• Foto de Variante Eifonso PR G-5
  • Foto de Variante Eifonso PR G-5
  • Foto de Variante Eifonso PR G-5
  • Foto de Variante Eifonso PR G-5
  • Foto de Variante Eifonso PR G-5
  • Foto de Variante Eifonso PR G-5

Tiempo  una hora 6 minutos

Coordenadas 3975

Fecha de subida 24 de octubre de 2014

Fecha de realización octubre 2014

-
-
498 m
117 m
0
2,5
4,9
9,83 km

Vista 1063 veces, descargada 30 veces

cerca de Bembrive, Galicia (España)

Variante del conocido PR G-5 "Sendeiro do Río Eifonso". Ya, vale, alguno dirá "buah, el sendeiro do río Eifonso". Pues sí: el sendeiro do Río Eifonso. Porque aunque es un camino muy transitado y está al ladito de la ciudad de Vigo tiene dos buenas razones que a mí me parecen de lo más suficientes: una es esa subida y la otra es esa bajada. Henos aquí una ruta que traza un triángulo casi equilatero, de casi 10 kms de distancia y casi 800 metros de desnivel. Una ruta perfecta para entrenar subidas prolongadas (5 kms sin parar) y bajada a fuego sorteando a los senderistas (5 kms de descenso seguido), lo cual es bueno para el juego de cintura y los abdominales oblícuos. Además, la primera parte es bien bonita de ver, y sombreada (bueno para protegernos del sol los dos meses de verano, bueno para protegernos de la lluvia los restantes).
Tres fuentes de agua en la subida: a los 830 m., a los 1.75 kms y los 5.72 kms en el Parque Forestal de Beade. Las dos primeros las pasaremos de nuevo en la bajada.
La ruta empieza en la carretera pasando Bembrive. Nos encontraremos con unos grandes carteles que indican el comienzo, así que aparcamos por ahí, nos ponemos las zapas y ea, al tema.
Comienza el sendero en llano. Al poco nos encontramos con el río cuyo cauce seguiremos siempre en esta primera parte, corriendo en medio de bosque de ribera. Atravesamos varias zonas con molinos y diversas arquitecturas del agua, incluso una antigua aldea. Parece mentira que estemos a un paso de Vigo. El camino rápidamente se empina, y puede empinarse bastante: hay zonas con escaleras donde tendremos que echar mano a los cuadriceps. Pasaremos varias áreas de recreo y cruzaremos por debajo de la autovía AG-57 que se eleva sobre nosotros como los gigantes del Quijote. Nosotros a lo nuestro.
La primera parte, la bonita, ya la hemos dejado atrás. A partir de ahora atravesaremos zonas de bosque pino+eucalipto a las que por desgracia ya estamos todos más acostumbrados. En vez de seguir por el sendero señalizado, nos recreamos por algunos caminos mientras seguimos ascendiendo. Hay que tener cuidado de no perderse porque esta zona es una telaraña de senderos y podemos acabar en Nigrán sin darnos cuenta, jeje. El camino que seguimos nos conduce al CUVI (Universidad de Vigo), que bordeamos por carretera sólo unos 100 m. para reintroducirnos en el bosque.
Pasamos por el Parque Forestal de Beade y nos secamos el sudor porque vamos a necesitar tener los ojos bien abiertos. Ahora comienzan los 5 kms de bajada. Brutal. Podemos soltar el freno de mano y darlo todo. Bajando con los ojos en los pies, llegaremos de nuevo al sendeiro do Río Eifonso para seguir descendiendo a lo loco, casi a lo bicho-bola. Ahora nos daremos cuenta de que la subida era bien empinada. Incluso deberemos picar el freno en algunos tramos para no poner en riesgo nuestra integridad física, pero llegaremos al inicio en un pincho, sofocaditos.
La merecida birra de la ruta nos la tomamos en el café Bar O Pozo, en el mismo Bembrive. Casi es el primero que nos hemos encontrado a la vuelta, y de él nos ha atraído (además de ser casi el primero) su terraza y el toldo negro con el símbolo de Estrella Galicia que prácticamente es una aduana para nosotros en esos momentos.
Sed buenos!

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta