Tiempo en movimiento  5 horas 19 minutos

Tiempo  10 horas 8 minutos

Coordenadas 4687

Fecha de subida 10 de febrero de 2019

Fecha de realización febrero 2019

-
-
668 m
174 m
0
4,0
8,1
16,1 km

Vista 144 veces, descargada 16 veces

cerca de Ulea, Murcia (España)

Interesante y exigente ruta montañera desde el Mirador de Franco, sobre los pueblos de Villanueva y Ulea, para recorrer toda la cuerda de la Sierra del Cajal, acercándonos a visitar la Cueva de los Telares y, tras acercarnos al Collado Blanco, recorrer la Rambla del Carcelín hasta el pie del sitio donde tenemos aparcado el coche.
La ruta la realizamos con los amigos del CUMM. Nos la guiaron magnificamente Juli y Esther, que nos descubrieron unos parajes poco frecuentados, conectando bastantes rincones de gran belleza que la mayoría de los asistentes a la ruta desconocíamos.
Comenzamos en el Mirador de Franco, subiendo por un precioso camino el primer tramo está perdido) que sube en zig-zag hasta pasado una construcción del Canal del Taibilla. Decir que este canal recorre toda la sierra (en algunos tramos en superficie) y que el Canal del Postrasvase Tajo Segura también la cruza (junto con la Rambla del Arco) pero en sentido Norte-Sur (proveniente del Azud de Ojós y en dirección a la Presa del Mayés). Poco después de la construcción del Canal del Taibilla la senda es menos evidente pero el terreno es fácil, hasta la cumbre del Cajal que, aun no siendo muy alta, ofrece unas amplísimas vistas en todas direcciones. Continuamos después por un atractivo tramo por las fáciles crestas (apenas hay algún destrepe) de esta sierra en dirección oeste hasta desviarnos a derecha (en un tramo ya menos atractivo) para bajar monte a través hasta la interesantísima Cueva de los Telares. Nos introducimos en ésta para visitar dos salas (hay que llevar buena linterna) con algunas atractivas formaciones formadas por el carbonato cálcico y el agua. Después de volver al exterior subimos de nuevo a la cuerda nuevamente sin traza alguna y continuamos por ésta por terreno menos atractivo que por el que fuimos al principio. Tras recorrer toda la cuerda bajamos hasta el Collado Blanco, en donde iniciamos el descenso por la cabecera de la Rambla de Carcelín. El primer tramo es por terreno bastante boscoso, con bastantes pinos atravesados que hay que sortear. Poco a poco el paisaje va cambiando y transformándose en un terreno marcado por los bad-lands y las margas, con abundancia de formaciones curiosas y de fósiles tipo concha. La parte final de la rambla tiene algún caudal de agua y es mucho más amplia y cómoda de recorrer. Resaltar que hay tres pasos en la rambla en los que hay un salto complicado de pasar. En el primero que encontramos lo sorteamos tomando una traza a derecha, aunque al final hay que dar un salto para volver a la rambla. En el segundo bajamos por unas clavijas algo oxidadas en el que hay puesta una cadena más oxidada todavía. Este paso lo equiparon Juli y Esther con una cuerda para facilitar el destrepe ya que el grupo era bastante numeroso y muy variopinto en cuanto a destreza y mejor prevenir. Si se hace este paso sin sólo con el equipamiento que hay puesto fijo hay que extremar mucho las precauciones. El último paso lo sorteamos también como el primero, tomando una traza a derecha. Justo debajo de éste hay una bonita poza a la que nos acercamos después. Hay también un par de arcos muy curiosos (por uno de ellos pasa la propia rambla) y también unas salinas abandonadas (al lado de ellas hay una curiosa Casa-Cueva a través de la cual pasamos). La guinda final será la fuerte subida por una sendilla para salir de la rambla y ganar el asfalto al pie de donde tenemos los coches.
En resumen, una ruta circular muy atractiva y exigente, perfectamente organizada y guiada por nuestros dos magníficos guías combinando la interesante cresta del Cajal con la si cabe más interesante Rambla de Carcelín, con la guinda de la atractivísima Cueva de los Telares. No es apta para todos los públicos especialmente por algún paso de la propia cresta, algún tramo monte a través para acceder a la cueva y algunos tramos de la rambla, especialmente el destrepe, que si bien está equipado, el material está muy pasado y hay que extremar la atención.
Nos reforzaron el aseguramiento con una cuerda y ayuda Juli y Esther.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta