Tiempo en movimiento  9 horas 22 minutos

Tiempo  13 horas 29 minutos

Coordenadas 18160

Fecha de subida 25 de marzo de 2019

Fecha de realización marzo 2019

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
2.749 m
1.601 m
0
48
96
192,97 km

Vista 58 veces, descargada 1 veces

cerca de Puente Nacional, Santander (Republic of Colombia)

Como medicina me subo a la bicicleta de nuevo, para curar tantos pensamientos que habían surcado mi mente en recientes tiempos. Ver como todos me sobrepasaban en la ruta anterior, hacia las antenas de Saboyá, en límites entre Santander y Boyacá, el fuerte accidente, la fatiga y la poca fuerza en las piernas que hace que bajarse de la bicicleta sea un alivio, entre muchas otras malas memorias que no paraban de manifestarse, me generaban dudas, que me hacían pensar si esto aun era para mi.

Pienso que el día en que algo tan importante y esperanzador como la bicicleta, se torna en un incordio, hay que reconsiderar su uso y adecuarlo para que el sufrimiento no solo incomode sino que enseñe. Mi naturaleza me hace negar la imposibilidad y la persistencia que para algunos es un don y para otros se convierte en un defecto aterrador vestido de esa incómoda terquedad y obstinación, me hace querer retar una vez más a la mediocre suerte y probar qué tan acertado o errado estoy.

Mi linda sobrinita llegaba a sus dieciséis años de edad y había el anhelo de estar junto a ella y la familia para este día tan importante. Gabis, el amor de mi madre y yo, no nos veíamos desde hace un tiempo; el resto de la historia es deducible.

Quería acudir una vez más al templo de la persistencia y no fue difícil obtener la licencia para ascender las montañas de esta cordillera oriental y alcanzar las altas tierras de Chiquinquirá, el valle de Ubaté y finalmente la sabana de Bogotá. Lo más difícil no fue llevar el peso de una muda de ropa, o la herramienta, sino la última cumbre del Alto de Tierra Negra que retó los confines de mi paciencia y tranquilidad.

Era algo que borraba la alegría de haber conocido nuevos lugares como Simijaca o almorzar con la vista de la Laguna de Fúquene al ritmo de las garzas, ya que la fuerte pendiente, lo angosto de la vía, la noche que amenazaba con llegar y el interminable tráfico que pasaba ridículamente cerca, me borraron la sonrisa, las ganas hasta de seguir tomando fotos y me hicieron descender de la Libélula y empujarle por casi quince kilómetros, mientras las ganas de entrar a Tausa se desvanecían con el afán de llegar a la sabana antes de la gran ciudad.

Llegué en las horas medias de la noche, haciendo obligatoria la promesa de no volver a recorrer más de ciento cincuenta kilómetros en montaña nunca más a menos que fuese necesario, porque el yugo en la nuca era fuerte y me acompañó hasta que volví a ver a mi linda familia e hizo que todo esto valiese la pena.

Conmigo los finales siempre son felices y en unos bonitos momentos con mis tías, mi hermana, mis sobrinas, primos y amigos, quedó grabada esta inédita travesía.

11 comentarios

  • Foto de Esneider Román

    Esneider Román 29-abr-2019

    Qué gran narrativa, tan inmenso es el espíritu de un cicloviajero que a veces es bueno seguirse probando los límites, que son muy pocos la verdad.

  • Foto de DXMARIUS

    DXMARIUS 29-abr-2019

    Fue siempre difícil y creo que no volveré a hacer tantos kilómetros en una sola jornada aunque la motivación lo valía. Pronto subo una que fue lo que debe ser. Algo que no implique sufrir tanto, aunque este último, enseña.

  • Foto de ciclomuisca

    ciclomuisca 29-abr-2019

    El alto de Tierra Negra tiene su cuidado, es muy angosta y muy transitada, en fin, que bueno que cumplió el objetivo.

  • Foto de DXMARIUS

    DXMARIUS 30-abr-2019

    Esa fue una pesadilla. Pensaba que nunca se iba a terminar. La verdad todo se fue abajo y comencé a odiar subir, gran parte caminando hasta allá. Luego del peaje me parecía infinito e interminable ese plano hasta Bogotá y el dolor de nuca me duró una semana. Valió la pena al final cuando vi a la familia reunida.

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 10-may-2019

    Tremendo recorrido compañero felicitaciones, era de esperarse el cansancio en los últimos kilómetros, eso nos suele ocurrir a todos cuando superamos el kilometraje acostumbrado, empezamos a sentir la fatiga, la debilidad y ese dolor en las piernas , que le provoca a uno desistir del recorrido, todo pasa justo cuando se llega al tramo mas exigente, que uno sabe que aun faltan buenos kilómetros de sufrimiento y dice uno no lo vuelvo hacer, por que me vine a sufrir, pero pasa el tiempo y vuelve uno a repetir otra experiencia similar o aun más exigente, al final la satisfacción de haber cumplido el objetivo.
    Saludos Amigo y a seguir con adelante con este cuento del ciclo montañismo, que en el fondo es el mejor remedio para aliviar la mente y sanar las heridas del alma, mientras se fortalece el cuerpo.

  • Foto de DXMARIUS

    DXMARIUS 10-may-2019

    Saludos Oscar, no lo pudo haber dicho mejor, tal cual así se siente, pero lo que si es seguro, es que no me sobre esforzaré así de nuevo porque iba afectando mi salud y no puedo abusar ya que tengo esta oportunidad. Un abrazo y como había prometido, para el segundo semestre de este año, estoy planeando ir a Antioquia (Lo que más se pueda como Guatapé o Medellin) y Chocó desde Medellín en bicicleta. Ojalá me pueda acompañar con los demás amigos de Wikiloc en uno de esos recorridos

  • Foto de Oscar Upegui

    Oscar Upegui 10-may-2019

    Claro que si compañero hay vamos viendo a ver a que ruta no le pegamos.

  • Foto de diegono

    diegono 14-may-2019

    Que buena pedaleada compañero. Y como dicen por hay. El sufrimiento y el dolor es temporal. Rendirse es para siempre.

    Saludos

  • Foto de DXMARIUS

    DXMARIUS 14-may-2019

    Si señor, es verdad, aunque en la última si me tocó rendirme. Aunque lo tomaré como revancha, cuando si la pueda terminar como inicialmente la pensé.

  • Foto de diegono

    diegono 14-may-2019

    También me a tocado rendirme y terminar la ruta en carro, en moto o en lo que me lleve. pero siempre llego a mi casa con la satisfacción de que di todo lo que mi cuerpo aguantaba y a esto no lo llamo derrota. Si no que aprendo de ello y aprendo a conocer mas mi cuerpo para saber hasta donde le debo dar.

  • Foto de DXMARIUS

    DXMARIUS 14-may-2019

    Es cierto, yo creo que es una bien oportunidad para una revancha

Si quieres, puedes o esta ruta