Coordenadas 323

Fecha de subida 20 de marzo de 2016

Fecha de realización marzo 2016

-
-
10 m
-4 m
0
2,7
5,5
11,0 mn

Vista 1554 veces, descargada 6 veces

cerca de Bares, Galicia (España)

Este recorrido pertenece a la serie de A Mariña, que lo forman:
Burela-Viveiro: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14307132
Viveiro-O Vicedo: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=14544599
Bares-acantilados de Loiba: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=12631555


Esta travesía se ubica en uno de los paisajes más impresionantes del mundo. No lo digo yo, lo dice la Unesco. Al igual que otras muchas zonas del Cantábrico, el espectáculo se debe a la geología y a los procesos geológicos que moldean las rocas para dar lugar a rías y acantilados perforados por cuevas, y que esconden playas de difícil acceso por tierra.

Por el tremendo paisaje que se nos ofrece desde el mar (y desde tierra!), la experiencia de esta travesía en kayac es única. Sin embargo, debemos tener en cuenta que pasaremos por una zona abatida por las olas y con muchos bajos. En sus 20 km existen escasas oportunidades de desembarcar. Por lo tanto, para poder disfrutar con seguridad del paraje es conveniente seleccionar condiciones favorables de mar de fondo y viento. En condiciones de ola inferior a 1 m, podremos acercarnos suficientemente a las laderas y jugar por las cuevas y grietas. Con mar de fondo más fuerte, también disfrutaremos del paisaje de un mar bravío, aunque más alejados de la línea de costa.



LA TRAVESÍA
Desde la carretera que va desde el O Barqueiro hacia el Porto de Bares el camino nos ofrece una magnífica vista de la ría do Barqueiro, formada en la desembocadura del río Sor, un impresionante paisaje de arenales. Hacia el Este divisamos la isla Coelleira.

Nuestra aventura comienza en el Porto de Bares, un remanso de paz. En la zona derecha de la playa se encuentra un bonito ejemplo de Duna Rampante, un tipo de duna que se forma cuando el viento empuja la arena por la ladera de una montaña hacia arriba. Un poco más allá existe un filón de cuarzo, sobre el que se asentaba un castro (poblado anterior a la llegada de los romanos). La playa, como otras del litoral gallego, está sometida a un proceso importante de pérdida de arena, quizás un reflejo del aumento de nivel del mar.

Antes doblar la Estaca, a la altura de la antigua base militar de los EEUU, merece la pena dar una mirada al complejo de molinos hidráulicos. Se trata de construcciones encadenadas entre sí, y que descienden en cascada por la fuerte pendiente del acantilado. Lamentablemente, a pesar del gran valor etnográfico, las construcciones presentan un acusado estado de abandono. Justo al lado, se encuentra el observatorio ornitológico. Debemos tener en cuenta de que se trata de unos de los puntos de observación más importantes de Europa. Por aquí se produce todos los inviernos el paso anual de más de 280.000 aves migratorias, entre ellas el elegante Alcatraz Atlántico.

Por toda esta línea de costa podemos apreciar un bonito paisaje de penedos o bolos, que son bloques de roca granítica redondeados debido a la meteorización del viento y el agua. En concreto, en esta zona el tipo de roca se denomina granodiorita, que, para entendernos es como un granito (en cuanto a formación y composición), pero sin los granos de cuarzo.

Llegamos al final Estaca de Bares, recordando que nos encontramos en el punto más al norte de las Península Ibérica. Si el mar lo permite, disfrutaremos de un impresionante paso entre las rocas, antes del Estaquín de Sigüelos. Proseguimos hacia el fondo de Concha da Dorna.

Justo antes de la playa de Esteiro el paisaje granítico deja paso a los acantilados de pizarras y cuarcitas, que nos acompañarán hasta el final de la travesía. A partir de ahora tendremos múltiples oportunidades de adentrarnos entre las grietas y furnas (cuevas originadas por la acción del mar), excavados en los impresionantes acantilados. La primera ocasión será los laberintos rocosos denominados Os Castelos y Calexón de Miguel.
La playa de Esteiro, muy conocida por los surfistas de la zona, suele estar batida por el mar, por lo que en pocas ocasiones tendremos la oportunidad de desembarcar. Si lo intentamos, sería por la parte de la izquierda.
Si las condiciones del mar lo permite, proseguimos cerca del acantilado, hasta llegar a la Playa do Picón, una de las pocas oportunidades de desembarcar. Después de la playa de Picón, en Xuncos, encontraremos un pequeño refugio-muelle, donde las lanchas cuelgan por la ladera para evitar que se las lleve la pleamar. Es otra de las pocas oportunidades de desembarcar. En una ocasión, Juanjo y yo, viniendo desde Espasante tuvimos que hacer buen uso de este refugio.

Pasaremos por debajo del famoso banco, desde el cual se puede divisar Estaca de Bares y Cabo Ortegal (muy pocas personas lo saben por la falta de información en el escenario). Bordeamos O Coitelo, divisando el mágico entorno de Os Castros. Al fondo, se encuentran varias playas de arena y piedra. Nos encontramos en Pena Furada, la imagen más emblemática de esta costa, una caprichosa formación con dos orificios. Nos adentraremos por uno de estas cuevas y luego por la otra. Superamos la playa de Sarridal y viramos para divisar la ensenada de San Antonio. Hacia el oeste, tenemos una magnífica vista de los Aguillóns, en Cabo Ortegal.
Cerca ya de Espasante, presentado mucha atención a las olas, haremos un paso muy divertido entre una grieta. Llegamos al puerto de Espasante, al fondo se encuentra la playa de la Concha. Al fondo, la ría se encuentra la marisma de Ortigueira.

OPINIÓN PERSONAL: El paraje desde San Ciprián hasta Cedeira, alberga paisajes geológicos impresionantes, que incluyen Rías (San Cibrao, Viveiro, O Vicedo-O Barqueiro, Ortigueira, Cedeira), Cabos (Roncadoiro, Fuciño Porco, Estaca de Bares, Cabo Ortegal, Punta Candeira), Islas (Farallçons, Ansaron, Coelleira), Arenales (San Román, Xilloi, Esteiro,…), Acantilados (Loiba, Punta Herbeira), Marimas (Ortigueira), que se encuentran en buen estado de preservación. Al mismo tiempo, constituyen puntos de gran valor científico y educativo. En reconocimiento a estos valores la zona cuenta con diferentes distinciones: Sitio Natural de Interés Nacional; Lugar de importancia comunitaria; Zona de Especial Protección de los Valores Naturales; Espacio de Interés Paisajístico del Litoral; Espacio de Interés Geomorfológico.

Creo que es innegable que la región tiene una gran oportunidad de promover iniciativas que sirva para ordenar y gestionar un turismo educativo-científico. Una posible estrategia puede ser la creación de un Parque Geológico, al igual que se ha hecho en otras zonas de Europa (http://www.europeangeoparks.org/).

Sin embargo, estamos muy lejos de esto. Estaca de Bares y los acantilados Loiba son espacios donde los visitantes no reciben ningún tipo de información educativa que serviría para poner en valor el paisaje. También se puede comentar el pobre aspecto que presenta algunos de los entornos más singulares: ruinas y basura junto al faro de Bares o el acceso a coches junto al banco de Loiba.

VIDEO: Miguel Baio
FOTOS: Manel, José Luis-Twingo y Agus
Mar/Océano
Mar/Océano
Mar/Océano
131 ft altura
Mar/Océano
Mar/Océano
Mar/Océano
Mar/Océano
Mar/Océano
Mar/Océano

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta