Tiempo  10 horas 3 minutos

Coordenadas 924

Fecha de subida 28 de octubre de 2012

Fecha de realización mayo 2012

-
-
28 m
0 m
0
12
23
46,75 km

Vista 2231 veces, descargada 40 veces

cerca de Matalascañas, Andalucía (España)

Y llegó la etapa más temida, en la que nos tocaba atravesar la playa entre Matalascañas y la desembocadura del río Guadalquivir. La más complicada al tener que buscar la combinación de tener la marea baja y a la vez no perder el transbordador para cruzar el río.
Así que nos pusimos a estudiar libros de mareas, calcular la hora en que empezaba a bajar la marea para aprovechar la arena dura, ver que llegábamos a tiempo de coger la barcaza...Mucho lío.
Finalmente vimos que no era tan complicado, pues ante las previsiones de tener que levantarnos a las 05”00 para aprovechar que la marea estaba “baja”, y lo larga que se nos hizo la noche haciendo de lobos marinos, acabamos levantándonos a la hora de siempre y salimos cuando salimos: justo cuando el agua más arriba estaba.
Así que tras acercarnos al puesto de vigilancia de entrada al PN de Doñana a preguntar un par de cosillas, conseguimos averiguar que algunas páginas de Internet que informan sobre las mareas mienten más que valen, y que lo mejor es llegar y preguntar a la gente del lugar, o bien si se llega la tarde anterior, echar una mirada al mar y ver en que fase se encuentra y hacer unos sencillos cálculos.
Así, nos enteramos que cuando, las fuentes que consultamos, hablaban de marea baja, se referían al momento en que la marea estaba más baja y por lo tanto a partir de ahí faltaban tres horas para que el agua ocupase toda la arena haciendo imposible el pedaleo. De modo que tenerlo en cuenta si os metéis a marinos: tomar como referencia la hora que la marea está baja y a partir de ahí contar unas tres horas que es cuando vuelve a estar alta y empieza a bajar, tened un poco de paciencia y empezar a pedalear cuando veáis que empieza a retirarse, tendréis casi 5 horas para atravesar Doñana, tiempo más que de sobra para alcanzar el transbordador, ya que hay puntos en que se hace muy palpable la retirada del agua. Que no os cunda el pánico, pues arrastrar las bicis con las alforjas por la arena, es un esfuerzo titánico.
Aquí es importante avituallarse de comida y líquido en Matalascañas, ya que, como es evidente, hasta cruzar a Sanlúcar no vamos a encontrar nada, salvo botellas de agua que los pescadores abandonan para no volver cargados, y que en caso de apuro nos pueden aliviar algo, siempre con las debidas reservas. Proveerse de algo para proteger la cabeza del sol y tener cuidado con los vehículos de los mariscadores (por ahí tengo la foto de la matrícula de uno que me rozó las alforjas), ya que quieren aprovechar al máximo las horas de bajamar y no miran pelo. Por cierto, las dunas ni mirarlas. Si te pillan pisándolas, no te van a pegar un tiro, pero si te harán un agujero en el bolsillo.
El rodar por la arena fue toda una experiencia, y el atravesar los 28km que separan Matalascañas del embarcadero, quizás sean más estresantes que las largas subidas pirenaicas, o el “orbayu” asturiano.
Quizá el único punto conflictivo sea ya en las cercanías del embarcadero, pasada la Torre de San Jacinto, pues hay “charcos” de agua permanente que nos pueden obligar a dar un pequeño rodeo o, simplemente, a mojarnos si no lo hemos hecho ya.
Desde Sanlúcar de Barrameda hasta Chipiona, el rodar no entraña mayor dificultad, rodando por la plataforma del antiguo ferrocarril del Puerto de Santa María a Sanlúcar
Al final fueron 54km, teniendo en cuenta que volvimos a Matalascañas a comprar provisiones para el camino y 60, sí 60m de desnivel
30-MAY-12 8:58:40
Fondo
CICLO SPORT COCA
Hostal gran Capitán
Fondo
Calle
Sanlúcar de Barrameda
Calle
Profundidad no válida

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta