Tiempo  23 minutos

Coordenadas 82

Fecha de subida 16 de agosto de 2016

Fecha de realización agosto 2016

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
526 m
482 m
0
0,2
0,4
0,88 km

Vista 1130 veces, descargada 48 veces

cerca de Pamplona, Navarra (España)

SANFERMINES: FIESTA POPULAR DE PAMPLONA

De fama internacional, llenándose sus calles de miles de forasteros venidos de todas las partes del mundo. Los festejos comienzan con el lanzamiento del chupinazo (COHETE ANUNCIADOR) desde el balcón del ayuntamiento a las doce del mediodía del 6 de julio, es verdaderamente el estallido de las fiestas, miles de personas se dan cita en la Plaza Consistorial para vivir un acto relativamente moderno que se ha convertido en una de las imágenes más internacionalmente conocidas de los Sanfermines, un mar de pañuelos rojos da la bienvenida a nueve días irrepetibles. Terminan a las doce de la noche del 14 de julio con el Pobre de mí, una canción de despedida.

LO QUE HAY QUE SABER DE LOS SAN FERMINES

EL CHUPINAZO
A las 12 en punto del 6 de julio se prende la mecha del cohete desde el balcón central del segundo piso. Al grito de “¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!”, estalla la alegría. La fachada del Ayuntamiento se engalana con pendones y las enseñas de España, Navarra (roja), Pamplona (verde) y Europa.

En el balcón central del primer piso de la Casa Consistorial los clarineros dan el toque inmediato al lanzamiento del cohete. Tres minutos antes, sale al balcón superior el encargado de prender la mecha, junto con un ordenanza municipal y el responsable de la Pirotecnica Caballer, de Valencia, fabricante del cohete.
Se corea insistentemente la consigna “¡San Fermín, San Fermín!” con el pañuelo rojo cogido en alto entre ambas manos y de cara al balcón del Consistorio.
El pañuelico rojo es la prenda sanferminera por antonomasia. No se lo anude al cuello hasta que suene el primer cohete. Los pamploneses no lo hacen nunca.

El Chupinazo tiene poco más de medio siglo de vida. El comienzo de las fiestas de San Fermín tenía lugar, desde hace siglos, cuando las autoridades municipales, acompañadas de maceros, gigantes, músicos y público iban a la iglesia de San Lorenzo a las Vísperas en honor de San Fermín. En 1901 se empezó a tirar cohetes espontáneamente en la Plaza del Castillo. En 1940 el teniente de alcalde Joaquín Ilundáin y el periodista José Mª Pérez Salazar propusieron al alcalde que el Chupinazo se tirara oficialmente desde el balcón del Consistorio. Un año más tarde el alcalde prendía la mecha.

EL ENCIERRO

El encierro es el acto central de los Sanfermines y lo que ha proyectado la imagen de Pamplona a los cinco continentes. En cualquier parte del planeta han oído hablar de esa ciudad donde la gente corre por la calle delante de los toros. La retransmisión en directo de la carrera por televisión ha acentuado su leyenda y ha traído consigo una peligrosa masificación.

COHETES ANUNCIADORES:

Son cuatro y de su correcto y puntual lanzamiento depende en gran medida la seguridad de los corredores. El primero se prende cuando el reloj de San Cernin da las 8 horas. En ese momento se abre la puerta de los corrales y se retiran las barreras formadas por los policías municipales para contener a los mozos. El segundo avisa de que ya ha salido la manada completa, el tercero avisa que toros y cabestros está recogida en la plaza de toros y el cuarto cohete indica que toda la manada ha entrado en los corrales.

Los encierros se han corrido siempre a la misma hora solar. A las 6 horas se corrieron hasta 1924, a las 7 horas hasta 1973, y desde 1974 a la 8 horas en virtud de los cambios del horario oficial.

CANTICO EN LA HOMANCINA:

Los mozos pamploneses invocan al Santo para pedir su protección minutos antes de la carrera. Lo hacen con un periódico en la mano y ante una hornacina situada al comienzo de la cuesta de Santo Domingo. El canto tiene lugar tres veces (7,55, 7,57 y 7,59 horas) y su letra dice así: “A San Fermín pedimos/ por ser nuestro patrón/ nos guíe en el encierro/ dándonos su bendición. Entzun arren San Fermín/ zu zaitugu patroi/ zuzendu gure oinak/ entziero hontan otoi".Finaliza con los gritos de “¡Viva San Fermín!, ¡Gora San Fermín!”, y es uno de los momentos más emocionantes.

EL VALLADO:

Surge por primera vez en 1776 para delimitar el recorrido del encierro y constituye la barrera de seguridad más importante. Está hecho de madera de abeto y se compone de 1.800 tablones, 40 puertas, 590 maderos, 200 empalizadas, 2.400 falcas y 2.000 tornillos. Cada año se reponen 20 tablones por desperfectos.

LA MANADA:

El encierro lo corren los seis toros que se lidiarán por la tarde y dos grupos de cabestros (mansos) que los guían y que son reconocibles por el cencerro que portan. Ocho cabestros acompañan a los toros. Otros tres salen dos minutos más tarde a modo de ‘coche escoba’.

RECORRIDO DEL ENCIERRO:
1. Santo Domingo. 280 metros. Entre los corrales y la Plaza Consistorial. De pendiente pronunciada. Los toros tienden a agruparse. Es uno de los tramos más violentos y peligrosos, especialmente en el tramo final de entrada a la Plaza.
2. Plaza del Ayuntamiento-Mercaderes. 100 metros. Uno de los tramos menos peligrosos, a pesar de que técnicamente es el mas complicado por su doble curva. Supone un desahogo para el corredor por ser un espacio amplio que permite correr. Presenta enclaves múltiples para refugiarse.
3. Curva de Estafeta. La calle Estafeta comienza con un giro de 90 grados a la derecha, hecho que provoca que los toros resbalen y vayan a parar contra el vallado exterior. El corredor debe tomar la curva por el ángulo corto si no quiere verse atrapado.
4. Estafeta-Bajada de Javier. Ligera pendiente del 2%. Largo y estrecho, es uno de los tramos más concurridos. No hay otros refugios que los portales.
5. Bajada de Javier-Telefónica. El trote de la manada se aminora notablemente. Existe la posibilidad de que se disgregue y queden toros sueltos. Todo ello lo convierte en un tramo peligroso.
6. Telefónica. Apenas 100 metros que dibujan el final de un embudo, perfilado por un doble vallado de madera. El cansancio ralentiza aún más la carrera y favorece su desmembramiento, situación peligrosa por excelencia. El lugar preferido de los “divinos” y de muchos inexpertos.
7. Callejón. Tramo descendente hacia la Plaza de Toros en forma de embudo. Muy temido por el riesgo de montones humanos.
8. Plaza de toros. Por el centro se deja paso libre a los toros, de los que tiran los cabestros y a los que conducen los dobladores. La proliferación de inexpertos y ‘patas’, más exhibicionistas que otra cosa, ha hecho peligroso un tramo que no lo era.
Inicio
Los mozos pamploneses invocan al Santo para pedir su protección minutos antes de la carrera. Lo hacen con un periódico en la mano y ante una hornacina situada al comienzo de la cuesta de Santo Domingo. El canto tiene lugar tres veces (7,55, 7,57 y 7,59 horas) y su letra dice así: “A San Fermín pedimos/ por ser nuestro patrón/ nos guíe en el encierro/ dándonos su bendición. Entzun arren San Fermín/ zu zaitugu patroi/ zuzendu gure oinak/ entziero hontan otoi".Finaliza con los gritos de “¡Viva San Fermín!, ¡Gora San Fermín!”, y es uno de los momentos más emocionantes.
Santo Domingo. 280 metros. Entre los corrales y la Plaza Consistorial. De pendiente pronunciada. Los toros tienden a agruparse. Es uno de los tramos más violentos y peligrosos, especialmente en el tramo final de entrada a la Plaza.
Plaza del Ayuntamiento-Mercaderes. 100 metros. Uno de los tramos menos peligrosos, a pesar de que técnicamente es el mas complicado por su doble curva. Supone un desahogo para el corredor por ser un espacio amplio que permite correr. Presenta enclaves múltiples para refugiarse.
Plaza del Ayuntamiento-Mercaderes. 100 metros. Uno de los tramos menos peligrosos, a pesar de que técnicamente es el mas complicado por su doble curva. Supone un desahogo para el corredor por ser un espacio amplio que permite correr. Presenta enclaves múltiples para refugiarse.
Curva de Estafeta. La calle Estafeta comienza con un giro de 90 grados a la derecha, hecho que provoca que los toros resbalen y vayan a parar contra el vallado exterior. El corredor debe tomar la curva por el ángulo corto si no quiere verse atrapado.
Estafeta-Bajada de Javier. Ligera pendiente del 2%. Largo y estrecho, es uno de los tramos más concurridos. No hay otros refugios que los portales.
Bajada de Javier-Telefónica. El trote de la manada se aminora notablemente. Existe la posibilidad de que se disgregue y queden toros sueltos. Todo ello lo convierte en un tramo peligroso.
. Callejón. Tramo descendente hacia la Plaza de Toros en forma de embudo. Muy temido por el riesgo de montones humanos. . Plaza de toros. Por el centro se deja paso libre a los toros, de los que tiran los cabestros y a los que conducen los dobladores. La proliferación de inexpertos y ‘patas’, más exhibicionistas que otra cosa, ha hecho peligroso un tramo que no lo era.

2 comentarios

  • Foto de jjgilalbelda

    jjgilalbelda 28-ago-2016

    He realizado esta ruta  ver detalle

    Me encanta Pamplona

  • Foto de #CAR#

    #CAR# 29-ago-2016

    Gracias por la valoración, a mi me sorprendió pues solo lo había visto en TV y parecía mucho mas grande de lo que en realidad es.

Si quieres, puedes o esta ruta