Tiempo  6 horas 41 minutos

Coordenadas 1202

Fecha de subida 1 de noviembre de 2017

Fecha de realización octubre 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
1.746 m
531 m
0
2,4
4,9
9,72 km

Vista 172 veces, descargada 13 veces

cerca de Ribota, Castilla y León (España)

Ruta organizada por la Peña Torquilla de Guardo, en la cual afrontaremos la impresionante mole que conforman el Niajo y el Pozalón.
Se trata de una ruta complicada tanto en el ascenso como en el descenso. Casi se puede decir que, salvo el tramo inicial, apenas hay senderos marcados, y personalmente no vi ni un solo hito durante el recorrido. Además, es ampliamente recomendable llevar camisa y pantalones largos, ya que tanto en la subida, como especialmente en la bajada, atravesaremos numerosos zarzales y demás flora espinosa, las cuales fácilmente nos dejarán "bonitos" arañazos en brazos y piernas de no llevarlas protegidas.
Se parte de Ribota, y aunque inicialmente el sendero está claramente marcado, al poco de comenzar nos desviamos del sendero correcto, ya que aparece una bifurcación en la cual hay que tomar el ramal izquierdo, y nosotros fuimos por el derecho. Pasado un rato, vimos que no íbamos correctamente y tuvimos que desandar el camino. En el track se puede ver el camino erróneo y el correcto, que es el mismo que el de la vuelta.
Tras retomar el sendero correcto, debemos llegar a la zona conocida como "El Mediu" y aquí tirar hacia la derecha para alcanzar la Majada Llanarca. Hasta aquí, mal que bien, existe sendero, a ratos bastante tupido. A partir de aquí y hasta alcanzar el Niajo, apenas se puede distinguir sendero y la subida será realmente pindia. Las recompensas llegarán en forma de impresionantes vistas del Macizo Occidental de Picos, destacando Peña Santa y Bremeja, así como las montañas que rodean el Desfiladero de los Beyos, y otras montañas tales como el Pico Jario, el Pozúa, Pandián, etc. Las vistas serán aún más impresionantes en la Majada del Niajo. Tras alcanzarla y tomar un respiro, aún nos quedará un buen trecho hasta alcanzar finalmente la cresta y hollar el Niajo. En este punto las vistas ya serán realmente impresionantes, resaltando las cumbres que enumeramos antes, pero a las cuáles añadiremos las vistas de Friero, Hoyo de Liordes y Salinas, así como en la zona leonesa Ten y Pileñes y más al fondo los Mampodres.
Pero además, tendremos una amplia vista de la espectacular cresta que nos llevará al Pozalón. Es importante destacar que la cresta es muy sencilla, pero también muy aérea, con lo que personas con cierto vértigo deberían abstenerse.
Así pues, continuando la cresta alcanzamos el Pozalón, lugar elegido para almorzar.
Tras el tentempié, afrontamos el descenso por la canal de la Vallina. Como ya hemos comentado, no es un descenso sencillo, ya que además de ser muy pronunciado especialmente al inicio, continuamente estaremos atravesando vegetación muy tupida y con muchas zarzas. Finalmente, acabaremos por enganchar con el sendero inicial y llegar finalmente a Ribota.

1 comentario

  • Foto de IñakiE

    IñakiE 21-sep-2018

    Subimos en agosto por el mismo sitio; nos costó mucho por la maleza en la zona alta; en la bajada, el último tramo es algo complicado.

Si quieres, puedes o esta ruta