Tiempo en movimiento  5 horas 9 minutos

Tiempo  10 horas 50 minutos

Coordenadas 9476

Fecha de subida 31 de mayo de 2019

Fecha de realización mayo 2019

-
-
1.480 m
454 m
0
17
34
68,0 km

Vista 48 veces, descargada 0 veces

cerca de Padul, Andalucía (España)

La Alpujarra, mencionada a veces como «Las Alpujarras», es una región histórica de Andalucía situada en la falda sur de Sierra Nevada y dividida entre las provincias de Granada (Alpujarra granadina) y Almería (Alpujarra almeriense).
La Alpujarra se caracteriza por sus valles de alta montaña y sus encantadores pueblitos blancos ubicados entre barrancos.
Esta región habitada en otros tiempos por íberos, celtas, romanos y visigodos, fue una de las últimas en ser conquistadas por los musulmanes y la última en la que habitaron tras la rendición de Granada en 1492.
Por la Alpujarra granadina atravesamos durante varios días las bellas poblaciones de Lanjarón, Órgiva, Soportújar, Bérchules, Pampaneira, Bubión, Capileira, Trevélez (con cerca de 1500 m es el pueblo más alto de España), Ugijar, Yegen, Válor, Mecina Alfahar, Mairena y Laroles.
En esta etapa de calor sofocante pedaleamos de Padul a Capileira.
Llegamos a Lanjarón, puerta de entrada a la alpujarra, que debido a sus aguas, el clima y su dieta mediterránea hacen que muchos de sus habitantes vivan más de 100 años, reconocido por la Organización Mundial de la Salud como uno de los lugares de más longevidad del mundo.
Llaman la atención sus típicas casas blancas alpujarreñas con sus macetas floreadas.
Aprovechamos su bullicioso mercadillo semanal para comprar fruta e hidratarnos con una cerveza y su tapa correspondiente.
Llegamos a Órgiva donde vive una importante comunidad hippie, formada en su mayoría por británicos, alemanes, franceses, holandeses, suecos, y otros europeos que residen aquí todo el año, que conviven con los españoles. Está comunidad cada año celebraba todas las primaveras desde el año 1997 la Fiesta del Dragón.
En 2003 el ayuntamiento del pueblo prohibió la fiesta por las molestias que causaban a los vecinos. Pero, continuó celebrándose en el paraje de Los Cigarrones, aunque no estaba autorizada. Durante las lluvias de invierno de 2010 el río Guadalfeo a su paso por Los Cigarrones desbordó su caudal y la fiesta fue cancelada.
Luego nos acercamos a Soportújar (lugar de soportales), un pueblo que embruja y que en época de Felipe II, tras la expulsión morisca, fue repoblado por familias gallegas, y en Galicia ya se sabe, las meigas tiran mucho, de ahí el inicio de todas estas historias de misterio.
La bienvenida a tan inusual población nos la da el Puente de la Bruja, junto al barranco que «esconde» la cueva conocida como El Ojo de la Bruja, temida por aquellos niños cuyas madres y abuelas, a fin de que no se acercaran a las lindes del pueblo, eran asustados con que por allí merodeaban mantequeros, nigrománticas y hechiceros.
Los mantequeros eran hombres dedicados a robar «manteca», para lo que secuestraban a niños. Por lo visto la manteca es un componente básico en cualquier pócima que se precie.
La Cueva recibe ese nombre porque dicen que la forma de oquedad es realmente el ojo de la Gran Bruja, que todo lo ve.
Otro de los lugares a visitar es el Mirador del Embrujo, custodiado por dos brujas y su caldero en forma de fuente.
Más adelante, aún en el término municipal de Soportújar, nos desviamos de la carretera para ascender 6 km por pista de tierra, pendiente media del 10%, al Centro de Retiro Budista Osel Ling, orientado a la práctica de la meditación en soledad.
Está situado a 1600 metros, superior incluso a Trevélez, desde donde se divisa el pico Mulhacén y los pueblos blancos del barranco de Poqueira: Capileira, Bubión y Pampaneira.
Un lugar perfecto, no solo para budistas, sino también para quienes necesitan una cura antiestrés, liberarse del mundanal ruido y reencontrarse consigo mismo.
La ‘estupa’, el típico monumento budista que simboliza el camino hacia la iluminación, es el símbolo que identifica el centro.
Dispone de casitas de retiro individuales aisladas en la montaña y organiza cursos de meditación y filosofía budista intensivos. Hay un programa regular de enseñanzas quien también asiste y orienta a los meditadores que lo requieren.
O Sel Ling tiene más de veinticinco años. Está afiliado a la FPMT (Fundación para la Preservación de la Tradición Mahayana).
Tuvimos claro que disponiendo de nuestras flamantes eléctricas (al menos por el momento), el mejor anti estresante y anti todo, no necesitamos aislarnos en casitas de retiro para meditar.
La siguiente parada es en el pintoresco pueblo de Pampaneira, entre montañas, con sus casitas blancas dispuestas en forma escalonada (al estilo bereber), sus tinaos y sus angostas callejuelas serpenteantes, con sus balcones llenos de plantas, típicos en muchos pueblos de La Alpujarra, pero quizás es aquí y en sus cercanas Bubión y Capileira donde mayor belleza alcanzan.
Aquí montamos el obligado control de hidratación, antes de seguir ascendiendo al fin de etapa en Capileira, en el que se me olvidó poner en marcha el wikiloc, por lo que a la etapa de hoy habría que añadirle el tramo Pampaneira-Capileira, que supone unos 7 km más y 400 m de ascenso acumulado, lo que hace un total de 75 km y unos 2000 de ascenso positivo.
Dura pero bella, variada y muy interesante etapa, disfrutando a tope en este primer día en la acogedora Alpujarra granadina.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta