Descarga

Distancia

1.817 km

Desnivel positivo

10.707 m

Dificultad técnica

Moderado

Desnivel negativo

10.679 m

Altitud máxima

1.117 m

Trailrank

25

Altitud mínima

83 m

Tipo de ruta

Solo ida
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021
  • Foto de Vuelta Alemania sur - verano 2021

Tiempo

29 días 2 horas 34 minutos

Coordenadas

10935

Fecha de subida

30 de agosto de 2021

Fecha de realización

agosto 2021
Sé el primero en aplaudir
Comparte
-
-
1.117 m
83 m
1.817,0 km

Vista 10 veces, descargada 0 veces

cerca de Kloten / Holberg, Kanton Zürich (Switzerland)

¡Nuevo viaje con alforjas! Esta vez por el centro de Europa. La vuelta transcurre mayoritariamente por el sur de Alemania, aunque cruzo la frontera con Suiza, República Checa y Francia.

Como siempre la parte más dura del viaje meter la bici en la caja, llevarla hasta el aeropuerto y que te la acepten en el check-in. El resto fue un paseo :)

La ruta comienza en Zürich que fue de los vuelos más baratos que encontré en ese momento alrededor de Alemania. Desde el aeropuerto enseguida se cruza a Alemania enganchando con el Rin dirección este. La primera noche la paso en el lago Constanza.

De ahí tiro hacia el norte hasta conectar con el Danubio y la Eurovelo 6. La zona desde Fridingen an der Donau hasta Sigmaringa impresionante. Se conoce como el Alto Danubio y es una gozada montar en bici entre esos cortados.

Durante bastantes kilómetros la ruta sigue el Danubio hasta Ratisbona, momento en el que sigo dirección este hacia República Checa. El Danubio lo sobrevuelo con el viento a favor y su perfil plano. Para los amantes del diseño es obligatorio visitar la antigua Escuela de Ulm.

Y de repente me planto el bosque de Bohemia. Uno de los dos momentos álgidos del viaje. Es una maravilla natural sin descubrir para rodar en bicicleta. Lo puedes recorrer por carreterillas en buen estado sin tráfico rodeado de bosques de pinos. La poca densidad de población de los pueblos del telón de acero te hacen sentir en un lugar perdido en el que se paró el tiempo. Sin lugar a dudas República Checa no es Alemania. En cuanto cruzas se nota un cambio brutal de poder adquisitivo. En Baviera por pequeño y agrícola que sea el pueblo no faltan los Audi y Mercedes, ni patio bien cuidado. En República Checa te encontrarás casas abandonadas, puti clubs, y casinos. Concretamente un aserradero abandonado me salvó de dormir bajo una buena tormenta después de terminar la etapa más dura del viaje, 78 kilómetros y 2.200 metros de desnivel. He dicho que el bosque de Bohemia era bonito, pero no plano. La incursión hacia el norte en República Checa termina en Cheb y sus lagos para volver a cruzar Alemania pero esta vez de este a oeste siguiendo el río Meno.

Esta parte del viaje transcurre por la Eurovelo 4 y regala sensaciones distintas a la del Danubio. En primer lugar la orografía del río Meno no es tan recta, sino que va haciendo curvas que te hacen ir cambiando de dirección y eso supone a veces viento a favor y otras en contra. Siendo honestos, la peor parte del viaje en cuanto a paisaje y calles que te va metiendo es desde que conecto con la Eurovelo 4 hasta más o menos Lohr an Main. Luego cambia el paisaje y se adentra en cortados abiertos que vuelven a recordar lo bonito de viajar en bici. Y esta etapa de la vuelta termina en la unión entre el Meno y el Rin. Momento muy especial y despedida de un compañero de viaje por algunos días. Al día siguiente visita obligada, ya seas amante del diseño o no, para ver el museo Gutenberg y la Biblia de las 42 líneas. Unos de los primeros libros impresos con tipos móviles de plomo.

Este viaje como estás leyendo va de ríos. Y ahora toca el Rin dirección sur hacia Estrasburgo. Lo recorro en tres etapas que superan los 80 kilómetros cada una. Esta bien la zona pero por lo visto desde Maguncia hasta Colonia es más bonito. La ciudad de Estrasburgo también es una visita que merece mucho la pena, pero sobretodo no os podéis perder los pueblos de Alsacia. Para visitarlos pongo los cuernos a mi bici por uno de cuatro ruedas alquilando un coche. El motivo es que quería entrar en la Selva Negra desde Estrasburgo y si no se me desviaba mucho el viaje y las vacaciones son finitas. Para mi el pueblo de Kaysersberg es el más especial de todos, pero claro estamos hablando de elegir entre pueblos de en cuento. Como punto negativo, pues nosotros, los turistas, que al final convertimos a las calles y sus habitantes en instantáneas de nuestras cámaras.

Después del turisteo volvemos al pedal y lo hacemos a lo grande con el segundo momento top del viaje, la Selva Negra. Espera una subida de más de mil metros hasta el corazón y uno de los puntos más altos de la Selva Negra. La subida es tendida y no se hace muy dura, pero una vez que llegas a Triberg la rampas aprietan hasta mi destino final en el pueblo de Schönwald. Este fue el tercer día más duro con 85 kilómetros y unos 1000 metros de desnivel, por lo que vosotros miembros de Wikiloc, os lo hacéis sin despeinaros. En Schönwald comenzaron las verdaderas vacaciones y aparqué la bici en el camping Lynx. Es un poco rollo todo el proceso de reserva y el camping tampoco es tan especial como promete en la página, pero su enclave en el centro de la Selva Negra pegado a bosque… no tiene precio. Pasé varios días haciendo rutas de senderismo por los alrededores. La naturaleza es brutal en esta parte del país. Y como todo lo que sube baja, empecé a descender hacia el lago Titisee (muy turístico pero merece mucho la pena subir por una carretera hacia el oeste y verlo desde arriba).

El penúltimo día lo pasé en la frontera entre Alemania y Suiza. El último día como me sobraba tiempo decidí ir a darme una vuelta con la bici por Zürich a ver si me compraba un reloj de 30.000 euros en la calle más cara de Europa. No me aceptaron los billetes del Monopoly así que me quedé con las ganas.

¡Y fin! Tras casi 1900 kilómetros y 30 días terminó la aventura por el sur de Alemania. Sin duda es el país si no quieres complicaciones y viajar seguro. La red de carriles bicis, ya no solo en las grandes rutas como el Danubio o el Meno, sino prácticamente por cualquier carretera son impresionantes, la infraestructura de señalización con las distancias entre pueblos y direcciones, algún puesto para reparar la bici… Desde mi punto de vista incluso supera a Francia en ese sentido. Luego los alemanes, pues son alemanes, lo que quiere decir que se toman en serio las normas y dejan menos espacio para los imprevistos y la espontaneidad.

En cuanto al clima, aunque la hice en agosto vino a ser un otoño en España. Hubo bastantes días con lluvia y sin llegar a tener frío sí alguna noche con el plumas y el saco. Ya he comprendido porqué los alemanes se vienen en verano a España XD. Bueno no es justo del todo porque me dijeron que no es habitual que llueva tanto e hiciese ese fresco.

Una de las partes más bonitas del viaje fueron las tres noches que pasé con diferentes Warmshowers y que desde aquí vuelvo agradecer su hospitalidad! Y los compañeros de viaje que vas conociendo por el camino.

Y por supuesto esa sensación de libertad que te brinda viajar en bici, llegar a los sitios con tu propio esfuerzo, dormir con la tienda, cocinar en el camping gas, vivir con poco y preocupado por necesidades básicas muy lejos de las complicaciones absurdas del día a día…


Datos del GPS:
Días pedaleando: 25
Kilómetros: 1.891,6
Metros ascendidos: 19.860
Media índice IBP entre todos los días: 44 (El día que más 150, y el día que menos 17).

Ver más external

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta