Tiempo  12 horas 48 minutos

Coordenadas 3895

Fecha de subida 13 de octubre de 2015

Fecha de realización octubre 2015

-
-
2.444 m
258 m
0
5,8
12
23,21 km

Vista 849 veces, descargada 31 veces

cerca de Camarmeña, Asturias (España)

El macizo de Los Albos es la mayor mole de Picos de Europa. Cierto que hay montañas más altas pero se trata de bloques rocosos que sobresalen de la elevación superior. Se aprecia bien en la primera foto donde el Urriellu aparece como una desafiante peña frente a la colosal pirámide de Los Albos.

Su desnivel natural es el mayor de la península. Por supuesto que subir desde Poncebos hasta Torre Cerredo arroja un desnivel mayor pero con un kilometraje desvirtuado porque se llanea al pasar por jous.

El track que subo tiene otra particularidad, pues sube más directo que las rutas habituales por la majada de Orandi o la de Camburero. He buscado un paso a la derecha del monte Acebuco por una canal en la que hay que trepar un poquillo (grado II sin tortazo). Antes tb me he desviado. Nada más salir de la canal del Texu, la que va a Bulnes. No he llegado al puente Colines, pues he atravesado el río para subir derecho a Los Llanos del Tornu.


Una vez situados en la pared principal se va prácticamente por cualquier sitio bastoneando.

Al llegar arriba nos encontramos el cueto. En la terminología local un cueto (o cuetu) es un grupo de varios picos cercanos. Así nos encontramos al primero, el que mejores perspectivas tiene hacia el norte, que es el Cuetu Albu o Albo. El siguiente es el Pico Albo, después el Neveron de Albo y a continuación las Torres Areneras.

El desplazamiento de cueto a cueto es complicado. Hay que trepar grado III o IV con exposición y roca suelta en terreno virgen. Hay que ser bastante piquista y estar acostumbrado a ver la jugada y a adivinar el paso. Una cuerdita no viene mal. También tengo que aclarar que había mucha niebla y eso me ha hecho aventurarme por sitios que no eran (trepadas de 30 m sin trascendencia para el track). Con tiempo despejado será mucho más fácil coger el tramo bueno y, claro, observar la panorámica de los Urrieles. Pero en esas paredes tan verticales es mejor olvidar el track y seguir el instinto montañero. Así que desaconsejo su intento a los que están comenzando o a los que no estén acostumbrados a los vericuetos de la caliza de Picos de Europa.

La bajada la he hecho por el acceso normal al refugio de Cabrones.

Como ya saben los habituales de la zona, el satélite se despista pero es en los tramos más encajonados, donde no hay pérdida. Por ejemplo ha marcado el inicio de la ruta desplazado, de tal manera que dice que no es circular, cuando en realidad sí lo es, pues comienza y finaliza en el puente del Cares en el camino tradicional a Bulnes.

En resumen, ruta imperial para los muy piquistas.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta