Tiempo  10 horas 45 minutos

Coordenadas 2562

Fecha de subida 8 de abril de 2018

Fecha de realización marzo 2018

-
-
420 m
-2 m
0
21
43
85,11 km

Vista 237 veces, descargada 1 veces

cerca de Juan-les-Pins, Provence-Alpes-Côte d'Azur (France)

Este es un viaje que tiene el arte como hilo conductor. Este es un viaje que tiene como escenario a una de las naturalezas más dibujadas del planeta, y a algunos de los artistas que por allí pasaron. Es un día recorriendo los alrededores del epicentro de la Costa Azul, donde pasaremos de carreteras atestadas con conductores frenéticos a tranquilas localidades detenidas en el tiempo. Nos pararemos en las personas que han vivido y en las que hoy lo hacen. Adentrémonos en el arte y el paisaje.
ANTIBES, PICASSO Y EL AMOR.
Primera parada en el Castillo de Picasso en Antibes. La alegría de vivir (La joie de vivre) según denomina el pintor a una serie de sus pinturas. Allí se instala con François Gilot, ella tenía apenas 21 años y el 61. Los primeros meses de relación fueron una orgía de felicidad, por el fin de la segunda guerra mundial y el encanto de haberse conocido. Tuvieron dos hijos, y convivieron hasta 1953 cuando ella, por primera vez en la vida de Picasso, lo abandonó. Los muros del antiguo castillo Grimaldi siguen arrogantes frente al mediterráneo desde el siglo V Hoy desde la terraza unas estatuas miran desafiantes este mismo paisaje.
CAGNES SUR MER, RENOIR Y LA VEJEZ.
Renoir también consiguió el bienestar en su vejez. Es la alegría de sentirse vivo, en sus dos sentidos. Para sus últimos años buscó cuidadosamente un lugar donde continuar con su pintura. Lo halló en la Granja de Les Collettes, en las afueras de Cagnes sur Mer. Renoir ha sido atacado por el reumatismo cruelmente, en brazos y piernas; desde 1912 le tenían que atar el pincel a sus dedos anquilosados. Fuera la naturaleza estalla en su cálido jardín, con flores y frutos brillantes. En su decrepitud analiza y retrata la belleza, del paisaje y de las modelos desnudas que le visitan. Hoy el interior de la vivienda se conserva como lo dejo Renoir, y el exterior con el mismo entorno que pintó en su día.
ST. PAUL DE VENCE. LA COLOMBE D,OR.
El entorno no crea al artista. ¿O si?. Sant Paul de Vence es un precioso pueblo, con calles empedradas, recoletas plazas, soberbias vistas y, sobre todo, muchas galerías de arte. En 1920, Paul Roux con la ayuda de su madre, abre un café con terraza al aire libre que se transforma en pista de baile los fines de semana. Despues crea un albergue llamado La Colombe d’Or. Cuando en 1940 muchos artistas se mudan al sur de Francia, son atraídos a su café, y Paul Roux cambia muchas cenas por cuadros o pinturas que los comensales le hacen en la pared. Hoy existe una impresionante muestra de Picassos, Miros, Braques, Matisse… Este restaurante (que sigue funcionando en la actualidad, regido por sus herederos), es la avanzadilla de la legión de galerías que hoy ocupan todas las calles de St. Paul. Puerta con puerta, todos los estilos artísticos se dan cita en este pueblo.
GRASSE. EL PERFUME COMO ARTE.
Cuando visitamos Grasse buscamos una idea, una etérea forma de arte. La capital mundial del perfume nos ofrece un fuerte contraste con nuestra visita anterior. Aquí debemos trascender el paisaje y dejarnos llevar por los olores. Grasse se consagra al perfume, a partir del siglo XVII,por el simple hecho de tener cercanas las materias primas para la elaboración: los grandes campos de lavanda de la Provenza. De allí a experimentar con las mezclas de almizcle, ambar y algalía. Los artistas perfumeros defendían que sus productos combatían la tristeza y la melancolía. Uno de los más reputados perfumistas actuales es Fragonard, en cuyas instalaciones puede verse el museo del perfume. Alambiques y mostradores donde encontrar ese remedio temporal para el ánimo. También Dior, buscó su refugio en Grasse.
MOUGINS. LOS ARTISTAS.
Y claro, el principal protagonista del arte: el artista. En Mougins siempre ha habido, y hoy se siguen trasladando allí a vivir. Mientras que las carreteras trepidan debajo, “la ancient ville de Moungins”, contempla como muchos de sus pintores residentes buscan la inspiración. Una chica manchada de pintura da por concluida su jornada de hoy. Cierra la puerta del estudio, donde cuadros pinceles y pinturas se agolpan. Unas palabras con el propietario de la Galería y a casa. Mañana seguirá avanzando el cuadro. Porqué también en Mougins hay galerías, más de treinta, pero lo que lo definen y lo han hecho siempre es el amor que le han profesado los artistas. Esta villa, que vista desde el aire es circular en torno a un monte, fue la última morada de Picasso, otro de los artistas que vivió aquí.
Con Picasso iniciamos este viaje, y con el lo acabamos. Podriamos haber cambiado las rutas mil veces, y siempre conseguiríamos ver el arte, en este entorno que los dioses privilegiaron.
Waypoint

Antibes. Museo Picasso

El museo está ubicado en un castillo construido en el siglo XII, propiedad de la familia Grimaldi desde 1385. En 1946 Romual Dor de la Souchère conservador del museo le propone a Picasso que instale su taller en las instalaciones del castillo Grimaldi dado que el pintor en conversación con el conservador se había quejado de la falta de espacio para pintar,acepta la propuesta y se traslada al palacio, diciendo que no sólo se iba a vivir, sino que lo decoraría.
Waypoint

Museo Renoir

Situado en Cagnes sur Mer, es un interesante lugar para ver los últimos años del artista.
Waypoint

Grasse

La capital mundial de la perfumería. En la foto la más famosa de su perfumerías Fragonard.
Waypoint

Mougins

Waypoint

St Paul de Vence

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta