Tiempo  4 horas 24 minutos

Coordenadas 6746

Fecha de subida 1 de enero de 2018

Fecha de realización diciembre 2017

-
-
762 m
627 m
0
13
25
50,07 km

Vista 80 veces, descargada 4 veces

cerca de Villafranca de los Caballeros, Castilla-La Mancha (España)

Es el día de San Silvestre, último año del calendario de la Era Moderna. Después de un trastabilleo de horario me cojo mi montura de dos ruedas.
Es una mañana que impera la reflexión de 365 días y la alegría de recibir el nuevo año, así que en ese ánimo vamos.
La mañana ha aparecido con una espesa y llorona niebla, que en varios tramos del camino me obliga a limpiar las gafas (no logro ver nada). Las lagunas que se cruzar hasta llegar a Alcázar se viste de un denso telón de niebla, pero deja un escenario mágico y silencios que merece la pena seguir. Este primer tramo es sencillo y entretenido.
Tras pasar el polígono Alces e ir por el carril bici nos presentamos pronto en el camino que nos lleva a los molino, una ligera subida nos pone a los pies de los Gigantes, donde la niebla les dota de cierta imponencia.
Bajando por una senda ( no es complicad de hacerla), encaramamos hacia los molinos de Herencia. El arroyo de la Serna, que lo cogemos por el cementerios, nos aleja de la ciudad y nos deja un bonito paseo que nos lleva la desvio que pone "desvio río Río Gigüela". Este camino nos lleva por un llano entretenido, donde nos dejara unos parajes en la vega del río Cigüela que merece la pena desfrutarlo.
Me he entretenido más de la cuenta. Ahora toca los Gigantes de Herencia. Con cierto cansancio y tras reponer fuerzas en la ermita San Cristobal, comienzo la sufrida subida. Vistas de nieblas, pero merecido esfuerzo, que con dolorosas bajadas me dejan a los pies de Herencia.
Ruta llaneante de regreso a mi pueblo Villafranca de los Caballeros.
Insisto mi calificación de difícil, es debido a las trepadas y destrepadas de los molinos de Herencia, quizás para un experto biciclitero esto sea chupao, Si no eres habilidoso y quiere evitar el cuesto, también la ruta merece la pena, recortando estas subidas.

Ver más external

Hemos llegado al polígono Alces, desde hay nos hemos incorporado al carril bici para bordear el parque y la zona deportiva y llegar a la rotonda que te lleva para el cementerio.
De bajada de los molinos de Alcázar de San Juan nos acercamos hacía su cementerio para coger el arroyo de la Serna que iremos disfrutando de su bien trazado, hasta llegar a la indicación desvío río Cigüela.
Estamos en temporada de sequía, así que este río nos deja pasar por su cauce, que nos va a dejar en una extensa vega, donde también estaremos por la Vereda Segoviana, para encaramar Herencia.
Aquí nos vamos a encontrar unas seria de caminos y sendas, todas se mueven por el mismo sitio. Entramos en la zona del río Cigüela, y no hay que olvidar que por aquí hay ruinas de antiguos molinos de harina que tenían brazos de agua del río.
Vamos hacia la laguna de las Yeguas. porque ir directo hacía Alcázar de San Juan si tenemos la oportunidad de surcar este complejo lagunas.
No encontramos en el cauce del agua depurada de aguas sucias de Alcázar de San Juan, que van al ría Cigüela. Uhnnn.
Estamos llegando a las afueras de Herencia, en la ermita San Jose, punto de referencia, mientras una lugareña a través del ventanuco hora pacientemente, nosotros cogemos la bifurcación de la derecha que nos llevará directamente a Villafranca de los Caballeros.
Estamos en la entrada de Villafranca de los Caballeros. Damos por finalizada esta ruta de los molinos, que nos ha llevado desde Villafranca de los Caballeros - Alcázar de San Juan y Herencia.
Vía principal de caminos que nos lleva Alcázar de San Juan, cruzando el río Cigüela.
No encontramos en un punto de observación perfectamente cerrado.
Esto parece ser son las aguas sucias depuradas de Alcázar de San Juan, que van al río Cigüela. Uhnnn.
Cruzamos el río Amarguillo en su último tramo hacía su desembocadura.
Desde San Cristobal se nos presenta la primera subida hacia los molinos
Seguimos por la cordada de molinos.
Finalizamos el último molino, es la hora de regresar para casa.
Estamos en lo alto, la niebla insiste, pero nos deja una bonita estampa.
El camino sufre un desvío hacia la derecha con el fin de llegar en un centenar de metros al tubo que nos hace cruzar la autovía de los viñedos por sus bajos.
Vamos bordeando la laguna de las Yeguas.
Vamos bordeando la electrificante laguna de las Yeguas
De la laguna de las Yeguas pasamos a la laguna de Camino de Villafranca, la niebla persiste pero el desvío merece la pena. Han sido pocas las lluvias, pero en estos humedales se hacen notar.
Hemos hecho un giro hacia la derecha para acercarnos a estas lagunas. que en todo su alrededor esta fortalecida por una impresionante alambra electrificada.
Es el primer paso, la inundación de niebla le quita la visibilidad.
Aquí un descanso con reposición de fuerzas para encarar las subida a los molinos. La Hermandad está apunto de cerrar la ermita, por hoy.
Recuerdo aquellos años en los que está zona era el desagua de aguas sucias, lugar intransitable hoy recuperado dentro de estos humedales.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta