Tiempo  42 minutos

Coordenadas 188

Fecha de subida 30 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
223 m
157 m
0
0,5
1,0
1,98 km

Vista 797 veces, descargada 32 veces

cerca de Valoria, Cantabria (España)

Accedemos desde la Autovía del Cantábrico (A-8), salida 249 a Comillas por la CA-135. Aparcamos haciendo la primera rotonda pasado el Km 2. Un carril accesible peatonal nos conduce en 500 m, a la entrada del Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón.

¿Qué hace un árbol como tú en un lugar como este? Nos preguntamos.


La carta de presentación de la Secuoia Sempervivens es magnífica:

Por su exotismo (originaria del Pacífico de los Estados Unidos, su nombre proviene de un indio cheroquee “Sequoiah” educado en Georgia, sobre el siglo XIX inventó un alfabeto para el dialecto de su tribu).

Por su longevidad (llegando al millar de años ).

Rapidez de crecimiento (1,80 m/año entre los cuatro y los diez años de edad).

Madera de buena calidad y fácil de trabajar.

Finalmente por su porte y tamaño (alcanza hasta 100 m).

El territorio español era rico en patrimonio forestal, la idea de darle al monte un impulso generador de riqueza y recursos económicos, pasaba, entre otras cosas, por explorar la opción de las plantaciones.

En 1926 la Ley del Plan General de Repoblación, recomendaba cultivar especies de crecimiento rápido y ubicarlas en Cantabria, por la disponibilidad de terrenos baldíos y las favorables condiciones climáticas.

El régimen franquista, en un intento de reducir los gastos que comportan las importaciones (para el desarrollo de las industrias relacionadas con el sector maderero), crea el Patrimonio Forestal del Estado, el Servicio de Montes en 1938 y el Plan General de Repoblación en 1939.

En principio se potencian amplias plantaciones de eucalipto, para el entibado de minas y la construcción, también de Pinus radiata.
En parcelas pequeña se experimenta con roble americano (Quercus rubra), castaño japonés (Castanea crenata) o abeto de Douglas (Pseudotsuga menziezii), finalmente se plantan las secuoyas del monte Cabezón (1940).

Se trata de una plantación de 2,5 hectáreas de secuoyas, localizada en el Monte de Las Navas (también contiene 25 pies de Pinus Radiata), cercano a la localidad de Cabezón de la Sal; se declararon Monumento Natural por Decreto (41/2003) para la conservación de este excepcional ecosistema y "Espacio Natural Protegido" de Cantabria (4/2006).

Hoy en día persisten en el bosque 848 ejemplares de esta especie, con una altura media de 36 metros y perímetro de 1,6 metros.


Descripción del recorrido:

Entramos por la ancha pasarela de madera, curvada para adaptarse a personas con movilidad reducida, pendientes del tamaño de los árboles y leyendo carteles ilustrativos.

Acaba la pasarela en una pequeña explanada, vemos una secuoya de dos troncos (o dos secuoyas unidas); seguimos pista a la derecha, para iniciar un pequeño descenso; por sendero escalonado y ligeramente embarrado, nos conduce hacia cuatro ejemplares bien desarrollados.

Damos la vuelta tomando la senda que, por la derecha, nos hace subir contemplando una mayor agrupación de las secuoyas, creadoras de umbría y aniquiladoras de sotobosque.

Los troncos presentan distintos tonos de rojez y desgaste, nos hacen sentir diminutos en este entorno cuidado, transmiten una calma que percibimos cuando reina el silencio; aunque hay bancos para reposar fresquitos, nosotros volvemos rodeando a la salida y al siguiente destino.

Powered by Wikiloc

2 comentarios

Si quieres, puedes o esta ruta