Tiempo  6 horas 47 minutos

Coordenadas 1213

Fecha de subida 19 de junio de 2017

Fecha de realización junio 2017

-
-
1.347 m
826 m
0
2,3
4,6
9,11 km

Vista 176 veces, descargada 4 veces

cerca de Villanueva de Cauche, Andalucía (España)

Tiempo en movimiento: 4 h 42'.

Realicé el itinerario en sentido horario.

Yo aparqué mi vehículo junto al PK 38 de la carretera que va desde Villanueva de Cauche a Colmenar, pero podéis aparcar algo más adelante.

Ya a pie nos metemos rápido en faena tomando una veredilla que usan los escaladores para practicar en esta cara de la sierra, siendo uno de los puntos el abrigo que he marcado.

Pasado el abrigo unos hitos de piedra nos ayudan, más o menos, a buscar el ascenso más cómodo hacia la cuerda de la sierra (no hace falta decir que el discurso es monte traviesa, y así será hasta que retomemos la base de los montes). A veces faltan hitos, otras sobran... En fin, que accedemos a la cuerda en un símbolo tristemente usual de referencia.

Hasta la cima yo discurrí unas veces por la misma cresta y otras por la ladera, y es que tuve viento de costado que provocaba riesgo. Os he marcado un paso expuesto que podéis evitar.

Desde la cima descendemos hacia un colladito por una canal sin apenas riesgo. Desde ahí remontamos hasta un alto. Ahora viene la parte más difícil del recorrido: Hemos de tener mucha paciencia y continuar por la cuerda aunque nuestro sentido común nos dicte descender por la izquierda ¿Por qué? Porque de recompensa vamos a bajar por una chimenea muy atractiva para montañeros. Hay piedra menuda por doquier que requiere destreza y, al final, atravesamos un canchal varios metros para enlazar con una veredilla que nos deja cerca de un nuevo collado, encontrándonos con un camino que enlazaremos más tarde y ya abajo.

Tomamos rumbo ahora hacia el Morrón de Gragea: Sorteamos una alambrada y continuamos por una vereda que nos deja cerca de su base. La dejamos y en ascenso culminamos la subida con una trepada no difícil. Tras la subida bajamos hacia la vereda. He de indicar que quien no se vea diestro para la trepada puede continuar por la vereda y ascender más cómodamente por donde yo descendí.

Nos desviamos de la vereda para enfilar la subida a la última cumbre, la más sencilla de todas. Tras ello descendemos hacia otro collado y descendemos sin ningún problema por un barranco hacia un deseado abrevadero: Para mí fue el mejor momento del día porque el estío castigaba.

Desde el abrevadero parten una serie de pasos de ganado que nos llevan al camino antes referido. Seguimos por él, traspasando dos portillas y llegamos a un punto donde no hay senda alguna, algo de maleza y sembrados a nuestra izquierda. Yo al principio avancé lo mejor que pude entre la nunca espesa maleza y acabé yendo a los sembrados. En el primero discurrí entre él porque sólo había malas hierbas. El segundo y último, que era un maizal, lo bordeé, acabando en la carretera. Corto tramo de asfalto y culminamos la jornada.

Excesivamente no es difícil la ruta. Yo me resbalé tres veces; por eso la califico como difícil, para que la hagáis con la precaución que merece.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta