Tiempo  10 horas 12 minutos

Coordenadas 2463

Fecha de subida 1 de octubre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

-
-
2.881 m
1.707 m
0
4,2
8,3
16,67 km

Vista 132 veces, descargada 7 veces

cerca de El Portalet, Aragón (España)

Este va a ser el segundo intento al Midi d’Ossau. El año pasado el tiempo era horrible y fue un fracaso absoluto. Aunque vayamos por la ruta normal, no es nada recomendable subir con mal tiempo. Cualquier ruta al Midi implica hacer trepadas más o menos complicadas, y con la roca húmeda es mejor quedarse en casa.

Afortunadamente hoy parece que va a hacer un día estupendo. La única nube molesta es la que está agarrada a la cima del Midi y que me va a fastidiar las fotos… Ni a la ida ni a la vuelta me va a dejar en paz.

Desde el aparcamiento de Anéou cogemos la pista al otro lado de la carretera. Hay que subir al Collado de Soum de Pombie, que se ve a la derecha perfectamente. Es un camino cómodo y la subida no se hace dura. Hay unas zetas enormes que enseguida nos dejan arriba.

En el collado vemos la mole del Midi en todo su esplendor. Menudo mamotreto. Destaca muchísimo en esta zona. Siendo tan alto y tan vertical, es normal que llame tanto la atención.

Seguimos adelante hasta el refugio de Pombie. Sin parar, vamos al Collado de Suzon. Esta parte es la más molesta del camino. El sendero desaparece y hay que cruzar una larga pedrera, de las de piedras gordas. No es complicada, pero por un camino se va mejor. Luego una subidita al collado, y girando a la izquierda nos plantamos en la base de la montaña.

La subida más fácil al Midi implica meterse en tres chimeneas. En teoría ninguna de ellas es excesivamente complicada, porque no superan el II+. Bueno… Nunca he sabido graduar vías, así que siempre me he tenido que fiar de lo que me decían. Lo que siempre he visto es que en cada zona se gradúa de forma diferente, y un V en una escuela no se parece en absoluto a otro V en otra. Igual esto es lo que me ha pasado aquí.

Yo no diría que las dos primeras chimeneas son de segundo grado. Por lo menos no se parecen a lo que entiendo por segundo grado, así que igual estoy confundido yo, no sé. En la primera la roca está muy lavada, hay pocos agarres y es trabajoso subir. Había una serie de clavijas que se quitaron, excepto una, y esa que queda puede ayudar. La segunda es mucho más vertical, y aunque tiene buenos agarres es bastante expuesta. La tercera sí es sencilla. De hecho, no me enteré de que la habíamos pasado hasta ver que llegábamos a la Cruz del Portillón.

¿Son II, II+, III-? Ni idea, pero desde luego esperábamos algo bastante más sencillo que eso. No son excesivamente complicadas, pero por lo que habíamos leído por todas partes, teníamos una impresión completamente diferente.

La primera chimenea es evidente. Según se llega a la base se ve una grieta en diagonal por la que hay que meterse. No tiene pérdida: está llena de gente subiendo. Luego una parte de transición hasta la segunda. Hay un caminito que no acabamos de seguir del todo porque nos salimos de vez en cuando, pero se sigue bien.

La segunda chimenea está en una pared vertical. Se puede subir por el diedro de la izquierda o por una canal un poco más a la derecha. Por aquí fuimos nosotros. Es una subida algo expuesta, pero con buenos agarres.

Luego otra transición hasta la tercera, que más que chimenea es una zona algo más vertical que el resto del camino. Es la más sencilla.

Al acabarla, se llega a la Cruz del Portillón, y comienza una pedrera no demasiado incómoda que llega casi hasta la cumbre. Primero fuimos a la Punta de Francia, al norte, algo más baja que la cima principal. Allí comimos algo mientras disfrutábamos de las vistas. Espectacular el Petit Pic. Había un par de personas en la cima. Qué envidia.

En cinco minutos llegamos a la cima principal y comenzamos el descenso.

La tercera chimenea la destrepamos, pero en la segunda ya sacamos la cuerda. Es posible no usarla. De hecho, vimos gente bajando tranquilamente por el diedro, pero mejor no arriesgar. Tuvimos que esperar un rato a que nos tocase el turno, montamos el rápel y bajamos. Y en la primera lo mismo, rápel y abajo, aunque también es destrepable.

Y el camino de vuelta, por donde vinimos. Salió un día estupendo. Con buen tiempo es una gozada subir el Midi. Muy divertido, emocionante y bastante asequible, pero hay que saber dónde se mete uno. Vimos mucha gente que lo pasó fatal bajando. Pero fatal, hasta el punto de necesitar ayuda constante para hacer un rápel. Las trepadas no son excesivamente complicadas, pero hay que estar mínimamente acostumbrado a moverse en estos entornos, y ser consciente de que, aunque subir sea más sencillo, luego hay que bajar, y el descenso es siempre mucho más complicado.

Ante la duda de si se es capaz de subirlo, mejor hacer otras cosas más sencillas y practicar mucho.
Aparcamiento Anéou
Collado de Suzon
Collado Soum de Pombie
Cruz del Portillón
Punta de España

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta