Tiempo  6 horas 26 minutos

Coordenadas 374

Fecha de subida 4 de septiembre de 2013

Fecha de realización agosto 2013

-
-
2.429 m
1.185 m
0
4,0
8,0
16,05 km

Vista 4376 veces, descargada 391 veces

cerca de Sotres, Asturias (España)

Situada en el límite provincial de Cantabria y Asturias, la Morra de los Lechugales (2444m) es la montaña más alta del Macizo de Ándara, o sector oriental de los Picos de Europa. Esta ruta realiza la ascensión partiendo del parking del Jito de Escarandi (1291m), que se encuentra en la carretera que une los pueblos de Sotres y Tresviso. El parking no tiene capacidad para muchos coches y, a juzgar por el tipo de carretera, en temporada invernal el acceso debe ser un tanto complicado. La aproximación por el Casetón de Ándara nos brinda la oportunidad de ver los restos de las antiguas minas de la zona (Galena), y, especialmente en su parte baja, es una zona kárstica llena de simas con entradas bastante grandes.

Desde el Jito de Escarandi, cogemos el camino evidente que asciende dirección Sur hasta el Casetón de Ándara, donde llegamos tras 1h00m de caminata. Una vez en el Casetón de Ándara (refugio guardado en la temporada estival, abierto los fines de semana fuera de verano. http://www.casetondeandara.com/) ascendemos la ladera pedregosa (existe un camino alternativo con bastante menos desnivel pero si nos hemos acercado al refugio la pendiente es lo más rápido) hasta llegar un poco más arriba a una bifurcación (1h10m). En la bifurcación se empiezan ya a ver restos de las antiguas minas, con simas protegidas para evitar accidentes. A mano derecha, indicado en la pared de roca, sale el camino que lleva al collado de Valdominguero, a mano izquierda sale el camino que utilizaremos a la vuelta y que sube a la morra por la cresta de los Picos Grajales.

Tomando el camino de Valdominguero, evidente e identificado por hitos, vamos ascendiendo poco a poco por las laderas norte de los picos grajales. Aunque sin mucho peligro, el camino es bastante estrecho, y poco a poco va cogiendo una altura considerable, con lo que en condiciones invernales o con presencia de neveros (que este mes de agosto todavía persistían) conviene no caerse porque la caída al fondo del valle es de bastante pendiente y llena de rocas. En el fondo del valle esta el Pozo de Ándara, una antigua laguna de origen glaciar que actualmente no es capaz de retener el agua, ya que debido a la expotación minera, a algún Ingeniero se le fue la mano con la dinamita, abriendo el fondo de la laguna y haciendo que todo el agua se filtre por el interior. El camino va ascendiendo, cada vez con más inclinación hasta llegar a la pared del circo que forma la Pica de Valdominguero con la Pica del Jierru (2h00m). Una vez en la pared, la senda se bifurca, el camino a la derecha sube directamente hasta el collado Valdominguero, mientras que la senda a la izquierda sube por la ladera pedregosa, hasta el collado que separa los Picos del Jierro. El ascenso a la brecha del collado resulta un poco engorroso, ya que la piedra es pequeña, la inclinación grande (25 grados media, tramos de 30 grados max)y resbala bastante. Una vez en la brecha (2h40m), primeras vistas espectaculares del Macizo de los Urrieles y el valle del Río Duje.

Desde la Brecha tenemos que atravesar un pequeño tramo expuesto de arista, con ambiente al vacío pero con buenos agarres. Tras unos metros la arista se ensancha y asciende con pendiente (25 grados) hacia la Pica del Jierru (2436m), la primera cumbre del día, tras 3h00m de caminata. Existe una versión alternativa para subir, que evita el ascenso por la pendiente de piedra, y es subir al collado de Valdominguero y atravesar toda la cresta que forma el circo glaciar. La subida hasta el Collado es más facil, pero la cresta tiene en su tramo final, para bajar a la brecha por donde hemos subido, un paso un poco más dificil y expuesto.

Desde la Pica del Jierru, ya podemos ver la Morra de Lechugales. Descendemos hasta el circo formado por las laderas de la Pica del Jierru, Morra de Lechugales, Silla del Caballo Cimero y Pico del Grajal de Arriba, que se llama la Hoya del Evangelista, por las minas del mismo nombre que existían en el mismo. Existe una senda estrecha marcada por hitos, con bastante pendiente. La senda atraviesa ladeando todo el circo, donde persisten neveros hasta bien avanzado el verano (a finales de Agosto 2013 todavía quedaban neveros bastante grandes). La inclinación del circo es bastante grande, con lo que si es posible, esquivaremos los neveros, ya que una caida es bastante peligrosa. En condiciones invernales este es quizás uno de los pasos más peligrosos de la ruta, un resbalón y aparecemos en el fondo del circo unos cuantos metros más abajo. Tras atravesar el circo ascendemos y atravesamos una pequeña cresta, de nuevo expuesta pero con buenos agarres, hasta llegar a la base con forma de berruga de la Morra. En la base, la famosa trepada final (III-, F. sup), de unos 4 metros de altura, que si bien tiene buenos agarres, la roca está totalmente pulida de toda la gente que sube, con lo que resbala bastante. El día que subí había un cordino con nudos que facilita bastante la subida y especialmente la bajada, según me dijeron el cordino está instalado de forma permanente desde hace un tiempo. La mochila (y el GPS) se quedaron en la base de la berruga para hacer la trepada más fácil.

En la cima de la Morra de Lechugales (2444m, 3h40m), buzón montañero y vistas de todo el Macizo de Los Urrieles, Montaña Palentina, y los valles del Deva y del Duje. La bajada de la Morra la hacemos por el mismo camino hasta atravesar la Hoya del Evangelista. Si tenemos tiempo se puede complementar con la subida a la Silla del Caballo Cimero, atravesando la cresta (area pero fácil, dificultad I).

Una vez atravesado el circo glaciar de la Hoya del Evangelista, en vez de subir por el camino hacia la Pica del Jierru, continuamos por la senda marcada por hitos dirección NE hacia la cresta definida por los Picos del Grajal (Grajal, Grajal de Arriba, Grajal de abajo...). La senda avanza por la parte superior en la vertiente sur, por encima de la canal de las Arrendoas. Una vez atravesado el collado que separa el Pico del Grajal de Abajo y La Rasa, la senda desciende por un camino ancho toda la cresta hasta las Vegas de Ándara y la Mina de Mazarrasa, justo en la intersección del camino que hemos cogido esta mañana. Desde allí, bajamos al Casetón de Ándara y volvemos al Parking del Jitu de Escarandi por el mismo camino.

Sumario:
- Desde el casetón de Ándara, donde empiezan las minas, existen multitud de estrechos caminos mineros (me pregunto cómo transportaban el mineral por ellos), algunos marcados por hitos, que pueden resultar bastante confusos. Mejor no bajar la guardia y asegurarse que vamos siempre en la dirección correcta aun sabiendo que vamos siguiendo unos hitos, ya que puede que no lleguen a donde creamos.
- No hay a penas agua en todo el recorrido. En el Casetón de Ándara hay un pozo, a partir de ahí el terreno es caliza y el agua se cuela toda por las simas, con lo que no hay fuentes. Tan solo en la Canal de las Arrendoas existe una fuente de donde nace el arroyo que baja por la canal.
- La zona está repleta de grandes y abiertas simas, algunas protegidas, pero otras muchas no. Especial atención, sobre todo en primavera, cuando la nieve puede cubrir las cimas pero los puentes de nieve ser lo suficientemente débiles como para ceder a nuestro paso.
- Ladeo por laderas de bastante inclinación, ojo en presencia de nieve, una caída supone deslizarse muchos metros pendiente abajo.

Cartografía:
- Editorial Alpina, Picos de Europa. Macizo Central y Oriental.



.
  • Foto de Bifurcación
Escogemos el camino de la derecha en la bifurcación
  • Foto de Brecha
  • Foto de Brecha
  • Foto de Brecha
  • Foto de Brecha
  • Foto de Brecha
  • Foto de Brecha
Brecha tras subir el circo entre Valdominguero y el Jierru, impresionantes vistas de los urrieles
  • Foto de Casetón de Ándara
  • Foto de Casetón de Ándara
  • Foto de Casetón de Ándara
Refugio guardado durante el verano todos los días, y fines de semana a partir de octubre
  • Foto de Hoya del Evangelista
  • Foto de Hoya del Evangelista
  • Foto de Hoya del Evangelista
  • Foto de Hoya del Evangelista
  • Foto de Hoya del Evangelista
Circo Glaciar a los pies de pica del Jierru, morra de Lechugales y Silla del Caballo Cimero. Peligro con nieve.
  • Foto de Jito de Escarandi
Parking, plazas bastante limitadas
  • Foto de Minas de Mazarrasa
  • Foto de Minas de Mazarrasa
Antiguas minas de Mazarrasa
  • Foto de Morra de Lechugales
  • Foto de Morra de Lechugales
  • Foto de Morra de Lechugales
  • Foto de Morra de Lechugales
  • Foto de Morra de Lechugales
  • Foto de Morra de Lechugales
Vistas desde la cima, cresta de acceso y detalles de ascensión a la berruga de la morra
  • Foto de Pica Del Jierru
  • Foto de Pica Del Jierru
  • Foto de Pica Del Jierru
Vistas de pica del Jierru
  • Foto de Pozo de Ándara
  • Foto de Pozo de Ándara
Antiguo lago glaciar, hoy no es capaz de retener el agua debido a que fue dinamitado

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta