Tiempo  8 horas 45 minutos

Coordenadas 2076

Fecha de subida 18 de septiembre de 2015

Fecha de realización agosto 2015

-
-
188 m
99 m
0
24
47
94,88 km

Vista 291 veces, descargada 9 veces

cerca de Val-Jalbert, Quebec (Canada)

Desde el camping de Val Jalbert iniciamos la etapa en dirección Este, hacia la población de Chambord alternando tramos de pista ciclable y carretera con arcén, luego el pueblo de Desbiens y después Metabetchouan; antes de llegar al pueblo dejamos la Véloroute des Bleuets que sigue hacia Alma. Nosotros seguimos la pista hacia Hébertville según las indicaciones de tres señales: la route verte 8, el Sentier Kapakatan y la Véloroute du Fjord du Saguenay. Una vez dejado el lago atrás la pista va recorriendo amplios parajes agrícolas de grandes cielos. (En Hébertville tuvieron la amabilidad de invitarnos a unas botellas de agua fría en el centro de información al que fuimos a preguntar por la pista para seguir.)
Después seguimos la pista de Kapakatan, a veces el arcén de la carretera, pasando junto a graneros y casas del siglo XIX en perfecto funcionamiento que forman parte del circuito patrimonial coincidente también con la ruta 8, bordeamos otros lagos tranquilos como el Kénogami y llegamos a Saguenay Jonquière en donde la lluvia aconsejó terminar la etapa.
Los datos del gps: 95 km; ascenso total 788; descenso 753; 8.45 h.


Esta etapa forma parte de un recorrido por la provincia de Québec, en Canadá, durante 20 días de pedaleo (hay 21 etapas porque una está dividida en dos) y siete más sin la bici. Como las distancias en este país gigante son tan descomunales nos dedicamos sólo a conocer algo de cuatro regiones: 1, Laurentides y Outaouais; 2, Cantons de l'Est; 3, Saguenay-Lac Saint Jean y 4, Chaudière-Appalaches. En cada una de ellas vimos una pequeña parte, justo para hacernos una idea de lo que hay y proseguir en otro momento. Hay zonas más cultivadas y otras más salvajes, miles de lagos incontables y ríos caudalosos, bosques amplísimos y llanuras sin fin, campanarios afilados en cada pueblo, antiguas rutas de tren y carreteras secundarias de poco tráfico y arcén ciclable.
Siempre que pudimos seguimos las rutas que marcan en la amplia red routeverte.com: una página de internet en la que se pueden calcular distancias y trazar itinerarios. Muchas veces las rutas que indican en la route verte no son más que el arcén de una carretera tranquila; otras es un antiguo trazado ferroviario acondicionado con información y avituallamiento en los antiguos apeaderos y a veces bastantes ciclistas que hacen alguna etapa. La gente es siempre muy amable y con gusto acogen a los viajeros. Les hace mucha gracia que haya españoles pedaleando por lugares tan lejanos y siempre preguntan con interés o saben alguna frase en nuestro idioma.
Alguna pequeña avería que tuvimos se resolvió de inmediato en tiendas de reparación ciclista. Te atienden al instante y a precios muy moderados.
Además de la página citada, hay mucha información en pistescyclables.ca y en una red de alojamientos llamada bienvenue cyclistes por todo Québec.
Casi todas las etapas tienen perfiles muy suaves con poco desnivel, pero las hay con sube y baja continuos y algunas rampas empinadas que con las alforjas cargadas se hacen notar.
Llevábamos bicis de montaña, una de 26 y otra de 29, con cubiertas de poco relieve, rodadoras (35 y 38 mm), pero a pesar de haber tramos en los que la pista es de tierra, son suficientes bicis con cubiertas de 28 o de 30 mm, que es lo que lleva la inmensa mayoría de ciclistas que vimos. Todos los que iban con alforjas llevaban esas bicis de aluminio de carretera o híbridas que ahora llaman de gran fondo o de ciclo cross.
Tuvimos que utilizar algunos autobuses para conectar unas regiones con otras y en todas las compañías de transportes te cobran por llevar la bici y te obligan a empaquetarla en una caja de cartón que ellos mismos te venden, a veces desmontando pedales y manillar; otras compañías no obligan a la caja, metes la bici sin desmontar nada en una simple bolsa de plástico que te suministran y cobran. Los autobuses no son baratos y con las bicis y su transporte puede salir un viaje de Québec a Montreal, 300 km, por 50 dólares canadienses.
Es un gran viaje que da pie a conocer con más detalle alguna de las regiones que recorrimos o por las que pasamos cerca. Se irá notificando en años sucesivos.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta