Tiempo  3 horas 23 minutos

Coordenadas 1249

Fecha de subida 30 de diciembre de 2014

Fecha de realización diciembre 2014

-
-
1.588 m
974 m
0
3,7
7,3
14,65 km

Vista 893 veces, descargada 15 veces

cerca de Requejo, Castilla y León (España)

Otra de las impresionantes rutas diseñadas por Oscar. Una vez más acertó de pleno a pesar del difícil tramo que hay que subir monte através, enredándote a cada paso con brezo y demás arbustos de monte bajo, para alcanzar la pista forestal que atraviesa Pico Cinseiro y que combinaríamos con varios cortafuegos para regresar desde las alturas del monte de Requejo al punto de partida: el cementerio del pueblo. Podría intentar describir las maravillosas sensaciones que sentía al hacer la ruta, pero prefiero transcribir literalmente un cartel ilustrativo que encontramos en algún punto de la senda balizada del Tejedelo porque es mucho más interesante: "En este bosque hay cerca de cien tejos con más de mil años de edad, los más grandes tienen un perímetro de 8 metros y alcanzan 13 metros de altura. Vegetales asombrosos, tan antiguos como una iglesia románica, siempre verdes, dando cada otoño su cosecha de anillos rojos, incansables en su tarea de capturar carbono y soltar oxígeno. Enormes, milenarios, inmutables, protegidos por madera dura y hojas venenosas. Han sido muy importantes para las culturas europeas desde hace muchas generaciones. Símbolos de la vida y la muerte, de la eternidad, presentes en iglesias, plazas y cementerios, testigos de la validez de importantes tratados, del amor eterno. Últimos testimonios de bosques sagrados, solar de bisontes y dioses, donde los humanos eran insignificantes y vulnerables. Algunos rincones de Sanaría comparten con Requemo el privilegio de este patrimonio forestal: Vaguada de Teijos, Trastos Viejos, la Furnia de Vega del Castillo; en otros lugares sólo quedan los topónimos de antiguas tejedas olvidadas. Tosande en Palencia, Casaio en Orense, Allende en Asturias, Cerezal en Cáceres o la sierra de Cazorla en Jaén, participan también de los últimos tejos gigantes de España. El tejo necesita al bosque húmedo y también ayuda a crearlo. Bajo sus ramas siempre pobladas hay 2 ó 3 grados más en inviernos, y un 15% más de humedad ambiental. Mitiga el calor ardiente del verano y los hielos del invierno. Con su presencia acogedora las nevadas son menores, refugio de corzos y jabalíes; en los agujeros de sus ramas nacen las martas y los gatos monteses. Cuando no ha hojas están las suyas, el azúcar de sus tierras permite aguantar a los pajarillos el frío. En su sombra inmensa florecen las plantas de montaña más singulares y el la patria de musgos y líquenes. ARBOLES VENERABLES, OJALÁ SIGÁIS AQUÍ CUANDO YO YA NO ESTÉ PARA QUE MIS DESCENDIENTES CONTINÚEN DISFRUTANDO DE VUESTRA SILUETA OSCURA Y DE LAS CRIATURAS Y PLANTAS QUE PROTEGÉIS. EN CADA HUELLA DE VUESTRA CORTEZA HAY UNA BATALLA, UNA HISTORIA, UN RECUERDO DE LA CULTURA DEL BOSQUE, DE GUERREROS, PEREGRINOS Y PASTORES. UNIDOS CONMIGO POR VOSOTROS.
ACTIVE LOG 001 021
ACTIVE LOG 001 021
Estación / Apeadero
ACTIVE LOG 001 021
ACTIVE LOG 001 021
ACTIVE LOG 001 021
ACTIVE LOG 001 021

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta