Coordenadas 231

Fecha de subida 24 de agosto de 2014

-
-
14 m
0 m
0
3,9
7,8
15,62 mn

Vista 1164 veces, descargada 14 veces

cerca de Es Castell, Islas Baleares (España)

Después de varios meses entrenando y preparando la aventura que nos espera por delante, mi compañero de aventura Ibai y yo, aterrizamos en Menorca dispuestos a realizar una aventura que jamás olvidaremos.

Después de un día en la isla aclimatándonos y preparando todo el material necesario, a las 9:00 de la mañana de un 15 de Agosto de 2014, con cierto temor por enfrentarnos a lo desconocido, iniciamos esta nueva aventura llenos de ilusión y motivación, esperando vivir una experiencia que jamás olvidaremos: LA VUELTA A MENORCA EN KAYAK en 7 etapas (y 8 días) en lo que esperamos que sea una aventura que nos permita experimentar todo tipo de sensaciones y en ocasiones nos lleve a situaciones en las que podamos ver donde están nuestros límites y podamos enfrentar a ellos llegando incluso a superarlos!!!

Después de juntarnos con Tudor (Sudupe para los amigos), nos trasladamos con los kayak al antiguo puerto de Mahón situado en la zona llamada 'El Focundo'. Cargamos todos los enseres necesarios para poder sobrevivir durante varios días alejados de todos los excesos que acostumbramos a necesitar el la sociedad actual y después de sacar un par de instantáneas en las que reflejamos un exuberante ilusión aunque con cierto nerviosismo por enfrentarnos a lo desconocido iniciamos la marcha.

Recorremos los primeros kilómetros por la bahía de Mahón por una mar completamente calmada, un sol y una temperatura muy agradable y con la mirada cómplice de las innumerables embarcaciones que parecen admirar y a la vez apiadarse de notros, como si supieran lo que nos espera por delante. Inmejorable manera de empezar que nos ayuda a quitarnos la tensión inicial y aumenta si cabe nuestras ganas de avanzar con paso firme a golpe de remo.

Después de la primera hora de remo que nos sirve para entrar en calor rodeados de pequeñas embarcaciones y viendo lujosas casas visibles a ambos lados de la bahía, llegamos a mar abierto. Giramos a la izquierda puesto que nuestra intención es realizar la vuelta a la isla atravesando en primer lugar la cara norte de ella, desafiando las predicciones a priori desfavorables ya que en los próximos días se esperan fuertes vientos del norte que amenazan traer el temible viento de tramontana. Nuestra decisión cuanto menos arriesgada se debe a que sabiendo que nos esperan a corto plazo etapas muy duras, si conseguimos superarlas aprovechado que aún estamos plenos de fuerza, habremos superado la parte más difícil el trayecto (el norte) superando el reto que supone enfrentarnos a una mar enfurecida.

Avanzamos rodeando la fortaleza de Isabel II y según nos acercamos al primero de los imponentes faros que hay en la isla, empezamos a sufrir lo que nos va a deparar el mar durante toda la aventura. Una mar ligeramente revuelta que hace que nos tengamos que entregar en cada remada para poder avanzar con paso firme. No obstante, seguimos plenos de fuerza. Con la emoción inicial intactas, después de sacarnos varias instantáneas en el faro Punta de s' Espero seguimos avanzando a la par que disfrutando a la par de los acantilados que rodean la isla. Cumpliendo la segunda hora de remada, nos decidimos a parar en la primera cala que avistamos desde la lejanía. Se trata de la cala Mesquida, una bonita cala aparentemente tranquila pero que al acercarnos poco a poco nos damos cuenta que está mas llena de lo que creíamos. Hacemos una pequeña pausa para analizar por dónde podríamos entrar sin molestar, pero al acercarnos por la el costado derecho, nos encontramos con uno de los principales problemas que vamos a tener que lidiar a la hora de desembarcar en la mayoría de las playas. El socorrista nos llama la atención porque la zona de entrada a la playa para embarcaciones está justo al otro lado de la playa (después de aquello entendemos para qué estaban aquellas boyas...).

Ante la necesidad de tener que modificar nuestra trayectoria, decidimos seguir remando hasta encontrar un lugar de descanso más tranquilo. Este lugar lo encontramos después de avanzar no más de 10 minutos en la cala Binillautí; una pequeña cala de piedras que está vacía. El lugar ideal para parar tranquilamente a reponer fuerzas. Nos acercamos a ella y después de desembarcar no sin algún que otro imprevisto, (yo pensé que me quedaba sin una de mis chancletas al bajarme del kayak e Ibai al intentar sacar otra de sus innumerables fotos llego incluso a volcar...) por fin ponemos pie a tierra.

Aprovechamos para alimentarnos a base de barritas, hidratarnos, renovar la capa de protección solar y nos detenemos a analizar las condiciones climatológicas. El cielo cada ves lo vemos más cubierto, la intensidad del viento del oeste sube ligeramente y parece que el mar cada ves está mas revuelto. Parece que a partir de ahora va a desaparecer la tranquilidad. No obstante, los alimentos ingeridos hacen efecto rápidamente y con las energías renovadas reemprendemos la marcha.

Pasamos un par de salientes, y viendo que en ciertos lugares las olas rompen con fuerza en los acantilados, decidimos adentrarnos un poco más en el mar con la intención de encontrar zonas más tranquilas que nos ayuden a avanzar con mayor facilidad. Por este motivo, enseguida vemos a lo lejos el siguiente faro que debido a la lejanía no es más que un pequeño punto que destaca por el borde más saliente de lo que alcanzamos a ver. El siguiente punto de descanso se encuentra al pié de dicho faro por lo que supone un gran punto de referencia y motivación.

Avanzamos no sin realizar un gran esfuerzo a buen ritmo pasando por Es Grau y las calas Sa Torreta y Tortuga que no terminamos de disfrutar de su indiscutible belleza ya que el cielo, completamente cubierto les resta iluminación aunque al mismo tiempo le da in punto de épica a nuestra marcha. Cada vez vemos más cerca el faro y después de otras 2 horas desde la primera parada, llegamos a la cala Presili en donde pararemos a comer y volver a reponer fuerzas. Vemos que es una tranquila cala con un punto de hipie y que no está demasiado masificada por lo que nos permite comer el monótono menú (dos sanwiches, uno de ellos dobles) que nos va a acompañar durante toda la aventura.

Mientras que recuperamos fuerzas, se nos acerca el primero de los curiosos intrigado por la actividad que estamos realizando. Tenemos una breve pero interesante conservación que nos sirve para conocer un poco más la zona que estamos recorriendo y después de echarle un vistazo al mapa, volvemos a reemprender la marcha en busca de la última cala en la que tenemos intención de parar.

El cielo sigue completamente encapotado y al volver a mar abierto saliendo de la protección que nos daba el saliente en el que se encuentra el imponente faro de Favaritx volvemos a tener que luchar con las ondulaciones provocadas por un mar nervioso. Las fuerzas empiezan a flaquear, los músculos cada vez empiezan a estar más doloridos y nosotros nos centramos en remar sin detenernos con la mente puesta en realizar el último esfuerzo del día y e intentando avistar el final de la primera etapa; la cala Mongofré. Por fin, después de otra hora y media de esfuerzo agotador, llegamos a nuestro destino.

Al llegar a la cala de Mongofré nos damos cuenta que se trata de una preciosa cala, muy tranquila y muy alejada de la población. Al desembarcar en ella y al saber que el esfuerzo del día ya ha terminado, nos permitimos relajarnos y disfrutar del lugar paradisíaco en el que nos encontramos. No obstante, al ver el parte meteorológico, esa relajación desaparece de insofacto la mala previsión que nos viene para los siguientes días por fuerte viento del norte (la temida tramontana) se confirma al ponernos en contacto con la empresa a la que le alquilamos los kayak. Nos confirman que la previsión para los siguientes días no es nada halagüeña y nos prohíben salir a remar el siguiente día. En el caso de que les desobedeciéramos, palabras textuales, "seríamos unos inconscientes y no se harían cargo de las consecuencias..". Parece que desde el primer momento se empiezan a complicar las cosas...

Pero bueno, eso será un problema que afrontaremos el siguiente día. Estamos en un lugar mágico y no vamos a permitirnos venirnos abajo!!!
Playa

Primera parada

Playa

Segunda parada

Playa

Fin de la 1. etapa

Waypoint

Inicio Aventura

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta