-
-
5.345 m
3.914 m
0
2,1
4,2
8,42 km

Vista 2443 veces, descargada 33 veces

cerca de La Cueva, Boyacá (Republic of Colombia)

(Texto de mi autoría citado de Viajeros.com)

Uno de los peores errores que se pueden cometer antes de un día crucial es no dormir bien por la ansiedad, la emoción de los que se vendrá al siguiente día. En efecto, eso fue lo que me sucedió. Suelo ser una persona calmada y adaptable a las circunstancias, pocas veces pierdo la calma pero para ser honesto, durante los últimos tres meses solo pensaba en este viaje y concretamente en este día por varias razones:

1. Tres meses antes empecé a planearlo cuando supe que mis vacaciones de la oficina podrían coincidir con las de mi esposa (leal compañera de viaje y aventura) y -como ya anoté-, desde hacía 10 años quería viajar a este lugar.

2. Durante esos tres meses estuve tratando de entrenar mi cuerpo para reducir al máximo el impacto de la altura y resistir la caminata hasta la cima.

3. En el último mes se me recrudeció una antigua lesión de rodilla que me hacía dudar si podría resistir o no el terreno.

4. Aunque el clima había estado espléndido, siempre está la incertidumbre sobre lluvia o bruma justo para el día que más se necesita el sol. Todo esto sumado a la emoción de estar en ese mágico lugar hizo que durmiera realmente poco.Cuando menos lo esperé, 3:00 a.m. suena el despertador, todos arriba!!! ...5 grados bajo cero en la cabaña, un pequeño desayuno, revisión de linternas, comida, cuerdas, equipo, una corta sesión de estiramientos, una mirada al cielo, una bocanada de aire seguida de un suspiro, un abrazo a mi esposa y otro a Willy, un apretón de manos a don Luis el guía, y a caminar!!! 4:00 a.m. //

Los primeros 500 metros del recorrido todo andaba muy bien y el frío no parecía ser tan espantoso como lo esperábamos. Luego, pasamos el sector del Rio Playitas donde las temperaturas oscilan entre -12ºC y +10ºC. Al comenzar el ascenso en el terreno, la temperatura había bajado drásticamente y empezaron azotarnos fuertes vientos; al punto de quitarnos el equilibrio al caminar cerca de algunos desfiladeros algo peligrosos. Aún así y con el alba aún sin terminar, era inevitable tomar más y más fotografías sacando solo el dedo pulgar del guante para poder obturar el pulsador en la pantalla del celular.

Luego, el amanecer trajo luz pero poca visibilidad debido a la bruma pero poco a poco se fue despejando el día. Unos minutos después, al llegar al primer mojón (señalización de piedra para delimitar los recorridos en días nublados), el día se abrió maravillosamente y tras la montaña el sol era radiante! 6:15 a.m. // ¿Recuerdan que en el segundo capítulo dije que el guía tenia la habilidad para prever quién sería capaz o no de afrontar la cuesta? ...pues bien, no se equivocó. Él nos había dicho que mi esposa (Diana) y yo teníamos lo necesario pero el bonachón de Willy -que además estaba un poco gordito y él lo sabía- tuvo problemas de respiración y fatiga en la caminata de aclimatación y no le veía condiciones.

Pero Willy tenía tremenda disposición y gran espíritu de lucha y no se "arrugó". Sin embargo, pasando la barrera de los 4400 metros, la fatiga empezó a pasarle factura obligándole a hacer pausas para reponerse. Y como la consigna en el viaje siempre fue "Sin Afán", no teníamos problema en demorarnos un poco más de lo previsto. El problema con estas paradas -así sean de uno o dos minutos- es que es muy difícil volver a tomar el ritmo de marcha y respirar regularmente de nuevo. El espectáculo que proporciona la combinación Agua y Frío es maravilloso: Cascadas congeladas, gotas gigantes de agua, cristales inmaculados de hielo, lagunas con superficie de "vidrio". (Adjunto fotos). El viento de costado era demasiado frío y ya empezaba a dificultar un poco la respiración.

Para mí siempre ha representado problema tener la cara cubierta con pasamontañas por asuntos de comodidad pero era imperioso hacerlo porque cualquier parte del cuerpo que se deje descubierta, casi de inmediato se enfría, se empieza a perder sensibilidad y hasta duele. Me pasó con la oreja derecha y la nariz. creí las iba a perder... Jejeje.

8:10 a.m. Eeeeee...!!! Hora del desayuno!!!. Estábamos en el área de camping cerca al sector "Playitas". habíamos preparado unos sánduches de atún con vegetales deliciosos pero el viento era impacible; tratamos de refugiarnos tras una roca y con gran dificultad logramos desayunar. Al retomar la caminata, alguien -no recuerdo si diana o Williiam- hizo la pregunta que no se debe hacer en un recorrido de este tipo: "Don Luis...¿Falta muchooo?" !!! ...ese tipo de preguntas desmoraliza, sobretodo cuando uno ya sabe la respuesta: "Sí, aproximadamente dos hora más para llegar al borde glaciar". La angustia mayormente era por Willy que ya se sentía sin aliento alguno y su objetivo cambió.

Dijo que se sentiría bendecido y totalmente satisfecho si lograra llegar por lo menos al borde de nieve. Con eso estaría cumplida su meta. Entonces también cambió para mí el ritmo de desplazamiento, decidí acompañar a Willy atrás, haciendo con él las pausas pero animándole seguir y sin dejarlo atrás en ningún momento. De hecho, siempre estuve detrás suyo para que fuera él quien tomara la decisión de reanudar. Llegó a un punto en que no sentía sus piernas pero un masaje para estimular la circulación recompuso las cosas.Mientras tanto Diana y don Luis Arsenio el guía seguían u poco más adelante y de cuando en cuando paraban a esperarnos un poco. Destaco de nuevo que don Luis, un hombre de pocas palabras pero muy gentil, nos ilustraba sobre el recorrido, nos tomaba algunas fotografías y lo más importante, nos animaba a seguir sin ninguna prisa.

Decía: "tengo para ustedes las 24 horas del día si es necesario pero les aseguro que los llevaré hasta la cima del ritacuba y a William por lo menos hasta la nieve". 9:45 a.m. // Tras caminar por una espectacular colina llamada "La Morrera" -creo-, se abre ante nuestros ojos un inmenso nevado que parecía estar a 5 minutos de distancia (en realidad -a ese ritmo- faltaba todavía más de una hora). Depronto Willy dijo las palabras debastadoras: "Muchachos, ya no puedo más, sigan ustedes que yo los espero". Eso tiene un doble efecto: El guía no puede dejar a nadie atrás pero por otro lado, Diana y yo nos sentíamos con fuerza para atacar la cumbre. Interviene entonces nuestro salvador don Luis! ...Ánimo William! ...falta poquito, no mire para arriba, concéntrese en cada paso, vaya despacio que no tenemos afán... usted llega porque llega!!! Así, el Willy casi muerto, decidió continuar.

A veces, paraba dos minutos y caminaba uno. Y yo detrás "arreando".La nieve se veía cada vez más cerca pero no llegábamos por más que caminábamos. A mi no me afectaba pues mi objetivo era caminar otras tres horas sobre el hielo después de tocar el borde glaciar pero para nuestro compañero de aventura era desconcertante no llegar a la nieve. A las 11:00 en punto, definitivamente Willy desfalleció y cual niño malcriado dijo "¡Aquí me quedo, no sigo más!". Además, hacía unos 15 minutos la nieve había desaparecido tras la mole de rocas que estábamos cruzando y creo que eso fue lo que más le afectó. No tuve más remedio que esperar lo mejor, tiré el morral al suelo y salí corriendo hasta la cima de esa última roca y milagrosamente, a 10 pasos de ahí estaba la inmaculada nieve! ...

Grité con lágrimas en los ojos y la voz quebrada: "Willyyyyy... llegamos parceroooo"; emocionado, me devolví corriendo unos 30 metros, en la mitad del camino le di un beso y brazo fugaces a mi esposa, agarré de la mano a Willy y práticamente lo arrastré hasta la nieve. Nos abrazamos, él decía llorando... "lo logré, no puedo creerlo, gracias mamita que desde el cielo me ayudaste!!!". ...Que momento!... inolvidable. No podíamos creerlo, estábamos pisando el bloque glaciar del nevado más bonito de Colombia y creo que no exagero al decir que uno de los más lindos y pintorescos del mundo. Pero en ese momento había que tomar una decisión bastante incómoda pues Diana y yo queríamos continuar hacia la cima, William no podía seguir pues su objetivo estaba cumplido; y el guía -por ética y reponsabilidad- no puede dejar a nadie solo o abandonar a algún excursionista.

Nos reunimos entonces los cuatro, evaluamos la situación, muy responsablemente y con serenidad William decidió que estaba en capacidad de quedarse solo unas tres horas y que podíamos seguir tranquilos. Don Luis le dio mil recomendaciones: que no se moviera de ahí, que no decidiera devolverse, que no se dejara convencer de algún otro excursionista, etc. pero confiábamos en el buen juicio de William; le dejamos el morral con comida, una manta, baterías de respaldo para el celular y un sitio cómodo en las rocas para resguardarse del viento y el sol. Comenzamos entonces con otra emoción el ascenso por la nieve. Digo "otra" pues la perspectiva cambia. Ya el terreno es otro y ya se había cumplido un objetivo que era llegar al borde glaciar. Insisto en que el clima fue espléndido pues estábamos sobre la nieve con mucho frio bajo los pies pero el sol era radiante y el cielo COMPLETAMENTE AZUL. (lo verán en las fotos).

Otra cosa que tenemos que agradecer al guía es que pensó en ahorrarnos algo de dinero al sugerirnos que no debíamos alguilar equipo adicional para emprender el asalto a la cumbre pues él conoce bien el terreno y con el clima que nos acompañaba, la nieve realmente es muy sólida, el camino está bien delimitado, sin peligro de grietas, por lo que no necesitaríamos piolets, crampones o cuerda extra. Tenía razón, nos ahorramos como 75 dólares en eso. Los primeros 200 metros sobre la nieve fueron un poco duros porque es muy inclinado el terreno y un poco resbaloso pero sin peligros que temer. Luego, otros 1000 metros aproximadamente de mejor ritmo de caminata y depronto miré hacia adelante al guía que iba a unos 50 metros, adelante de él una especie de remolino blanco medio etéreo que venía hacia nosotros, el guía nos gritó que nos cubriéramos y nos agacháramos... Yupiiiii...! ...mi primera mini-tormenta de nieve!!! ...Vientos durísimos, puntitos de hielo punzantes, pero estábamos bien afirmados en el terreno y nada que temer! ...

Así, soportamos otras tres con duraciones de máximo 15 segundos. Buena experiencia. El clima y el sol seguían siendo tan buenos que paramos muchas veces a tomar fotos, tomar alguna golosina, mirar a lo lejos el paisaje... Dos horas y media caminado sobre la nieve y de pronto... LA CUMBRE!!! ...más lágrimas, abrazos, emotividad y satisfacción total...! No lo podía creer, habíamos logrado llegar a más 5333 metros sobre el nivel del mar! (Aunque nuevos y más precisos barómetros indican 5420 metros) ...Se que hay muchísimos picos más altos pero para mí ha sido lo más alto que he llegado. Además -como mencioné-, era un viaje anhelado desde hacía muchos años y que por uno u tro motivo no se daba y terminaba en alguna playa del caribe colombiano (esas son otras historias de lugares fascinantes). En fin, yo que soy poco amigo de publicar mi vida en Facebook, lo primero que hice en la cima fue subir una foto con la leyenda "Misión cumplida!!!".

Y empecé a agradecer internamente a los Dioses por darme esta oportunidad y el triple regalo de navidad:

1. Conocer y palpar la magnífica y casi irreal Sierra Nevada de Güicán.

2. Conquistar la cumbre.

3. Haberlo hecho en compañía de mi esposa (gran amiga y socia de aventuras).

Así, con el alma hinchada de satisfacción, después de unas 100 fotos sumergido en ese "sueño real", el momento más temido por mí: El descenso que pondría a prueba mis rodillas. Aunque yo lo sabía, me iban a doler, pero bien valía la pena pagar ese precio. Crema linimento para el dolor, masaje en las rodillas, un par de cápsulas analgésicas bien fuertes, protectores de rótula y a bajar!!! Los tramos más inclinados debí bajarlos de espaldas para evitar precisamente el esfuerzo del grupo muscular y óseo que intervienen en la rodilla cuando se desciende. Ya se imaginarán lo pintoresco del cuadro...

Al final, logramos regresar a la cabaña en poco menos de cuatro horas de aterrador descenso. Calor infernal (unos 35 grados), después de golpear un millón de veces las piedras con la punta de mis botas porque el dolor en las rodillas me impedía caminar correctamente pero al fin llegamos. (Hoy, 15 de enero, tengo que decir que se me acaba de caer la segunda uña de los pies y espero otras cuatro, tuve ampollas en los labios por 6 días tras la insolación y cambié de piel en la cara y cuello pero no me quejo, valío la pena).A las 6 p.m., un buen baño tibio, chocolate caliente frente a la chimenea y a la camita porqua al siguiente día haríamos un viaje a caballo hasta un sitio que honestamente no creí que existiera en Colombia por lo surrealista del paisaje. aún más bello que lo que ya habíamos visto. Aún más bello que lo que he visto en toda mi vida -y he andado bastante-.

9 comentarios

  • Foto de CarolinaOsorio

    CarolinaOsorio 04-ene-2016

    Me encato la descripción!
    Sueño con ese lugar..

    Gracias

  • Foto de Wbeimar MG

    Wbeimar MG 05-ene-2016

    Hola Carolina! No es para menos. Ese lugar es mágico. Te cuento que en diciembre de 2016 planeo ir de nuevo con otros viajeros de Wikiloc que vienen desde Panamá. Anímate y vas con nosotros! Saludos!

  • Foto de david.delgado

    david.delgado 14-ene-2016

    Soy de Costa Rica, Acabo de ir, hermoso lugar, me fue super bien, hice cubre en el Pan de Azucar y Ritacuba Blanco, el clima estuvo genial, hermosos paisajes y recorrido, al rato me voy de nuevo para este 2016, saludos

  • Foto de Wbeimar MG

    Wbeimar MG 14-ene-2016

    Hola David! Qué bueno que hayas visitado el parque. En verdad es uno de los más espectaculares paisajes que uno se pueda imaginar! Me pasa igual, quiero repetirlo pero esta vez haciendo toda la vuelta al parque en expedición y camping. Espero que sea también este 2016. Si quieres me avisas cuando vayas a venir y si salimos desde Medellín es posible bajar los costos (logísticos, transporte hospedajes en 50%). Un abrazo!

  • Foto de Sebastián Haya

    Sebastián Haya 11-may-2016

    Hola Wbeimar, cómo todos los que quemamos tiempo buscando un nuevo destino en Wikiloc y páginas similares me encantó tu descripción, desde hace algunos años tengo el deseo de conocer el Cocuy, Güicán y particularmente el Ritacuba Blanco, si todavía tenés pensado subir este año me gustaría tener información de costos e itinerarios para saber si puedo acompañarlos, de antemano muchas gracias por tomar de tu tiempo para contar esa gran experiencia, espero que en alguna ocasión pueda contar la mía, saludos desde Cali.

  • Foto de Fernando Gonzalez Aguirre

    Fernando Gonzalez Aguirre 03-jul-2018

    Hola Wbeimar,
    Tendrás algún contacto de Don Luis (guía)? Estoy pensando ir pronto a subir el Ritacuba.

    Abrazos y gracias por el relato!

  • Foto de Wbeimar MG

    Wbeimar MG 09-jul-2018

    Hola Fernando.
    Don Luis Arsenio no tenìa celular en ese entonces. Sin embargo quien organiza las guianzas con èl es la sra. Marcela Sanchez 3112378619 -ella es la adm de la posada de Güicàn que es el punto màs cercano al Ritakuwa-. Tienes que insistirle pues la señal de celu es muy pobre en el sitio.
    Saludos!

  • Rocio Vasquz 12-nov-2018

    Hola quiero ir, cuanto dinero crees se necesite, desde Bta.

  • Foto de Wbeimar MG

    Wbeimar MG 13-nov-2018

    Hola Rocìo!
    Pues... todo depende de cuànto tiempo quieras estar en el parque natural, dònde te vas a hospedar (o si contemplas acampar), còmo te transportaràs, etc.
    Sin embargo, calcula el pasaje en bus desde Bogotà Hasta Tunja y de allì a Gûicàn o al Cocuy (no se si salgan buses directo de Bogotà a Gûicàn).
    El hospedaje cuesta entre 50 a 70 mil pesos x noche en las cabañas de la POsada o en Kanwara (puedes llamar antes y preguntar) aunque allì tambièn te alquilan el espacio para acampar y debe estar por los 10mil pesos.
    Calcula tambièn lo que gastaràs en comida que tambièn lo puedes contratar con las posadas aunque te recomiendo llevar algo de comida en tu mochila y serìa genial si cuentas con estufa de camping.
    El valor del ingreso al parque lo puedes consultar en la web de PNN Colombia.
    Es un viaje que vale del todo la pena. Espero te sirvan los datos. Cualquier duda, me cuentas.
    Saludos!

Si quieres, puedes o esta ruta