Tiempo  4 horas 17 minutos

Coordenadas 868

Fecha de subida 21 de mayo de 2018

Fecha de realización marzo 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
672 m
579 m
0
4,6
9,1
18,26 km

Vista 2538 veces, descargada 103 veces

cerca de El Rastro, Madrid (España)

Longitud: 18 kilómetros.
Tiempo total: 4 horas 17 minutos.
Tiempo en movimiento: 4 horas 10 minutos.
Desnivel acumulado de subida: 239 metros.
Índice IBP: 48.

Hoy realizamos una ruta que combina la visita de monumentos emblemáticos de Madrid con una caminata por espacios verdes significativos como son el Parque del Oeste y la Casa de Campo. Es una marcha larga pero muy cómoda y, dado el trayecto que se realiza, tenemos múltiples opciones para descansar y tomar algo durante el recorrido.

A mí al menos me ha servido para observar más detenidamente y conocer un poco más de historia y curiosidades de lugares que he visto muchas veces pero nunca había reparado en ellos como hasta ahora.

Comenzamos la ruta en la Puerta de Toledo. Con un tamaño un poco menor que la Puerta de Alcalá, fue erigida a modo de arco triunfal en honor del rey Fernando VII como conmemoración de la independencia española tras la ocupación francesa. Última puerta monumental construida en el antiguo recinto de Madrid, se utilizó granito y piedra de Colmenar y ha sido restaurada por el Ayuntamiento de Madrid en 1.995. Es una de las 3 puertas monumentales de Madrid junto a la Puerta de Alcalá y la Puerta de San Vicente, aunque también he encontrado datos que dicen que son 4 si se tiene en cuenta la Puerta de Hierro.

Continuamos por la calle Bailén hasta llegar a la Basílica de San Francisco el Grande. En ella destacan sobre todo los cuadros de Zurbarán y Goya y su enorme cúpula de 33 metros, que es la tercera (o cuarta, dependiendo de las fuentes consultadas) de mayor diámetro de la cristiandad. Este conjunto conventual sustituyó al monasterio franciscano medieval.

Un poco más adelante cruzamos el llamado Viaducto de Segovia, que fue construido en hormigón armado pulido. Se levantó en 1931 para sustituir a otro anterior alzado en 1874. La finalidad del Viaducto de Segovia es la de servir como prolongación de la calle de Bailén, situada en su parte superior, y salvar el desnivel de la calle de Segovia. Lamentablemente era un símbolo popular para suicidarse en Madrid por lo que se han instalado pantallas transparentes. Es uno de los muchos iconos de Madrid y ha aparecido en el argumento de diversas novelas y también ha sido utilizado para rodar distintas películas.

Así llegamos a la Catedral de la Almudena, templo católico que fue construido en el emplazamiento de una antigua mezquita y se sitúa al lado del Palacio Real. En uno de sus laterales están cerca los restos de la muralla árabe.

A su lado encontramos el Palacio Real. Morada regia desde Carlos III hasta Alfonso XIII, el Palacio Real no está habitado por los actuales monarcas, aunque el recinto es la residencia oficial de los reyes. Es el séptimo monumento más visitado de España.

El Palacio fue construido por orden del rey Felipe V sobre el solar dejado por el Real Alcázar, destruido casi del todo por un incendio en 1734. Tanto los cimentos del antiguo alcázar como alguna de sus estructuras fueron utilizadas para la construcción del nuevo palacio. El episodio del incendio sirvió para justificar la sustitución del viejo edificio por un palacio acorde al gusto de la época.

De frente tenemos la Plaza de Oriente. Se trata de una plaza rectangular de cabecera curvada, de carácter monumental, cuyo trazado definitivo responde a un diseño de 1844 de Narciso Pascual y Colomer, arquitecto que también participó en los Jardines del Campo del Moro. La plaza de Oriente es de forma irregular con la cabecera presidida por el Teatro Real. Pueden distinguirse tres grandes cuadrantes: los jardines centrales, los Jardines del Cabo Noval y los Jardines de Lepanto. La plaza alberga una colección escultórica de veinte reyes españoles.

Continuamos nuestro camino para pasar por delante del Real Monasterio de la Encarnación y del Palacio del Senado.

El Real Monasterio de la Encarnación es un convento de monjas agustinas a la que pertenecieron damas de la alta nobleza. Fue fundado por la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, a comienzos del siglo XVII. En la iglesia se conservan varios relicarios y en uno de ellos dicen que contiene la sangre de san Pantaleón y que, según la tradición, se licúa todos los años el día del santo, el 27 de julio. En la clausura antigua existe un museo que depende del Patrimonio Nacional y que se puede visitar.

Un poco más allá podemos ver el Palacio del Senado, que se encuentra en Madrid en la plaza de la Marina Española. Es un edificio del siglo XVI, antiguo Colegio de la Encarnación de religiosos agustinos y formaba parte del complejo del Real Monasterio de la Encarnación. Desde 1931 y hasta 1977 diversos acontecimientos políticos provocaron que el edificio fuera dedicado a otras funciones, pero desde las elecciones de 1979 el edificio viene siendo ocupado por la institución actual del Senado. A finales del siglo XX se efectuó una ampliación en un edificio anexo cuya fachada da a la calle Bailén por la que también pasaremos un poco después.

Volvemos hacia la zona del Palacio Real para ver los Jardines de Sabatini. De diseño francés, son unos jardines de carácter monumental creados en los años treinta del siglo XX. Reciben la denominación de Sabatini debido a que en este lugar se ubicaron las caballerizas construidas por este arquitecto para servicio del Palacio.

Dejamos atrás el conjunto majestuoso de los edificios alrededor de la Plaza de Oriente y nos dirigimos a la Plaza de España. Es un amplio espacio ajardinado donde destacan dos edificios de hormigón, la Torre de Madrid (1957) y el Edificio España (1953), además de una fuente monumental dedicada a Miguel de Cervantes que se encuentra en el centro.

Ya nos vamos alejando de las construcciones propiamente dichas para visitar otro tipo de monumentos en espacios más verdes y abiertos.

Llegamos al alto donde se encontraba el Cuartel de la Montaña (en el que se produjo un sangriento episodio de la Guerra Civil Española), lugar donde podemos ver el Templo de Debod. El Templo de Debod fue un regalo de Egipto a España en 1968 en compensación por la ayuda española tras el llamamiento internacional realizado por la Unesco para salvar los templos de Nubia, en peligro de desaparición debido a la construcción de la presa de Asuán. La reconstrucción que se hizo en Madrid mantuvo la orientación de su lugar de origen, es decir, de este a oeste.

Llegamos a la calle del Pintor Rosales desde donde tenemos unas vistas magníficas. Además encontramos un monumento de la Infanta Isabel “la Chata”, como la llamaban cariñosamente los madrileños. El monumento inaugurado en 1955 se realizó porque los gastos fueron sufragados gracias a una recaudación pública. La infanta está aquí como en su casa, mirando hacia la calle de Quintana, donde tuvo su último palacio.

También en la misma calle nos encontramos el tradicional Teleférico que nos lleva a
la Casa de Campo, zona que patearemos posteriormente.

Antes de llegar a Moncloa vemos el Cuartel Infante don Juan que se encuentra en el Paseo Moret y que actualmente es la sede del Instituto de Historia y Cultura Militar, organismo del Ejército de Tierra. Allá en el año 1.980 el que suscribe hizo la mili en este cuartel, donde se encontraba en esos momentos el Regimiento de Infantería Inmemorial del Rey nº1; cuando paso por aquí siempre me vienen recuerdos de mi juventud.

Una vez contemplada la zona de Moncloa nos adentramos en el Parque del Oeste. Además de ser una espléndida zona verde por la que pasear, podemos encontrar varios puntos significativos y hoy pasamos por algunos de ellos. Encontramos los monumentos a Manuel Cassola y un poco más allá el del General San Martín. Antes de salir del Parque del Oeste contemplamos un conjunto de nidos de ametralladoras.
Antes de adentrarnos en la Casa de Campo cruzamos el Puente de los Franceses, que debe su nombre a la nacionalidad de los ingenieros que idearon el proyecto, de origen francés. Por extensión, también se conoce como Puente de los Franceses al nudo de calles y carreteras existente en sus inmediaciones y pasos elevados.

El puente se realizó entre los años 1860 y 1862, dentro de las obras de construcción de la línea férrea del norte, que dieron comienzo en 1856, a iniciativa de la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España. La Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España (CCHNE o conocida simplemente como Norte) fue una empresa de ferrocarriles española creada por escritura pública del 29 de diciembre de 1858. Su red fue una de las más extensas de España, hasta que fue nacionalizada en 1941, quedando integrada en la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (RENFE).

Durante la Guerra Civil española, el puente fue escenario de algunos momentos fundamentales en la defensa de Madrid, significando el bautismo de fuego de las Brigadas Internacionales en la batalla de la Ciudad Universitaria. Estos episodios históricos dieron lugar a una copla cantada por el bando republicano.[

Ya sentimos las sendas y caminos de la Casa de Campo, en primer lugar nos dirigimos al estanque del cerro Murat, llamado más tarde Morán. Hasta aquí llegaban las aguas del Canal de Isabel II que luego se repartían por la red de caceras y regueros que existían por toda la Casa de Campo.

Antes de llegar al cerro Garabitas, lugar hasta donde hacíamos senderismo muy a menudo en la mili, pasamos por el cerro Morán y por un mirador en una leve pero continua subida. El cerro Garabitas es un cerro ubicado en el parque madrileño de la Casa de Campo. Este lugar fue el escenario de diversas batallas durante la Guerra Civil en la Batalla de Madrid. Ahora tiene una torre de vigilancia.

Bajamos por un camino hasta el puente Colorado, también llamado Acueducto de Valdeza. El Puente Colorado (1878) es en realidad un acueducto, resto de las conducciones hidráulicas que abastecían la Casa de Campo.

Continuamos paseando por este pulmón de Madrid que es la Casa de Campo y, además de ver el Lago que actualmente está sin agua ya que le están restaurando en profundidad, podemos ver varias de las muchas fuentes existentes. Nosotros pasamos por la fuente del Pajarito, la fuente del Triángulo y otra fuente que data de 1.933 y que se encuentra al lado de restos de otro acueducto prácticamente al lado del Mirador de la Huerta de la Partida, desde donde podemos ver unas vistas imponentes del Palacio Real y de la Catedral de la Almudena que hemos visitado anteriormente. En medio de esas vistas tenemos a los pies del Palacio Real, aunque hoy no lo visitamos, el Campo del Moro, magnífico jardín que recomiendo conocer y en el que se encuentra el túnel de José Bonaparte, enlace subterráneo que comunicaba el Palacio de los Vargas con el Palacio Real; fue construido por Juan de Villanueva, autor también de la fuente (popularmente llamada del plátano) que actualmente se encuentra cerca de la Rosaleda de Parque del Oeste y que anteriormente estaba en el actual emplazamiento de la Puerta de San Vicente al lado de Príncipe Pío.

El origen de la Huerta de la Partida hay que buscarlo en el siglo XVI. Fue entonces cuando la familia Vargas, una de las más influyentes de Madrid, se hizo construir una casa de campo. Era 1519 y el edificio se conoce desde esa época como Palacio de los Vargas. Felipe II compró la casa a los Vargas y ordenó ajardinar y acondicionar lo que sería su área de recreo. Ahora cualquiera puede recorrer la Huerta por sus senderos. En su paseo, el visitante se va a encontrar con gran variedad de árboles frutales, rememorando el uso histórico de este espacio. Almendros, avellanos, higueras, olivos son algunas de las especies que vamos a encontrar.

Salimos después al Puente del Rey y a Madrid Río, una zona muy chula al lado del río Manzanares y que ha sido rehabilitada hace pocos años. Esta zona peatonal y de recreo construida entre los años 2006 a 2011 en los dos márgenes del río Manzanares sobre el trazado soterrado de la vía de circunvalación M-30.

El Puente del Rey que hemos cruzado, llamado en determinada época Puente de la República, comunica la glorieta de San Vicente con la Casa de Campo. El uso inicial del puente fue exclusivamente regio, proporcionando el acceso desde el Palacio Real a la Casa de Campo. En la actualidad es de uso exclusivo peatonal.

Avanzamos por los amplios paseos a ambos lados del río Manzanares contemplando de nuevo unas vistas magníficas del Palacio Real y de la Catedral de la Almudena principalmente.

Llegamos a una pequeña y coqueta edificación, la ermita de la Virgen del Puerto que fue construida entre 1716 y 1718 por empeño personal de Antonio de Salcedo y Aguirre, primer marqués de Vadillo, por entonces corregidor de Madrid (equivalente al actual alcalde). Resultó completamente destruida en el transcurso de la Guerra Civil durante la defensa de Madrid, junto con la talla de la virgen ubicada en su interior. El edificio existente a comienzos de la primera época del siglo XXI es una reconstrucción realizada en 1945 y en la actualidad está incluida en el formidable entramado de Madrid Río.

Seguimos nuestro paseo viendo el Puente de Segovia y contemplando el antiguo estado de fútbol del Atlético de Madrid, el Vicente Calderón.

Así llegamos a nuestro punto de inicio, la Puerta de Toledo.

El recorrido de hoy es mitad urbano y mitad senderista y es otra forma de, aunque no estemos en ocasiones en el campo y la naturaleza, podamos disfrutar de lo que nos apetece, en este caso pasear por las calles de Madrid y conocer algo más de su historia y arte. De paso, al igual que hacemos en alguna ocasión en las rutas senderistas realizadas, aprovechamos para darnos un homenaje gastronómico y de este modo ponemos la guinda a este día.

8 comentarios

  • Foto de zafiro67

    zafiro67 08-jun-2018

    Buenas explicaciones en esta mezcla de ruta senderista y monumental, además las fotos a situarse.

  • Foto de Rocaviva

    Rocaviva 09-jun-2018

    Hola Zafiro67.
    Ha sido el primer paseo de este tipo y creo que no va a ser el último.
    Nos vemos.
    Saludos, Rocaviva.

  • Foto de Anonao

    Anonao 11-jun-2018

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Muy buena ruta para conocer parte de las zonas verdes de Madrid y Diversos Monumentos. Eso sí, es una ruta larga para tomarla con tranquilidad y echar buenas fotos. Indispensable el GPS, o móvil para seguir la ruta.

  • Foto de Rocaviva

    Rocaviva 12-jun-2018

    Hola Anonao.
    Yo disfruté tanto en la preparación de la ruta como después haberla recorrido, son sitios que me gustan ver y degustar. Sí es un poco larga pero yo creo que, excepto en la Casa de Campo, hay muchos lugares donde si lo deseas puedes abandonarla y, si te gusta, volver a ella en otro momento. Yo siempre llevo el track en el móvil para seguirlo en caso necesario, que sobre todo en la montaña suele ser siempre.
    Me alegro que a pesar de esos pequeños inconvenientes hayas disfrutado de este paseo senderista cultural por Madrid. Gracias por tu valoración y tus apreciaciones, que sigas disfrutando de tus salidas.
    Saludos, Rocaviva.

  • casa22 12-mar-2019

    Interesante recorrido por la casa de campo y cultural.

  • Foto de Rocaviva

    Rocaviva 16-mar-2019

    Quise mezclar un poco todo, esta parte de Madrid lo permite.

  • Foto de urisomi84

    urisomi84 22-abr-2019

    He realizado esta ruta  verificado  ver detalle

    Esta muy bien quizas un poco larga para hacerla en un dia solo!

  • Foto de Rocaviva

    Rocaviva 22-abr-2019

    Hola Urisomi84.
    Como has visto la ruta comprende lugares distintos, tanto de Madrid como de la Casa de Campo, y dan pie a tomárselo con la tranquilidad de uno quiera. Espero que sigas disfrutando de las caminatas y gracias por los comentarios.
    Saludos.

Si quieres, puedes o esta ruta