Tiempo en movimiento  59 minutos

Tiempo  3 horas 2 minutos

Coordenadas 1098

Fecha de subida 6 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
75 m
-2 m
0
2,0
4,0
7,99 km

Vista 18 veces, descargada 2 veces

cerca de La Soledad, Andalucía (España)

*Primer objetivo del quinto tranco del viaje de primavera de Oarso Arte Kultur Elkartea.
*Visita guiada muy agradable e interesante (y muy bien) por Antonio.
*Nos cuenta que Huelva tiene 145.000 habitantes, y que Washington Irving la visitó en 1828.
*Pasamos en bus cerca de la Ermita de la Soledad, de la de San Pedro (mudéjar) y de la catedral, la iglesia de la Merced, de 1604, en estilo barroco colonial, que es catedral desde 1953.
*Vemos también desde el bus, la plaza de Toros de la Merced, de 1902, de Aníbal González, de claro estilo regionalista con toques neomudéjares.
*En esta zona estuvo Tartessos, en la franja pirítica, por el interés de la metalurgia (y de Onos Baal, deriva Huelva)
*Hay plantas halófilas, adaptadas el medio salino. Por los sedimentos, se formaron las islas (Marisma = humedal, en la que influyen las mareas). Las marismas de agua dulce están lejos de la desembocadura del rio, y se les llama estacionales; están secas en verano.
*Alfonso X reconquista Huesca en 1262
*Tras visitar el Santuario de Nuestra Señora de la Cinta, pasamos en el bus junto al Barrio Reina Victoria, conocido como Barrio Obrero, diseñado por el cónsul de Alemana en Huelva, Wilhem Sundheim (Giessen, 1840–Huelva, 1903), con criterios de “ciudad jardín”, en 1916; viviendas unifamiliares adosadas, con un pequeño jardín, vinculado a la tradición anglosajona. El trazado urbanístico es una retícula regular. Las casas de una planta son de Jose Maria Pérez Carasa y Gonzalo Aguado, y las posteriores, de dos plantas, del inglés Morgan; todas ellas en estilo bastante ecléctico, con influencias andaluzas, neomudejares y coloniales.
*Las fotos, de Pedro y mías.
Esta Virgen es la patrona de la ciudad. Tras pasar junto al pequeño Humilladero, llegamos al Cabezo del Conquero (del conchero, depósito de conchas), donde se sitúa el santuario, que está en el recorrido colombino, pues Colón rezó aquí antes del viaje, y a la vuelta. Ante el santuario, en la Plaza de los Capellanes, vemos la ría de Odiel. El ‘sahn’ a la entrada de la iglesia, es claramente un resto mudéjar. Este templo fue mudéjar. Del siglo XV, en estilo gótico-mudéjar. Artesonado de madera en el techo. Tiene tres naves.
En el patio, el escudo heráldico de la casa de la familia Garrocho, que se encontraba en la calle de la Fuente.
**La Virgen se representa sentada, con el Niño desnudo, pero calzado con zapatos, y con la cinta en la mano derecha. Es una pintura mural gótica, en el altar mayor. No se sabe si es visigoda, o del siglo XII o del XV, pero sí que fue restaurada tras la Guerra Civil. **En los muros laterales, se ve un zócalo de azulejos, realizado por Daniel Zuloaga en 1920, con dos escenas relativas a la devoción a la Virgen: el voto de Cristóbal Colón a bordo de La Niña, y el milagro del toro arrodillado.
**Se hizo una escultura de esta Virgen, “la Chiquita” por Benito de Hita y Castillo, en 1760, para ser procesionada. **En las paredes laterales, se representan en azulejos, las leyendas acerca de la aparición de la Virgen de la Cinta. La leyenda del siglo XII dice sobre la Virgen de la Cinta, que en el año 400, un zapatero, Juan Antonio, que regalaba un par de zapatos al año a niños pobres, cuando iba camino de Gibraleón, sufrió un fuerte dolor en el costado que le obligó a detenerse. Al invocar a la Virgen de la Natividad, apareció una cinta que se ciñó, calmándose sus dolores. Al llegar a casa relató la historia, y un amigo suyo pintor, llamado Pedro Pablo, se brindó a pintar una imagen de la Virgen en acción de gracias por el milagro. El pintor retrató al Niño Jesús desnudo, pero calzando unas sandalias, en recuerdo del gesto caritativo de Juan Antonio con los niños pobres. Otra leyenda dice que en el siglo VIII, la pintura de la Virgen fue escondida tras la maleza y un falso muro, para así salvarla de los invasores musulmanes, siendo encontrada en torno al año 1400 por Francisco Pedro, un pastor que mientras trepaba por una pared para intentar zafarse de un toro, rompió el muro en cuyo interior se encontraba la valiosa imagen. Esa leyenda dice que el toro se postró al ver la pintura de la patrona de Huelva.
A la derecha del santuario, los Jardines Obispo García Lahiguera, en donde hay un monumento dedicado a la Virgen Chiquita, imagen en bronce de Antonio León Ortega de 1977. Señala el lugar donde fue escondida la imagen en 1936 para ser salvada de la destrucción del patrimonio del santuario, que dejó muy dañada la figura mural. También hay el ajimez mudéjar de una fachada desaparecida de la calle Puerto.
**“El Rocío”, del escultor Elias Rodriguez Picón (Rociana del Condado, 1974), escultura de 6.000 kg **Ante la Casa Colón, busto de Charles Adams (Aisley, Escocia, 1848 – 1924), de The Gas Company Huelva y primer presidente del Real Club Recreativo de Huelva (escultura de 2008, de Elías Rodríguez Picón)
Casa Colón, centro cultural desde 1992. Hotel entre 1883 y 1892, fue inaugurado con una fastuosa fiesta conmemorativa del 400 aniversario del descubrimiento de América. Aquí se alojaron Alfonso XII en 1892, y más tarde Alfonso XIII y María Cristina. El Gran Hotel Colón tenía siete suites de lujo, y en los jardines había pistas de tenis y planas exóticas, como los dragos y las araucarias. Tenía luz eléctrica en las zonas comunes. En el centro de los jardines, la fuente de los Tritones. Después fue usado para oficinas de la Riotinto Company. Antonio nos explica con una hoja de naranjo, la diferencia entre amargas y dulces...
Caminamos por la Gran Vía Martin Alonso Pinzón. Vemos el edificio que fue de Hacienda, que está en rehabilitación, comprado por la Junta de Andalucía. Frente a él está el Ayuntamiento de 1949 (este, no se quiso hacer siguiendo modelos modernistas, pues “ya estaba pasado ese tiempo” pero se hizo en estilo herreriano). Llegamos a la Plaza de las Monjas, con el monumento a Colon, de Elias Rodríguez Picón.
Hay mucho edificio modernista en Huelva. Se pretendía que fuera artesano, no en serie ni industrial. El “antimodernismo” era el estilo regionalista ('noucentisme' en Cataluña). El mayor representante en Andalucía es Aníbal González (1876 – 1929), autor de la Plaza de España de Sevilla y del edificio de la Editorial ABC de Madrid. Este movimiento sigue las tendencias de otras épocas creando edificios neomudéjares, neogóticos, neoclasicistas o neobarrocos pero empleando materiales autóctonos como el ladrillo, la yesería o la cerámica y azulejería trianera. Del mismo estilo es la Casa de la Bola (Gran Hotel Paris) en Huelva (edificio de inspiración modernista y regionalista que conjuga elementos clasicistas, y el ladrillo visto de la época con azulejos típicos; destaca su cúpula dorada, motivo por el cual ha sido denominado también 'Casa de la bola'); es de Francisco Monís y Morales (Huelva, 1879-Lisboa, 1908), en la Plaza de las Monjas. Otro edificio singular se encuentra en la calle Espronceda, donde está la Casa Claudio Saavedra, un espectacular edificio neomudéjar realizado por Francisco Monís en 1906. Destacan su gran cierre central y sus ventanas con columnas. El modernismo era preferido por la burguesía, por “los ricos”. El regionalismo es neomudéjar y neobarroco. José María Pérez-Carasa (Valladolid 1889 - Badajoz, 4 de marzo de 1962), edificó entre los años 1916 y 1923 el Barrio Reina Victoria, como una de sus obras más significativas. Bajo un proyecto del inglés R. H. Morgan, por encargo de la Rio Tinto Company Limited, y junto con el también arquitecto Gonzalo Aguado; este barrio de casas para los trabajadores de la compañía en la ciudad tiene un marcado estilo inglés, alemán y holandés pero con elementos coloniales y autóctonos andaluces. Cerca, el palacio de los Litri, también modernista, Palacio Medina Sidonia, siglo XVI. Chanca: similar a una lonja, pero que también es conservera.
Iglesia de 1515, con pinturas de Martinez Montañés y esculturas de Murillo. Es de origen mudéjar, con la cabecera gótica. La torre cayó en 1755 (el dichoso terremoto), pero se reconstruyó en el siglo XVIII. En una capilla de la nave de la Epístola, sobre un pedestal de mármol está la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra de Sebastián Santos Rojas de 1950. Imagen de gran devoción.
***Casa de Francisco Monis Morales de 1904, neoclásica, hoy sede de la UGT. ***Palacio de Antonio Mora Claros (hoy centro de día para ancianos), con marcado carácter historicista o neoclásico, y muy sobrio en el exterior pero con diferentes elementos modernistas y regionalistas en el interior. Dos de las primeras obras civiles de Pérez Carasa en la ciudad fueron un conjunto de edificios casi colindantes entre sí como La Casa del Millón (a pocos metros del Palacete de Mora Claros), proyectado junto a Gonzalo Aguado en 1916. Este edificio (actual sede del Colegio de Arquitectos de Huelva) fue construido a petición del alcalde Juan Quintero Báez como vivienda particular, siendo emplazada en una isleta de cara a la remodelación en aquella época de la Calle Puerto.
En este palacio, Jose Maria Pérez Carasa, en la remodelación que hizo en 1919, reconcilió modernismo y regionalismo, usando materiales como hierro y cristal, con cierto erotismo en las formas, combinando con azulejos.
Detalles de azulejos
El ‘Antiguo Comercial’, neomudéjar, de Pérez Carasa, de 1921-1922, de dos plantas y torreón (con cristalera actual en lo alto), tiene fachada a dos calles, la actual Jesús Nazareno y Béjar. La fachada es ecléctica, combina elementos mudéjares, renacentistas y barrocos.
Terminamos el recorrido junto al Parque de las Palomas o parque “de los monos”, con jardines, junto al muelle, y junto a uno de los edificios más altos de Huelva, y donde también está la sede de la UNED y el Monumento al Nudo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta