• Foto de Serranillos Integral
  • Foto de Serranillos Integral
  • Foto de Serranillos Integral
  • Foto de Serranillos Integral
  • Foto de Serranillos Integral
  • Foto de Serranillos Integral

Dificultad técnica   Moderado

Tiempo  5 horas 10 minutos

Coordenadas 9440

Fecha de subida 3 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

-
-
1.570 m
509 m
0
15
31
61,12 km

Vista 82 veces, descargada 0 veces

cerca de La Parra, Castilla y León (España)

El premio reside en mis actos, no en sus efectos. La recompensa está encerrada en lo hondo de mi respuesta en esa parte central de mí ser de la que arranca toda acción, gracias a que los resultados son impredecibles ningún esfuerzo de mi parte está condenado al fracaso. Incluso un fracaso no tomará la forma que imagino de antemano. Ante el futuro sólo puedo decir: "será interesante ver qué ocurre."
Hugh Prather

Poner un calefactor en la furgoneta fue una gran idea, pero eso aumenta el confort y me arremolino dentro del saco hasta que la temperatura de mi pequeño hogar es el adecuado para salir de mi cascaron. Las cumbres están cargadas de nubes y hace un viento incomodo que no deja que el sol me caliente. Desayuno con pereza, tengo las piernas algo cargadas de ayer, pero si me he venido hasta aquí es para evitar el no salir, el forzarme a subirme en una bici y pedalear sin escusas, estas de vacaciones y pedaleas.
Una vez que la señorita Rottenmeier que vive en cabeza me deja vestirme con tranquilidad veo a lo lejos Serranillos, mi objetivo y por lo menos si lo veo es que no está cubierto, si lo sé es una frase para estudio. Esta vez no olvido el Buff que tanto eche en falta ayer y puedo pedalear sin tener que usar el chaleco, total pronto muy pronto comienza la subida. Es pesada, muy pesada y con unas curvas que hacen sacar lo mejor de tus piernas y eso que en las mías no hay nada. El 34 se niega a subir por lo que me apaño con el 32 y voy disfrutado con el valle, las montañas y una gran cantidad de jubilados que apañan sus olivos. San Estevan del valle siempre me ha recordado al pueblo de amanece que no es poco, con sus calles decoradas con recreaciones de cuadros famosos, imagino a sus gentes quedando junto al cuadro de los pechos con flores de Gauguin. Este pueblo para mí siempre será de grato recuerdo por la marcha de Torozo, que preciosa e increíble trialera para disfrutar como un loco en mis viejos tiempos de loco por las bajadas intensas. Ahora voy dando panzazos de puerto en puerto buscando buenas fotos y mejores sensaciones.
Estoy cansado y me tomo esta subida de paseo puro y duro, parando para hacer fotos y videos, disfrutando de las vistas y del entorno sintiendo como susurra el viento entre los árboles, como juegan las nubes en el cielo, como la ardilla me mira curiosa hasta que estoy demasiado cerca y emprende una larga huida. Disfruto con las pequeñas cosas como ver a un señor mayor coger de la mano a su mujer a subir al coche y ver como se regalan unas sonrisas o simplemente como otro venerable anciano recoge con mucho mimo creo que unos higos de su huerto. La vida a bajas pulsaciones tiene otros matices que me encanta disfrutar.
Llegar al desvío de Pedro Bernardo me cuesta un triunfo, en el me encuentro a cuatro moteros que intentan decidir la ruta a tomar para continuar devorando kilómetros. Serranillos no lo tenía por un puerto tan duro como me está resultando, la verdad es que con la forma que tengo hasta subir un primero si ascensor me saca los colores. La fuente me llama y para a llenar el bidón y Penny me pide una foto con la cascada que hay al lado, hoy esta caprichosa y solo quiere que la fotografíe. Por fin corono el puerto y el aire es increíble en esta vertiente, valoro el seguir con mi ruta circular, pero estoy muerto. Como estoy apuntado al reto de subida de Strava me pregunto si mis 1000 metros de ascensión acumulada serán suficientes, pero dudo, así que me bajo al pueblo de Serranillos y con la subida mato dos pájaros de un tiro. Por un lado, le meto 500 metros más a la ruta y por el otro puedo llamar a esta salida Serranillos integral. La bajada bonita, pero nada del otro mundo, salvo las últimas curvas antes del pueblo muy divertidas y una vez alcanzo el letrero vuelta para atrás.
He de confesar que le tenía ganas a esta subida y que mejor ocasión que esta. Lo bueno de subir un puerto y más a mi ritmo es que descubres pequeñas joyas como la fuente de los gandules, una preciosidad de agua helada. Esta subida me la tomo más en serio ...
Resto de la crónica en e blog.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta