Dogarco
46 6 54

Coordenadas 92

Fecha de subida 12 de marzo de 2015

-
-
31 m
6 m
0
0,9
1,8
3,53 km

Vista 621 veces, descargada 20 veces

cerca de Palma, Islas Baleares (España)

fuente

JARDINES HUERTA DEL REY

JARDINES S'HORT DEL REI Coordenadas: 39°34'4"N 2°38'46"E El gran arco que ahora vemos sobre el estanque corresponde a la antigua atarazana de época musulmana que había debajo del palacio de la Almudaina, y que se abría directamente al mar. Pare-ce ser que el arco data del siglo XI. S'Hort del Rei fue un jardín medieval situado extramuros de la Almudaina que subsistió hasta el siglo XIX, cuando fue urbanizado. A principios del siglo XIV, en tiempo del rey Jaume II de Mallorca, tuvo una época de esplendor, y había plantados árboles frutales, flores y hortalizas. También se criaban en él algunos animales como, por ejemplo, conejos. En la década de 1960, dentro del plan de recuperación del entorno del palacio de la Almudaina, los edificios que había fueron derribados para hacer unos jardines nuevos de gusto historicista, proyectados por el arquitecto mallorquín Gabriel Alomar. Este arquitecto combinó elementos tradicionales del jardín mallorquín, como la pérgola, con otros de inspiración andalusí, como la alberca, con surtidores que recuerdan al Generalife. Debemos decir que este trazado nuevo poco tiene que ver con el jardín medieval. La actual avenida Antoni Maura coincide con la que fue la desembocadura del torrente de Sa Riera, que bajaba por la Rambla, calle Unión y Borne, y dividía Palma en "vila de dalt" o ciudad alta (lado de la catedral) y "vila de baix" o ciudad baja (lado de los barrios de Sant Jaume y de Santa Creu). Sa Riera era peligrosa a causa de las riadas. Es tristemente famosa la ocurrida en 1403, cuando murieron miles de personas. Fue desviada por razones urbanísticas en el año 1612, por fuera del recinto de las murallas, y su curso actual coincide con el paseo de Mallorca.
Waypoint

MURALLA DE PALMA

MURALLAS DE PALMA Dirección Passeig Dalt Murada El mirador a orillas de la Catedral es un balcón desde el que se puede contemplar la inmensidad del mar. En este lugar se conserva la única cerradura de muralla que desde la época romana hasta el siglo XVI ha servido de defensa de la Ciudad de Mallorca, idónea para edificar los edificios religiosos más importantes de la época medieval: la antigua mezquita mayor de Madina Mayurqa y la Catedral de Mallorca. Por esto, al levantarse a finales del siglo XVI el recinto con baluartes, este fragmento de la antigua fortificación no desapareció. Un paseo por la fachada marítima de Palma, desde la Catedral gótica hasta el baluarte de Sant Pere, dónde hoy se ubica el Museo de Arte Contemporáneo, permite contemplar los restos bien conservados de las antiguas murallas renacentistas que protegían la ciudad, el quinto recinto que ha tenido Palma a lo largo de la historia. Los romanos construyeron una primera fortificación encima del cerro estratégico dónde ahora se ubica el Palacio de la Almudaina, y más tarde construyeron un segundo recinto más grande en el actual barrio de la Catedral. Durante la dominación musulmana (de 902 a 1229) la ciudad creció, y los árabes edificaron, en el siglo X, un tercer recinto amurallado. En los siglos siguientes construyeran todavía un cuarto recinto. Y este es el que encontró el rey Jaume I cuando conquistó Madina Mayurka en 1229. Los cristianos no modificaron el perímetro de las murallas. Pero a lo largo de los siglos XVI y XVII, las frecuentes incursiones turcas por mar evidenciaron que estas eran demasiado débiles para resistir la contundente artillería moderna. Hacía falta construir un quinto recinto amurallado, más fuerte y acorde con los nuevos conceptos arquitectónicos militares. Empezó así la edificación de las murallas renacentistas, proyecto grandioso iniciado en 1551 y que no finalizará hasta 1801. Esta nueva muralla constaba de doce baluartes para defender toda la longitud de los muros, además de un ancho foso de unos 24 m. de anchura que circundaba la ciudad por tierra. Pero el siglo XVIII supuso el inicio del crecimiento de la ciudad, que a lo largo del XIX duplicó su población. Como no estaba permitido construir fuera del recinto de las murallas se optó por el crecimiento vertical, que aumentó la sombra y la humedad de las calles. La presión popular consiguió el derribo del quinto y último recinto de murallas, como pasó en la mayoría de ciudades europeas. La demolición se inició el 1902 y acabó el 1934. Sólo se mantuvo de pie el tramo costero de murallas, que es el que hoy podemos recorrer, parándonos en edificios emblemáticos que forman parte de la historia de la ciudad, como la Catedral, la Lonja y el Consolado del Mar.
Parque

SES VOLTES

SES VOLTES Dirección: Passeig Dalt Murada s/n Entrada gratuita. Horario, martes a sábado: 10.00 - 20:00 h; domingos: 14.00 - 20:00 h; días festivos: 10:00 - 20:00 h. Lunes: cerrado El Centro de Arte y Creación de Ses Voltes es un centro dedicado a la creación y producción de arte contemporáneo y la formación artística en Palma de Mallorca (España). Su objetivo es fomentar el desarrollo de los artistas visuales y los profesionales del sector creativo, a través de eventos temáticos (como conferencias, proyecciones y talleres), cursos monográficos, visitas guiadas a los estudios y talleres del centro, acceso a sus recursos e infraestructuras, y un programa internacional de residencias de artista. Las actividades del CAC Ses Voltes están enfocadas a promover el diálogo entre las comunidades artísticas de la isla y el circuito artístico internacional. A partir del trabajo de los artistas, el CAC Ses Voltes constituye un espacio abierto al público para que los visitan-tes puedan conocer de primera mano los procesos creativos de los profesionales que componen el tejido cultural de la isla y la de los maestros que les inspiraron. El CAC de Ses Voltes forma parte de la Fundació Palma Espai d'Art y colabora con la Fundació Pilar i Joan Miró a Mallorca y el Círculo de Bellas Artes de Palma de Mallorca
Waypoint

PALACIO EPISCOPAL

PALACIO EPISCOPAL Museo Diocesano. Palacio Episcopal. Dirección: C/ Mirador, 5. Coordenadas 39°34'0"N 2°38'57"E Horarios de 10.00 a 14.00 Entrada 3 euros Residencia del Obispo de Mallorca, de estilo gótico. En el Museo se exhiben piezas del patrimonio artístico de la iglesia mallorquina que están fuera de culto. Se divide en siete secciones: escultura religiosa, arqueología, cerámica moderna, el legado Séguier, arte religioso variado y numismática, pintura gótica y colección bibliográfica. El director del museo, Miquel Garau afirma que el museo pretende ser un recorrido ‘pedagógico por la historia de la Iglesia de Mallorca’ con el que la gente pueda percibir ‘la belleza del arte en la Iglesia’. El Museo Diocesano posee un patrimonio y un fondo cultural muy variado y notable por lo que ha sido difícil seleccionar las obras que componen la exposición permanente. Es por ello que se ha creado una sala para exposiciones temporales que muestra poco a poco el resto de la colección que no pertenece a la exposición permanente y piezas que se están restaurando en la actualidad. Así, el museo se estrena con una exposición permanente de 200 piezas que recorre el arte eclesial en la isla desde el siglo XV hasta nuestros días. De esta colección destacan obras como la del Sant Jordi de Pere Niçard, pieza fundamental del siglo XV en Mallorca con una clara influencia flamenca, que ofrece una visión de la vida en la Palma portuaria de la época. La obra del pintor valenciano del Renacimiento Joan de Joanes con ejemplos de corte romano, clásicos y monumentales, tiene también su lugar especial en el museo.
Waypoint

PALACIO DE LA ALMUDAINA

PALACIO DE LA ALMUDAINA Dirección: Palau Reial, 29 Coordenadas 39°34′5″N 2°38′50″E Los miércoles y jueves de 15 a 18 h. (octubre a marzo) y de 17 a 20 h. (abril a septiembre), entrada gratuita. Tarifa 4 euros. Como su nombre indica, el palacio de la Almudaina fue originaria-mente una ciudadela hecha construir por los gobernadores árabes fuera de las murallas, cerca de la ciudad, junto al baluarte que do-mina la bahía de Palma. Posee una sólida muralla visible todavía y en su interior surge un edificio rectangular con cinco torres alme-nadas. Jaime II, cuya corte se hallaba oficialmente en Perpignán, lo utilizó como residencia de verano, encargando su restauración a Pedro Selva, el mismo que dirigió la construcción del Castillo de Bellver. Jaime II modificó notablemente dicho palacio, añadiendo a la solidez musulmana de su construcción, la riqueza y comodidades deseadas para la corte Mallorquina. Fue por tanto a partir del 1309 cuando se iniciaron los trabajos de reconstrucción durante los cuales se añadieron cuatro torreones almenados, un pórtico y en la fachada del mar una fina galería ojival. El soberano mallorquín hizo erigir la Capilla Real llamada también capilla de Santa Ana, de estilo gótico y de pequeñas dimensiones, pero excepcionalmente bella; tiene un portal románico, uno de los raros ejemplares que existen en la isla. En el interior de la misma es importante un retablo pintado en 1465 por el mallor-quín Rafael Mojer. Visible desde lejos, sobre una de las cuatro torres hay una veleta representando un ángel, realización de Antonio Camprodón, un artista nativo de Perpignán que también colaboró bajo el dominio de Jaime II en las obras de transformación de dicha fortaleza mora. El palacio de la Almudaina es actualmente sede de la Capitanía General de Baleares y muchas obras de arte se hallan en él: tapices flamencos del XVI y XVII siglo que representan hechos de la historia de España; tapices españoles del siglo XVII y XVIII; estendartes con pasajes de la batalla de Lepanto, que en el 1571 derrotó a los turcos por las flotas españolas y venecianas. Detrás del palacio y bajo las murallas están los célebres jardines llamados "S'hort del Rey" con bonitas fuentes con chorros de agua y de una composición plastica que el célebre escultor Alexander Calder donó a la ciudad de Palma.
Arquitectura religiosa

CATEDRAL DE SANTA MARÍA

CATEDRAL DE SANTA MARÍA Dirección: Plaça Almoina s/n Coordenadas 39°34′2.4″N 2°38′54.6 E Visitas: 2 noviembre a 31 marzo, de lunes a viernes de 10:00 a 15:15 La Catedral es el monumento más emblemático de Mallorca porque sintetiza perfectamente los últimos ocho siglos de su historia. La imagen de una gran nave sobre el mar domina la bahía de Palma, de forma atractiva y espectacular, sorprende a primera vista y suscita la curiosidad del visitante, y se transforma en icono del patrimonio histórico y espiritual de la isla. Construida junto al Mediterráneo, la Catedral lidera un conjunto monumental que evoca las culturas que precedieron la conquista, el 31 de diciembre de 1229, de la Madina Mayurqa por parte de Jaime I, rey de Aragón y conde de Barcelona. El Conquistador, siguiendo la costumbre de la época, consagró la antigua mezquita a la Virgen María y preparó la construcción de un templo de nueva planta, acorde al estilo de la época. Hay indicios documentales, a partir de 1230, relacionados con la obra de la Catedral. Constan encargos al maestro Ponç realizados en 1256, a cuenta de Ramón de Torrella, el primer obispo de Mallorca. En 1269, el obispo Pere de Morella consagró el ara del altar mayor. La construcción, tal como se conoce actualmente, comenzó por la Capilla Real, en torno al 1300, durante el reinado de Jaime II (1276-1311), primer monarca de la Corona de Mallorca. De esta forma se iniciaba el proyecto de catedral gótica que tuvo su esplen-dor constructivo durante los siglos XIV y XV. El ábside actual conserva la capilla funeraria destinada a panteón sepulcral de los monarcas de la casa real mallorquina. El ábside estaba finalizado en 1328, en 1329 se colocaron los ventanales de cristal del maestro sienés Matteo di Giovanni y paralelamente se había proyectado el campanario. Las obras de la torre finalizaron en 1498, como un proyecto inacabado. Tiene nueve campanas, la mayor de las cuales es conocida como Eloi. Paralelamente al apoyo de la Casa Real en la fábrica de la Catedral, los obispos de Mallorca, desde el siglo XIII, animaron al pueblo cristiano de Mallorca y al clero a colaborar con recursos económicos destinados a la construcción. Entre los primeros obispos que tuvieron un mayor protagonismo en este proceso cabe destacar a Berenguer Balle (+ 1349), que, en 1346, erigió la cátedra pontifical; Antoni Galiana (+ 1375), primer obispo de origen mallorquín, promovió el acabado de la fachada lateral hasta la capilla de la Corona, y Pere de Cima (+ 1390) estimuló la construcción del portal del Mirador. Entre los maestros picapedreros y escultores del siglo XIV que trabajaron en la obra de la Catedral cabe destacar a Antoni Camprodon, Jaume Mates, Guillem Oliveres, Pere Morey, Enric Aleman, Joan de Valenciennes, Guillem Morey, Pere de Sant Joan i Antoni Canet, entre otros. A finales del siglo XIV se derribaron los últimos vestigios de la mezquita y a comienzos del XV el edificio entró en una nueva fase constructiva. Iniciado el 1400, el insigne Guillem Sagrera se incorporó a la fábrica de la Catedral. Dirigió las obras del portal del Mirador y edificó la Sala Capitular gótica, que el obispo de Mallorca Gil Sanxís Munyos –hasta 1429 conocido como Clemente VIII, antipapa– eligió para ser enterrado. Arnau Piris sustituyó a Guillem Sagrera como responsable de las obras de la Catedral, cuando éste fue retenido por Alfonso el Magnánimo para construir el Castel Nuovo de Nápoles. Poco tiempo después Joan Sagrera, hijo del maestro Guillem, se incorporó a las obras de la Catedral. En 1490, Francesc Sagrera, canónigo, sobrino de Guillem Sagrera, relacionado con la administración de la obra de la Catedral, diseñó el Portal de la Al-moina. Ya en el interior de la Catedral se puede contemplar el antiguo retablo gótico, actualmente adosado al Portal del Mirador. La sillería del coro, actualmente formado por 110 sillas de nogal, situado en el altar mayor o Capilla Real, fue construida a partir de 1514 y ocupaba el centro de la nave central de la basílica, tallado probablemente por Felip Fulló, de origen francés; y en 1526 Joan de Sales habría continuado las obras. A él se le atribuye también la parte plateresca de la madera, la portada, la galería, los púlpitos de piedra, de estilo renacentista, acabados en 1535. Durante el siglo XVI finalizaron las últimas crucerías, se levantó el frontispicio, los dos rosetones y la puerta del portal principal, promovida a instancias del obispo Vich y Manrique, y obrada, entre 1594 y 1601, por el escultor y arquitecto Miquel Verger. La Casa de la Almoina, sede actual del Archivo Capitular, también se construyó durante este período. Por otra parte destaca, también, el interior del templo de ocho tramos de crucería, sostenidos por columnas octogonales. El conjunto cuenta con siete rosetones, dos de ellos cegados en la facha principal. El mayor mide 12,51 metros de diámetro. Estructuralmente es un edificio gótico sometido a gran influencia cultural y religiosa del siglo XVI, en sintonía con la espiritualidad humanista. Durante los siglos XVII-XVIII, el interior del edificio recibió una gran influencia del barroco, sobre todo en forma de retablos, pinturas y esculturas marcadas por la espiritualidad postridentina, que coincidía con un período de esplendor económico y social de la Iglesia y de la sociedad mallorquinas. La fábrica de la Catedral no se explica al margen de la iconografía barroca, y de esta época cabe destacar también algunas piezas tan emblemáticas como el retablo del Cor-pus Christi, obra de Jaume Blanquer, el claustro y la nueva sala capitular. Ya en la segunda mitad del siglo XVII, esta corriente fue seriamente cuestionada e incluso despreciada, pero al margen de esta corriente y de esta espiritualidad es difícil entender el itinerario completo del edificio. Con el Romanticismo se acentuó el debate y se idealizó el gótico como referencia artística y como elemento explicativo que permitía recuperar la pureza originaria y ofrecía una mirada idealizada del pasado. El terremoto de 1851 puso en peligro el conjunto de la fachada principal, lo que motivó al obispo Miquel Salvà Munar el encargo de la restauración al arquitecto Juan Bautista Peyronet, con la colaboración del mallorquín Antoni Sureda Villalonga. Su intervención queda perfectamente reflejada en la parte superior de la fachada principal de la Catedral, enriquecida posteriormente también por el arquitecto Joaquín Pavía. En 1902, con la finalidad de adaptar el espacio de la Catedral a las nuevas exigencias litúrgicas y pastorales, el obispo Pere Joan Campins encargó al arquitecto Antoni Gaudí la reforma del conjunto del templo. La intervención de Gaudí duró aproximadamente diez años (1904-1914). El 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada, de 1904, el obispo Campins presidió la inauguración de las obras, que consistieron en la recuperación, ordenación y decoración del espacio de la nave central y de la Capilla Real (actualmente el altar mayor), básicamente con el traslado del coro, hasta el momento situado entre los tramos segundo y tercero de la nave, eliminación del retablo mayor gótico, realización del baldaquino del altar mayor, incorporación al presbiterio de la sede episcopal, iluminación del espacio a base de ventanales de cristal desprovistos de estos hasta el momento, luz artificial y candelabros, y elaboración de un amplio mobiliario litúrgico. Los sucesivos Cabildos han continuado el mantenimiento, la restauración y la mejora de la fábrica de la Catedral. Entre los más significativos cabe destacar la apertura de ventanales, un proyecto sistematizado durante la década de 1920, entre les cuales cabe destacar dos de la casa Mayer (Munich), de 1929. Siguiendo esta tónica de constante actualización del edificio, se invitó al artista Miquel Barceló a realizar una intervención en la Capilla del Santísimo. La intervención de Barceló, dedicada a la Eucaristía (multiplicación de los panes y los peces) se inauguró el 2 de febrero de 2007.
Waypoint

CASA TRUYOLS

CASA TRUYOLS Dirección: Carrer de Sant Roc, 3 La fachada principal de la casa da a la calle Sant Roc, pero también muestra un importante lateral que da a la calle Estudi General. En la calle Sant Roc, la fachada es de tres plantas de alzada, con un portal de arco de medio punto adovelado, con un balcón barroco y marco listo en el primer piso, y un porche con columnas circulares, alternativamente, lisas y estriadas. La fachada de la calle Estudi General muestra en la planta baja un arco rebajado, de factura muy reciente. La planta noble presenta tres oberturas muy interesantes, con dos portales de balcones y una ventana renacentistas; los balcones tienen hierros y pedestales barrocos, y el que está más a la derecha muestra formas curvas de gran dinamismo. El porche, como la otra fachada, presenta columnas circulares, alternativamente lisas y estriadas. El vestíbulo es de obra reciente; un gran arco rebajado, sostenido por un pilar nuevo, comunica con el patio, que tiene el eje principal desde la calle Sant Roc. Desde la entrada principal, dos tramos con artesonado, separados por un arco rebajado, acaban en un conjunto de dos arcos, más reducidos, de medio punto el de la izquierda, sobre la escalera, y rebajado el de la derecha; sostenidos por una columna toscana sobre un plinto. A la derecha queda el pequeño patio descubierto, mientras que la escalera sube a la planta noble desde la izquierda y gira, en ángulo recto, hacia la derecha. De éste, pasó a Pere de Santjoan. El edificio fue reconstruido a mediados del s. XVI. En 1566 fue adquirido por el canónigo Agustí Ferragut, que dio durante muchos años nombre a la casa. En 1656 fue propiedad de Agustí Palou, y sus sucesores la mantuvieron hasta bien avanzado el s. XVIII. Después pasó a los Truyols, que la mantienen en la actualidad. Según el Archiduque, hacia 1872, la casa "abre tres balcones de estilo renacentista, sencillos, pero de un extraordinario buen gusto".
Waypoint

AYUNTAMIENTO DE PALMA

AYUNTAMIENTO DE PALMA Dirección: Plaça de Cort, 1 El Ayuntamiento de Palma tiene un encanto especial. Es un edificio que data del Siglo XVII. Está ubicado en la plaza de Cort, donde antiguamente se concentraban gran parte de las cortes o curias de los señoríos jurisdiccionales, abolidos por las Cortes de Cádiz en 1811. En un lateral de la plaza se encuentra el edificio del Ayuntamiento. Un edificio singular en cuyo solar originariamente se alojó el hospital de Sant Andreu, fundado el año 1.230, tras la conquista, por el caballero Nunyó Sanç. A partir del año 1249 fue sede de la Universidad de la Ciudad y del Reino de Mallorca La construcción del actual edificio del Ayuntamiento se inició en el año 1649 y se alargó hasta mediados del siglo XVIII. Reproduce el modelo de la casa señorial mallorquina de tres pisos. La planta baja tiene dos portales laterales, con escudos barrocos y una tribuna central con el nombre popular de banco de los vagos. En la fachada, hay un reloj conocido popularmente con el nombre de En Figuera. En el interior de la planta baja destacan el portal gótico del antiguo hospital de Sant Andreu, y la escalera que conduce a la planta no-ble, donde podrás conocer a los dos gigantes la Sala, nombre con el que se conoce al Ayuntamiento. En los salones se encuentra de la Biblioteca Municipal, así como el archivo histórico de Mallorca.
Waypoint

CASAL SOLLERIC

CASAL SOLLERIC Dirección: Passeig del Born, 28. Coordenadas: 39º 34' 15,34" N 2º 38' 48,00" E De martes a sábado de 10:00 a 14:00 h y de 17:00 a 21:00 h. Domingos y festivos de 10:00 a 13:30 h. Casal Solleric, construida en el XVIII, a mitad del siglo, en pleno centro de la antigua ciudad de Palma, equidistante de las Puertas de Jesús, Pintada, San Antonio, des camp, del Mar y Santa Catalina, es una de las ultimas construcciones señoriales de Ciudad. Su estilo es barroco y se atribuye a Gaspar Palmer, mientras que los trabajos de forja y la decoración escultórica son del artista Antonio Soldati. Sus propietarios, la familia Morell, lo quisieron convertir en un lugar de encuentro de artistas y escritores. Inaugurado en 1985 como Centro de Exposiciones y Documentación del Arte Contemporáneo, es gestionado desde entonces por el Ayuntamiento de Palma. Desarrolla a lo largo de todo el año un dinámico programa de exposiciones temporales en sus diferentes espacios-planta noble, entresuelo, planta baja y Espai Quatre-y cuenta con biblioteca especializada en arte contemporáneo y fotografía, tienda-librería y cafetería. La biblioteca está abierta a todos pero el fondo bibliográfico está excluido de préstamo, por lo tanto la consulta es en la sala. Tiene 16 puntos de lectura más un ordenador para uso exclusivo de los lectores con conexión a Internet. El catálogo está informatizado y forma parte del proyecto CABIBLa Biblioteca tiene un servicio de reprografía y, por tanto, siempre que se sigan las normativas vigentes se pueden pedir fotocopias. Las demostraciones mediante exposicion de otras obras de arte, escultura, pintura, etc..., son casi constantes, la de Ferran Aguiló. Esculturas 1986 - 2010 se sitúa en la planta noble. El cómic, se lleva a la planta entresuelo con Wallace Wood y su tema woodwork. En planta baja, zona cero, el autor Daniel Palacios, nos lleva, de alguna forma, a través de la metafísica y el esoterismo por cinco aspectos de la vida. No se pierdan de este outcomes, el comportamiento del sonido en nuestra presencia. Al llamado Espai Quatre se han llevado, tal vez, la muestra más novedosa, dos exposiciones de fotografía y una instalación. Quedan relacionados en esta muestra tres espacios, la fotografía, los cables, la informática, las redes neuronales, los enredos, la ciencia viva, la ciencia muerta u obsoleta.
Waypoint

LA LONJA

LA LONJA (SA LLOTJA) Dirección: Carrer de la Llotja, 1 Coordenadas 39°34′6″N 2°38′40″ E Abierto sólo cuando hay exposiciones. Horario: de martes a sábado, de 11.00 a 14.00 h. y de 17.00 a 21.00 h. Domingos y festivos, de 11.00 a 13.30 h. Cerrado: lunes La Lonja de los Mercaderes, antigua sede del Colegio de los Mercaderes, es una de las obras maestras de la arquitectura gótica en Mallorca. Con ella, su autor, Guillem Sagrera ofrece la última gran obra del gótico en Mallorca a la vez que avanza el equilibrio del espíritu renacentista. Construida en un momento de transición estilística (1420 - 1452), renueva el gótico ejerciendo una dilatada influencia, que en el caso de Sagrera se manifestará en los trabajos realizados por sus descendientes y discípulos a lo largo de más de un siglo. La Lonja de Palma constituye el primer caso conocido en el que el autor asume la responsabilidad entera del proyecto, tanto la construcción íntegra del edificio como la totalidad de su decoración escultórica. El edificio de la Lonja, en Palma de Mallorca, es de planta rectangular y forma un único espacio. Seis pilares sin base ni capitel y con estrías helicoidales ascienden hasta desplegarse formando los nervios de las bóvedas. Esta solución constructiva de las columnas y su continuidad con los nervios de las bóvedas de crucería ha sido repetidamente imitada, caso de la Lonja de Valencia. Quedan de esta manera definidas tres naves de misma altura en el sentido de la entrada y cuatro tramos transversales que se manifiestan en las fachadas laterales en cuatro lienzos cuyas delimitaciones se coronan con pequeños torreones octogonales. Este edificio de la Lonja es difícil de clasificar a simple vista por un turista que no haya consultado previamente alguna foto del lugar. Su forma y su decoración exterior le transfieren cierto aspecto parecido a una iglesia. Es fácil imaginar la importancia de la Lonja de Palma varios siglos atrás, cuando Mallorca era uno de los principales destinos en las rutas del comercio en el mar Mediterráneo. La Lonja servía a los mercaderes para la realización de reuniones, tratos comerciales, etc. Actualmente, la utilidad de la Lonja es más bien escasa. En los últimos años ha servido para acoger varias exposiciones, sin que haya tenido un papel especialmente importante en la vida cultural y artística de Mallorca.
Waypoint

CONSULADO DEL MAR

CONSULADO DEL MAR Dirección: Passeig Sagrera, 7 Coordenadas 39° 34′ 07″ N 2° 38′ 37″ E A finales de la Edad Media y durante la Edad Moderna, la navegación marítima era una de las ocupaciones más importantes. El comercio por mar era un negocio floreciente que daba trabajo a mu-chas personas, desde los mercaderes hasta los marineros, pasando por los armadores y los patrones. Con tanta gente implicada era normal que surgieran disputas, ya fueran de tipo mercantil o lo que llamaríamos “laboral”, por lo que la Corona de Aragón creó una institución especializada en mediar y resolver conflictos en este ámbito: el Consulado de Mar. Este organismo, fundado en Barcelona a mediados del siglo XIII, tenía presencia en las principales ciudades de las rutas marítimas de la Corona, que se extendían por todo el Mediterráneo y la costa atlántica hasta la ciudad de Brujas, en Flandes. Y entre estas ciudades se encontraba Palma, cuyo Consulado de Mar era uno de los más importantes en tanto que se encontraba en el nudo entre dos rutas comerciales: la que conectaba con Sicilia y Cerdeña y la del norte de África. Este no sólo ejercía como tribunal gremial, sino también como ente aduanero y fiscal (recaudando impuestos sobre los productos que entraban en el puerto) y policía. Hasta el año 1800, la Lonja era el principal lugar de actividad del Consulado de Mar, pero en ese año se ubicó el Real Consulado de Mar y Tierra en el edificio que hoy se conoce como el Consulado de Mar. Su actividad duró poco tiempo, ya que en 1868 la institución fue suprimida a raíz del Decreto de Unificación de Fueros. Actual-mente, alberga la sede del Gobierno de las Islas Baleares. El Consulado de Mar es uno de los edificios civiles importantes más antiguos de Palma (se empezó a construir a mediados del siglo XIV), aunque su aspecto actual es el resultado de diversas reformas que se extendieron hasta el siglo XVI. Esta fue la época dorada del comercio en Mallorca, lo que suponía unos buenos ingresos para llevar a cabo obras civiles y religiosas. De ahí la influencia de los estilos gótico y renacentista en los principales edificios e iglesias de la ciudad, el Consulado de Mar entre ellos. Situado en el Paseo de Sagrera, a primera línea de costa, es justa-mente la fachada que mira hacia el mar la parte del edificio que más destaca, por su logia con arcos y por la torre del reloj. El edificio está ornamentado con piezas de arte que proceden del antiguo Museo Provincial, entre las que destaca la lápida del ángel custodio de los mercaderes, colocada en la fachada principal. Un conjunto de gran belleza y que se ha conservado excepcionalmente bien.
Waypoint

IGLESIA Y CRIPTA DE LA SANTA CRUZ

IGLESIA Y CRIPTA DE LA SANTA CRUZ Carrer Forn de l'Olivera, 5 Coordenadas 39°34′14″N 2°38′35″E Las obras se iniciaron el año 1335 en unos terrenos donados por el obispo de Barcelona. Se utiliza la piedra de la cantera real de Bellver. Según la cronología se puede corresponder a la construcción de dos iglesias diferentes: la primera, habría terminado el año 1371, la fecha de la fundación de la campana mayor, y la segunda, que podría haberse iniciado hacia el 1440, según nos indica un documento de 1445, que habla de la "nueva iglesia que se está subiendo". En 1564 se colocó la piedra angular del presbiterio. Es una de las primeras parroquias de Palma, originaria del siglo XIV, de estilo gótico. Tiene la cubierta de bóveda de crucería, excepto el presbiterio que es de bóveda nervada. Hay retablos de estilo gótico y otros barrocos, como el retablo ma-yor. Debajo del presbiterio se encuentra la cripta de San Lorenzo que forma parte del museo parroquial. La planta es de configuración ancha de 26 metros que contrasta con su longitud, de 48 metros. Las capillas laterales ocupan el espacio entre los contrafuertes. Hay cinco ábsides. El retablo mayor es de estilo barroco tardío, presenta una imagen de Santa Helena y otra de la Virgen del Carmen que denotan la tradición marinera de la parroquia. También se conserva una tabla gótica que presenta la Virgen del Buen Camino, obra de Mòger, del siglo XVI. La tercera capilla de la derecha acoge la imagen gótica de la Virgen de Santa Cruz y la tercera de la izquierda está dedicada al Corazón de Jesús. En esta capilla se encuentra el sepulcro de Antonio Barceló, conocido popularmente como el Capitán Barceló. La fachada principal está inacabada y, a la derecha, está el campanario. La más interesante es la del lateral norte, situada en la calle de Santa Cruz que presenta un portal esencialmente barroco, le-vantado sobre una escalera de cinco escalones y franqueado por estípites geométricos, de tradición manierista y un frontón curvo roto coronado por dos pirámides con bola y una cruz central. El frontón enmarca un nicho con ábside en forma de concha que con-tiene una imagen de Santa Helena. La cripta de San Lorenzo es el presbiterio de la iglesia y es de finales del siglo XIII o principios del XIV. Tiene la planta cuadrangular rodeada por un deambulatorio de cinco tramos, cuadrangulares y triangulares alternativamente, con cinco capillas situadas entre los contrafuertes. La cubierta es de bóveda de crucería sostenida por cuatro columnas octogonales con capiteles geométricos. La puerta de acceso es de dintel moldurada con representaciones zoomórficas en los capiteles. Hay un retablo renacentista dedicado a San Lorenzo y un crucifijo gótico.
Waypoint

ES BALUARD

ES BALUARD Dirección: Plaza Porta de Santa Catalina 10 Martes a sábado, de 10 a 20 horas. Domingo, de 10 a 15 horas. Lunes, cerrado. El museo cierra los días 1 de enero y 25 de diciembre. Visitas guiadas gratuitas en catalán y castellano, todos los sábados a las 11:30 h. (para la visita guiada, hay que reservar antes del jueves anterior llamando al 971908200) Entrada 4:50 euros. ORÍGENES DE ES BALUARD.- Es Baluard Museu d'Art Modern i Contemporani de Palma se encuentra ubicado en el perímetro del baluarte de Sant Pere, que forma parte del recinto amurallado renacentista que rodeaba la ciudad de Palma hasta principios del s. XX. El Baluarte de Sant Pere.- La construcción del bastión defensivo data del último cuarto del siglo XVI. En esta época se refuerzan los antiguos muros medievales con la edificación de nuevas murallas, ideadas por el ingeniero italiano Giacomo Palearo Fratín. Su diseño se adapta a las nuevas necesidades defensivas de la época y concibe un recinto formado por baluartes unidos entre sí por lienzos de muralla. El baluarte de Sant Pere destaca por sus grandes dimensiones y su ubicación estratégica, por ello fue el lugar elegido para instalar una de las escuelas de artillería más prestigiosas de Europa. El Baluarte de Sant Pere ha sufrido diferentes modificaciones a lo largo de los siglos. En 1646, bajo el mandato de Vicenç Mut (nombrado ingeniero y sargento mayor de la fortificación en 1638), se modifica la altura del bastión de Santa Catalina para igualarlo con los de Moranta y Sitjar y poder comunicarlos a través de la muralla. Será durante el siglo XVIII cuando la construcción adoptará definitivamente la forma actual. En 1952, después de más de trescientos años, el baluarte de Sant Pere dejó de tener un uso militar. Unos años más tarde pasó a manos privadas. Los nuevos propietarios proyectaron construir edificios en toda la zona y, por ello, en 1963 intentaron destruir la muralla con bombas de cal colocadas estratégicamente, las cuales consiguieron derribar gran parte de la cortina de poniente del baluarte. Los ciudadanos de Palma no permanecieron impasibles y su reacción aceleró la declaración del baluarte como conjunto histórico-artístico: se proyectó su reconstrucción inmediata en 1965. A finales de la década de los ochenta, después de este incidente, los terrenos fueron calificados de uso público y se inició su expropiación. El baluarte cae en un estado de abandono hasta que en 1997 estos terrenos son cedidos por el Ayuntamiento de Palma para la construcción de Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, inaugurado el 30 de enero de 2004. El Aljibe.- Es un antiguo aljibe de agua dulce cuya construcción finalizó durante la década de 1640. Cuenta con una tipología clásica de planta rectangular de 353 m², cubierta con una vuelta de cañón rebajada y aperturas para su ventilación. Gracias a su restauración se pueden apreciar las diferentes técnicas constructivas aplicadas a sus muros, una de las cuales es la antiquísima espina de pez. Se sabe que el agua dulce que almacenaba abastecía a todo el barrio del Puig de Sant Pere y a los barcos que llegaban al puerto. Esta agua provenía de la fuente de la Vila, próxima a Esporles; entraba en la ciudad por la puerta de Santa Margalida y llegaba al aljibe mediante una acequia-acueducto. Cuando el baluarte cayó en desuso se convirtió en un vertedero de basura. Sin embargo, en el momento de la construcción del museo, se re-descubrió y se decidió recuperarlo, incorporándolo al proyecto de Es Baluard. Desde su inauguración tiene un uso polivalente: con una programación expositiva de artistas contemporáneos internacionales, actividades interdisciplinares o como espacio polivalente que puede alquilarse dadas sus dimensiones y su magnífica acústica. El nuevo edificio se integra en el antiguo baluarte renacentista. El edificio del siglo XXI convive armónicamente con el del siglo XVI.- El edificio del museo, definido por líneas simples y limpias, es del todo respetuoso con el entorno patrimonial e histórico que le rodea y aloja; se integra perfectamente dentro del perfil del baluarte renacentista. El diálogo entre la arquitectura contemporánea del nuevo edificio y la antigua muralla está presente en todo momento y es constante, y uno se da cuenta a medida que recorre los diferentes espacios del museo. El proyecto pretende ser integrador de la construcción moderna y respetar el patrimonio antiguo de las murallas; a la vez que diferenciador. Por este motivo se han utilizado materiales como el hormigón y el vidrio, que permiten distinguir perfectamente las dos tipologías constructivas. El edificio, diseñado por Lluís García-Ruiz, Jaume García-Ruiz, Vicente Tomás y Ángel Sánchez Cantalejo, tiene una superficie total de 5.027 m², de los que 2.500 se destinan a espacios expositivos. Está dividido en tres plantas que se relacionan con el exterior, con las murallas y entre sí mediante rampas, claraboyas y grandes balcones interiores, buscando la idea de calle interior. Los espacios exteriores son concebidos como lugares de exposición y paseo, trazando un recorrido por el perímetro de la muralla. El gran aljibe se mantiene también como espacio expositivo, a la vez que acoge actos diversos en función de la programación del museo.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta