• Foto de Las Barrancas de Burujón
  • Foto de Las Barrancas de Burujón
  • Foto de Las Barrancas de Burujón
  • Foto de Las Barrancas de Burujón
  • Foto de Las Barrancas de Burujón
  • Foto de Las Barrancas de Burujón

Tiempo  58 minutos

Coordenadas 154

Fecha de subida 27 de marzo de 2018

Fecha de realización marzo 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
557 m
507 m
0
0,8
1,6
3,3 km

Vista 95 veces, descargada 2 veces

cerca de Burujón, Castilla-La Mancha (España)

Es verdad lo que había leído en la descripción de esta ruta por otros senderistas. Es sorprendente lo que encuentras en ella: un paisaje mezcla de Médulas, Cabárceno y una ría gallega... Impresionante.
Para comenzar la ruta, que más bien es un paseo, hay que llegar en coche por la CM-4000 y antes del desvío a Burujón, torcer a la izquierda (si no se puede es mejor llegar hasta la rotonda y dar la vuelta) y acceder a la pista de tierra que a partir de un chiringuito lleva hasta el aparcamiento existente justamente donde empieza el camino.
Hay que tener en cuenta que el GPS del móvil no me funcionó bien cuando estaba grabando la ruta desde el aparcamiento, y opté por grabar sólo la vuelta, por lo que el trayecto completo de ida y vuelta (que las hicimos por idéntico itinerario) supone unos 7 kms. escasos. Por tanto, el aparcamiento donde se deja el coche está situado donde acaba la ruta en el track.
En cuanto dejamos el coche y nos asomamos al acantilado la sensación es de estar en una especie de ría gallega algo menos verde, eso sí. El paisaje se compone de una costa de acantilados de piedra caliza tallados por siglos y siglos de erosión de las aguas del Tajo, y cuya forma es idéntica a las minas de Las Médulas o a las de Cabárceno. El tajo se remansa en una curva gigantesca que forma el embalse de Castrejón, y sus aguas reflejan todos los colores y formas de cielo, nubes y piedra amarillenta. Además, como nos encontramos a bastante altura con respecto al agua, el horizonte se extiende muchos kilómetros y se divisa por un lado los Montes de Toledo y por otro toda la Sierra de Gredos, nevada a tope e esta época. Para colmo, ya estamos en primavera y los campos están verdes y amarillos de flores preciosas, lo cual es otro aliciente añadido al ya de por sí fascinante panorama.
La ruta consiste en andar por el camino existente en el borde de los acantilados asomándose a todos los sitios posibles. En el primer kilómetro hay miradores protegidos por vallas, pero después deja de haberlos aunque el camino sigue casi sin fin, quedando en nosotros el cuidado de no despeñarnos si hace mucho aire o damos un paso en falso. No hay ningún peligro, de todas formas, si uno tiene un mínimo de cuidado.
Se puede llegar hasta donde uno desee. Nosotros anduvimos casi 3,5 kms. de ida y otro tanto de vuelta, pero hay gente que retrocede antes o después. Bien es cierto que cuando nosotros emprendimos el regreso ya no se distinguía el camino por el que habíamos transitado, pero no es nada difícil caminar por allí aunque no se vea bien.
Quien no quiera regresar exactamente por el mismo camino de la ida, a partir de un cierto momento puede caminar por la pista de tierra prensada que hay al lado del mismo que serpentea menos y es más directa. Por esta misma pista es por la que hay que volver en coche hacia la carretera.
Maravilloso descubrimiento. ¡Que lo disfrutéis!

Datos de la ruta:

Hora Inicio: 03/25/2018 14:19
Hora Fin: 03/25/2018 15:17
Distancia recorrida: 3,3 km (00:58)
Tiempo en movimiento: 00:48
Velocidad media: 3,37 km/h
Vel. en Mov.: 4,04 km/h
Velocidad Máxima: 6,55 km/h
Altura Mínima: 507 m
Altura Máxima: 556 m
Ganancia Altitud: 90 m
Pérdida Altitud: -117 m
Tiempo Ascenso: 00:27
Tiempo Descenso: 00:26

1 comentario

  • Foto de Guadarramista

    Guadarramista 01-abr-2018

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Muy buena descripción de una ruta tan desconocida como impresionante, tengo que volver al atardecer y conla Réflex.
    Saludos
    Javier.

Si quieres, puedes o esta ruta