Coordenadas 289

Fecha de subida 17 de junio de 2016

Fecha de realización junio 2016

-
-
1.384 m
1.155 m
0
0,9
1,7
3,44 km

Vista 1442 veces, descargada 139 veces

cerca de Fanlo del Valle de Vío, Aragón (España)

Hoy , 12 de junio de 2016, realizamos el bellísimo descenso del barranco de La Garganta de Las Gloces, en Fanlo en pleno Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
Es un descenso corto, con pocos rápeles pero con abundantes toboganes y resaltes que podemos ir soslayando sin excesiva dificultad. Todo ello unido a que se encuentra muy encajonado y la mayoría del recorrido no se llega a ver el sol; por tanto es umbrío, fresco pero con formaciones rocosas muy interesantes.
Para comenzar hay que dejar los coches en el cruce de entrada a la pequeña localidad pirenaica de Fanlo. Para llegar a Fanlo lo podemos hacer desde Ainsa, Escalona, Nerín por el desfiladero inferior del Bellós (precioso recorrido); o bien desde Broto, Servise, Fanlo.
Desde aquí, cogemos la pista, en descenso, que nos llevará en 15 minutos a al comienzo del barranco. Nos equipamos y en apenas 1h y media lo habremos recorrido todo hasta la salida de los engorgamientos y balsa de recepción final. Después, en menos de 45 minutos habremos vuelto, por una zigzagueante senda en umbrío ascenso, hasta los coches.
Suele tener caudal todo el año aunque podría llegar a secarse en julio. Nosotros lo realizamos con un caudal bajo, pero más que suficiente para disfrutarlo a tope. Debido a que la mayoría del descenso es umbrío es necesario el neopreno completo para aguantar la frescura de sus aguas. Hay que decir que se encuentra bien equipado para realizarlo con fuerte caudal; el cual aumenta su dificultad, “formando algún sifón en la parte superior y rebufos en la inferior.”
El Recorrido por el interior de los estrechamientos incluye formas estilizadas y de ambiente sombrío por la estreches y altura de las paredes. Se forman largas galerías para adentrarse en el cañón después del primer rapel, el único obligatorio de todo el recorrido, en condiciones normales. Ya estamos encajados en el interior de las entrañas del barranco sorteando entre pequeños resaltes, toboganes y saltos por largos pasillos hasta llegar a la parte final. Donde encontraremos los últimos rápeles, destrepables o saltables, que nos llevan al final de la garganta en un buen embalsamiento de aguas cristalinas y frías.
Después del retorno, nos aguarda un porrón aragonés con sidra y limón en la encantadora terraza del bar que tenemos al lado.
Muy disfrutable descenso. Agradecer a Juan Carlos Andrés su buen quehacer en la elección y trasiego.
Parquing
valla
pista
entrada
tobogán
bco1
senda
sendita
enlace

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta