Tiempo  un día 2 horas 32 minutos

Coordenadas 1397

Fecha de subida 25 de septiembre de 2016

Fecha de realización septiembre 2016

-
-
3.072 m
1.641 m
0
3,7
7,4
14,9 km

Vista 533 veces, descargada 17 veces

cerca de Senet, Catalunya (España)

El Tuc de Molières, con sus 3.010 metros de altura, además de ser la cima más alta de la comarca de la Vall d'Aran, toda su cresta hace de divisoria entre Catalunya y Aragón de Norte a Sur.

Siendo el 3.000 más oriental del Macizo de La Maladeta, al Oeste encontramos el Valle de La Escaleta, con unas impresionantes vistas del Aneto, y al Este la Vall de Molières, donde nace el río Noguera Ribagorçana.

Sus dos ascensos clásicos son por el lado aragonés, desde la Besurta, y por el lado catalán, desde la boca Sur del Túnel de Vielha, opción que escogimos nosotros por proximidad.

Al pillarnos a casi 4 horas de coche decidimos realizar la ascensión en dos días, pernoctando en el Refugio de Molières.

Salimos desde el Refugio Hospiatu de Vielha, a 1.619 metros de altura

Para empezar tenemos que tomar una pista que nos baja hasta el valle que forma el Noguera Ribagorçana, la Pleta de Molières.

La pista enseguida se transforma en un sendero muy evidente.

Al cabo de poco nos metemos en un bosque de hayas muy frondoso que nos protege del potente sol del mediodía.

Tras 1,8 Km nos encontramos con la primera cascada del día, el Saut de Molières, un bonito salto de agua donde ya empezamos a ver los primeros abetos.

En este punto nos encontramos con el primer repecho fuerte del día.

Tras superar el repecho el sendero se empieza a desdibujar por momentos ya que en algunas ocasiones pasa por algún caos de rocas por el que deberemos de seguir los hitos y los postes con marca amarilla que nos iremos encontrando.

Ahora vamos ascendiendo siempre de forma continuada y sin grandes desniveles a excepción de un par de repechos.

Al llevar ya unos 2,5 Km nos encontramos que el valle se estrecha al pasar por una pedrera, pudiendo observar una cascada a lo lejos.

Seguimos avanzando hasta llegar a la base de una bonita cascada, el Gotèr de Molières.

En este punto encontraremos la primera trepada y zona algo expuesta del día, donde primero deberemos cruzar el cauce para ascender dejándolo a nuestra izquierda por una fuerte pendiente, para luego realizar un flanqueo algo expuesto que nos lleva hasta una pequeña trepada que no presenta ninguna dificultad.

Una vez superada la cascada enseguida nos veremos inmersos en una gran pedrera con grandes bloques por los que iremos ganando altura de forma progresiva pero suave.

Durante este ascenso superaremos la cota de los 2.000 metros mientras poco a poco vamos dejando atrás la zona de grandes bloques.

Llegando a los 2.100 metros nos encontramos con una gran pared que nos corta el paso y por la que cae otra cascada, en este punto nos tocará rodearla por nuestra derecha, acercándonos a una pedrera de roca rojiza por la que va ascendiendo un descompuesto sendero zigzagueando.

Ahora empieza lo más duro del día, la ascensión por el sendero que nos dejará a los pies del refugio.

Sabremos que nos acercamos cuando se suavice de forma considerable el desnivel y dejemos el sendero descompuesto por una llanura verde moteada por grandes bloques de granito y desde donde enseguida podremos observar el refugio.

Tras pocos minutos llegamos a la base del montículo donde se erige el refugio y donde ya solo nos quedará un pequeño pero duro repecho hasta llegar a este.

Y por fin, tras unas 3 horas y media llegamos al Refugi de Molières, a 2.390 metros de altura.

Las vistas desde aquí del primero de los Estanhòts de Molières, el Tuc de Estanhets, los Besiberris y el Comaloforno son impresionantes.

El refugio está en un estado de conservación inmejorable, tiene capacidad para 18 personas, 2 por litera, e incluso dispone de luz gracias a las placas solares y baterías que le instalaron.

Ya al día siguiente, a eso de las 7 sonaron los despertadores, desayunamos y nos empezamos a preparar para hacer el ataque a cima.

El primer tramo discurre por encima de los Estanhòts de Molières mientras vamos ganando altura poco a poco.

Esta zona es de las más bonitas de la ruta, ya que van apareciendo uno tras otro los 4 lagos que los componen mientras vamos alternando sendero, con zonas de bloques y pedreras, haciendo muy distraído el trayecto mientras ganamos cota sin prisa pero sin pausa.

Al llegar al cuarto lago nos encontraremos con una alta pared por la que se intuye que en el deshielo caerá una bonita cascada.

Aquí tocará realizar un busco giro a la derecha para ir a buscar una canal por la que en fuerte sendero, teniendo que ayudarnos de las manos en alguna ocasión, nos llevará hasta un pequeño rellano, dejándonos ya a 2.545 metros de altura.

A partir de aquí empieza la verdadera ascensión, ya que iremos ganando altura muy rápidamente por un impresionante caos de rocas que forma la pedrera sobre la que se alza el Tuc de Molières.

Aquí encontraremos bloques de todos los tamaños, desde pequeñas rocas poco más grandes que un balón a inmensos bloques del tamaño de un coche, por los que tendremos que ir siguiendo la inmensa cantidad de hitos y que marcan diferentes caminos, por lo que ir pasando de una ruta a otra no es nada raro.

En las zonas donde aparecen desnudas grandes losas de granito se pueden observar las marcas de la erosión del ya extinto glaciar que moldeó toda la Vall de Molières.

Tras seguir un rato los hitos llegaremos a una zona donde la roca se vuelve mucho más pequeña y se define un sendero que nos llevará enseguida hasta los 2.900 metros, lugar donde ya encontramos la pared que da acceso al Coll de Molières.

Ahora viene la parte más técnica y expuesta de la ascensión.

Al principio se va subiendo por un sendero muy vertical por el que hay que ir siguiendo los hitos que lo marcan, aunque en algún punto nos podemos llegar a despistar, como me pasó a mi, pero es tan sencillo como mirar bien y enseguida encontramos los hitos.

Conforme subimos cada vez se pone más vertical y expuesto, hasta que llegamos al paso clave.

Se trata de un diedro de unos 2-3 metros, con escasas pero muy buenas presas tanto para los pies como para las manos y que no supera el II grado.

Tras superar este diedro ya estamos en Coll de Molières, a 2.936 metros de altura.

La impresión cuando sacas la cabeza por el collado es impresionante, ya que lo primero que ves es el Macizo de la Maladeta, con el Aneto presidiéndolo todo.

A la derecha tenemos el Cap deth Hóro de Molières, a nuestra izquierda toda la cresta del Tuc de Molières, por la que tendremos que avanzar, y justo en frente, además del Macizo de la Maladeta, el Valle de La Escaleta.

Una vez nos hemos deleitado con las vistas, vamos a buscar los hitos que nos llevarán siempre por la cara oeste de la cresta, la cara aragonesa del Tuc de Molières, por un inmenso caos de bloques y que poco a poco nos irá llevando hasta la cima.

Al cabo de un rato llegamos a un inmenso hito que nos marca la antecima y donde mucha gente ya no continúa, pensándose que ya es la cima.

Pero la auténtica cima se encuentra unos metros más adelante, marcada con un pequeño hito y un vértice geodésico del ICC anclado en la misma roca.

Ahora toca regresar pr uestros pasos.

Ya de vuelta en el collado llega el momento más delicado de toda la ruta, destrepar el diedro de II grado por el que antes habíamos subido.

Ahora ya toca ir destrepando por una zona mucho más sencilla pero no exenta de riesgos, ya que un error aquí se pagaría muy caro, por lo que sin prisa pero sin pausa vamos bajando hasta llegar a la base.

Continuamos descendiendo y deshaciendo nuestros pasos hasta dar de nuevo con el refugio, tras algo más de 4 horas.

Aquí recogemos nuestras cosas, comemos algo, volvemos a prepararnos las mochilas e intentamos dejar el refugio tal y como nos lo encontramos.

Una vez listos empezamos a descender por el mismo camino por el que habíamos subido.

Y por fin, casi a las 3 de la tarde llegamos al coche.

A continuación os hago un pequeño resumen de los números de la ruta:

Tipo de ruta: Lineal
Dificultad técnica: Media
Dificultad física: Media
Distancia: 15,18 Km
Punto más alto: 3.010 m
Punto más bajo: 1.608 m
Desnivel positivo: 1.530 m
Desnivel negativo: 1.530 m
Desnivel acumulado: 3.060 m
Cimas ascendidas: 1
Tiempo empleado: 1 día 2 horas 32 minutos
Tiempo en movimiento: 9 horas 18 minutos
Velocidad media: 1,30 Km/h
Ritmo: 46:30 min/Km

Podéis ver más detalles en la crónica de mi blog, en el enlace de abajo.

Ver más external

refugio

Refugi Espitau de Vielha - Sant Nicolau

Refugi Espitau de Vielha - Sant Nicolau - 1.622 m
Cascada

Saut de Molières

Saut de Molières - 1.713 m
Cascada

Gotèr de Molières

Gotèr de Molières - 1.850 m
refugio libre

Refugi de Molières

Refugi de Molières - 2.390 m
Collado de montaña

Coll de Molières

Coll de Molières - 2.937 m
cima

Tuc de Molières

Tuc de Molières - 3.010 m

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta