Tiempo en movimiento  una hora 46 minutos

Tiempo  3 horas

Coordenadas 907

Fecha de subida 29 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
717 m
678 m
0
1,3
2,5
5,08 km

Vista 560 veces, descargada 9 veces

cerca de El Viso, Madrid (España)

Chamartín es un distrito del municipio de Madrid situado al norte de la capital y compuesto por seis barrios; El Viso, Prosperidad, Ciudad Jardín, Hispanoamérica, Nueva España y Castilla.

Originariamente fue una villa al norte de Madrid denominado Chamartín de la Rosa, donde hoy se encuentran los distritos de Chamartín, Tetuán y la parte norte de Ciudad Lineal, conocida como Pinar de Chamartín.

Perteneció en su mayor parte a los Duques de Pastrana-Infantado, en su palacio se hospedó Napoleón Bonaparte en su viaje a Madrid con ocasión de la Guerra de Independencia. Como consecuencia de la expansión de la ciudad a mediados del siglo XX, Chamartín fue finalmente anexionado a Madrid el 5 de junio de 1948 convirtiéndose en el primer municipio de la periferia madrileña en incorporarse a su término

El origen del nombre de Chamartín no se conoce con seguridad. Las hipótesis más conocidas son la de Chez Martín, aludiendo a una supuesta fonda regentada por un francés y situada en dicha localidad; también la de que procedía de una taberna de un tal Martín, al que, pidiéndole vino, decían ¡echa, Martín!.

La mayor parte de las colonias existentes en Madrid se construyeron en los años veinte y treinta del siglo XX, al amparo de las Leyes de Casas Baratas de 1908, 1911, 1921, 1924 -entre otras- para la construcción de viviendas para obreros, funcionarios y militares. Para ello se buscaron terrenos en el extrarradio -sobre todo en el antiguo municipio de Chamartín de la Rosa-, que fueran sitios apacibles y económicos para vivir.

De casas baratas para clases modestas han pasado en la actualidad a ser viviendas de lujo para aquellos que quieren vivir en un hotel individual o adosado con jardín dentro de la ciudad.

El Distrito de Chamartín está compuesto por 22 Colonias Históricas merecedoras de conocer y explorar; bonitas plazas, callejuelas, elegantes palacetes, corralas, grandes avenidas...

A continuación se detallan cuatro de las principales colonias históricas del distrito de Chamartin.

COLONIA CRUZ DEL RAYO:
Se halla situada entre las calles de Rodríguez Marín, Príncipe de Vergara, Gabriel Lobo y Antonio Rodríguez Villa. Según la leyenda, la zona se llamó Cruz del Rayo por una cruz de hierro elevada sobre un pedestal de piedra que se deformó por una centella. La colonia fue construida por Eduardo Ferrés y Puig en 1929. Se distribuye en forma estrellada a partir de la plaza central de Eduardo Aunós. de la que parten en estrella seis calles, dos de las cuales rescorren de Norte a Sur la Colonia, y una segunda red de calles transversales cortan alas anteriores. El sistema de construcción sigue criterios de máxima economía y las 300 viviendas que la componen presentan una variada topología: desde las unifamiliares independientes hasta los bloque alineados colectivos de dos plantas. Todas las viviendas disponen de jardín y sus fachadas están revocadas, presentando la mayoría detalles decorativos de tipo regionalista.

COLONIA EL VISO:
Debe su nombre a que fue construida sobre un viso natural del terreno, en una de las zonas más altas de Madrid.
Delimitada por las calles Dr. Arce, Rodríguez Marín, Cinca, Segre, Darro, Serrano, Castellana y Vitrubio. La colonia de El Viso, cuyo eje principal es la actual calle de Serrano de Madrid, en los alrededores de la plaza de la República Argentina, fue proyectada por el arquitecto Rafael Bergamín en el año 1934.
Esta emblemática colonia del período racionalista madrileño, que fue habitada por profesionales e intelectuales relevantes de la época (Ortega y Gasset, Salvador de Madariaga, etc.) la forman un conjunto de casas unifamiliares agrupadas formando hileras de dos, tres o incluso ocho viviendas, todas ellas proyectadas según unos estándares comunes, que dan una identidad propia a la totalidad de la actuación
Todas las viviendas parten de una misma tipología: casa de dos alturas más semisótano (algunas tienen una tercera altura retranqueada respecto de una de las fachadas), doble orientación y doble entrada, de superficies enfoscadas y pintadas de diferentes colores cuya visión debía quedar tamizada por las “pantallas” vegetales generadas desde los distintos jardines privados (“ciudad jardín”).
La colonia, pensada en origen para obreros y funcionarios se convirtió posteriormente en un conjunto de viviendas para profesionales de clase media-alta.

COLONIA LA PROSPERIDAD:
Se halla localizada entre las calles de Navalafuente, Gustavo Fernández Balbuena, Clavileño y Condesa Santamarca. Fue construida por Luis Larrainza Vignau entre 1926 y 1941, en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal, limitando con el Colegio Santa Marca y la citada colonia, con la que se integra.
Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares con un eje principal de acceso y distribución y un núcleo central constituido por una plaza cuadrada. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión que se superponen de manera perpendicular a las principales.
Las viviendas se sitúan en hilera de una y dos plantas, con porche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño.
Se construyó un total de 244 viviendas en tres topologías diferentes.
Prosperidad viene de Próspero, pues hubiera sido irónico, incluso sarcástico, bautizar con tan esplendoroso concepto lo que comenzó como agrupación de modestas colonias de viviendas unifamiliares donde buscaron alojamiento permanente a mediados del siglo pasado los nuevos madrileños a los que no les alcanzaba el presupuesto para adquirir los nuevos y confortables pisos del nuevo barrio de Salamanca y del Plan Castro.
En 1876, Fernández de los Ríos apunta 19 casas rodeadas de campos de trigo, propiedad del próspero Soynard, que no tardaría en parcelar y vender sus fincas rústicas, recalificadas como urbanas en un abrir y cerrar de ojos sin que su nueva calificación llevara consigo los servicios mínimos de agua, electricidad y transporte. El agua corriente llegaría a algunas de las primeras colonias con el fin de siglo gracias a la iniciativa de sus pobladores, mayoritariamente obreros y artesanos, que muchas veces habían construido sus viviendas con sus propias manos y buenos oficios.
La prosperidad tardó en llegar y llegó, paulatinamente, una cierta y discreta prosperidad que convirtió las sencillas casitas suburbiales en chalés unifamiliares para jóvenes profesionales de clase media que empezaron a ver con otros ojos su privacidad y a admirar con envidia los arbolillos de sus mínimos jardines, sus rosales y sus emparrados.
En la colonia Prosperidad no hay apenas comercios, ni oficinas, ni establecimientos públicos, sólo viviendas particulares una y mil veces rehabilitadas, maquilladas y reconstruidas. La colonia Prosperidad es un refugio confortable y discreto, una aldea particular al noreste de la urbe con cierto aire londinense

COLONIA PRIMO DE RIVERA:
También denominada Buena Vista. Se halla situada entre la avenida de Ramón y Cajal y las calles de Pardo Bazán, Guerrero y Mendoza, Gabriel y Galán y Clavileño. Fue construida por Mariano Serrano y Fernando Escondrillas entre 1925 y 1930, destinada a policías y funcionarios municipales.
Se realizaron 272 viviendas, de una y dos plantas, casi todas agrupadas en hileras, con jardín en las dos fachadas, así como también algunos hoteles unifamiliares aislados rodeados por un jardín mínimo.
Su perímetro lo forma un trapecio y se articula en torno a una calle central y a otra transversal algo más pequeña.
foto

PLAZA DE ANDRES SEGOVIA

En la Plaza de Andres Segovia se encuentra El Auditorio Nacional de Musica y la Junta Municipal del Distrito de Chamartín
foto

COLONIA CRUZ DEL RAYO

Colonia Cruz del Rayo ( 1927-1930 ) Delimitada por las calles Príncipe de Vergara, Gabriel Lobo, Rodríguez Marín y A. Rodríguez Villa, es la primera Colonia que sigue de alguna manera el modelo de Ciudad Jardín de Howard. El trazado de las calles se articula a partir de una plaza, de la que parten en estrella seis calles, dos de las cuales rescorren de Norte a Sur la Colonia. Una segunda red de calles transversales cortan alas anteriores. El sistema de construcción sigue criterios de máxima economía y las 300 viviendas que la componen presentan una variada topología: desde las unifamiliares independientes hasta los bloque alineados colectivos de dos plantas. Todas las viviendas disponen de jardín y sus fachadas están revocadas, presentando la mayoría detalles decorativos de tipo regionalista.
foto

CALLEJEANDO POR COLONIA CRUZ DEL RAYO

Colonia Cruz del Rayo ( 1927-1930 ) Delimitada por las calles Príncipe de Vergara, Gabriel Lobo, Rodríguez Marín y A. Rodríguez Villa, es la primera Colonia que sigue de alguna manera el modelo de Ciudad Jardín de Howard. El trazado de las calles se articula a partir de una plaza, de la que parten en estrella seis calles, dos de las cuales rescorren de Norte a Sur la Colonia. Una segunda red de calles transversales cortan alas anteriores. El sistema de construcción sigue criterios de máxima economía y las 300 viviendas que la componen presentan una variada topología: desde las unifamiliares independientes hasta los bloque alineados colectivos de dos plantas. Todas las viviendas disponen de jardín y sus fachadas están revocadas, presentando la mayoría detalles decorativos de tipo regionalista.
foto

MODELO DE CASA PARA VARIAS FAMILIAS EN COLONIA CRUZ DEL RAYO

foto

COLONIA EL VISO

Delimitada por las calles Dr. Arce, Rodríguez Marín, Cinca, Segre, Darro, Serrano, Castellana y Vitrubio. La colonia de El Viso, cuyo eje principal es la actual calle de Serrano de Madrid, en los alrededores de la plaza de la República Argentina, fue proyectada por el arquitecto Rafael Bergamín en el año 1934. Se entiende como continuación de la Colonia Parque Residencia (situada un poco más abajo en la parte interna de las rondas) proyectada unos años antes por este mismo arquitecto y Luis Blanco Soler. Esta emblemática colonia del período racionalista madrileño, que fue habitada por profesionales e intelectuales relevantes de la época (Ortega y Gasset, Salvador de Madariaga, etc.) la forman un conjunto de casas unifamiliares agrupadas formando hileras de dos, tres o incluso ocho viviendas, todas ellas proyectadas según unos estándares comunes, que dan una identidad propia a la totalidad de la actuación. Sus formas estaban generadas mediante un juego de volúmenes prismáticos y cilíndricos donde cada vivienda se consideraba parte de un conjunto superior formalmente constituido.Todas las viviendas parten de una misma tipología: casa prismática de doble crujía, de dos alturas más semisótano (algunas tienen una tercera altura retranqueada respecto de una de las fachadas), doble orientación y doble entrada, de superficies enfoscadas y pintadas de diferentes colores cuya visión debía quedar tamizada por las “pantallas” vegetales generadas desde los distintos jardines privados (“ciudad jardín”). De esta tipología de base surgen otras que se van particularizando según los diferentes condicionantes de entorno, programa, tipo de agrupación, condición de esquina, etc. Son estas tipologías las que aparecen en las fotografías y en los planos realizados, entendidas no sólo como unidad de vivienda sino como parte integrante de esa unidad superior, la hilera, generadora de la totalidad de la colonia.
foto

FACHADA CARA SUR (ORIGINAL) EN COLONIA EL VISO

foto

CALLEJEANDO POR COLONIA EL VISO

La casa del centro es original, se ve a la derecha alguna modificación y la casa de la izquierda totalmente diferente
foto

FACHADA CARA NORTE (ORIGINAL) EN COLONIA EL VISO

foto

PLAZA DE CATALUÑA

Parque

PARQUE BERLIN

El parque de Berlín se encuentra en el barrio de Ciudad Jardín, distrito de Chamartín. Con una extensión de 4,92 ha, colinda con las calles de San Ernesto, Marcenado y la Avenida Ramón y Cajal, y con Doctor Marco Corera (paralela a Príncipe de Vergara). La fuente principal, situada frente a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en la zona más baja del parque, está dedicada al "Derribo del Muro de Berlín", del que hay tres piezas en el interior de ella, desde 1990 Las pintadas originales del Muro de Berlín sobreviven pese al celo de un empleado municipal, que pretendió limpiar aquellas «guarrerías» antes de que tuviera lugar la inauguración por parte del entonces alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano.​ La zona superior, llana, incluye un pequeño auditorio en la zona más cercana a Príncipe de Vergara y una zona polideportiva con canchas mixtas de baloncesto, balonmano y futbito. .
foto

COLONIA HISTORICA PROSPERIDAD

La Colonia Prosperidad fue promovida entre 1926 y 1935 por la Compañía Anónima de Casas Baratas en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal, limitando con el Colegio Santa Marca y la citada colonia, con la que se integra. Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares con un eje principal de acceso y distribución y un núcleo central constituido por una plaza cuadrada. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión que se superponen de manera perpendicular a las principales. Las viviendas se sitúan en hilera de una y dos plantas, con proche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño. Se construyó un total de 244 viviendas en tres topologías diferentes. La prosperidad que invoca el nombre del barrio tardó mucho en llegar a estos suburbios de la Villa, que hasta hace un siglo fueron campos de trigo y parcelas de esparcimiento para los ciudadanos en busca de aire puro o de impuros contubernios en ventas y merenderos de mala reputación. Un cronista tan severo como don Amador Fernández de los Ríos se limita a anotar en su guía, al hablar de estos andurriales, la presencia de “casas sin higiene y merenderos repugnantes”, sin entrar en detalles. Casuchas y descampados sobre los que asentaría su prosperidad el propietario de los terrenos, don Próspero Soynard, al que debe su injustificado nombre hoy una amplia zona del norte de Madrid, en los aledaños del viejo camino de Hortaleza. Prosperidad viene de Próspero, pues hubiera sido irónico, incluso sarcástico, bautizar con tan esplendoroso concepto lo que comenzó como agrupación de modestas colonias de viviendas unifamiliares donde buscaron alojamiento permanente a mediados del siglo pasado los nuevos madrileños a los que no les alcanzaba el presupuesto para adquirir los nuevos y confortables pisos del nuevo barrio de Salamanca y del Plan Castro. En 1876, Fernández de los Ríos apunta 19 casas rodeadas de campos de trigo, propiedad del próspero Soynard, que no tardaría en parcelar y vender sus fincas rústicas, recalificadas como urbanas en un abrir y cerrar de ojos sin que su nueva calificación llevara consigo los servicios mínimos de agua, electricidad y transporte. El agua corriente llegaría a algunas de las primeras colonias con el fin de siglo gracias a la iniciativa de sus pobladores, mayoritariamente obreros y artesanos, que muchas veces habían construido sus viviendas con sus propias manos y buenos oficios. El transporte público llegaría, a trancas y barrancas, con el primer tranvía, en 1893. A trancas y barrancas porque al tranvía le costó lo suyo acceder a estos desmontes, por las irregularidades del terreno y por el apresuramiento con el que se procedió a su inauguración, antes de que los raíles se afirmaran en el piso. El proyecto del arquitecto Luis Larraínzar, que cuenta con calle dedicada en la urbanización, se escribe en la discreta y menestral arquitectura de las primeras ciudades-jardín, cuyo ejemplo más singular y degradado podría ser la vecina Ciudad Lineal de Arturo Soria. La prosperidad tardó en llegar y llegó, paulatinamente, una cierta y discreta prosperidad que convirtió las sencillas casitas suburbiales en chalés unifamiliares para jóvenes profesionales de clase media que empezaron a ver con otros ojos su privacidad y a admirar con envidia los arbolillos de sus mínimos jardines, sus rosales y sus emparrados. En la colonia Prosperidad no hay apenas comercios, ni oficinas, ni establecimientos públicos, sólo viviendas particulares una y mil veces rehabilitadas, maquilladas y reconstruidas, entre las que se han ido colando como auténticas “casas de malicia” edificios de pisos que disimulan sus tres plantas al brotar por debajo del nivel de la calle y que se han comido jardines y parterres. La colonia Prosperidad es un refugio confortable y discreto, una aldea particular al noreste de la urbe con cierto aire londinense
foto

CALLEJEANDO POR LA COLONIA HISTORICA PROSPERIDAD

La Colonia Prosperidad fue promovida entre 1926 y 1935 por la Compañía Anónima de Casas Baratas en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal, limitando con el Colegio Santa Marca y la citada colonia, con la que se integra. Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares con un eje principal de acceso y distribución y un núcleo central constituido por una plaza cuadrada. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión que se superponen de manera perpendicular a las principales. Las viviendas se sitúan en hilera de una y dos plantas, con proche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño. Se construyó un total de 244 viviendas en tres topologías diferentes. La prosperidad que invoca el nombre del barrio tardó mucho en llegar a estos suburbios de la Villa, que hasta hace un siglo fueron campos de trigo y parcelas de esparcimiento para los ciudadanos en busca de aire puro o de impuros contubernios en ventas y merenderos de mala reputación. Un cronista tan severo como don Amador Fernández de los Ríos se limita a anotar en su guía, al hablar de estos andurriales, la presencia de “casas sin higiene y merenderos repugnantes”, sin entrar en detalles. Casuchas y descampados sobre los que asentaría su prosperidad el propietario de los terrenos, don Próspero Soynard, al que debe su injustificado nombre hoy una amplia zona del norte de Madrid, en los aledaños del viejo camino de Hortaleza. Prosperidad viene de Próspero, pues hubiera sido irónico, incluso sarcástico, bautizar con tan esplendoroso concepto lo que comenzó como agrupación de modestas colonias de viviendas unifamiliares donde buscaron alojamiento permanente a mediados del siglo pasado los nuevos madrileños a los que no les alcanzaba el presupuesto para adquirir los nuevos y confortables pisos del nuevo barrio de Salamanca y del Plan Castro. En 1876, Fernández de los Ríos apunta 19 casas rodeadas de campos de trigo, propiedad del próspero Soynard, que no tardaría en parcelar y vender sus fincas rústicas, recalificadas como urbanas en un abrir y cerrar de ojos sin que su nueva calificación llevara consigo los servicios mínimos de agua, electricidad y transporte. El agua corriente llegaría a algunas de las primeras colonias con el fin de siglo gracias a la iniciativa de sus pobladores, mayoritariamente obreros y artesanos, que muchas veces habían construido sus viviendas con sus propias manos y buenos oficios. El transporte público llegaría, a trancas y barrancas, con el primer tranvía, en 1893. A trancas y barrancas porque al tranvía le costó lo suyo acceder a estos desmontes, por las irregularidades del terreno y por el apresuramiento con el que se procedió a su inauguración, antes de que los raíles se afirmaran en el piso. El proyecto del arquitecto Luis Larraínzar, que cuenta con calle dedicada en la urbanización, se escribe en la discreta y menestral arquitectura de las primeras ciudades-jardín, cuyo ejemplo más singular y degradado podría ser la vecina Ciudad Lineal de Arturo Soria. La prosperidad tardó en llegar y llegó, paulatinamente, una cierta y discreta prosperidad que convirtió las sencillas casitas suburbiales en chalés unifamiliares para jóvenes profesionales de clase media que empezaron a ver con otros ojos su privacidad y a admirar con envidia los arbolillos de sus mínimos jardines, sus rosales y sus emparrados. En la colonia Prosperidad no hay apenas comercios, ni oficinas, ni establecimientos públicos, sólo viviendas particulares una y mil veces rehabilitadas, maquilladas y reconstruidas, entre las que se han ido colando como auténticas “casas de malicia” edificios de pisos que disimulan sus tres plantas al brotar por debajo del nivel de la calle y que se han comido jardines y parterres. La colonia Prosperidad es un refugio confortable y discreto, una aldea particular al noreste de la urbe con cierto aire londinense
foto

COLONIA HISTORICA PRIMO DE RIVERA

La colonia Primo de Rivera, realizada entre 1925 y 1930, para funcionarios y policías municipales, se situó en el eje de la calle Ramón y Cajal, en ambas aceras y a lo largo de calles paralelas a la principal. Se realizaron 272 viviendas, casi todas agrupadas en hileras, con jardín en las dos fachadas, así como también algunos hoteles unifamiliares aislados rodeados por un jardín mínimo. Su perímetro lo forma un trapecio y se articula en torno a una calle central y a otra transversal algo más pequeña.
foto

CALLE RAMON Y CAJAL

foto

CASAS DE UNA SOLA PLANTA EN LA COLONIA PRIMO DE RIVERA

La colonia Primo de Rivera, realizada entre 1925 y 1930, para funcionarios y policías municipales, se situó en el eje de la calle Ramón y Cajal, en ambas aceras y a lo largo de calles paralelas a la principal. Se realizaron 272 viviendas, casi todas agrupadas en hileras, con jardín en las dos fachadas, así como también algunos hoteles unifamiliares aislados rodeados por un jardín mínimo.
Edificio de interés

COLEGIO FUNDACION SANTA MARCA

El colegio-asilo Santamarca debe su origen a la condesa de Santamarca, duquesa de Nájera, marquesa de Sierra-Bullones, de Montealegre, de Guevara y de Quinta del Marco; condesa de Oñate, de Treviño y de Castro Nuevo. El 17 de enero de 1914 fallecía la condesa de Santamarca, siendo propietaria de una vasta fortuna y sin hijos a quienes legar sus bienes. Como era muy devota y caritativa decidió la fundación de un colegio-asilo para niños huérfanos y pobres de Madrid y así dar por bien empleados sus cuantiosos bienes . El asilo que, según el deseo de la condesa habría de instalarse en el palacio que poseía en la calle de Alcalá, junto al antiguo palacio del Marqués de Alcañices Pero dadas las dificultades de la rehabilitación, los albaceas encargados de llevar a cabo la fundación decidieron construir un edificio nuevo en las afueras de la ciudad, adquiriendo unas tierras en la zona de las llamadas “cuarenta fanegas”, con un proyecto para el edificio de Manuel Ortiz de Villajos, prestigioso arquitecto de la época. Las obras se iniciaron en 1921, pero el gasto excesivo obligó a su paralización. En 1923, el Banco de España adquiere el palacio de la calle de Alcalá para la ampliación de sus instalaciones y con los beneficios obtenidos en la venta se reanudan las obras del Asilo, que se concluye en 1928. El edificio de Ortiz de Villajos, posee algunos elementos del estilo neomudéjar, de moda en la época, especialmente para este tipo de instituciones, aunque su carácter tardío le dota de otros elementos, como los detalles neogóticos de ventanas y pínaculos que rematan las cubiertas. Tiene planta cuadrada y tres alturas. Lo estructuran tres cuerpos, el central a modo de eje, donde se sitúa la capilla con crucero, y algo más elevado que los laterales, los cuales se comunican por la crujía de la fachada principal, dejando dos patios interiores. Finalmente, el conjunto se completa con unos pequeños edificios para guardeses anejos al muro que cierra el recinto, fabricados en ladrillo y también en estilo neomudéjar.
Parque

PARQUE BERLIN

El parque de Berlín se encuentra en el barrio de Ciudad Jardín, distrito de Chamartín. Con una extensión de 4,92 ha, colinda con las calles de San Ernesto, Marcenado y la Avenida Ramón y Cajal, y con Doctor Marco Corera (paralela a Príncipe de Vergara). La fuente principal, situada frente a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en la zona más baja del parque, está dedicada al "Derribo del Muro de Berlín", del que hay tres piezas en el interior de ella, desde 1990 Las pintadas originales del Muro de Berlín sobreviven pese al celo de un empleado municipal, que pretendió limpiar aquellas «guarrerías» antes de que tuviera lugar la inauguración por parte del entonces alcalde de Madrid José María Álvarez del Manzano.​ La zona superior, llana, incluye un pequeño auditorio en la zona más cercana a Príncipe de Vergara y una zona polideportiva con canchas mixtas de baloncesto, balonmano y futbito.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta