Descarga

Distancia

7,42 km

Desnivel positivo

138 m

Dificultad técnica

Fácil

Desnivel negativo

138 m

Altitud máxima

48 m

Trailrank

59 4,5

Altitud mínima

1 m

Tipo de ruta

Circular

Tiempo

2 horas 27 minutos

Coordenadas

442

Fecha de subida

9 de marzo de 2020

Fecha de realización

febrero 2020
  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     

Búsqueda por Zona de Paso

Encuentra rutas que empiecen o pasen por zonas concretas que tú elijas.

Pásate a Wikiloc Premium Pásate a Premium para eliminar los anuncios
Búsqueda por Zona de Paso Búsqueda por Zona de Paso
Sé el primero en aplaudir
2 comentarios
 
Comparte
-
-
48 m
1 m
7,42 km

Vista 943 veces, descargada 26 veces

cerca de Villajoyosa, Valencia (España)

|
Muestra el original
Esta ruta discurre por las calles de La Vila Joiosa —capital de la comarca (pequeña comarca) de La Marina Baixa en Alicante— conocida por sus habitantes simplemente como La Vila.
La Marina Baixa es una comarca costera aislada por montañas y barrancos, un espacio que ha marcado las relaciones entre los habitantes de La Vila Joiosa y su entorno. El contacto por tierra fue muy limitado hasta el siglo XIX; sin embargo, una gran puerta permaneció abierta: el mar.
Un mar que hizo posible la llegada de las grandes civilizaciones, trajo objetos de lujo, se llevó a mucha gente en busca de fortuna y nos regaló las canciones más dulces del extranjero.
Este recorrido nos muestra imágenes asociadas a la historia, cultura, arte, tradiciones o botánica de La Vila Joiosa donde el mar se destaca como un referente constante.
La longitud total del recorrido es de casi 7,5 km, con un desnivel de 48 metros. La duración estimada de la ruta es de cinco horas, con una pausa en el medio para degustar la gastronomía. Hay propuestas de visitas que dependen de su tiempo y la disponibilidad del lugar en preguntas. La estimación corresponde al tiempo necesario para realizar la caminata de forma relajada, leer la información y disfrutar del recorrido con los cinco sentidos.
|
Muestra el original
Waypoint

La Creueta

  • Foto de La Creueta
  • Foto de La Creueta
  • Foto de La Creueta
  • Foto de La Creueta
  • Foto de La Creueta
Partimos de la estación de tranvía o del aparcamiento La Creueta y nos dirigimos hacia el centro de la ciudad. La plaza Creueta toma su nombre de una cruz que marcó un "bivium" o una encrucijada romana y el límite de la actual ciudad romana de Allon hace 2.000 años. En ese momento, el Barranco del Censal al este y el río Amadorio al oeste dificultaban mucho el acceso al pueblo por tierra. Los romanos entraron por el viejo Kardo Maximus, la principal calle norte-sur que conduce a la plaza principal de Allon por la que caminas ahora.
|
Muestra el original
Waypoint

Market

  • Foto de Market
  • Foto de Market
  • Foto de Market
  • Foto de Market
Aquí estaba el primer mercado cubierto de la ciudad, luego reemplazado por el actual después de 50 años. Entre todos los puestos destaca especialmente el que vende "salazones", es decir, pescado conservado en sal. La Ley Licinia obligaba a los romanos a comer pescado salado en ciertos días del año, lo que tenía que ver con la prohibición de comer carne que se impuso durante la Cuaresma cristiana en la Edad Media. Además de los tipos tradicionales de pescado utilizados para la salazón, como el atún, la congrio, el pez perro o la pescadilla azul, el bacalao se introdujo desde Islandia y Terranova en el siglo XVI. Hace más de un siglo, la propiedad de las instalaciones de pesca de atún, conocidas como "almadrabas", dejó de ser un monopolio de la nobleza. Algunos "vileros" [personas nacidas en Villajoyosa] compraron las principales pesquerías en la costa mediterránea española y desarrollaron la industria del pescado salado. Como la industria del pescado salado utiliza cada parte del pescado, la gama de productos es amplia. Uno de los productos más deliciosos y caros es la "mojama", hecha de la parte posterior del atún; las entrañas saladas se conocen como "budellet"; y la piel del bacalao, comercializada como cáscaras, es muy asequible. La cantina del mercado estará feliz de cocinar los productos frescos que el cliente haya comprado en los puestos cuando lo solicite.
|
Muestra el original
Puente

Bridge over the Amadorio River

  • Foto de Bridge over the Amadorio River
  • Foto de Bridge over the Amadorio River
  • Foto de Bridge over the Amadorio River
El final del aislamiento por tierra comenzó con la construcción del puente sobre el río Amadorio, uno de los tres grandes puentes que se construyeron en la segunda mitad del siglo XIX en la nueva ruta de la carretera Alicante-Valencia. La llegada del ferrocarril en 1914 completó el acceso a la tierra y fue una fuente importante de crecimiento económico para la ciudad. El puente que se construyó para que el tren lo cruzara se puede ver en el norte. Con el final de la era romana, el mar se volvió peligroso debido al aumento de la piratería. Para protegerse de esta amenaza, La Vila se rodeó rápidamente con un muro defensivo. En la orilla izquierda del río, ca. 200 m de la parte oeste del muro renacentista construido a partir de 1550 en adelante. Las casas construidas en la parte superior de la fortificación se erigieron cuando los ataques piratas disminuyeron y el muro dejó de tener un uso defensivo.
|
Muestra el original
Waypoint

Plaza de la Generalitat

  • Foto de Plaza de la Generalitat
  • Foto de Plaza de la Generalitat
  • Foto de Plaza de la Generalitat
"Allon" fue una de las cuatro ciudades romanas de la provincia de Alicante. La plaza principal de Allon, el foro romano, se encuentra aquí hace 2.000 años. Después de que los romanos se fueron, Allon permaneció abandonado durante casi 800 años y su nombre cayó en el olvido. Los musulmanes no ocuparon las tierras costeras de la región de La Marina Baixa por temor a los ataques piratas. 1244 marcó el establecimiento de la frontera entre el Reino de Valencia y el Reino de Murcia en las montañas que se encuentran al sur de La Vila Joiosa. La zona fronteriza era desértica, en su mayoría inhóspita para la creación de nuevas ciudades y rodeada de aldeas musulmanas. Esta frontera se reforzó en 1301 con un asentamiento permanente de cristianos en la misma colina donde iberos y romanos habían vivido siglos antes. Con el fin de persuadir a los nuevos habitantes de establecerse aquí, el lugar recibió un nombre atractivo "Vilajoiosa", es decir, pueblo feliz.
|
Muestra el original
Waypoint

Plaza Castelar

  • Foto de Plaza Castelar
  • Foto de Plaza Castelar
  • Foto de Plaza Castelar
El diseño de la ciudad se basó en un plan de cuadrícula —lo más regular posible— típico de las nuevas ciudades valencianas. Los edificios estaban hechos de mampostería, es decir, de piedras unidas con mortero de cal, arena y agua. Los muros exteriores se recubrieron con colores naturales como el ocre o la limonita; Las puertas y ventanas se enmarcaron con cal para evitar que los insectos ingresen a la casa. Las casas de agricultores y pescadores se distinguen por ser estrechas y de varias plantas, la planta baja sirve como almacén de herramientas de trabajo: redes, remos, cuerdas, por citar algunos. Piratas del reino nazarí de Granada atacaron La Vila Joiosa en 1304, antes de que se completaran las murallas. 200 habitantes, casi la mitad de la población, fueron hechos prisioneros. Los cautivos, que fueron llevados a las galeras piratas, podrían ser rescatados por sus familiares si se pagaba un rescate. De lo contrario, los cautivos viajaron como esclavos a Argel y otros lugares del norte de África.
|
Muestra el original
Sitio religioso

Church Square

  • Foto de Church Square
  • Foto de Church Square
  • Foto de Church Square
1543 presenció la destrucción de la primera iglesia, las murallas medievales y gran parte de la ciudad por piratas bereberes. Unos años más tarde se construyeron nuevos muros que integraron la iglesia como parte de la estructura defensiva. El campanario servía como torre de vigilancia, y el peaje de las campanas se utilizaba para advertir a los lugareños de cualquier peligro potencial. Cuando sonó la alarma, niños, ancianos y enfermos se refugiaron en la iglesia. Los otros aldeanos defendieron la ciudad de la muralla. Esta Iglesia de "Nuestra Señora de la Asunción" fundó una asociación de pescadores al amparo de "Santiago el Mayor" en 1704. Los pescadores pagaban un impuesto por el mantenimiento de esta iglesia a cambio de un permiso para trabajar los días festivos.
|
Muestra el original
Sitio religioso

Chapel of Santa Marta

La Capilla de la Comunión a la derecha de la nave central de la iglesia se conoce como "Capilla de Santa Marta". En julio de 1538, una flota bereber que había sido vista cerca de la costa de la ciudad cambió su curso debido a la presencia de barcos cristianos. Sin embargo, en las primeras horas del 29 de julio, los piratas regresaron y atacaron desde tierra y mar con rocas de piedra de 40 kg cada una. Dentro de los muros, los apenas 1,000 residentes, apoyados por 300 arcabuceros y ballesteros de las aldeas cercanas, resistieron a 1,500 piratas. El asedio duró hasta la mañana siguiente, cuando los atacantes se retiraron después de perder muchos hombres y quedarse sin municiones. Según la versión popular, narrada en el recuadro de la derecha, Santa Marta, al ver el peligro, apareció en la pared y desencadenó una tormenta tal que los piratas huyeron con miedo. La gente de La Vila nombró a Santa Marta como la santa patrona de la ciudad para expresar su gratitud por su ayuda, y se le dedicó una capilla en el lugar donde había aparecido. El oratorio original fue destruido cuando el ejército francés voló las puertas y una parte del muro en 1708. La capilla actual se construyó treinta años después. La única decoración original restante es la estatua del santo. Marta de Betania es la santa patrona de la industria hotelera, así como del hogar y de las amas de casa.
|
Muestra el original
Monumento

Town Hall and Hospital

  • Foto de Town Hall and Hospital
  • Foto de Town Hall and Hospital
  • Foto de Town Hall and Hospital
Al lado de la entrada del Ayuntamiento se puede ver un viejo escudo de armas con la imagen de Santa Marta. Muestra a Santa Marta pisando la "Tarasca", un monstruoso dragón que representa el mal, y por extensión los corsarios bereberes. Al igual que el escudo de armas, el pasillo arqueado del Ayuntamiento fue construido en 1703. Desde la escalera debajo de los arcos del Ayuntamiento se puede ver el antiguo hospital, hoy Casa de la Juventud. Este hospital ofreció tratamiento a los peregrinos enfermos que llegaron por mar desde Italia para comenzar a hacer el "Camino de Santiago".
|
Muestra el original
Waypoint

Castle Square

  • Foto de Castle Square
  • Foto de Castle Square
  • Foto de Castle Square
El castillo desde el cual las torres de la región estaban controladas e integradas en el sistema de defensa costera diseñado por orden de Felipe II en el siglo XVI se encontraba en esta plaza. En ese momento, todo el horizonte era visible desde el castillo, lo que hacía más fácil ver las naves enemigas y comunicarse con las torres vecinas mediante señales visuales o sonoras. El castillo estaba ubicado fuera del recinto amurallado, rodeado por un foso y colocado junto al río para evitar que los barcos enemigos reciban suministros de agua dulce. Debido a su ubicación en el paseo marítimo, el castillo fue destruido en numerosas ocasiones. El modelo táctil representa la ciudad en el siglo XVII después de la construcción de los nuevos muros y las defensas poligonales o bastiones en el sur, aunque antes de que se construyeran la nueva capilla de Santa Marta y los arcos del Ayuntamiento. El castillo quedó totalmente inutilizable después del ataque de las tropas francesas que habían estado luchando contra la Casa de Austria y el resto de Europa para tomar el trono español desde 1701.
|
Muestra el original
Monumento

St. Peter's Square

  • Foto de St. Peter's Square
  • Foto de St. Peter's Square
  • Foto de St. Peter's Square
  • Foto de St. Peter's Square
Desde aquí se puede ver "La Fonda", el puerto donde los barcos fondearían durante al menos 26 siglos. Fenicios, griegos y romanos trajeron objetos de lujo para comerciar con los íberos nativos. Estos comerciantes terminaron instalándose en la colina al lado del río, como lo atestiguan numerosos sitios arqueológicos y las exhibiciones de Vilamuseu. Al igual que hoy, los antiguos puertos tenían instalaciones de almacenamiento y distribución. Los almacenes Allon estaban ubicados debajo de la Plaza de San Pedro y tenían grandes recipientes de cerámica que podían contener hasta 2,000 litros de vino, aceite o grano. El hecho de que San Pedro fuera el patrón de los pescadores hasta el siglo XX explica por qué esta plaza era el lugar más emblemático del Arrabal de Poniente, el barrio que albergaba todas las profesiones relacionadas con el mar: por ejemplo, pescadores, armadores de redes, marineros, armadores. , calafateadores y productores de pescado salado, entre otros La tradición dice que las casas de La Vila fueron pintadas para identificarlas desde el mar; Sin embargo, el origen de esta costumbre sigue sin estar claro. Aunque las casas de colores eran realmente comunes en las ciudades costeras a lo largo del Mediterráneo, pocas de ellas se han conservado hasta nuestros días. De todos modos, esta plaza es el lugar ideal para disfrutar de la imagen más conocida de La Vila Joiosa: sus coloridas casas.
|
Muestra el original
Waypoint

Racó de l'Havana

  • Foto de Racó de l'Havana
  • Foto de Racó de l'Havana
El Arrabal de Levante se encuentra en el lado opuesto de la Costera de la Mar. Tras su designación como Villa Real en 1433, La Vila Joiosa y su puerto obtuvieron el monopolio de las exportaciones de La Marina Baixa. La posibilidad de que todos los puertos españoles comerciaran libremente con América desde 1778 hizo que la economía mejorara. La Vila se convirtió en el puerto de Alcoy, ese papel lo habían desempeñado hasta entonces Cádiz y Sevilla. Todos los días los arrieros recorrían los 52 km que separan Alcoy de La Vila, conduciendo manufacturas a lomos de hasta 1.000 animales de carga, único medio de transporte capaz de transitar por el camino de herradura. Este rincón, entonces conocido como el "Racó de l'Havana", era la ubicación del "Casinet de la Marina" y de algunas pensiones / casas de huéspedes donde se reunían comerciantes con negocios en Cuba y otros lugares de Europa, América o Filipinas. El mar tomó papel de fumar y textiles de Alcoy y trajo algodón de Luisiana, carbón de Inglaterra o madera de Noruega. Productos exóticos como el cacao o la canela aterrizaron en La Vila, junto a melodías que se hicieron propias, como las habaneras cubanas, que aún permanecen vivas en el folclore de La Vila Joiosa. La sustitución de los barcos de madera por los de hierro y la salida de los productos de Alcoy por el puerto de Gandía, sumados a la pérdida de colonias, provocó el declive tanto del fondeadero como de la economía de La Vila a finales del siglo XIX. José M. Esquerdo, el político de Villajoyosa a quien la estatua rinde homenaje, reclamó la necesidad de un puerto moderno en el Parlamento español. Habanera "Maria el Roig": https://www.facebook.com/watch/?v=696174414113789
|
Muestra el original
Monumento

Calle del Pal - Costera de la Mar

  • Foto de Calle del Pal - Costera de la Mar
  • Foto de Calle del Pal - Costera de la Mar
  • Foto de Calle del Pal - Costera de la Mar
Desde la torre y siguiendo la ruta del muro hacia el sur, llegamos a la Calle del Pal. El Pal era el lugar largo y recto donde se tejían y reparaban las redes. Un ataque bereber que tuvo lugar en 1543 resultó en la destrucción de la muralla medieval de La Vila. Las ganancias obtenidas de la fabricación de hilo de seda permitieron construir un nuevo recinto que comprendía la iglesia como parte de la estructura amurallada. Durante el Renacimiento, las mejoras en la artillería hicieron necesario diseñar sistemas de fortificación más modernos y resistentes. Como este muro no incorporó los últimos avances en arquitectura militar, dejó de proporcionar una defensa adecuada en unos pocos años. La falta de dinero de los gobiernos de la Generalitat significó que el muro nunca más fue restaurado durante los siglos siguientes. Gracias a esto, La Vila Joiosa ha conservado un ejemplo único de una muralla renacentista temprana y es considerado uno de los centros históricos mejor conservados de la Comunidad Valenciana.
|
Muestra el original
Waypoint

El Mercantil

  • Foto de El Mercantil
  • Foto de El Mercantil
  • Foto de El Mercantil
Desde su esquina en forma de proa, El Mercantil siempre se ha destacado como uno de los edificios más emblemáticos del siglo pasado. Varios partidos políticos tenían su sede allí. Era un casino y también servía como lugar de encuentro para marineros y trabajadores portuarios y, lo más importante, los proyectos clave para el desarrollo de esta ciudad se discutieron en El Mercantil, incluida la construcción de un puerto moderno. Aquí es también donde nació la bebida más popular en La Vila —nardo—. Nardo, hecho con café granulado y ajenjo y creado en la década de 1930, lleva el nombre de una canción popular de la época titulada "Los nardos".
|
Muestra el original
Monumento

Chalet de Centella

  • Foto de Chalet de Centella
  • Foto de Chalet de Centella
  • Foto de Chalet de Centella
  • Foto de Chalet de Centella
1870 fue el año en que las familias Lloret y Llinares unieron fuerzas para vender pescado fresco en las ciudades del interior de Alicante. La compañía prosperó y pudo establecer compañías fuera de la península a principios del siglo XX. Su éxito empresarial permitió a la familia Lloret encargar este magnífico edificio al prestigioso arquitecto alicantino Juan Vidal. La villa tiene un jardín excepcional con especies exóticas como bambú o árboles de araucarias / araucarias, plantas de origen estadounidense que la familia había traído principalmente de las Islas Canarias. Una de las plantas más llamativas es la "Monstera deliciosa", conocida como costilla, esqueleto o manos de gigante de Adán. Monstera desarrolla hojas muy grandes y una flor en forma de campana con una fruta alargada en el centro.
|
Muestra el original
Museo

Vilamuseu

  • Foto de Vilamuseu
  • Foto de Vilamuseu
  • Foto de Vilamuseu
  • Foto de Vilamuseu
Vilamuseu alberga una importante colección de exposiciones arqueológicas, etnográficas y de indumentaria, entre otras. Este museo ha sido reconocido internacionalmente como modelo de accesibilidad para todo tipo de visitantes. Si nos centramos en las civilizaciones que llegaron por mar en la antigüedad, hay algunos objetos únicos que no te puedes perder: - Los fenicios (los primeros grandes comerciantes del Mediterráneo) trajeron piezas excepcionales a La Vila, como la Cantina de Año Nuevo egipcio o el Collar de Oro Poble Nou. - Los rituales ligados al consumo de vino llegaron con los griegos. El cráter de las Amazonas y el tamiz de bronce etrusco son una buena prueba de ello. - El naufragio de Bou Ferrer es un barco hundido cuya carga pertenecía al mismísimo emperador Nerón. Los lingotes de plomo que llevaba debían de estar destinados a la construcción de su palacio —Domus Aurea— en Roma. La exposición le ofrece la oportunidad no solo de ver exhibiciones originales, sino también de olerlas y tocarlas. Las obras de recuperación se iniciaron en 2006 y actualmente es el mayor edificio romano en excavación. Aseos accesibles, sala de lactancia, vestuarios, estaciones táctiles.
|
Muestra el original
Waypoint

La Vila's gastronomy

  • Foto de La Vila's gastronomy
Cada año, La Vila promociona sus productos estrella de cocina en varios eventos: cocina de mariscos, semana del arroz, chocolatísima ... Por supuesto, el mar está presente en la mayoría de las recetas tradicionales. Entre todas las recetas marinas destaca el "caldero vilero", el plato de arroz que los pescadores cocinaban en sus botes utilizando el pescado más barato o aquellos que no se veían bien para la venta. Se puede usar una gran variedad de especies de peces en el caldero, a saber: mayor amberjack, ray, pez escorpión, rape, pez araña ... El pez San Pedro es un pez feo pero sabroso que puedes identificar fácilmente. Jesús le dijo al apóstol que el primer pez que pescara en el mar tendría una moneda. Cuando Peter abrió la boca del pez para sacar la moneda, sus dedos estaban marcados en su piel y el pez no ha podido limpiarlos desde entonces.
|
Muestra el original
Playa

La Basseta de l'Oli

  • Foto de La Basseta de l'Oli
  • Foto de La Basseta de l'Oli
  • Foto de La Basseta de l'Oli
Este lugar se llama Basseta de l'Oli porque, gracias a la protección del puerto, el mar suele estar tan tranquilo como el petróleo en un plato. Debido a esta calma, este es el lugar favorito de las familias para disfrutar de la playa. El 23 de junio, los niños y sus familias bajan a la playa por la noche para hacer coronas de adelfa. Cuando cae la noche, las coronas se arrojan al agua para rendir homenaje a los marineros que perdieron la vida en el mar. Este era tradicionalmente el primer día de natación en la playa, y las familias pidieron protección para los niños durante todo el verano.
|
Muestra el original
Amarre

The port

  • Foto de The port
  • Foto de The port
  • Foto de The port
  • Foto de The port
  • Foto de The port
  • Foto de The port
Pocos puertos de la provincia de Alicante están protegidos de todos los vientos. "La Fonda", el fondeadero de La Vila, estaba expuesto a los vientos del sur y del este, pero su profundidad, la calidad de los fondos marinos y la posibilidad de contar con suministro de agua lo hacían apto para el fondeo. El fondeadero no solo servía de base para los pescadores y escala de las flotas flamencas, sino también de puerto para los barcos corsos, tripulados por marineros, mercaderes y armadores de La Vila. En 1910, el Dr. Esquerdo obtuvo el reconocimiento de La Vila como puerto de refugio, que supuso la construcción de rompeolas artificiales. Pero como las obras tardaron en comenzar, Jaume Melases, el representante electo de los marineros, insistió en la solicitud cuando el rey Alfonso XIII visitó La Vila al año siguiente. "Su Majestad, necesitamos que nos haga un ... salmonete", le dijo en español. El rey se quedó muy sorprendido hasta que le dijeron que tanto "oporto" como "salmonete" se traducían como "moll" en catalán; el marinero obviamente eligió el significado equivocado. A pesar de comenzar en 1923, las obras en el puerto no se terminaron hasta 1936.
|
Muestra el original
Waypoint

The nets

  • Foto de The nets
  • Foto de The nets
Las primeras redes de pesca estaban hechas de esparto, una fibra vegetal que crece en las zonas áridas del sudeste de España y el norte de África. A principios del siglo XX, las embarcaciones a motor necesitaban redes más fuertes y el cáñamo reemplazaba al esparto. El acceso a la fibra de cáñamo junto con la gran cantidad de horas que se tuvieron que dedicar al sol para fabricarla llevaron a La Vila a desarrollar la industria neta. La pesca de arrastre es un método de pesca utilizado en el Mediterráneo desde el siglo XIV, pero fue autorizado en toda España en 1905, lo que provocó su expansión en el Atlántico y el Golfo de Vizcaya. Durante la Primera Guerra Mundial, las cuerdas hechas en La Vila llegaron a Bélgica y Gran Bretaña, sus principales competidores comerciales internacionales. En la década de 1920, La Vila se convirtió en la primera industria de fabricación de redes de pesca de España, que empleó a un tercio de su población, incluidos hombres, mujeres y niños. Sin embargo, la sequía combinada con la falta de trabajo empujó a muchos pescadores y fabricantes de redes a migrar. Los pescadores de La Vila fueron los primeros en comandar un par de arrastreros en 1927. Los barcos partieron del puerto de Gijón y explotaron, entre otros, los caladeros del Gran Sol. El 85% de las redes de cáñamo utilizadas por la flota pesquera española se fabricaron en La Vila hasta 1960, cuando el plástico reemplazó las fibras naturales.
|
Muestra el original
Waypoint

Shipbuilding

  • Foto de Shipbuilding
  • Foto de Shipbuilding
La Vila fue autorizada a establecer astilleros para construir embarcaciones desde su fundación. Los experimentados calafateadores y barqueros que trabajaban en los Astilleros Reales, cerca de la desembocadura del río, construyeron grandes galeras durante el siglo XVI. La construcción naval alcanzó su apogeo entre 1850 y 1870. La gran deforestación de las tierras circundantes se debió en gran medida a la necesidad de madera tanto en la industria de la construcción naval de La Vila como en la de Cartagena (provincia de Murcia). En lugar de romper una botella de vino en el lanzamiento, la tradición en La Vila consistía en arrojar dos baldes de agua a la proa mientras decía: “¿No tiene que navegar? ¡Entonces asegúrese de que se acostumbre al agua salada! Los constructores navales de La Vila instalaron astilleros en Uruguay, Buenos Aires y Puerto Rico.
|
Muestra el original
Waypoint

Fishing

La pesca siempre ha sido una actividad fundamental para los habitantes de Vila Joiosa. Las difíciles condiciones económicas de finales del siglo XIX y principios del XX obligaron a muchos trabajadores a trasladarse a otras regiones costeras de España, Argelia, Argentina ... Actualmente, el Gremio de Pescadores de LaVila Joiosa gestiona la calidad y las ventas del pescado de los 38 barcos que pertenecen a su flota. Conscientes de la delicada situación del fondo marino y de su responsabilidad en su conservación, los barcos han estado recolectando los desechos que caen en sus redes y llevándolos a tierra para su reciclaje desde 2015.
|
Muestra el original
Waypoint

Fishermen's guild

  • Foto de Fishermen's guild
  • Foto de Fishermen's guild
  • Foto de Fishermen's guild
  • Foto de Fishermen's guild
Dos "depósitos" o grupos que protegían los intereses de los pescadores ya existían en el siglo XVII. La venta de pescado está restringida a profesionales y las instalaciones no son adecuadas para recibir visitantes. Sin embargo, vale la pena ver la atmósfera que se genera con la llegada de los barcos. El gremio de pescadores suministra pescado directamente a restaurantes en Rumania, Francia, Italia o los Países Bajos.
|
Muestra el original
Waypoint

The Landing

  • Foto de The Landing
  • Foto de The Landing
El Festival de Moros y Cristianos conmemora el ataque de piratas bereberes que tuvo lugar el 29 de julio de 1538, cuando Santa Marta protegió la ciudad. Además de los desfiles tradicionales de los lados moros y cristianos, el acto central en estas festividades es el Desembarco, declarado de Interés Turístico Internacional. En la noche del 28 de julio, los barcos de las compañías árabes se llenan de atacantes que aterrizan en la costa de esta playa para tratar de derrotar a las compañías cristianas. Siguiendo la tradición, los cristianos logran derrotar a sus enemigos con la ayuda del santo. El sonido de los disparos de harquebus y el olor a pólvora son constantes hasta el amanecer. Las fiestas de moros y cristianos en Villajoyosa han sido documentadas desde 1753.
|
Muestra el original
Monumento

La Barbera dels Aragonés

  • Foto de La Barbera dels Aragonés
  • Foto de La Barbera dels Aragonés
  • Foto de La Barbera dels Aragonés
Esta casa de campo del siglo XVI fue una de las propiedades de la familia Aragonés, una de las familias más influyentes y ricas de La Vila. El mar se podía ver desde sus ventanas hasta el siglo XX, lo que explica la presencia de numerosos dibujos de barcos grabados en las paredes. La torre de esta casa sirvió para controlar la tierra y el mar circundantes, lo que hizo posible advertir, primero sobre los ataques piratas y luego sobre la llegada de bandidos.
|
Muestra el original
Museo

The chocolate industry

  • Foto de The chocolate industry
  • Foto de The chocolate industry
  • Foto de The chocolate industry
  • Foto de The chocolate industry
  • Foto de The chocolate industry
Muchos productos estadounidenses llegaron a Alicante a través de puertos franceses hasta 1778. Los barcos de Marsella suministraron cacao, canela y azúcar a arrieros y comerciantes de La Vila al menos desde 1748. Cuando se autorizó el comercio directo con Estados Unidos, la gente de La Vila comenzó a comprar las materias primas en el lugar de origen y a controlar su producción y comercialización. Al principio, el cacao se molía de manera tradicional sobre una piedra. El chocolate se hizo a pedido, con la participación de la familia y en la casa del cliente. El peso correspondiente a una libra era diferente en cada lugar: la libra valenciana pesaba 355 g. Una barra de chocolate pesaba una libra y se dividió en 12 porciones de una onza (aproximadamente 30 g cada una). Los arrieros transportaron el chocolate de La Vila desde 500 km en burro o carro hasta 1920. Hasta la década de 1930, había más de 30 talleres de chocolate en Villajoyosa. Actualmente tres fábricas siguen funcionando. Incluso hoy, Vila Joiosa huele a chocolate.

2 comentarios

  • Antonio Espinosa Ruiz 24 ene 2021

    He realizado esta ruta  Ver más

    Es una ruta planteada de forma muy inteligente, que toca varios de los palos del extraordinario patrimonio material e inmaterial vilero, incluyendo los rincones gastronómicos que no te debes perder (del pescado de bahía al nardo o al chocolate). Las paradas muy bien seleccionadas, y los contenidos muy bien trabajados. es una delicia leerlos. Espléndido el trabajo del proyecto europeo HEIM. Enhorabuena.

  • SONIA PATIÑO GARCIA 12 mar 2021

    He realizado esta ruta  Ver más

    Me ha sorprendido la cantidad de detalles que aparecen en esta ruta, ya que la conociía y aún así he descubierto nuevos lugares de la Vila muy pintorescos. Esta ruta realiza un resumen de los puntos más importantes de la Vila de forma clara y me gusta por la cantidad de detalles históricos y culturales que aparecen en ella.
    Me ha parecido muy interesante el proyecto HEIM y la forma en la que están configuradas con todo tipo de mapas, kilómetros, etc. Os felicito por vuestro trabajo.

Si quieres, puedes o esta ruta