Tiempo  5 horas 30 minutos

Coordenadas 2285

Fecha de subida 23 de abril de 2017

Fecha de realización abril 2017

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
34 m
1 m
0
2,9
5,8
11,55 mn

Vista 2448 veces, descargada 10 veces

cerca de Castiñeiras, Galicia (España)

Lo primero que tengo que decir es que Sálvora y Vionta pertenecen al Parque Nacional de las Islas Atlánticas. Se necesita un permiso especial para poder navegar y fondear en las islas, concretamente en la de Sálvora, porque en la de Vionta está prohibido. Lo que pasa es que nadie me informó. El permiso se solicita por internet y lo mandan rápido.
Y ahora la crónica de la ruta:
Domingo 23 de abril de 2017, día despejado, con sol espléndido y buenas prespectivas marítimas en windgurú. Poco viento, poco oleaje y nada de mar de fondo. No siempre aciertan.
A las 10 ya estaba en Aguiño. Aparqué el coche al lado de la playa, para poder descargar el kayak y arrastrarlo hacia el mar. Había marea baja y corría una pequeña brisa. Salí de la playa de Aguiño, de la ensenada de Carreira, por el lado interior de lo que llaman la barra. Ésta no es más que una prolongación de la punta Centoleira donde han hecho un pequeño paseo con dos puentes, aprovechando las rocas que ya existían y colocando piedras de protección. Pasé algo alejado de O Carreiro, As Centoleiras, O Con das Vieiras y O Con de Agosto, nombres todos de peñascos impresionantes que salen del agua.
Allí no las tenía todas conmigo, porque en contra de las previsiones, el mar estaba picadillo, con mucha ola pequeña que dificultaba mucho la marcha. Tanto que la idea era llegar a la isla de Vionta y decidir allí si seguía hasta Sálvora y daba media vuelta.
Desembarqué, no sin cierta dificultad en una de las playas de la isla de Vionta. Pensé que era una isla más pequeña y que subiendo el arenal que se veía, acabaría la isla y tendría una prespectiva de Sálvora. Pero no es así, la isla tiene recorrido y un buen perímetro. Así que, sin saber que estaba prohibido, di una vuelta entera a la isla acompañado en todo momento de los gritos y vuelos enfurecidos de las gaviotas.
Comprobé que el paso interior de Sálvora estaba con la mar en calma y decidí continuar. Pasé entre los islotes que hay en torno a la isla, Cornella, Chapeau, Herbosa y Gaivoteira y desembarqué en la playa dos Bois de Sálvora. Es una playa de arena blanca, paradisiaca.
Allí descanse un poco, me orienté con el ipad y continué, ya costeando hacia la playa do Almacén, donde se encuentra el muelle. Antes de desembarcar, admiré la escultura de la Sirena de Sálvora, escultura que fue erigida para perpetuar la nobleza de su anterior propietario. Una vez amarrada el kayak, por si acaso, me salió a recibir Pablo, el guarda del parque nacional. Le entregué la autorización y me llevó al Pazo de Goyanes para enseñármelo por dentro. Está construido sobre el almacén de la fábrica de salazón que había allí antiguamente. También hay una pequeña capilla construida sobre la antigua taberna de los pescadores.
Una vez concluída esta breve visita, me informó de lo que se podía ver en la isla y hacia allí me dirigí. Primero fui a ver el Faro construido en el año 1921, año en el que el naufragio del vapor Santa Isabel marcó el inicio de su destello. El camino está perfectamente señalizado y es corto, algo más de 1 kilómetro. Se encuentra del otro lado de la isla y está habitado por la farera. Destaca las formaciones rocosas caprichosas que hay a lo largo del recorrido.
Una vez visitado el faro, vuelta por el mismo camino, hasta el cruce donde tomaremos la pista que conduce a la Aldea de Salvora. Por el camino encontraremos una fuente milagrosa que no se si nos devolverá la salud, lo que si es que me devolvió la vida de lo fresquita que estaba el agua. Llegamos a la Aldea, abandonada desde finales de los años 70, donde están casi todas las casas en pie, a falta de sus tejados. Existe un proyecto de reformarlas, ojalá se lleve a cabo. Incluso hay un tractor Ebro de toda la vida. Si me llega a entrar en el Kayak me lo llevo.
Después de recorrer estos dos parajes de la isla, que son los únicos visitables ya que el resto está protegido, cogí el kayak y fui costeando para desembarcar en la playa más al norte de Sálvora, la playa de Lagos. Desde allí crucé el canal, desembarcando en otra playa de Vionta y ya volví al punto de inicio, en este caso pegado a la barra.
Gran día de kayak, de senderismo, de disfrutar del sol y el calor.

Ver más external

2 comentarios

  • Foto de Aventuras en Galicia

    Aventuras en Galicia 01-dic-2017

    Sitio espectácular !!

  • Foto de diPri OHío

    diPri OHío 05-sep-2019

    Me gustaría saber si As Centoleiras son visitables o hay que pedir permiso. Graciñas

Si quieres, puedes o esta ruta