ladera del monte Parnaso lo que le dota de unas espectaculares vistas de todo el santuario y del valle de Cirra, repleto de olivos. Fue construido en el siglo IV en piedra caliza del monte Parnaso y tenía capacidad para 5.000 espectadores. Sufrió posteriores restauraciones con Eumenes I de Pérgamo en el 159 a.C. y durante el período romano, en el Siglo I a.C. cuando el «proskenion» fue adornado con bajorrelieves que narraban los trabajos de Heracles, cuyos restos pueden visitarse en el Museo. Cada cuatro años alojaba competiciones líricas, dramáticas y musicales que se incluían dentro de los denominados Juegos Píticos, que tenían, al igual que los Juegos Olímpicos, carácter panhelénico y gozaron de gran prestigio en los tiempos clásicos
Ruinas arqueológicas

STADIUM

El estadio se encuentra al oeste del santuario, en la zona más elevada del conjunto arqueológico. El graderío norte y la tribuna de la «proedria» (presidencia) se encuentran bastante bien conservados. La pista tenía unas dimensiones de 177,55 por 25,6 metros (un estadio romano, equivalente a 600 pies latinos) y contaba con capacidad para 7000 espectadores. Se construyó en el siglo V a.C. y fue ampliado posteriormente en el siglo II d.C. por Herodes Ático que además de ampliar la pista, donó un arco triunfal en la entrada al estadio.

4 comentarios

  • Foto de #CAR#

    #CAR# 06-mar-2016

    Era dentro del templo donde se encontraba el oráculo.
    Aacudían los griegos para preguntar a los dioses sobre todo tipo de cuestiones, haciendo que una sacerdotisa, llamada Pitia o itonisa, en memoria de la serpiente Pitó, transmitiera las respuestas.
    El oráculo se celebraba sólo el día 7 de cada mes, día considerado como la fecha del nacimiento de Apolo. Después de ofrendar un sacrificio en el altar que había delante del templo y pagar las tasas correspondientes, el consultante se presentaba ante la Pitia o Pitonisa y hacía sus preguntas.
    La sacerdotisa de Apolo descendía al adyton subterráneo situado detrás de la naos o cella donde brotaba agua de la fuente Casiótide y se custodiaba el «omphalos» u ombligo del mundo.
    La Pitia bebía agua de la fuente Casiótide, masticaba hojas de laurel y aspiraba los vapores que salían de una hendidura abierta en la roca para llenarse del «pneuma» de Apolo, entraba en trance y pronunciaba sus oráculos sibilinos, siempre confusos y ambiguos que los sacerdotes interpretaban https://es.wikiloc.com/rutas-outdoor/grecia-delfi-oraculo-de-delfos-10484113#wp-10484118/photo-6316169

  • Foto de #CAR#

    #CAR# 06-mar-2016

    Era dentro del templo donde se encontraba el oráculo.
    Aacudían los griegos para preguntar a los dioses sobre todo tipo de cuestiones, haciendo que una sacerdotisa, llamada Pitia o itonisa, en memoria de la serpiente Pitó, transmitiera las respuestas.
    El oráculo se celebraba sólo el día 7 de cada mes, día considerado como la fecha del nacimiento de Apolo. Después de ofrendar un sacrificio en el altar que había delante del templo y pagar las tasas correspondientes, el consultante se presentaba ante la Pitia o Pitonisa y hacía sus preguntas.
    La sacerdotisa de Apolo descendía al adyton subterráneo situado detrás de la naos o cella donde brotaba agua de la fuente Casiótide y se custodiaba el «omphalos» u ombligo del mundo.
    La Pitia bebía agua de la fuente Casiótide, masticaba hojas de laurel y aspiraba los vapores que salían de una hendidura abierta en la roca para llenarse del «pneuma» de Apolo, entraba en trance y pronunciaba sus oráculos sibilinos, siempre confusos y ambiguos que los sacerdotes interpretaban https://es.wikiloc.com/rutas-outdoor/grecia-delfi-oraculo-de-delfos-10484113#wp-10484118/photo-6316184

  • Perico Rozas 14-mar-2016

    Sitios a los que hay que ir

  • Foto de #CAR#

    #CAR# 16-mar-2016

    Si, no dejes de verlo

Si quieres, puedes o esta ruta