Tiempo  8 horas 4 minutos

Coordenadas 1251

Fecha de subida 3 de septiembre de 2017

Fecha de realización julio 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
107 m
10 m
0
1,8
3,7
7,36 km

Vista 1592 veces, descargada 36 veces

cerca de Jimena de la Frontera, Andalucía (España)





    Hermosa ruta anfibia veraniega realizada con el club Comando Preston, consistente en descender un tramo medio del Río Hozgarganta, desde el Área Recreativa Los Acebuches hasta el puente de la Pasada de Alcalá en Jimena de la Frontera. Nos encontramos en el corazón del Parque Natural Los Alcornocales.




    El Área Recreativa Los Acebuches se encuentra en la carretera que une Jimena con Puerto Galis. Dispone de amplio aparcamiento y acceso directo al río por un sencillo sendero. A nuestro encuentro con el cauce fluvial, nos recibe un frondoso bosque de adelfas y tarajes. En invierno se trata de un río muy caudaloso, pero con la llegada del verano, el caudal se reduce notablemente, permitiendo la marcha por su lecho pedregoso.




    En un principio caminaremos por un caos de enormes bloques de arenisca. Nos encontramos en uno de los ríos más limpios de Andalucía, ya que aguas arriba no existe ninguna población que produzca contaminación alguna. La posible turbidez que rompiera la cristalinidad del agua es por causa natural, debido a algas y sendimentos del lecho que levantaremos con nuestra pisada.




    Desde el primer momento, la marcha entre rocas se alternará con profundas pozas, que permitirán relajantes tramos a nado. Más adelante, estas pozas se convertirán en largas badinas, separadas por tramos secos o de poca profundidad.




    La vegetación riparia es exuberante. La progresión acuática la califico como fácil, acorde a su clasificación de nivel fácil v1.a3.I según la FFME y FFS. Existen varios puntos de escapatoria durante el tramo acuático, por los que podemos abandonarlo en caso de necesidad, para enlazar con el sendero que discurre en paralelo a poca distancia, situado muy cercano a partir del Vado de Gamero.




    En esta época del estiaje, dadas las elevadas temperaturas, y al ser un cauce muy soleado, el agua es muy cálida, siendo prescindible el neopreno. Sí es recomendable llevar botines de trekking con buena suela, acompañados de bastones de marcha, para ayudar en la estabilidad. El bote estanco en la mochila, nos ayudará a flotar en los largos tramos natatorios.




    Estamos ante una ruta adecuada para todos los públicos, siendo apta para hacerla con niños que sepan nadar. Hay que reseñar que las piedras del lecho de río son redondeadas, siendo en ocasiones de gran tamaño y cubiertas por una capa de algas resbaladizas.




    La mayor parte del río lo recorremos en seco o con el agua entre la rodilla y la cintura, existiendo varios tramos natatorios de varios centenares de metros de longitud, aunque pueden evitarse orillando a partir del Vado de Gamero. Por este motivo catalogo esta ruta como barranquismo, más que como senderismo acuático, si bien no es necesario usar material ni emplear técnicas verticales barranquistas propiamente dichas.




    Al ser una ruta lineal, es necesario combinar con dos vehículos. Uno lo dejaremos estacionado junto al puente de la Pasada de Alcalá, desde el que podemos asomarnos al río y contemplar enormes galápagos en plena actividad. Este puente nos servirá como referencia pasa salir cómodamente del río y recuperar fácilmente el otro vehículo estacionado en el Área Recreativa Los Acebuches.




    Al tener el río un cauce intermitente, vamos alternando tramos secos con húmedos. Parece como si el agua estuviera estancada, pero en realidad el agua se oculta a distintos niveles freáticos, reapareciendo más adelante en forma de largas y profundas badinas.




    Los tramos de bolos están concienzudamente erosionados por la acción de los fuertes torrentes invernales, creando caprichosas formas que ejercitarán nuestra imaginación. En ocasiones habrá que pasar por curiosas grietas y pasadizos entre las moles de arenisca.




    En los remansos de agua de escasa profundidad, es muy gratificante tumbarnos y observar acercarse una legión de alevines de barbos, que comienzan a dar mordisquitos cosquilleantes en nuestra piel muerta, ejerciendo una suerte de peeling corporal espontáneo y natural.




    En primavera, con el río en plena carga, la situación cambiará radicalmente, convirtiéndose en un reto barranquista en toda regla. En invierno también es posible el descenso en kayak por sus aguas bravas.




    La vegetación de ribera destacable la forman sauces, fresnos, higueras, eucaliptos, adelfas, carrizos, tarajes, helechos y juncos. En estratos superiores del monte destacan alcornoques, pinos, quejigos, acebuches y algarrobos.




    En cuanto a la fauna, multitud de animales que viven en el río, certifican la buena calidad de sus aguas: anfibios, peces, galápagos, culebras de agua, aves acuáticas, y especialmente caballitos del diablo y libélulas de distintos colores. Entre las aves acuáticas abundan martines pescadores, abejarucos, mirlos, ánades y garzas.




    También es habitual contemplar el vuelo de cigüeñas, buitres leonados, águilas y otras rapaces. Más difícil será cruzarse con las esquivas nutrias y otros animales salvajes que se acercan a beber, como ciervos, jabalíes y corzos.




    Es posible obtener un recorrido circular a partir de la Garganta de Gamero, donde se encuentra una curiosa construcción de pivotes de hormigón con huecos intermedios, que permiten vadear el río a modo de pasadera peatonal, cuando el caudal no es muy elevado. El círculo del trazado puede cerrarse recorriendo el Sendero del Río Hozgarganta, que transcurre siempre paralelo al río, desde el puente de la Pasada de Alcalá, por el Cao de la Fábrica de Bombas y cruzando el Vado de Esquivel.




    La principal parada de la jornada se realiza en un idílico paraje: una playa fluvial arenosa enclavada en un meandro del río, flanqueada por lajas de arenisca.




    En esta fotografía se aprecia una bella perspectiva del lugar, desde el saliente de una laja por donde pasa el sendero ribereño algo más arriba. El oteadero actúa como un mirador excepcional del entorno, conocido como "Balcón del Hozgarganta".




    Unos 400 metros después del Vado de Gamero, encontraremos unas viejas estructuras metálicas con gruesos cables, ancladas a bases de hormigón en las orillas, retorcidas por la violenta acción del agua. Son los restos del antiguo Paso del Riquitrún, según le llamaban los lugareños. Se trataba de una tirolina que permitía conectar ambas orillas, allá por los años 50 del siglo XX. Más adelante se encontraba otra tirolina de similares características, pero parece que el río engullió sus últimos restos en una gran crecida.




    Pasaremos por otra pasadera peatonal conocida como Vado de Esquivel, construida con los mismos ingeniosos pivotes de hormigón del Vado de Gamero.




   Nuevos tramos a nado se suceden, esta vez con el río ensanchándose cada vez más. Éste es considerado el último río virgen de Andalucía, al no tener embalses desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Río Guadiaro.




    Llegamos al Vado de la Teja, que esta vez se trata de un paso hormigonado para vehículos, actuando como un pontón. En este lugar también se encuentra una playita arenosa, que facilita el baño a los usuarios del cercano camping de Jimena.




    Ya tenemos a la vista los riscos de la Laja del Águila y la torre del homenaje del castillo de Jimena. Sucesivos molinos harineros abandonados flanquean las orillas.




    A partir de este punto, discurre el tramo a nado más largo de la ruta. A nuestra izquierda se sitúa el antiguo Cao de la Real Fábrica de Artillería, conocida coloquialmente como Fábrica de Bombas. Su azud es el que represa esta larga badina, muy concurrida por los habitantes del pueblo en verano, donde disfrutan del baño y el frescor de la sombra que proporciona la arboleda ribereña.




    A continuación un bonito estrechamiento a modo de canal. Algunos puntos con suficiente profundidad, permiten pequeños saltos desde los peñascos que jalonan el Cao de la Fábrica de Bombas.




    Ya solo nos resta un último tramo mixto de marcha y nado, hasta llegar al puente de la Pasada de Alcalá, por cuyo margen derecho saldremos del río, en busca de la vereda que sube hacia donde dejamos estacionado el primer vehículo, finalizando con una preciosa panorámica del pueblo de Jimena y su castillo.




    El tiempo en movimiento fue de 7 horas, con múltiples paradas incluidas. Al tratarse de un descenso fluvial, el desnivel positivo es nulo, y el desnivel negativo es de 65 m. en el cauce fluvial, más otros 45 m. en la aproximación desde el Área Recreativa Los Acebuhes, siendo incorrectos los datos que figuran a la derecha. El itinerario transcurre según el tipo de terreno: un 80% por cauce fluvial pedregoso, un 15% por tramos a nado, y un 5% por sendero terrizo en el acceso y retorno del río. En el vídeo de abajo, puede verse un reportaje con mi visión de la ruta, que por motivo de copyright de la música de fondo, es posible que no pueda reproducirse en dispositivo móvil, como smartphone y tablet, por lo que solo será posible visionarlo en ordenador y smart TV. En este enlace puede verse una magnífica crónica descriptiva del compañero de ruta Comandante Preston, agradeciéndole su aportación y poder compartirla.




    Ver también las siguientes rutas senderistas cercanas:
Ruta Garganta del Cañuelo.
Ruta Las Cañillas - La Maestranza - Garganta de la Moracha - El Reinoso.
Ruta Sendero del Río Hozgarganta.
Ruta Vereda de Ubrique - Vereda de los Arrieros.
Ruta Finca El Jautor - Piedra del Padrón - Chorreón Las Naranjas - Lomas de Cámara - Los Ángeles.
Ruta Peguera - Jimena de la Frontera por la Garganta de la Jota y la Ruta de los Quintos.
    Ver también las siguientes rutas de senderismo acuático y barranquismo:
Ruta Barranquismo en el Río Verde.
Ruta Barranquismo en el Cañón de las Buitreras.
Ruta Cahorros del Río Chíllar.
Ruta Angosturas del Río Guadalmina.
Ruta Charco del Canalón por el Río Verde.
Ruta Angosturas del Río Guadiaro.
Ruta Barranquismo en el Río Lentegí.
Ruta Barranquismo en el Río Guadalevín.


1 comentario

Si quieres, puedes o esta ruta