Tiempo  10 horas 7 minutos

Coordenadas 2008

Fecha de subida 29 de julio de 2017

Fecha de realización julio 2017

-
-
3.401 m
1.357 m
0
5,5
11
22,0 km

Vista 1041 veces, descargada 65 veces

cerca de Gavarnie, Occitanie (France)

El Monte Perdido, de 3.355 metros de altura es la tercera montaña en altura de los Pirineos, además, el macizo del Monte Perdido es el macizo calizo más alto de Europa, cosa que hace que el Monte Perdido sea la montaña caliza más alta de Europa.

Primero vamos siguiendo un sendero muy bien marcado que va en dirección a la pared rocosa que tenemos justo encima del refugio.

Este sendero transcurre entre rocas y un manto verde mientras va ganando altura rápidamente, cosa que nos permite disfrutar de las impresionantes vistas del cañón que forma el Valle de Ordesa.

Al poco rato llegamos a la base de la pared en la que deberemos realizar alguna sencilla trepada.

Tras las trepadas aparecemos en una amplia y verde faja en la que el desnivel decrece un poco y nos da un respiro, cosa que aprovechamos para contemplar por primera vez en el día del Cilindro de Marboré.

Continuamos en ascenso siguiendo los hitos mientras poco a poco va desapareciendo todo rastro de vegetación.

El sendero vuelve de nuevo a ganar inclinación mientras nos acercamos a troa zona más vertical en la que deberemos usar de nuevo las manos.

Esta será la tónica durante la ascensión, tramos de sendero muy vertical que preceden a una trepada que nos deja en una nueva faja.

Tras superar esta faja nos metemos en un gran caos de rocas.

Una vez pasado el caos de bloques nos encontramos en una ramificación del Barranco de Goritz, por el que nos tocará ir ascendiendo.

Ahora iremos remontando el barranco, acercándonos y alejándonos del cauce mientras podemos observar como el agua va bajando por él.

El ascenso por aquí se hace muy ameno, ya que se van intercalando zonas de sendero que asciende de forma continua a tramos de pequeñas trepadas.

Llegando a una zona con un nevero bastante grande nos encontramos con que nos tocará cruzar el cauce.

Justo en la zona del cruce con el cauce, nos encontramos con una trepada protegida por una cadena que nos da mucha seguridad, ya que la zona está completamente mojada.

Una vez superada la zona de la cadena continuamos en fuerte ascenso, ahora ya con el Cilindro justo delante nuestro, mostrándose majestuoso.

Ahora volvemos a encontrarnos con una corta trepada, tal vez la más técnica y expuesta de toda la jornada.

Nada más superar la trepada nos encontramos con el Ibón Helado, justo en la base del Cilindro y con la impresionante imagen de la Escupidera y lo que queda del nevero a estas alturas del verano.

Ahora iremos siguiendo por la cresta que sube con la canal formada por el exiguo glaciar de la Escupidera, por el que hay que avanzar con cuidado y en el que el desnivel empieza a tirar más para arriba.

Tras un trozo de sendero nos encontramos con una trepada que va siguiendo por la arista y por el que hay que ir con cuidado de no dar un resbalón.

Justo en el momento en el que descendemos unos metros llegamos a La Escupidera, y tras la imagen ya entiendo el porqué en invierno es tan peligrosa, ya que la pendiente en caso de caer te lleva de forma inevitable a una espectacular pared de más de 200 metros de caída completamente vertical.

A partir de aquí nos toca ir siguiendo un vertical sendero que va avanzando por una pedrera de unos 40º de inclinación en su punto de máxima pendiente y que va realizando lazadas.

Conforme vamos avanzando en un primer momento va ganando inclinación, pero sabremos que llegamos al final cuando observemos que su pendiente va disminuyendo.

Justo al final de la pedrera llegamos a una explanada donde encontramos un vivac.

Ahora ya solo nos queda subir por la ladera que va ascendiendo por un sendero muy marcado y que atraviesa un pequeño nevero, ya dividido a causa de la gran cantidad de gente que pasa por él.

Por fin llegamos a la cima del Monte Perdido, a 3.355 metros de altura.

Tras las fotos de rigor de las impresionantes vistas toca desandar nuestros pasos.

Desde aquí el descenso se realiza por el mismo sendero, por lo que tan solo toca desandar nuestros pasos.

Tras un buen rato por fin divisamos el Refugio de Goritz.

Ahora seguiremos el GR-11 mientras descendemos y que nos deja en la Cola de Caballo.

Continuamos bajando y pudimos ver la diferencia de subir a primera hora de la mañana a hacerlo a esta hora, ya que en ese momento aquello parecía una romería, con gente incluso en chanclas y sin una simple mochila para llevar el agua.

Mientras descendemos volvemos a pasar por las impresionantes Gradas de Soaso, no pudiendo estarnos de realizar una parada para disfrutar de los juegos del agua con la roca.

Al poco rato llegábamos al Bosuqe de las Hayas, señal de que ya nos quedaba poco para llegar hasta la Pradera de Ordesa, lugar donde cogeríamos el autobús, y así fue, ya que al poro rato ya estábamos en la explanada.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:

Tipo de ruta: Lineal
Dificultad técnica: Media
Dificultad física: Difícil
Distancia: 22 Km
Punto más alto: 3.355 m
Punto más bajo: 1.325 m
Desnivel positivo: 1.370 m
Desnivel negativo: 2.260 m
Desnivel acumulado: 3.630 m
Cimas ascendidas: 1
Tiempo empleado: 10 horas 7 minutos
Tiempo en movimiento: 8 horas 59 minutos
Velocidad media: 2,17 Km/h
Ritmo: 27:35 min/Km

Podéis ver más detalles en la crónica de mi blog, en el enlace de abajo.

Ver más external

Lago

Ibón Helado

Ibón Helado - 2.988 metros
Collado de montaña

La Escupidera

La Escupidera
Collado de montaña

Collado

Collado
cima

Monte Perdido

Monte Perdido - 3.355 metros
refugio

Refugio de Goritz

Refugio de Goritz - 2.190 metros
Cascada

Cola de Caballo

Cola de Caballo
Cascada

Gradas de Soaso

Gradas de Soaso

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta