defe10
6 2 7

Dificultad técnica   Difícil

Coordenadas 356

Fecha de subida 3 de febrero de 2015

-
-
3.071 m
2.333 m
0
14
29
57,65 km

Vista 355 veces, descargada 4 veces

cerca de Cachí, Salta (Argentina)

Arrancamos el viaje desde Cachi. Después de un buen desayuno y de chequear todo lo necesario, salimos por la mañana bien temprano. Comenzamos con un buen día para pedalear: soleado, templado y sin viento. El camino que elegimos es de ripio, corre paralelo a la Ruta 40 pero del otro lado del río Calchaquí. El camino serpentea por el valle semidesértico poblado de cardones y curiosos burros que vigilan nuestro paso. Durante este tramo no hay agua y el sol es fuerte, por lo cual hay que ir bien provistos. El camino nos lleva hasta Palermo oeste, a unos 25km aproximadamente, una pequeña localidad muy verde con amplios sembradíos atravesados por acequias, con pintorescas construcciones de barro y un llamativo convento de piedra. En el pueblo nos abastecimos de agua, y nos dirigimos al cruce con la Ruta 40, no sin antes cruzar el caudaloso Río Calchaquí por un pintoresco puente.
La ruta también es de ripio, más ancha y pareja que el camino que dejamos. Va bordeando cercana al río con importantes pendientes y tenues bajadas. Pasa por algunos caseríos asentados en pequeños valles fértiles que se forman linderos al río, con casas de barro del mismo color que la tierra. El color rojo de la tierra contrasta con el verde de los pastizales y el azul profundo del cielo. Una verdadera postal.

El viento en contra se hacía cada vez más intenso a medida que íbamos subiendo. Promediando los 50km de nuestro punto de partida la pendiente se hizo intensa en un falso llano que conjuntamente con el fuerte viento en contra no nos dejaba avanzar más que a 5km/h. Nos quedaban 10 km en las mismas condiciones y los efectos de la puna empezaron a hacer efecto en nosotros. Con fuerza y paciencia nos fuimos acercando. Unos pobladores nos recomendaron entrar a la Poma, que está del otro lado del río, por la segunda entrada, que parecía no llegar más. Finalmente la encontramos y bajamos al río para cruzarlo y llegar al pueblo. Llegamos exhaustos, algo apunados y con ganas de descansar.
El viento siguió soplando con fuerza lo cual frustró nuestro deseo de seguir hasta la Poma vieja, situada a pocos kilómetros.
Es un viaje muy recomendable por la belleza de sus paisajes. Importante llevar mucho agua y hojas de coca para la puna.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta