-
-
838 m
461 m
0
12
24
48,69 km

Vista 30 veces, descargada 0 veces

cerca de Pelayos de la Presa, Madrid (España)

El aparcamiento de picadas no es muy grande y tanto la carretera como la zona de recreo suelen estar bastante concurridos por lo que sin darme el madrugón del siglo estoy pronto en mi punto de partida para iniciar mi temporada de rutas.

El día aún está embalado con la fina escarcha de la mañana, el termómetro marca unos agradables cero grados por lo que tengo que poner la calefacción de la bici en marcha. La carretera de los pantanos comienza a soportar un tráfico intenso en el sentido contrario al mío, razón por la que hago esta ruta en este sentido. En dos kilómetros el incesante flujo de coches lo dejo atrás y comienzo la ascensión al puerto de Navas del Rey. Pedaleo con calma, esta ruta forma parte de mi entrenamiento para mi primer duatlón y aderezo la subida pensando en el modelo de Tritraje que  comprar ya que el objetivo principal de este año es completar un triatlón aunque sea el último en cruzar la meta.

A pocos metros de coronar me doy cuenta que no he presentado la cinta del pulsómetro nueva al GPS y una vez debidamente presentados comienzan a relacionarse formando una pareja estupenda, algo pesada la banda con esto de la frecuencia y que llegas al máximo y tal pero yo también la quiero.

El sol se agradece una vez que dejas la umbría del puerto y pedaleo feliz rumbo a las Navas del Rey que cruzo entre aroma a café y tostadas recién hechas, el sueño y la comida me obsesionan.

Me toca incorporarme un par de kilómetros a la pestosa carretera de los pantanos en su sentido infierno (san Martín de Valdeiglesisas)  y me cuesta  cruzar la carretera dado el tráfico poder alcanzar el arcén del otro lado, una vez en el me apuro en dejarla lo antes posible, esta carretera tiene bandas sonoras delimitando el carril tanto por dentro como por fuera y da algo de tranquilidad cuando escuchas a los coches, la mayoría, rebasar la línea central para adelantarte de forma segura.

Una vez que tomas el desvío a la cruz verde tan solo las motos perturban el silencio de un entorno maravilloso con las montañas de fondo y la pendiente cada vez más pronunciada alentando a tus piernas a ganar cadencia mientas tú pulsometro te dice ni se te ocurra. Mis 70 minutos de entrenamiento con cuestas ha terminado y apenas he recorrido un cuarto de la ruta, ahora toca disfrutar de salida tranquila.
Las antenas de seguimiento de satélite de Robledo de Chavela son impresionantes, el aparcamiento del centro de visitantes está muy concurrido, hago una  pequeña parada y charlo con un par de ciclistas de carretera para documentar el momento con un par de fotos. Crónica completa en el blog.

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta