Tiempo  3 horas 27 minutos

Coordenadas 443

Fecha de subida 9 de noviembre de 2014

Fecha de realización noviembre 2014

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.207 m
1.029 m
0
2,2
4,4
8,71 km

Vista 2112 veces, descargada 38 veces

cerca de Apeadero de Los Molinos-Guadarrama, Madrid (España)



Marcha realizada el sábado 8 de noviembre de 2014
Como el pronóstico del tiempo daba una tregua para el sábado entre dos frentes lluviosos que barrerían la península el viernes y el domingo, decidimos dar un paseo acompañados en esta ocasión por unos viejos y buenos amigos, con los que tan buenos momentos hemos vivido en la montaña. A las 10 h de la mañana estábamos aparcando frente al bar la Parada, de los Molinos, donde lo hacemos habitualmente cuando estamos por esa zona.

Como ya estábamos todos, sin más esperas nos tomamos el café de rigor y emprendimos la rutilla. Subimos por la avenida del bar, cruzamos la carretera de Guadarrama a Cercedilla y al llegar al final de la calle atravesamos un pequeño parquecito, para enfilar una pista de tierra, erosionada por las lluvias, que pasa junto al pradazo de las Majadillas, bordea la urbanización del pinar de la Peñota, atraviesa un extremo del pinar y sale al pie del talud de la vía del tren. Aquí habremos de cruzar bajo la vía por un corto túnel por el que se emboca la pista de la Solana de la Molinera, que no vamos a seguir en esta ocasión. En este cruce con la vía del tren se ha modificado bastante la antigua fisonomía de la zona, cuando había que cruzar por un paso a nivel sin barreras ni guarda alguno, y el senderito que va a Cercedilla llegaba tangencialmente a este paso a nivel. Ahora se cruza bajo las vías sin peligro alguno y encontrar el sendero que buscamos no supone problema de ningún tipo. Remontamos unos metros por el asfalto y enseguida tomamos un ramal hacia la derecha. Poco más adelante, y siguiendo este ramal veremos por la derecha el sendero que nos llevará hasta Cercedilla. El sendero, muy agradable, se alarga más o menos paralelo a la vía férrea, entre robles y matorral claro; pasa por detrás de unas casas y desemboca en una calle, con el piso medio de tierra medio de gravilla, por la que avanzamos ya claramente hacia la cercana Cercedilla. La vía del tren, a la derecha, va quedando hundida en una trinchera y pronto se hunde en un túnel, que es el que sale prácticamente a la explanada de vías de la estación. Nuestro camino, ahora una calle asfaltada, rodea por encima la boca del túnel, vuelve unos metros hacia atrás, gira a la izquierda, y desciende con buena pendiente hacia la carretera de llegada a Cercedilla M-622, que alcanzamos poco después. Hasta aquí llevamos poco más de cuatro kilómetros, el tiempo va aguantando sin lluvia, así que volveremos a los Molinos por otro camino distinto al de venida. Avanzamos por la carretera, más bien una calle, en dirección a los Molinos-Guadarrama. Enseguida llegamos a la altura de la gasolinera que hay al lado izquierdo, enfilamos la calle que se inicia allí mismo, y avanzamos por ella hasta encontrar la esquina con la calle Larga, a la derecha, por la que tenemos que continuar. Recorremos toda esta calle, rodeando un altillo urbanizado, que queda a la derecha (La Cebollita). Al final, la calle se prolonga unos metros más por un ancho camino de tierra, que termina en una entradita a mano derecha, donde comienza un bonito sendero entre robles, por el que continuamos. Este senderito no tiene pérdida posible. Al llegar a un pequeño ensanche, en el que afloran unas rocas a la izquierda, hacemos una parada para tomar un ligero piscolabis. Después, sin hacer caso de otro sendero que sale hacia el Oeste, continuamos por el que veníamos, y que finaliza en la calle de los Farmacéuticos. Recorremos esta calle hasta su final. Allí giramos a la izquierda y bajamos en dirección sureste por una calleja entre prados, que poco más abajo gira a la derecha, al sudoeste, y llega a enlazar con otra calleja más ancha, que tenemos que seguir, ahora a la izquierda. Esta última calleja finaliza en la orilla del río Guadarrama. Giramos a la derecha y enseguida llegamos a las primeras casas de los Molinos. Cruzamos el casco urbano callejeando de cualquier manera, hasta alcanzar de nuevo las inmediaciones del bar la Parada y la explanada de tierra en la que aparcábamos unas horas antes. La marcha, que transcurre bordeando ambas poblaciones y por caminos frecuentados, es de lo más apta para familias con niños, o bien para aquellos días en los que las condiciones climáticas desaconsejan subirse a las alturas.
08-NOV-14 11:42:54
08-NOV-14 11:27:18
08-NOV-14 13:06:55
08-NOV-14 12:31:13
08-NOV-14 11:13:20
08-NOV-14 11:32:43
08-NOV-14 11:46:27
08-NOV-14 11:24:42

1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta