-
-
940 m
780 m
0
34
67
134,04 km

Vista 231 veces, descargada 3 veces

cerca de Burgos, Castilla y León (España)

De una a otra de las catedrales más importantes de España.

Salí del hotel por la avenida paralela al río, a su margen izquierda. Esta calle ya es la N120, simplemente había que seguirla hasta salir de Burgos en dirección Villalbilla. Hasta aquí el tráfico es el normal de una ciudad mediana. La zona cercana a la autovía A231 es peligrosa por el tamaño de la rotonda y la velocidad de los coches.Tras pasar Tardajos no hay casi tráfico, se inicia una largísima subida junto a la autovía, con su posterior bajada, igual de larga y muy rápida, hasta Villasandino. Al final de la subida y en toda la bajada me acompañó un señor jubilado en un hierro de bici, que a veces me costaba seguirlo.Antes de Villasandino tomé la carretera BU404 con la idea de pasar por Frómista, evitar las carreteras nacionales y seguir más cerca del Camino de Santiago. Se puede llegar a Carrión de los Condes siguiendo por la N120 pasando por Osorno. Al estar la autovía supongo que tampoco hay tráfico.
El paisaje desde Villasandino hasta Frómista era de campos y prados, con carreteras vacías y en buen estado, ideal para la bici. Tomé la BU404 hasta Castrojeriz, la BU400 hasta Castrillo de Cabezón y la BU403 hasta el río Pisuerga (que posteriormente se convertía en la P403 en Palencia). Una vez cruzas el Pisuerga la carretera continúa por grandes rectas hasta llegar a la P431 pasado Boadilla del Camino. La P431 es una subida contínua hasta Frómista, con un camino de tierra a la derecha por donde van andando los peregrinos. Ya aquí se dejaba notar el viento, cada vez más fuerte. Desde Frómista se llegaba a Carrión de los Condes siguiendo por la P980, siguiendo grandes rectas.
Desde Carrión de los Condes se volvía a tomar la N120, esta vez absolutamente vacía, siguiendo grandes llanuras de las que dibujan espejismos en el horizonte. Aquí ya el viento se había hecho brutal, siempre soplando en contra. Al parar de pedalear el viento te frenaba en pocos metros. Continué sufriendo todo el camino hasta Sahagún, donde paré a comer.
Mi idea era seguir hasta Reliegos, donde nos esperaba un amigo que estaba realizando el Camino junto a su novia, pero el fuerte viento en contra me disuadió, así que decidimos seguir en coche hasta Reliegos y dormir ese día desde León, dedicando el día siguiente a hacer turismo por León todos juntos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta