Tiempo en movimiento  una hora 42 minutos

Tiempo  5 horas 32 minutos

Coordenadas 1583

Fecha de subida 13 de mayo de 2018

Fecha de realización mayo 2018

-
-
1.697 m
1.072 m
0
2,6
5,2
10,43 km

Vista 203 veces, descargada 6 veces

cerca de El Parrizoso, Andalucía (España)

Espectacular ruta que hemos realizado tres miembros del C.D. Nordic Walking de Jaén, que hemos querido recorrer parte de Ventisquero, pero sin realizarlo en su totalidad, las imagenes que nos deja el paisaje abrupto de esta parte de la sierra sur de Jaén, con el Pantano del Quiebrajano a nuestros pies, junto con toda la flora existente (Quejigos Centenarios y Encinas) y el recuerdo de los maquis, que no sabia esa historia, hasta que mirando rutas, en esta plataforma de wikiloc, encontre la de PJCastro, me impresiono bastante que tenia ganas de realizarla.
Iniciamos la ruta en el Puerto de Pitillos, dejando el coche en una anchura que hay antes de la valla, desde que tomamos un sendero mas bien de ovejas, que nos hace penetrar en un espeso bosque sobre todo de encinas y matorral mediterraneo, en una ascensión bastante pronunciada que cada cientos de metros teniamos que parar para tomar resuello, pues la pendiente era muy pronunciada, aqui no había mas cascara que ir a ojo mirando el sendero, pues ibamos buscando, el Quejigo del Rayo, que por cierto no lo hemos encontrado, pues nos habiamos bajado bastante en el sendero, ya que no hay marcas ninguna, hasta que hemos topado con los restos de la Casilla de los Macheros, destruida esta, solo queda en pie algún muro o pared, y leyendo a PJCastro, reproduzco en su totalidad la historia desconocida por mi y por mis compañeros de andanzas que cuando se la conte, se quedaron fascinado, dice así: Junto a esta casa tuvo lugar la muerte del afamado maqui "Salsipudes" (Manuel Castillo Capilla) el 4 de febrero de 1943. Salsipuedes, natural de Benalúa de las Villas (Granada) había sido Capitán del ejército republicano y acabo echandose al monte formando parte de la guerrilla de Cencerro. Salsipuedes, Cencerro y el resto del grupo estaban escondido en una cueba ubicada en los Poyos del Enebral, unos espigados puntales próximos al Puerto de Pitillos, de muy dificil acceso, donde uno de los cortijeros de la zona vio de lejos su entrada y salida a la cueva, dando parte a la Guardia Civil. La Guardia Civil apostó a varias parejas por la zona, vigilando sus movimientos durante varios días, desde la cima del Cerro Pitillos, durante los cuales fueron estudiando sus movimientos. Contemplaron como curaban a un compañero que tenían herido y como entraban a la cueva mediante una cuerda. Tras varios días vigilando se dio orden desde la Comandancia de la Guardia Civil en asaltar la cueva a primera hora de la mañana del jueves 4 de febrero de 1943, aunque se decidio in situ no esperar a la mañana e iniciar el asalto al final de la noche. Los maquis escucharon en el silencio de la noche el ruido que causaba la aproximación de los guardias por la gran pedrera por la que se accede a la base de los Poyos del Enebral por lo que se dieron a la fuga en busca de la vereda que une el Puerto de Pitillos con la fuente de la Calabaza, para seguir su huida en dirección contraria a los guardias. Llegando a la Casilla de los Macheros encontraron a unos guardias civiles que estaban apostados en esa zona cubriendo la posible huida de los guerrilleros. Salsipuedes se rezagó de sus compañeros para disparar contra los guardias, siendo abatido posteriormente junta a la casa por disparos de la guardia civil- Otro de los maquis fue herido pero huyó hacia abajo, hacia el Barranco de los Carneros perdiéndolo de vista cuando se introdujo en un zarzal, dándolo la guardia civil por perdido. El resto de los maquis huyeron hacia la Fuente de la Calabaza y de ahí tras coger commo rehén a Pepe Lara, un pastor natural de Noalejo, continuaron hasta el cortijo de los Barrancos donde habita Bonifa, (Bonifacio Valdivia Zafra) donde se ocultarona pasar la siguiente nochey y proseguir posteriormente su huida. Como curiosidad, al día siguiente cuando la guardia civil inspeccionó la cueva de los Poyos del Enebral encontraron una sartén de migas intacta que estaba recién terminada de hacer en la lumbre lista para desayunar cuando los maquis se vieron descubiertos y escaparon.
Seguimos nuestra ruta y siguiendo la vereda nos vamos aproximando a la cabecera del Baranco de los Carneros, llegando con él justo cuando llegamos a la Fuente de la Calabaza, situado en un valle que nos deja fascinado, pues podemos ver un gran número de Quejigos enormes y muy viejos, unos a derecha, otros a izquierda, al frente, uno, dos tres..., encontramos dos fuentes, la nueva y la vieja, nos extasiamos con el paisaje, de este pequeño valle, todo verde, con agua abuntante, para los animales, precioso. Seguimos nuestra ruta y ascendemos por un sendero muy pendiente, que mas que sendero diriamos paso de ganado, (aquí tendría que decir que si viene el Super nuestro compañero de marcha nórdica ya nos habría matado) eso si las vistas son impresionante, divisandose, Cerro Pitillos, la Peña el Palo, Grajales y Sierra Mágina, parte de la Siera Sur. Seguimos ascendiendo y ganando altura, llegando a una cañada donde encontramos unos grandes Quejigos, y juntos dos de ellos que le dicen los gemelos por estar uno junto a otro, seguimos ascendiendo y llegamos a todo lo alto y lo que ven nuestros ojos nos deja impresionado, unas vistas del Pantano del Quiebrajano, enfrente el Matamulos y Matamulillos, con Grajales al fondo y a un lado Sierra Mágina, la Peña el Palo, al otro lado la Pandera y detras nuestro Sierra Nevada, fascinado sobrecogido, no tiene nombre hay que verlo para describirlo. Seguimos cresteando junto a la valla hasta llegar a la Cuevezuela, que a mi el track me da 1697 metros de altitud, y desde aqui iniciamos la bajada que en un principio seria a la altura del Cortijo de Navalayegua, para coger el carril de descenso al Puerto de Pitillos, pero nos quedamos un poco mas abajo del Collado los Caños donde confluimos con la pista forestal, de aquí llegamos al Quejigo del amo donde paramos para tomar un bocado y descansar, y a continuación seguimos el carril pasando por la Calabaza Baja que nos la dejamos a izquierda y continuamos hasta el mismo Puerto de Pitillos, admirando parte de la sierra Sur hasta llegar a la valla y coger de nuevo el coche para volver a Jaén por el Puerto de las Coberteras. Llegando a Jaén parada para degustar unas fresquitas cervezas y tapear, y como no charlar sobre la ruta que hemos realizado.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta