• Foto de Mi CHO OYU
  • Foto de Mi CHO OYU
  • Foto de Mi CHO OYU
  • Foto de Mi CHO OYU
  • Video de Mi CHO OYU
  • Foto de Mi CHO OYU

Tiempo  4 horas 40 minutos

Coordenadas 2072

Fecha de subida 15 de octubre de 2011

Fecha de realización octubre 2011

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
7.495 m
6.729 m
0
0,4
0,7
1,41 km

Vista 6927 veces, descargada 33 veces

cerca de Cho Oyu, Eastern Region (Nepal)

Estaba con Lucía López en el C3 cuando vimos a un hombre tambaleante bajando por la banda amarilla. Lucía quería ir a por él. Eran pocos metros, quizá una hora de operaciones, pero era casi de noche y pensé que requería profesionales. Grité ofreciendo 500 € por su rescate a los sherpas del otro grupo... nada. Subí a 1000 €... nada. Abrimos la tienda y preguntamos directamente cuánto querían por rescatarle. Dijeron que sus clientes habían pagado una gran suma por hacer cumbre y que no iban a rescatarle. Los clientes callaban. Justo en ese momento el hombre se cayó. Primero se deslizó despacio, después, al chocar contra un relieve, se elevó dando giros locos en el aire, luego aterrizó y su caída se aceleró prodigiosamente hasta desaparecer en un cortado. Le dimos por muerto/insalvable.

Me rayé. No iba a hacer cumbre con esa panda...

Al día siguiente me asomé al valle. Sorprendentemente una mancha se movía. Cogí el agua con glucosa y bajé corriendo. Se llamaba Pepe, Pepe Q... creo que lo puedo decir porque ya ha sido publicado en la prensa especializada. Le dejé con el agua en la ruta hollada, por donde pasaban todas las expediciones, y me quedé muy tranquilo pensando que se organizaría de forma natural su rescate.

Nada de eso. La gente pasaba ante él casi sin mirarlo. Me impresionó bastante. Parece ser que en el Himalaya te dejan morir sin el mayor reparo. Así que me tocó bajarlo solo. Se apoyaba en mi mochila y cuando tropezaba le contenía como podía para que no cayese, pues el tramo del C3 al C2 es muy vertical. Como estaba muy debilitado por la caída y la noche al raso, íbamos muy lentos pues tenía que pararse a descansar continuamente. Cuando estábamos a 50m del C2, ya no pudo más. La cosa estaba negra. Nos habíamos cruzado con más de 100 montañeros, nadie nos había ayudado y nadie nos iba a ayudar.

Apareció Ferran Latorre y entre los dos lo llevamos a la tienda. Ferran organizó la situación. Consiguió oxígeno y voluntarios que bajaban, mientras yo asistía a Pepe en lo básico: hidratación, medicamentos, etc

Y pasé la noche en vela.

En el descenso los voluntarios desaparecieron. Quedó Vicenç, un catalán que traía los pies congelados de cima, acompañándome (6ª foto). Como veíamos que no llegábamos al C1, preparamos un campo provisional en el plateau por encima del serac y dejamos a Pepe allí en una tienda con oxígeno, agua, comida, 3 colchonetas... Nos aseguramos de que regía bien... En fin, que estaba bien.

Había un motivo para bajar. Durante el trayecto había enviado multitud de mensajes a su grupo por las emisoras de los sherpas con los que nos cruzábamos pero parecía que no llegaban. El último indicando la situación encima del serac.(Efectivamente, luego confirmamos que de unos 20 mensajes, solo llegaron 2). Además Pepe había agotado la batería y necesitaba reponerse con oxígeno para descender el Serac.

Y bajamos. Vicenç se quedó atrás con sus pies congelados y yo bajé corriendo.

Por suerte el último mensaje sí llegó bien y casi en el campo base me encontré con Jordi Tosas que subía al rescate.(El día anterior había intentado subir con dos Sherpas pero una tormenta los rechazó en el serac)

Jordi llegó de madrugada donde Pepe, lo bajó él solo del serac y llegó al C1 en la misma noche.

Por mi parte dormí un poco y salí para el C1 de madrugada para llegar a primera hora de la mañana aunque la situación ya estaba controlada pues al C1 llegan los porteadores tibetanos. Luego llegó Nacho Orviz para ayudar. Nacho y yo le llevamos a Pepe hasta la zona pedregosa y desde allí los tibetanos le transportaron en volandas por los deslizantes canchales hasta el CB y de inmediato Jordi salió disparado a Katmandu para hospitalizarle.


Ése fue mi Cho Oyu, una experiencia sin cima pero completa. De todas formas, subo una foto de mi amiga Lucía con las vistas desde cumbre para quien quiera saber lo que se ve desde allí.

Así que ojo con los ochomiles, que tienen otros códigos, como se puede ver en este vídeo en el que aparece un checo que se quedó sin fuerzas en el serac y nadie le ayudó.




************

Contraté la expedición con Monterosa y, para quien quiera rutas, a continuación los enlaces a los tracks entre campamentos. De todas formas en este tipo de montes la ruta cambia cada año según la huella que se forme.


Del Campo base chino al campo medio

Del campo medio al campo base avanzado

Del campo base avanzado hasta el campo 1

Del campo 1 al campo 2


Waypoint

C1

Waypoint

ABC

Waypoint

SERAC

Waypoint

RÁPEL

Waypoint

C2

Waypoint

CHECO MUERTO

Waypoint

C3

8 comentarios

  • Foto de juvi

    juvi 05-nov-2011

    Terrible Bil. Aunque supongo que ayudar a alguien sin fuerzas en un lugar tan inhospito puede suponer la perdida de fuerzas de uno mismo.
    Un saludo.

  • Foto de Bil 224081

    Bil 224081 05-nov-2011

    Pues sí, Juvi, la verdad es que ahí arriba se está muy justito...

  • Foto de Oscarenduro

    Oscarenduro 13-nov-2011

    Conozco a Pepe Quintana. No hay ni palabras ni dinero en el mundo para pagarte lo que hiciste. ¡ Gracias por ser tan humano!

    Eres uN tio COJONUDO

  • Foto de Bil 224081

    Bil 224081 21-nov-2011

    Bueno, gratis no fue... un lechazo burgalés fue lo que contratamos como contraprestación. ;)

  • Foto de angelolivares

    angelolivares 05-feb-2012

    Muchas gracias.
    Te agradecería que te pusieras en contacto conmigo.
    angelolivaresramirez@gmail.com

  • Foto de Bil 224081

    Bil 224081 05-feb-2012

    OK.

  • Foto de scudrunner

    scudrunner 07-mar-2017

    Mucho mayor cumbre rescatar a alguien que llegar a la cima!

  • Foto de joanbtt

    joanbtt 01-nov-2018

    Soy un simple aficionado que ve muy lejos esas cumbres. Cada uno puede hacer el Cho Oyu como quiera Bil, felicidades por tu particular manera de realizarlo, de hecho, la cima siempre estará ahí para cuando quieras. Mi admiración.

Si quieres, puedes o esta ruta