vcc

Coordenadas 73

Fecha de subida 18 de septiembre de 2017

-
-
13 m
1 m
0
0,6
1,1
2,21 km

Vista 486 veces, descargada 5 veces

cerca de Benicàssim, Valencia (España)

La Ruta de las Villas Antiguas es un "clásico" en Benicassim. También es una ruta adaptada, hasta el Hotel Voramar. En realidad es un paseo para estirar las piernas en un día soleado de invierno, en el que intentaré contaros un poco de la historia de estas Villas. En verano está a rebosar de gente sobre todo por las tardes.
La ruta comienza en la antigua torre vigía San Vicente y termina en el kilómetro cero de la Vía Verde, donde se encontraba el apeadero de la antigua linea de ferrocarril.
La Torre de San Vicente fue construida en el siglo XVI en estilo renacimiento, constituía una de las dieciocho torres de vigía con que contaba a lo largo de la costa lo que es hoy la provincia de Castellón, y que tenían como misión la vigilancia y defensa de sus costas pues esta era una zona de ataques de piratas y corsarios.
Desde aquí emprendemos la ruta por el paseo Bernat Artola y lo primero que encontramos es un busto del cineasta, Rafael Gil ,en bronce, obra del artista Melchor Zapata, a la mismísima sombra del Torreón Bernad, justo frente a la villa que hizo construir y donde vivió la familia Gil.
El que también estuvo presente por estas playas fue Luis Garcia Berlanga, más concretamente en el hotel Voramar donde rodó Novio a la vista, su tercera pelicula que recrea la España de 1918. Precisamente fue durante está epoca y hasta la Guerra Civil la de mayor auge de estas Villas.
Otro veraneante ilustre del cine fue Francisco Rabal que junto con su familia pasaron algunos veranos en un apartamento de Las Villas. Así como también nos visitó el actor Javier Barden.
Tan unida al cine han estado Las Villas que el Ayuntamiento de Benicasim organizó una Ruta del Cine este año.

La historia de las Villas comienza en 1887 cuando Joaquin Coloma Grau, ingeniero encargado de las obras de construcción del Ferrocarril del Norte, decide edificar una villa en la que su esposa pueda descansar mientras duren las obras. A partir de una caseta de obras justo enfrente de donde ahora está el Hotel Voramar se construyó la primera villa. Se llamó Villa Pilar, ya que se hizo con las 15.000 pesetas de dote que Dª Pilar Fortis Mas había aportado al matrimonio. Está villa ya no existe ,solo queda de ella la capilla , en su lugar se alzan unos apartamentos al lado de la Villa con Torre ya al final del paseo.Posteriormente construyó otras para sus hijos, Villa Coloma y Villa Teresa.
Por esta misma época, aunque algo separada de Villa Pilar, se edificó la finca El Palasiet, del matrimonio valenciano don Tomas y doña Práxedes, pero esta finca siempre tuvo una actividad desligada del resto de villas. Incluso durante la guerra civil española escapó a la incautación. Por estas fechas dona Práxedes se había casado en terceras nupcias con el Sr. Muller, cónsul de Checoslovaquia, cuya bandera ondeaba en la fachada y sirvió de salvoconducto de la ocupación.
Entre los últimos años del siglo XIX y las dos primeras décadas del siglo XX, se van construyendo a lo largo de la costa una serie de villas, fueron conocidas como el Biarriz valenciano, y bien pronto se diferencian en dos zonas: la situada más al norte, desde el actual hotel Voramar hasta la playa de la Almadraba, a la que se dio el nombre de “infierno” nombre dado debido a los saraos y ambiente festivo que reinaba en la zona, en contraposición, la parte más moderna al sur del barranquet y hasta la Torre San Vicente se le dio en nombre de “corte celestial”, debido a la mayor tranquilidad de sus habitantes y a los nombres de sus villas, muchos de ellos alusivos al santoral, quedando una zona intermedia a la que lógicamente se le dio el nombre de “limbo” situada sobre el barranquet. Estas construcciones pertenecían a las clases acomodadas de Valencia y Castellón, en 1906 había 34 villas construidas y en 1910 el censo da una cifra de 53 edificios. A partir de esta fecha escasean las construcciones, debido a la recesión provocada por la I Guerra Mundial. En 1920 el número de villas asciende a 54.


Solimar, Camilleri y El Barco son las tres primeras villas con las que comienza la corte celestial. En 1920, concluye la construcción de Villa Solimar que se hizo famosa por la posición de las esculturas clásicas, que desnudas miraban al mar y quedaban a la vista de los paseantes. Pero las estrictas normas morales de principios de siglo obligan a darles la vuelta hacia el edificio y este hecho propicia que, desde entonces, se conozcan como la Villa dels Culs.

El arquitecto Maristany construye la Villa Dávalos, (hoy restaurante y cafeteria), la ultima de la corte celestial y la hace a imagen y semejanza de un palacete de Biarritz. Junto a Villa María del Carmen, también al final del cielo, se levantan Villa Marina, Villa Santa Cristina y Villa Iluminada, tres construcciones más sencillas que las anteriores, pero no por ello menos espectaculares. Este conjunto de villas corresponde al año 1929.

La primera del infierno es Villa María Julia famosa por las ilustres visitas que recibe: pintores, escritores y otras celebridades sociales como la infanta Alicia de Borbón pasan allí sus veranos. Junto a ella sobresale Villa Santa Ana, en el centro de un exuberante jardín, hoy pertenece a Ayuntamiento que la ha restaurado y dedica a biblioteca pública. De la espectacular Villa María destaca la pérgola y el cenador junto a la casa en el centro de un enorme jardín en el que se están edificando unos apartamentos . Esta villa también posee en la fachada norte una entrada para carruajes. Francisco Maristany Casajuana, arquitecto de algunas de las villas cercanas, inició la construcción de esta grandiosa mansión en el año 1925.
Las siguientes villas son las de Vicentica y Rosita esta última de 1931,posee un refugio antiaéreo. Villa Gens da un toque curioso a la ruta, ya que se trata de una villa de claro estilo nórdico y que fue escenario de numerosas fiestas, tertulias y teatros durante la primera mitad del siglo XX.
Isabel, Carmen y Gracia están rodeadas por la misma reja de hierro forjado lo que imprime unidad al conjunto.
Villa del Mar, una de las más espectaculares, se distingue de las demás por su contundencia y su forma de iglesia. Es conocida también como Villa Beutel, nombre de su primer propietario un alemán afincado en Valencia que la construye para pasar allí los meses de calor, hoy alberga un restaurante.

Villa Pons y Villa Rafaela son también ejemplo de la arquitectura modernista. Villa Pons que se construyó en 1905, fue utilizada en la Guerra Civil como hospital. Delante de ella en el paseo se instalo en octubre de 2016 una placa homenaje por el 80 aniversario de las Brigadas Internacionales.

Otra de las primeras construcciones de la ruta es Villa Amparo que data de 1880 y que ha mantenido su estructura original durante todo este tiempo. Por el contrario, la villa contigua, Socorrito, ha sufrido algunas modificaciones que han variado su aspecto exterior, un remate con dos torres con cubierta de teja cambia la estructura de la edificación.

Villa Victoria es una casa palaciega romántica y afrancesada construida en 1911 y que visitan, verano tras verano, ilustres personajes de la sociedad española como la famosísima cantante de ópera Lucrecia Bori. Fue precisamente la majestuosidad de la construcción lo que propicia que durante la Guerra Civil se utilice como biblioteca. En la actualidad una reja de esmerado trabajo resguarda su interior. En el jardín de palmeras, araucarias y arbustos mediterráneos, dos farolas y una escultura clásica escoltan la entrada a la casa.

Villa Carpi, Paquita y Fabra se construyen entre 1880 y 1920 y constituyen el primer conjunto edificado en el paseo. Sus magníficos jardines tuvieron una importancia vital en la actividad social de los primeros veranos.

En 1942, Joaquin Bau Nolla, que fue alcalde de Tortosa (1925-1929), vicepresidente del Consejo del Reino y presidente del Consejo de Estado entre 1965 y 1973 y nombrado por el dictador Franco, I Conde Bau, construye Villa Elisa donde se encontraban las dos villas de los hijos de Joaquin Coloma, Villa Coloma y Villa Teresa y se inspira en modelos historicistas anteriores. Villa Elisa conserva todavía en uno de sus muros laterales un bajorrelieve de época romana procedente de Tortosa. El jardín de esta villa es espectacular, alberga más de 30 especies vegetales diferentes procedentes de todo el mundo y también algunos árboles mediterráneos de casi seis metros de altura. En la actualidad, pertenece al Ayuntamiento, quien la utiliza como espacio sociocultural.

La Villa con Torre, frente al Voramar, es la siguiente parada del recorrido y se encuentra adosada a la capilla del Pilar. Aunque se construye inicialmente sin la torre, ésta que sobresale del frondoso jardín le confiere un atractivo especial.

En 1930 se inician las obras del Hotel Voramar, cuya concesión primitiva se otorga para café y casa de baños, y luego se amplió a hotel tres años después. Con esto comienza otra época de crecimiento de Las Villas, construyéndose algunas más amplias y dándole reminiscencias románticas.

Toda esta vida de bailes y saraos acaba con la irrupción de la Guerra Civil. Las Villas son incautadas por la XIII Brigada Internacional, como hospital, quirofanos y casa de reposo, para los brigadistas heridos en la batalla de Teruel. En Villa Victoria se crea la biblioteca, Villa Pons el Hospital, los quirófanos están en el hotel Voramar. Y otras se transforman en cocinas, comedores oficinas etc.
Fueron varias las personalidades que pasaron por aquí , los escritores y periodistas estadounidenses Ernest Hemingway y John Dos Passos, el novelista francés André Malraux y el escritor y periodista soviético Ilya Herenburg, integran parte de esta lista, a la que se suman Antonio Buero Vallejo o Miguel Hernández y militares y políticos como Josif Broz (el futuro mariscal Tito), Clement Attlee o el doctor Juan Negrín,
los poetas Leopoldo de Luis, Miguel Hernández, Manuel Altolaguirre.
Cuando las tropas franquistas tomaron la zona, aprovecharon las excelentes instalaciones del Hotel Voramar, que habían quedado y lo ocuparon como hospital hasta en final de la guerra. En la postguerra fue sede del Auxilio Social y mas tarde sede de la Sección Femenina, hasta bien entrada la decada de los 50 en la que la familia Palllarés pudo recuperarlo.
En el Hotel Voramar se rodó "Novio a la vista" (1953) de García Berlanga, y "Segunda piel" (1999) de Gerardo Vera.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta