Tiempo  15 horas 5 minutos

Coordenadas 6994

Fecha de subida 12 de julio de 2018

Fecha de realización julio 2018

-
-
1.207 m
10 m
0
177
353
706,61 km

Vista 500 veces, descargada 10 veces

cerca de Lütschenthal, Canton de Berne (Switzerland)

Amanece un día espléndido, y los escasos diez kilómetros desde el Camping Danys a Grindelwald, por un Valle de excepcional hermosura, lleno de praderas de intenso verdor, tanto que te emborrachas de naturaleza extrema. Mires donde mires, te fijes donde te fijes, todo es un regalo hermoso para la vista. La sensación de embeleso es permanente y continua.

Nada más llegar me dirijo a la estación Grund Grindelwald, del tren de cremallera de la Jungfrau, el Jungfraujoch. Me dirijo a la ventanilla. Horarios, precios, etc etc..... Precio: 250€.....he oído bien, o mal....insisto...250€ hasta las nueve. (son las siete y media) a partir de esa hora trescientos euros ¡¡300€!!.....

Ayer hablando con la señora que lleva (propietaria) el Camping Danys pregunté si sabía el precio del tren. No estoy segura, pero es caro...hasta para nosotros los suizos el precio es caro...

Los 250€ me apartan de la ventanilla causandome una situación difícil....estoy en uno de los lugares que toda mi vida deseé conocer. Mont Blanc, (ya lo conozco) Cervino (estuve muy cerca) Stelvio (ya conocido) y Eiger sin mencionar NordKapp y los Fiordos (que de allí vengo)....mil contradicciones se apoderan de mi...

En la cafetería aledaña a la estación me tomo un café mientras sopeso la situación conforme van llegando autobuses llenos de asiáticos bajando despavoridos al tren. Anuncio de salida por megafonía, mientras yo, viendo cómo asciende las primeras rampas de su recorrido.

El Jungfraujoch es una de las visitas más extraordinarias que se pueden hacer en Suiza. Un tren cremallera que sube hasta la estación de tren más alta de Europa, pudiendo disfrutar de enormes vistas sobre el valle de Lauterbrunnen, los colosos Eiger, Monch y Jungfrau, y finalmente, el glaciar Aletsch.

106 años del tren de cremallera suizo Jungfraujoch.
Mientras el “Titanic” se hundía en las frías aguas del océano Atlántico, en el cantón de Berna (Suiza) veía la luz uno de los proyectos más ambiciosos del ser humano: un túnel de 7km dentro del Eiger y el Mönch y la estación de ferrocarril más alta de Europa. Aunque pueda parecer una cruel dicotomía fruto de los caprichos de un destino atroz, ambos acontecimientos marcaron lo que entendemos como el inicio del turismo moderno, convirtiendo al Jungfraujoch en uno de los destinos más visitados a nivel mundial. Los 3.454 metros de altura, convierten al Jungfraujoch en la estación de ferrocarril más alta de Europa y en el segundo cremallera más alto del mundo (tras el del Pike's Pike en USA). Situada en Suiza, unos 300 obreros, los mejor pagados de toda Europa, trabajaron 24 horas diarias en 3 turnos, 6 días por semana durante 16 años, para que unas vías desafiaran las leyes de la naturaleza permitiéndonos alcanzar sin ningún esfuerzo físico el Jungfraujoch (3.454m) a los pies de la Jungfrau (4.158m). Se inauguró un 1 de Agosto de 1912. Hoy ese tren transporta cerca de 700.000 pasajeros al año. Ya han pasado 106 años y la línea de ferrocarril que asciende desde Kleine Scheidegg hasta el Jungfraujoch (a los pies del glaciar más largo de Europa, el Aletschgletscher) se ha convertido en una de las más rentables del mundo, abriendo a millones de visitantes cada año una panorámica alpina realmente espectacular. Las estaciones de Kleine Scheidegg y Eigergletscher forman parte del dominio esquiable de la región de la Jungfrau, que abarca desde el Schilthorn y Mürren hasta First y Grindelwald, uno de los dominios más grandes de Suiza y sin lugar a dudas, el más espectacular junto a Zermatt.

Desde el Kleine Scheidegg, el tren de cremallera sube durante todo el año el empinado túnel hasta el Jungfraujoch. El túnel, que se construyó entre 1896 y 1912, tiene una longitud de 7 km desde la estación Eigergletscher. Dos paradas en las galerías de la montaña ofrecen a través de los ventanales unas espectaculares vistas de la cara norte del Eiger y del mundo glaciar. En la cima, se abre ante los viajeros un maravilloso mundo alpino hecho de hielo, nieve y roca. Este maravilloso mundo se puede admirar desde el observatorio Sphinx y el mirador Plateau, en el glaciar de Aletsch.

El puerto Jungfraujoch está situado por debajo de la cumbre del macizo Jungfrau (‘La virgen’, 4.158 m), se le conoce como ‘Top of Europe’: la cima de Europa, un techo de nieve perpetua donde los gigantes Eiger, Mönch y Jungfrau confluyen en la mism a línea.

La región suiza del Oberland bernés está coronada por varias cimas, muchas de ellas accesibles a través de trenes cremallera, como la vecina Schilthorn, en cuyo restaurante giratorio se rodó la escena inicial de 007: Al servicio de su majestad. Sin embargo, los precios de los trenes en esta zona de los Alpes son tan desorbitados que elegir se hace necesario....

Con 250€ puedo llenar de gasolina el depósito de la bmw de media 12 veces.... cada deposito me da una autonomía (media) de 300 kilómetros....

Decido invertir ese dinero en gasolina, entre otras razones, porque estoy seguro y convencido que volveré. Ya, ya sé que costará aún más de 250€ pero económicamente no es lo mismo un viaje a Noruega (uno de los países más caros del mundo) de casi veinte días que uno de diez a Suiza (aunque este, tampoco es barato precisamente).

Voy alejándome de Grindelwald en dirección a Lyon (Francia) por Interlaken y pasada esta ciudad por la ribera del lago Thunersee a Thun y la hermosa Ginebra previo paso por las no menos hermosas y bellísimas Friburgo y Lausana.....Suiza es la belleza soñada hecha realidad. Cualquier rincón que mires o veas, sea de montaña o ciudad, te cautivará. Y lo que es peor: causa adicción. Por eso sé que volveré.

En las proximidades de Lyon me incorporo a la Autopista en dirección Barcelona vía Montpellier. Devorando kilómetros el sol se va ocultando y hay que buscar alojamiento. Antes de llegar a Vendarguer, busco Camping en el navegador: Camping Fondespierre, a la salida de Castries. Al llegar gran cantidad de vehículos, pero ninguna caravana, ni tiendas ni autocaravanas....

El Camping Fondespierre ya no existe....hoy lo que hay aquí, es un concierto de rock. De ahí tantos vehículos.

Desando el camino y busco un hotel. Ya es de noche y lo encuentro en la localidad de Lunel, a unos quince kilómetros. Mañana estaré en Barcelona.

Comentarios

    Si quieres, puedes o esta ruta