-
-
1.843 m
1.740 m
0
0,4
0,8
1,6 km

Vista 5493 veces, descargada 26 veces

cerca de Termas Villavicencio, Mendoza (Argentina)

Pequeño trek, pero muy lindo.
De visita en Villavicencio, Mendoza

Famosa para todos los argentinos por las imágenes de su hotel estilo alpino de 1930 encontrado en todas las botellas de la omnipresente agua natural. Villavicencio se encuentra a 1.700 metros de altura sobre el nivel del mar y a ella llegan miles de turistas en búsqueda de un maravilloso paseo. Es uno de los dos destinos de Mendoza, junto con el Puente del Inca, que no deben dejar de visitarse. La ruta 59 que conduce al hotel atraviesa vastas planicies en donde crece nada más que frondosos arbustos de jarilla, pudiéndose observar a la izquierda la pre-cordillera andina. El camino asciende abruptamente, atravesando montañas densamente cubiertas de árboles, hasta llegar al bello antiguo spa, cerrado por muchos años, pero que es ahora el centro de una reserva natural—un lugar ideal para hacer un picnic seguido de una refrescante caminata. La compañía francesa Danone ha tomado el mando del hotel y planea convertirlo en un lujoso resort, pero mientras tanto, sostienen un centro de información sobre la vida salvaje del lugar, y los excelentes guarda parques contratados brindan tours guiados por las cercanías de la zona. Además puedes dar un paseo en los jardines del hotel, visitar su capilla y comer en la Hostería Villavicencio, operada por una amigable familia local que ofrece almuerzos y tes, con finos productos locales como jamón crudo y chivo, que podrás disfrutar en las mesas ubicadas al aire libre, desde donde se puede apreciar además, el espléndido paisaje.
Más allá de Villavicencio, el camino de ripio trepa por encima de la espectacular Cruz del Paramillo, a través de Caracoles de Villavicencio, las muchas (supuestamente 365) cerradas curvas que le dan nombre al camino. A una altura de 3.050 metros, se pueden apreciar a todo el rededor impresionantes vistas, una maravillosa introducción a los vastos picos del Aconcagua, Tupungato y Mercedario. Descendiendo hacia el fértil valle de Uspallata, encontraremos fantásticos rocas dentadas que surgen de la tierra en extraordinarios colores que van desde el berenjena, pasando por los oxidados verdes cobrizos, naranjas y blancos crema. Aquí no hay servicios de transporte, pero muchas agencias de viajes incluyen este viaje en sus excursiones. Si posees tu propio vehículo de transporte, esta es una gran ruta hacia Uspallata, pero se aconseja que los ciclistas lleven consigo grandes cantidades de agua, y se debe tener en cuenta además que no hay sombra alguna a lo largo del trayecto. (comentario extraido de la pagina turismo.com.ar)

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta