Tiempo  3 días 11 horas 26 minutos

Coordenadas 8982

Fecha de subida 11 de febrero de 2020

Fecha de realización febrero 2020

  • Valoración

     
  • Información

     
  • Fácil de seguir

     
  • Entorno

     
-
-
29 m
-53 m
0
29
59
117,45 mn

Vista 65 veces, descargada 0 veces

cerca de Atalaya, Buenos Aires (Argentina)

Este track es solo una parte de los 350 km recorridos entre Olivos y San Clemente del Tuyu, lo que correspondería del dia 4 en adelante.
Lo primero que vale la pena decir, es que cuando estás solo en una travesía de este estilo, no tenés margen para el error. Las inclemencias climáticas, específicamente el viento, me dieron la pauta que esta travesía la debería haber hecho en muchos más días, pero no contaba con esa posibilidad. Fueron 7 días de travesía, en los cuales en uno me vi obligado a volver al lugar de donde había partido debido a una muy fuerte sudestada. La misma me imposibilitaba cubrir la distancia prevista motivo por el cual iba a terminar en la villa de La Balandra, lo cual era peligroso. En esos 7 días recorrí poco menos de 350 km y tuve que aplicar tanto mi fuerza, habilidades y conocimiento al 100%, ya que todos los días eran ventosos (con vientos totalmente en contra), y con el agravante de que me entraba agua en el kayak. El kayak en cuestión, es un excelente kayak , un Cruz del Sur de Eladius, copia del Viejo Valley Nordkapp, con magníficas prestaciones, tanto con respecto al viento como al oleaje a pesar de no poseer timón. Básicamente mi plan era de salir de Olivos con un kayak al que nunca me había subido, y que tampoco sabía en que estado estaba, recorrer todo el Río de la Plata hasta salir al mar y llegar a San Clemente del Tuyú, recorriendo por ende completamente la Bahía de Samborombón, conocida por su intensa actividad en cuanto al viento y al oleaje.
Otra cosa que me gustaría decir es que siempre fui un fanático de la naturaleza, me encanta interactuar con ella, el tema es que a este nivel eso es muy difícil ya que la naturaleza te aplasta cuando quiere, a lo sumo te podés hacer amigo un rato, y solo un rato.
Día 1
Domingo, 26 de Enero
El sábado había ido a comer un asado en casa de un amigo, con todo ya preparado, a las 2 AM me llevaron a la terminal de Rosario, desde donde tomé un colectivo hacia El Talar. Desde allí, tras una larga espera tomé dos colectivos para llegar a Vicente López, todo esto con el equipo y provisiones para todos los días de travesía, excepto agua. Ese día no dormí ya que con los traslados no fue posible. Tras buscar el kayak, comencé la remada aproximadamente a las 10:30 AM. Recorrí todo el norte del Río de La Plata, viendo toda la ciudad de Buenos Aires. ¡Casi me choco con el Buquebus pero le di paso como corresponde jajaja! Hice una parada técnica en La Reserva, donde me di cuenta que al Kayak le había entrado mucha agua, y se me habían mojado los cargadores.
Continué camino hacia Hudson, donde paré pensando que había un Camping. Almorcé tarde y observé que la gente se comenzaba a ir. Estaba por armar la carpa cuando me dijeron que no podía pasar la noche allí. Ya era de noche y el río estaba muy picado ya que se había levantado viento. Tras dialogar un largo rato, no hubo manera de convencer al encargado, quien desoyó por completo lo que le explicaba de quedarme, motivo que me hizo salir a navegar. Navegué hasta Punta Lara, donde debajo de un puente se veía una playita donde por suerte había un camping. Allí finalmente paré, armé carpa y pasé la primera noche.
Distancia estimada de remada: 57 KM
Día2
Lunes 27 de Enero
A la mañana temprano hubo una tormenta fuerte con sudestada, así que esperé un poco para salir. Ya tenía gran data de mi querido amigo Emilio Pampin, de que al salir de ahí debía navegar por lo menos unos 30 km y pasar La Balandra, que era una zona donde me podían robar. Así que me dispuse a salir después del mediodía, con una sudestada que cada vez parecía ponerse más fuerte. Sumado a esto, el río había empezado a crecer. Al salir, tras recorrer algunos Km, me di cuenta de que estaba muy áspero, tenía que ir todo el tiempo corrigiendo el bote, apoyando o rolando, y por el tiempo que quedaba y a la velocidad que podía ir con el viento casi de frente, decidí volver al mismo camping.
Día 3
Martes 28 de Enero
Amaneció nuevamente muy feo por lo que decidí esperar, sobre todo teniendo la experiencia del día anterior. Cerca del mediodía pude salir, con un poco de viento aún pero había mejorado bastante. Lo que comenzó con un mal pronóstico se convirtió en un día espectacular. Pasé La Palta, La Balandra y llegando a Atalaya paré en una playa muy bonita a descansar. Luego remé un rato más hasta Magdalena, donde al preguntar por un camping conocí al Gringo, Héctor Oggero, quien amablemente me dijo que me prestaba su predio para acampar, me indicó como llegar y luego hasta me fue a hacer las compras. Gracias a el, ese día pude comer un asado y tomar unas cervezas bien frías, la verdad un lujo conocer personas así.
Distancia estimada de remada: 64 Km.
Día 4
Miércoles 29 de Enero
El día empezó muy ameno, casi sin viento. Me levanté temprano, tomé unos mates en la hamaca paraguaya y salí a primera hora con la esperanza de llegar casi a Punta Piedras. Pero el día fue desmejorando y poco antes del mediodía empezó a levantar viento sur, formando olas no grandes pero molestas. El viento se puso cada vez más intenso, hasta que llegó un punto donde usaba toda mi energía para remar y no avanzaba. Por esto fue que decidí parar a almorzar, demás está decir que me tuve que correr como 4 veces ya que el río crecía y crecía por la sudestada. Así y todo tenía que llegar como mínimo a Punta Indio, donde me tenía que reaprovisionar para pasar toda la Bahía de Samborombón. A duras penas llegué a Punta Indio, pechando el viento, la lluvia y renegando con las olas. Allí paré debajo de una de las estatuas de 25 m de altura.
Debajo de la estatua dejé el kayak escondido en la maleza y bajo la lluvia fui a buscar provisiones y agua, ya que lo demás tenía. También necesitaba señal para poder ver el pronostico y mareas para los días que iba a estar en Samborombón. Esto último fue imposible, no logré tener señal en ningún lado y tampoco nadie me prestó su WiFi, así que volví debajo de la estatua y acampé con la idea de salir temprano al otro día.
Día 5
Jueves 30 de Enero
Me levanté bastante temprano al igual que el día anterior, estaba un poco preocupado ya que no podía dar noticias mías porque hacía rato que no podía conectarme. Esto un poco me perseguía, aunque sabía que tenía que estar concentrado debido a que ese día entraría en la Bahía y era sin duda la parte más difícil de esta travesía por la violencia de sus olas, lo impredecible del viento y lo incierto de sus cosas variando kilómetros por las subidas y bajantes de la marea.
Desde Punta Indio a Punta Piedras renegué un poco con el viento sudeste, mas del este, que se fue acrecentando al igual que las olas al llegar a Punta Piedras, también el paisaje empezó a cambiar, el monte costero empezó a retirarse dejando expuestas las marismas características a la Bahía de Samborombón, ocupadas por enormes cangrejales.
Hice una parada cerca a Punta Piedras para sacar un poco de agua y comer una fruta, luego seguí navegando hasta entrar a la Bahía. El oleaje siguió muy parecido a lo largo del día, aunque un poco se fue acrecentando entrada la tarde, acá fue donde se me rompió la pala pro primera vez, pero con un poco de cinta scotch pude solucionarlo.
Ya entrada la tarde, había visto que había pasado el Río Samborombón, lo observé en la imagen satelital, ya que navegaba lejos de la costa por la poca profundidad de las aguas y de ahí no podía verse entrada alguna. La entrada próxima era la de Río Salado, así que entré a este renegando un poco con la bajante y enterrandome en la costa, ya que era un fango muy espeso y lleno de cangrejos.
Aca arme mi cara, se veía el puente carretero y una antena que luego me enteré era un destacamento de prefectura. La carpa estaba metida en el monte, al lado de una casa abandonada, en un lugar alto que supuse que no llegaría la marea, almorcé y cené al mismo tiempo y me fui a dormir.
Distancia estimada de remada: 66 Km
Dia 6 Viernes 31 de Enero
Este fue sin dudas el dia mas duro de todos, al levantarme me di cuenta que el mar se había retirado lo que después medí eran más de 3 km de donde estaba acampando. Con tranquilidad guardé todo y empecé a arrastrar mi bote cargado con provisiones para 5 días, o sea re cargado, probé de todas las maneras posibles, e iba cambiando para no fatigarme, ni siquiera veía donde empezaba el agua. A veces quedaba tan enterrado que no podía salir sino colgandome del bote, la manera más eficiente que encontré era tirar el bote con una soga atada a mi cintura y yo caminando en 4 patas para no hundirme tanto, tenía que parar seguido a descansar ya que me dolía todo. Uno imagina que caminar 3 km es cansador, imaginen eso en 4 patas en el barro con un bote re cargado, AsÍ estuve desde las 7:00 am hasta las 11:00 am.
A todo esto una vez que llegué al agua, estaba liquidado, me subí al kayak y seguía arrastrando pala, a tal punto que se volvió a romper, y tuve que usar la que tenia de repuesto, que era de plástico blando, casi de juguete. En el camino le hice seña a un pescador, el cual le pregunte como venía el tiempo para hoy y la marea que me fue util. Seguí navegando, comí una fruta arriba del bote y el tiempo comenzó a desmejorar, fuerte sudeste que generaba un oleaje cruzado y constante, yo seguía roto pero le no me quedaba otra que remar, y a eso sumado lo de la pala que no ayudaba.
Navegaba bastante lejos de la costa, así que no veía bien los canales, llevaba el celular en una funda, porque la imagen Satelital previamente descargada en Wikiloc, me hace ubicarme mejor que le GPS, pero para ese entonces ya no me funcionaba, o sea el celular venia medio que abandonandome, dejándome solo con mi pena jjaja.
Más adelante pude ver otro pescador, al que le hice seña para saber cuánto me faltaba para el canal 1, el último de los canales donde tenía pensado hacer noche. Ya para ese entonces el viento era fuerte y el oleaje rabioso, así a duras penas hablamos a los gritos, me preguntó cuánto hacía que venía navegando, me ofreció agua, que no acepte y pan que si acepte, pero lo más importante es que me ofreció avisar a mi familia que estaba bien. De esto enteré una vez terminada la travesía.
Llegue por fin al Canal 1, el cual reconocí por el cartel que dice “Venado de Las Pampas”, aquí arme carpa, hacía frío como la noche anterior en la Bahía, así que saqué un vino y me dispuse a arreglar la pala rota para afrontar el ultimo dia de remo en las mejores condiciones. No se como hice pero tiré una magia de McGiver y la arreglé, con un cuchillo, un estaca de carpa y cinta scotch.
El pescador me había advertido que a las 6:00 am empezaba a bajar asi que tenia que salir temprano al día siguiente, también me recomendó que no pasara por Punta Raza, que es la punta final de la Bahia donde el Rio de une con el Mar, decía que ni ellos pasaban por ahí con el oleaje. Me recomendó que me meta por un canal interior que lleva al puerto de San Clemente del Tuyú, pero yo quería ese Tole Tole de Punta Raza, jaja mi cuerpo lo pedía.
El celular para esta altura, ya no respondía, así que lo di por muerto.
Este dia fue largo, a pesar de la arrastrada del bote de 4 h, y el viento pude meter unos 70 km.
Dia 7
Sábado 1 de Febrero
Bueno como tenía previsto me levanté a las 5:00 am, ya a esta altura estaba destruido jaja. Me dolía todo, pero había que llegar, así que entre unos mates y acomodar cosas, a las 7:00 am estaba en el agua para enfrentar el último dia.
La mañana estaba tranquila, aunque como casi todos los días, a medida que corrían las horas el viento crecía en magnitud, le metia pala sin pensar ya que el cuerpo me pedía que esto terminara jaja. A lo lejos pude divisar el faro de Punta Raza y desde ese momento que lo empecé a ver, parecía no llegar nunca. Las olas cada vez eran más grandes, pero ya no eran olas cruzadas y que rompían enseguida como en toda la Bahía, eran olas grandes, más de mar, redondas aunque no me dejaban avanzar como quería. Una muñeca ya me dolia al punto de no poder agarrar la pala, eso debido a ir corrigiendo el kayak siempre para el mismo lado, lo mismo con la cintura, ya que mi kayak no tenía timón.
Finalmente llegué a Punta Raza, una hermosa punta de arena. Estaba lleno de gente acampando. Las olas muy grandes, no siguen ningún patrón, igualmente entre algunos apoyos no tuve problemas en pasar. Seguí remando hasta llegar al centro de San Clemente, donde por fin pude llegar a la playa, donde le apunte a un puesto de guardavidas para pedirles que faciliten un celular y poder hablar con mi amiga que estaba en Santa Teresita. La amabilidad de las Guardavidas es para destacar. Llegué a esta playa a las 16:00 aproximadamente.
Este ultimo dia la remada fue de unos 40 km aproximadamente
Luego de todo esto, me quedé a descansar unos días en Santa Teresita, donde aproveché a jugar con las olas y a hidratarme con cerveza, obviamente, jaja. ;)
En cuanto a las provisiones, fueron más que suficientes, me sobró yerba, frutos secos, frutas, escabeche de pollo, y agua potable, esto quiere decir que fui bien reaprovisionado. Había perdido un poco de peso pero eso fue debido a la intensidad de las remada en tantos días.
En cuanto al tema seguridad, tenía GPS y también una Radio VHF de frecuencia marina, la cual lleve en el chaleco siempre apagada y que en el caso de quedar a la deriva prendería y comenzaría a tirar alertas al canal de emergencia de prefectura, pero bueno esto no hizo falta por suerte.
Waypoint

Acampe dia 3 Magdalena

Waypoint

Almuerzo y Bancando La Sudestada

Waypoint

Parada Tecnica

Waypoint

Acampe dia 4 Punta Indio

Waypoint

Punta Piedras

Waypoint

Parada Tecnica

Waypoint

Por la Bahia

Waypoint

Acampe dia 5 Rio Salado

Waypoint

Arrastrando el Bote mas de 3000 m

Waypoint

Y encima quebras la Pala..La Peor

Waypoint

Donde Carajos estoy???? jajaja

Waypoint

Acampe dia 6 Canal 1

Waypoint

Punta Rasa

Waypoint

Casi Llegando

Waypoint

San Clemente

2 comentarios

  • Foto de javiercingolani

    javiercingolani 21-feb-2020

    Emocionante remada!!! Por momentos sentí, el viento, el oleaje, la sudestada y hasta arrastre el kayak creo jajaja... Felicitaciones hermosa experiencia y lindas anécdotas para contar...

  • Foto de Chorch6683

    Chorch6683 25-feb-2020

    Muchísimas gracias genio..un abrazo

Si quieres, puedes o esta ruta