Tiempo  2 horas 59 minutos

Coordenadas 2261

Fecha de subida 28 de octubre de 2018

Fecha de realización octubre 2018

-
-
1.035 m
647 m
0
9,3
19
37,15 km

Vista 59 veces, descargada 2 veces

cerca de Barranco del Oro, Andalucía (España)

Entre el Genil y el Darro pasando por olivares y encinares, ruta agradable para el otoño.
,,,,,
Las 458 hectáreas de territorio de la Dehesa del Generalife cobijan un rico patrimonio natural que tiene catalogadas más de 200 especies vegetales y 111 animales, pero también encierran numerosos e importantes restos a través de los que se vislumbra la riqueza arqueológica que el paraje ha heredado de la época nazarí. Entre ellos destacan el Albercón del Negro, las ruinas del Palacio de Dar Al-Arusa, el Aljibe de la Lluvia o la Silla del Moro.
Declarado Parque Periurbano por la Consejería de Medio Ambiente en 1995, está situado al sur del Río Darro y al este de la capital granadina, prácticamente unido a la ciudad.
(...) Olivares con pies centenarios de olivos lucio, bosques mixtos, barrancos con encinares, coscojas, madroños, arces, robles, rosales silvestres, e incluso poblaciones de orquídeas muy escasas en otros lugares, forman un tapiz vegetal que cubre las zonas medias y altas de la antigua Dehesa que los granadinos conocen como el camino del Llano de la Perdiz y el cerro del Sol. Son 458 hectáreas que desde los 800 metros de altitud del Generalife asciende hasta la cota 1.020, junto a las áreas recreativas de la Perdiz y después llanea hacia el este para, en el punto más extremo, contemplar como el amanecer ilumina las cumbres de Sierra Nevada, y a la derecha caer por el cerro del oro hasta llegar al cauce del Genil por Cenes, y a la izquierda descender entre matorrales y areniscas hacia el valle del Darro.
Es un entramado de senderos confluyentes que cada día son utilizados por decenas de personas para celebrar su particular comunión con la naturaleza y la historia. Un recorrido para observar el paisaje y entender las singularidades de este enclave puede comenzar en el acceso que desde el aparcamiento del Cementerio de San José parte hasta la Silla del Moro, los restos del antiguo castillo de Santa Elena, desde donde se abren las más impresionantes vistas sobre la Alhambra y sus palacios, un mirador visitado por artistas plásticos que ofrece una panorámica de casi 180 grados que muestra los palacios y murallas nazaríes, la ciudad, el Albaicín y el Sacromonte. A su espalda, se inicia un carril que asciende hacia el interior de la dehesa, entre pinos y vistas a la Abadía sacromontana, y continúa hasta encontrarse con veredas que, a la izquierda, conectan con un mirador sobre el valle del Darro y, poco después, confluye con otro carril, a la derecha, que accede al lugar en el que se encuentran las ruinas de Dar al-Arusa, el palacio de la Novia, del que solo quedan los restos vallados de su planta y alberca, escondidos entre una densa arboleda, un lugar al que se puede llegar también desde una empinada y estrecha vereda que parte desde la barrera de la carretera de acceso a la Silla del Moro, y que discurre entre un denso paisaje de pinar y matorral.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta