Tiempo en movimiento  2 horas 41 minutos

Tiempo  4 horas 19 minutos

Coordenadas 4357

Fecha de subida 15 de septiembre de 2018

Fecha de realización septiembre 2018

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
706 m
33 m
0
7,9
16
31,54 km

Vista 345 veces, descargada 14 veces

cerca de Iturriotz, País Vasco (España)

Con Charly esta ha sido una etapa circular que un amigo mío la titularía “TODO JAMÓN JAMÓN”. Etapa auténticamente de lujo: extraordinaria e inolvidable.
Para ello nos hemos acercado a Iturriotz en coche con el portabicis.
El objetivo era triple, sin apenas tocar asfalto:
1) Desde aquí iniciar la vuelta (junto al rte Zuberoa), ascendiendo al caserío Sorondo por la pista que transcurre junto a la Sarobe erreka (que hacía tiempo que no la había hecho).
2) Desde el caserío Sorondo subir por la pista forestal a la antena de la cima Zaria (desconocida hasta hoy).
3) Desde Uzpuru llegar al túnel de Bianditz del antiguo tren minero Elama-Karrika-Rentería, atravesarlo y buscar la pista a Oianleku y a Urmendi (el otro túnel del tren minero) para luego descender a Ergoien.
Como decía, esta etapa iniciada en Iturriotz asciende por una pista hormigonada paralela a la regata que después de pasar por el caserío Sarobe, tiene que vencer una pequeña tachuela, popularmente conocida como “el pavo que pica”.
Más adelante, hay que superar un tramo muy bello de bosquete, de mucha pendiente y suelo empedrado, por el que tienes que pedalear con sumo cuidado para no irte al suelo.
En lo alto nos encontramos con la bonita ermita de Ozentzio, del siglo XIX, reconstruida posteriormente, junto al caserío que le da el nombre.
Se encuentra en el antiguo camino de Rentería a Goizueta.
Enseguida llegamos al caserío Sorondo, por cuya pista superior nos dirigimos a las antenas de Zaria. La pista forestal, entre muchos árboles, que está en muy buen estado (nos cruzamos con varios txirrindularis “casi profesionales”, que bajaban “a tumba abierta”) tiene varios puntos con unos paisajes espectaculares.
No obstante, da lástima ver las laderas de pino insignis que se van tornando rojizas, por una enfermedad producida por un hongo que ataca a las hojas del pino y que se está extendiendo a toda Euskadi.
El origen de la plaga, según los expertos, se debe a varios factores, entre otros, a que hace 100 años por motivos económicos (son de crecimiento rápido) hubo una plantación masiva, y a las abundantes lluvias del invierno/primavera y altas temperaturas estivales, que han facilitado la extensión de la plaga, sin olvidarnos también de que más del 80% de su extensión es de propiedad privada.
Por otra parte, las instituciones competentes (hasta que la noticia no ha salido en los medios han estado bien calladitas) afirman que al parecer no hay método para combatir la enfermedad, y peor aún, para prevenirla. INCREÍBLE!!!
En resumen, que se trata de un grave problema medioambiental y económico que afecta a nuestros bosques.
En un cruce de caminos nos encontramos con el pequeño refugio de Otraitz.
Seguimos ascendiendo por pista para llegar a la cima Zaria, la última parte es una alfombra herbosa que invita al pedaleo pero eso sí, de acusada pendiente.
Desde la cima las vistas son extraordinarias, hacia el oeste las pronunciadas laderas que bajan al embalse del Añarbe, y encima los montes Urdaburu, Aldura...; hacia el este el inmenso Aiako Harria, la bahía del Txingudi y el monte Jaizkibel. Y a nuestros pies se ve Oiartzun, la ctra que sube a Bianditz, y la pista que desciende a Uzpuru, por la que bajaremos tras un frugal hamaiketako, disfrutando de este maravilloso espectáculo en un día típico de septiembre, soleado y de atmósfera limpia.
Con dos de los objetivos cumplidos, ahora nos queda el más complejo: desde la boca de entrada al túnel de Bianditz, atravesarlo y continuar localizando pistas, sendas, hasta llegar a Oianleku.
Por carretera llegamos al alto de Bianditz y pasado el pk 15, a la dcha cogemos una pista hasta la boca del “lobo”, perdón del túnel.
El firme está en muy buen estado, con algo de barro en su parte final pero se necesitan luces potentes.
Ya en el exterior, tomamos a la izda una pista forestal, que a veces tienes que bajarte de la bici para sortear árboles caídos que atraviesan el camino.
A la dcha hay una atractiva vaguada con abundante hayedo, que pensamos podría tratarse de la zona donde estuvo el primer plano inclinado del tren minero Elama-Karrika, ya en la cuenca oiartzuarra (el otro en Karrika).
Curiosamente nos encontramos con un “coqueto” merendero, con mesa (y bancos de piedra) orientada hacia Aiako Harria, que invita a una parada para picotear algo, echar un trago y sacar unas fotos. ESPECTACULAR EL PARAJE!!!
Pero unos centenares de metros más adelante se acabó lo fácil y empezó la incertidumbre pues de repente la buena pista termina para convertirse en medio senda/pista que consultando el GPS, descendía finalmente a una regata que sorteándola te llevaría por pista zigzagueante hasta los cromlech de Oianleku.
Consultada la hora, veíamos que no llegábamos a comer a casa y sin cobertura para avisar. Así que no tenemos más alternativa que empujar los veintipico kilos de las eléctricas para ascender casi dos centenares de metros por un prado de pendiente superior al 30% y con el sol de frente, hasta dar con la ctra de Bianditz.
Generoso esfuerzo el nuestro, se nota que aún no somos mayores, jeje.
Josean, me recuerda el repecho del último tramo de ascenso a la campa de Urbia. Solo que con una diferencia, entonces sin prisas, como premio tuvimos una maravillosa panorámica de toda la cordillera del Aizkorri, con comida posterior en la campa. Y ahora, que tampoco era mala: las vistas de Aiako Harria,Jaizkibel, Pasaia, Donosti...pero teníamos que bajar “a la carrera” para llegar a tiempo a comer a casa.
Así que esta última parte la dejamos pendiente para otra ocasión.
No obstante, con el ánimo de recortar asfalto, pasado Uzpuru, tomamos a la dcha una pista forestal que nos llevará desde el pk 11 al 8, y seguir por carretera hasta el coche en Iturriotz.
Así acaba esta IMPRESIONANTE ETAPA, llena de sensaciones difícil de expresarlas y aún más de olvidarlas.

1 comentario

  • Foto de cechaide

    cechaide 16-sep-2018

    Como bien dices Jamón Jamón. Todo un descubrimiento para mí.
    Preciosa lacima.de Zaria y toyalmente ciclable para repetir seguro.

Si quieres, puedes o esta ruta